jueves, 13 de septiembre de 2018

Dune, de Frank Herbert

¡Hola a todos! Primero de todo, quiero disculparme por esta reseña tan larga con la que os vais a encontrar...De verdad, me hubiera gustado ser más breve, pero es que tengo tanto por decir que callarme me es muy difícil. ¡Y eso que no voy a hacer spoilers!

Lo cierto es que me he llevado una decepción enorme con esta novela. No he leído mucha ciencia ficción, pero lo poco que he leído me ha gustado. El juego de Ender es un clásico del género y me encantó, así que esperaba algo parecido de Dune, un libro que es considerado también una de las obras cumbre del género.

Me daba mucha pereza ponerme y era una lectura que posponía porque es el primero de una saga. Pero me enteré de que el primero era un libro con final autoconclusivo y G me dijo de hacer lectura conjunta, así que al final me animé. Por cierto, ¡lo he pasado genial con la LC y ir debatiendo el libro escena por escena! Eso sí, tenía la esperanza de que fuera mi 5/5 de este año y en su lugar me he encontrado con....esto.

Voy a intentar ser todo lo respetuosa que pueda y justificar todas mis opiniones con argumentos. Siento mucha curiosidad por toda aquella gente a la que le ha encantado el libro, así que en ese caso, os invito a debatir conmigo en los comentarios.

Título: Dune
Autor: Frank Herbert
Nº de páginas: 704 págs.
Editorial: DEBOLSILLO
Lengua: Castellano
Encuadernación: Tapa blanda
ISBN: 9788497596824
Año edición: 2017
Traductor: Domingo Santos

Sinopsis:
Arrakis: un planeta desértico donde el agua es el bien más preciado y donde llorar a los muertos es el símbolo de máxima prodigalidad. Paul Atreides: un adolescente marcado por un destino singular, dotado de extraños poderes y abocado a convertirse en dictador, mesías y mártir. Los Harkonnen: personificación de las intrigas que rodean el Imperio Galáctico, buscan obtener el control sobre Arrakis para disponer de la melange, preciosa especia y uno de los bienes más codiciados del universo. Los Fremen: seres libres que han convertido el inhóspito paraje de Dune en su hogar, y que se sienten orgullosos de su pasado y temerosos de su futuro.


Opinión:

Impresión: Indiferencia.

Antes de nada, quiero hablar de un aspecto concreto del libro independiente de la obra en sí: la edición en español. Mi ejemplar (bueno, de la biblioteca, Dios me libre de tener semejante cosa en la estantería) es de la editorial DeBolsillo del año 2008, traducido por Domingo Santos. Empecé el libro con mal pie, porque la traducción no me ha gustado nada. Ya sabéis que últimamente me he vuelto muy "primmirada" con el estilo narrativo y la edición de los libros, pues bien, desde que inicié la lectura de este libro me di cuenta de que algo no encajaba: había expresiones que no sonaban bien, palabras concretas que chirriaban y construcciones forzadas. ¡Ay si eso fuera todo!

Vale que en Arrakis haga calor,
pero esto es pasarse
Cuando veo algo que no me cuadra, en lugar de ignorarlo, lo que hago es prestarle más atención. Y me fijé en la edición. Bueno, lo hubiera hecho si es que el libro hubiera pasado por algún tipo de edición. ¡Menudo desastre! Pero es que no os podéis hacer una idea. Durante la primera mitad del libro no quería hacer otra cosa que no fuera golpear la pared. Con el libro, digo. Y no es que a partir de la primera mitad mejore, es que en un esfuerzo supremo decidí que si quería intentar disfrutar del libro tenía que obligarme a ignorar la edición por completo. Lo conseguí, pero no veáis el esfuerzo mental que tuve que hacer, fue peor que intentar orientarme en una estación.

"¿Y qué problema hay?", os preguntaréis. Creo que sería mejor preguntar "¿qué no es un problema?" Faltaban guiones de diálogo, hay errores ortográficos, interlineado diferente, faltan algunas palabras,...Tranquilos, no voy a llenar esta reseña con mis quejas sobre la edición, ya va a ser lo suficientemente larga sin necesidad de ello. Pero como necesito expulsar todo mi odio, os prometo una entrada especial analizando exclusivamente esa edición. Nos vamos a reír.

Y ahora volviendo al libro en sí. Una vez "superé" (no, es algo que no se puede superar) el problema con la edición y conseguí centrarme en la historia...me di cuenta de que tampoco me estaba gustando. He tenido problemas con todo, así que iré punto por punto.

Empezaré por los personajes. A ver, como os digo yo esto. ¿Sabéis cuando vais por el campo, observáis durante un rato una hilera de hormigas, alguien os llama, os levantáis y pisáis sin querer la hilera de hormigas y os olvidáis por completo de su existencia? Eso me ha pasado con los personajes de Dune. Me han parecido interesantes mientras los observaba, pero al final me han dejado por completo indiferentes, hasta el punto de que me era completamente igual si morían o vivían. Sabes que hay algo mal en un libro cuando muere uno de los protagonistas y no te enteras (verídico, muere en dos líneas. Yo sí me di cuenta, pero G no).

Esto parece de una peli de
indios y vaqueros. ¡En Arrakis
la gente lleva destiltrajes, no
van semidesnudos!
El único personaje que ha conseguido generarme algún sentimiento ha sido el protagonista, Paul, y ese sentimiento ha sido odio. ¡Y eso que es el héroe! De verdad, el villano me caía mejor que Paul y con diferencia. Paul. Madre mía. Podría escribir un ensayo solo sobre las cosas que no me han gustado de él y me quedaría algo más largo que Guerra y paz, así que intentaré ser breve (la clave está en el verbo "intentar"). ¿Sabéis mi metáfora de los hormigas? ¿Sabéis cuando una hormiga os sube por una pierna y dejáis de sentir indiferencia y queréis matarla? Esa hormiga es Paul. A ver, no está mal que el protagonista nos caiga mal y no nos guste, al contrario, estoy cansada de personajes perfectos y se agradecen personajes así de tanto en tanto, personajes como Heathcliff o Evie. El problema es que Paul es presentado como alguien genial, el héroe, y de héroe tiene poco. Ojo, que el autor es consciente de que Paul no es un modelo a seguir, ni es bueno, pero de todas formas, no vemos ningún tipo de evolución en él. Paul es un chico frío, lógico, que no siente empatía por nadie, perfecto y con aires de superioridad. Y lo que más he odiado: no solo es el héroe, sino que se cree el héroe.
"Paul se volvió de nuevo hacia la oscuridad de la tienda y discernió débilmente los movimientos de su madre revelados por el brillo del manual. Ahora es el momento de cumplir el deseo de mi padre, pensó. Debo transmitirle su mensaje mientras aún hay tiempo para el dolor. El dolor puede ser inoportuno más tarde. Y se sintió impresionado por su propia exacta lógica."
En general los personajes no están bien desarrollados. La narración es en tercera persona y incluye los pensamientos de los personajes, cosa que nos debería permitir empatizar más con ellos, pero no es así. Aunque en la primera parte se nos dibujan bastante bien y la presentación de personajes es correcta, no va más allá. No conocemos cómo eran los personajes antes de que empezara el libro, son personajes sin pasado, sin algo que los caracterice (a excepción de Gurney). ¡Pero es que no es solo eso! Es que son personajes completamente planos. Ninguno evoluciona, al final del libro son exactamente igual a como eran al principio (excepto en algunos casos, que pasan de vivos a muertos). ¡Y eso que transcurren varios años! Pero no hay ningún tipo de evolución.

No he conseguido empatizar con ningún personaje, el único que me ha gustado es el Duque Leto y muere al principio (no es spoiler, lo dice la sinopsis, además lleva una death flag colgada desde el principio). Los demás me han causado tanta indiferencia, que no sentía tensión porque me era completamente indiferente su destino. Otro personaje que quiero destacar es Gurney, que me ha irritado un poco. Es el único caracterizado, de él sabemos que le gusta la música y además de guerrero es bardo. Eso está bien. Problema: no me han gustado sus canciones ni las citas que hace constantemente. No sé si será cosa de la traducción, pero era como si contuvieran una gran simbología y mensajes ocultos con fantásticas reflexiones que yo era incapaz de comprender. Así que me sobraban completamente.

Os presento al gusano de arena.
Mide unos 30 kilómetros de largo

Pasemos a otra cosa, la ambientación. Señores: he leído a Sanderson este año. Entiendo que el listón estaba muy alto, pero, por favor, por favor, QUÉ HA SIDO ESTO. ¿Podéis imaginar la rabia que da leer un libro que tiene cero trama, que es todo worldbuilding y darte cuenta al final del libro que hay mil cosas que faltan por explicar? No he entendido el universo de Dune. Y digo universo en los dos sentidos. He terminado el libro con mil preguntas de mil cosas que no entiendo cómo funcionan. ¡Y eso que el libro es de CIENCIA-ficción! Pero ya llegaré a eso. A lo que iba, la novela está ambientada en Arrakis. Bien, el desierto de Arrakis me lo imagino, pero el resto de escenarios no. Las descripciones son muy insuficientes (y que yo me queje de falta de descripciones ya es grave). No tengo ni idea de cómo es la capital de Arrakis. Ahora mismo, no recuerdo ni si tiene nombre. En ningún momento se nos habla de cómo son sus habitantes, de qué viven, cómo está estructurada la sociedad, cómo están organizados. ¿Hay policías? ¿Jueces? ¿Razas? ¿Religiones? ¿Mercados? ¿Artesanía? ¿Otras ciudades? Ni idea.

Me gusta bastante esta portada,
 es de las que tiene más sentido
Conocemos solo una parte de la población de Arrakis, la que en teoría es más pequeña: los Fremen. La cultura de los Fremen me ha parecido muy interesante: la forma en que están organizados, su religión, sus objetivos vitales, sus costumbres, su forma de ahorrar agua, su estilo de lucha,...pero no está desarrollado. Toda la información se da con cuenta gotas, hay muchas cosas que se dan por sabidas y la mayoría solo se mencionan, sin profundizar. Es una cultura que tenía mucho potencial, pero el autor no ha querido mostrárnosla y me he quedado con mil preguntas y llena de curiosidad. Y es que el autor tenía la oportunidad perfecta para integrar todas estas explicaciones en la novela, pues tanto Paul como Dama Jessica no conocen a los Fremen, así que el lector podría ir aprendiendo con ellos. Pero no. Resulta que tanto Paul como Dama Jessica pueden ver el futuro y así de repente conocen la cultura Fremen a la perfección y así me ahorro contar nada al lector. Muy bonito.

En general el worldbuilding de Dune está muy desaprovechado, tiene mucho que ofrecer pero se ofrece muy poco. He terminado el libro sin entender bien a los gusanos de arena, sin saber cuál es la utilidad de la melange y sin conocer tanto la organización política como la forma del universo (¿cuántos planetas hay habitados? Ni idea). Así, como novela de ciencia ficción me ha decepcionado. No he visto grandes avances tecnológicos (más allá del uso de naves espaciales para desplazarse), la novela no sucede en el espacio sino en un planeta que podría ser la tierra dentro de millones de años y no hay demasiadas explicaciones científicas de las cosas.

Uno de los recursos para desarrollar el worldbuilding que ha usado el autor ha sido incluir un diccionario y anexos con información. Mal. El diccionario lo he consultado poco, porque me daba pereza buscar las cosas y porque tenía la esperanza de que los conceptos se fueran explicando a lo largo de la novela (Pista: no se explican); de todas maneras, las explicaciones son bastante breves y insuficientes. En cuanto a los anexos, sobran. Me hubiera gustado que lo que cuentan su hubiera integrado en la narración, pero no es así. Durante todo el libro he tenido la impresión de que estaba leyendo una segunda parte y es que el autor da muchas cosas por sabidas y eso es algo que no me ha gustado porque me hacía sentir como si yo fuera tonta y no lo estuviera pillando.

En defensa del libro, he de decir que el worldbuilding tiene mucho potencial. Los Fremen me han parecido muy interesantes, con sus costumbres, tradiciones, su religión y su forma de vida. Arrakis me parece un lugar muy imaginativo, tanto por los gusanos de arena como por la ausencia de agua y todas las implicaciones que tiene. Muy bien hilado todo, soy muy fan de los destiltrajes. El universo y los tejemanejes políticos son fascinantes, todo lleno de sutilezas. ¿Problema? Falta desarrollo y más explicaciones en todo, porque no he terminado de comprenderlo. Que sí, que el libro tiene continuaciones y puede que se explique ahí, vale. No me importa que se deje un tema o dos abierto, pero es que se deja entrever todo y no se explica nada.
"El Fremen miró al duque y después, lentamente, apartó su velo, revelando una delgada nariz, una boca de gruesos labios y una barba de un negro brillante. Deliberadamente se inclinó sobre la pulida superficie de la mesa y escupió en ella.
—¡Quietos! —gritó Idaho, en el mismo momento en que todos se levantaban de un salto; y, en el tenso silencio que siguió, dijo—: Te agradecemos, Stilgar, el presente que nos haces de la humedad de tu cuerpo. Y lo aceptamos con el mismo espíritu con que ha sido ofrecido —e Idaho escupió en la mesa, ante el Duque. Mirando a este, añadió—: Recordad hasta qué punto es preciosa aquí el agua, Señor. Esta es una prueba de respeto."
Sobre la trama, la pregunta debería ser "¿qué trama?". Yo iba con una idea preconcebida de esta novela, no porque me hubieran contado nada ni porque hubiera leído reseñas, simplemente por la sinopsis: dos familias enfrentadas, Paul se va con los rebeldes y busca venganza, se entrena, se convierte en el líder de un ejército y después de una batalla épica final, vence y hay paz. Eso es lo que da a pensar la sinopsis, pero no. A ver, que no me parece mal que una obra rompa con el típico viaje del héroe y que haga algo diferente, el problema es que en esta obra no hace nada.

La primera parte fue bastante introductoria. Básicamente es un primer bosquejo de los personajes y del mundo. Me aburrí, pero bueno, entendí que era la introducción. Pero a medida que iba pasando paginas me daba cuenta de que no pasaba nada y que la trama no avanzaba. De verdad, me veo incapaz de deciros de qué va la novela y en qué se centra. No sé qué es lo que se cuenta en esas 600 páginas porque no es una novela de personajes (no se habla de su pasado ni evolucionan), no es una novela de tramas (la trama es muy simple, casi lo que cuenta la sinopsis y resume pasajes), ni es una novela de worldbuilding (o sí, pero de todas maneras, falta información).

Me habían dicho que era una novela de politiqueo. Puede, pero en todo caso, tampoco está bien desarrollado. En todo momento sabes cuál va a ser el siguiente paso de todos los personajes y también conoces sus intenciones ocultas. Esperaba emocionantes luchas verbales o elaboradas estrategias políticas, pero no me he encontrado ni lo uno ni lo otro. Además, para restarle más emoción, misterio y interés, al inicio de cada capítulo hay un pequeño párrafo con extractos de un libro de historia inventado escrito por la princesa Irulan en el que te hablan de cosas que van a pasar en ese capítulo. Ni estos fragmentos ni la princesa Irulan le importan a nadie, sobra totalmente.

Por otra parte, el libro contiene muchas reflexiones filosóficas que no llevan a ningún lado. Constantemente los personajes están diciendo "frases épicas" que suenan muy bien, que parecen muy profundas, pero que si te paras a pensarlas, no significan nada. De verdad, muchos personajes parecía que iban drogados en sus intervenciones. Que sí, que hay momentos en que van drogados de verdad (a esa escena le sobran MUCHAS páginas) y se entiende, pero...Bé, ahora que caigo, la melange es una droga y la toman en cada comida y está en el aire, so, van drogados siempre. Creo que ahora le veo el sentido... (pista: no).

A eso hay que sumarle que muchos de los diálogos ocultaban dobles sentidos que yo era incapaz de pillar. Y sé que tenían doble sentido porque los personajes decían "eso que ha dicho X tiene un significado oculto, pero ahora estoy muy cansado para entender a qué se refiere". Y por mucho que le daba vueltas, yo tampoco veía ese otro significado, y adivinad qué, volvía a sentirme tonta ¬¬

Más cosas: hay una profecía. una profecía en en ningún momento se le desvela al lector. Y Paul y su madre son el centro de esa profecía. Constantemente los otros personajes dicen cosas como "oh, Paul ha dicho esto que es lo que dice la profecía que diría, wualaaa". Y yo estaba pensando: "Pues OK". Paul encaja tanto y tan bien en esa profecía que NO CONOCEMOS que no es que sea irreal, sino que parece cosa de magia. De verdad, había muchos momentos en que la novela parecía de fantasía, sobre todo en referencia a los poderes de Paul, que, por ser el elegido, es capaz de ver el pasado y todos los futuros posibles. Hay una escena que me gustó mucho en la que Paul duda entre qué es real y qué no, pero a parte de eso, no se le saca mucho provecho ni se explica bien.

Comentar que hay un pequeño romance que sobra completamente porque se da demasiado deprisa, no aporta nada, la pareja no congenia en nada y a Paul no le he visto demostrar sentimientos en ningún momento de la novela, por lo que no me creo que esté enamorado.

En cuanto al final, sigue la misma línea que el resto de la novela: es decepcionante. Las pocas escenas que hay de acción las resume en lugar de describirlas, al estilo: "pasó esto y ya está"; no hay ningún giro inesperado ni tensión; y no sucede nada épico. Todo muy bien.

En conclusión, un libro que me ha decepcionado muchísimo. No hay evolución de los personajes, la trama no avanza y el ritmo es lento, falta información acerca de la ambientación y el mundo, no hay giros inesperados ni tensión, la trama política deja mucho que desear y los personajes solo te transmiten indiferencia. Es cierto que la ambientación tiene potencial, pero no se desarrolla lo suficiente y en general me he aburrido. Por no hablar de la edición en español, como mínimo la de DeBolsillo no está nada recomendada.

Y para terminar, os dejo con mi avance en Goodreads:


PUNTUACIÓN...2/5!


Primeras Líneas...


lunes, 10 de septiembre de 2018

Frases memorables: El primer viaje de Sócrates


"Lo más jodido es que nadie sabrá nada. Nadie sabrá siquiera que estuvimos aquí."

"¿Cuándo dejas de pensar que tu mejor amigo es un niño? ¿Que tú mismo ya no eres un niño?"

"Vivimos nuestra vida como si fuera normal y corriente, pero no lo es. Ninguna vida es normal y corriente. La vida es tan extraordinaria que ni siquiera podemos empezar a entenderla."

"Creo que necesitas creer en algo que esté por encima y más allá de todo lo demás. Podría ser Jesús, Zeus u Odín, o quizás no un dios, sino el amor, la humanidad o lo que sea, pero tienes que encontrar algo. Si no, ¿qué sentido tiene?"

"Asusta. Saber que puedes hacer cualquier cosa es lo mismo que no tener ni puta idea de lo que hacer."

Hoy os traigo un puñado de frases memorables del libro El primer viaje de Sócratesde Emil Ostrovski. Un libro que parte de un argumento muy original (un padre secuestra a su propio hijo del hospital porque antes de darlo en adopción quiere presentárselo a su abuela que está en la otra punta del mundo) y que está lleno de humor y reflexiones filosóficas. Me gustó el estilo sencillo con el que estaba escrito, la forma en que combina la reflexión y el humor, y también me gustaron mucho los personajes y su forma de ser. La única pega es que el libro es corto, por lo que le faltaba desarrollo y profundidad en los personajes, pero fue bastante entretenido. Si tenéis curiosidad por saber más, os dejo con la reseña aquí.

En cuanto a las frases, poco os voy a decir de ellas porque me parecen bastante claras. La primera es algo que me digo siempre a mí misma. Estamos constantemente preocupados por si hemos hecho algo mal o vergonzoso y en lo que pensarán los demás, pero hay que recordar que no importa lo que hagamos, al final nadie sabrá siquiera que existimos alguna vez. Los triste es pensar que no importa si hacemos algo bueno, o lo mucho que nos esforcemos en ser recordados, porque eso tampoco permanecerá.

La segunda no es una gran reflexión, pero sí me gusta lo que implica. La pérdida de la niñez. ¿Vosotros recordáis en qué momento dejasteis de ver a vuestro mejor amigo, a vosotros mismo, como niños? La tercera cita también me gusta, siempre hablamos de vidas normales y corrientes, pero eso no es más que una mentira. No existen las vidas normales y corrientes, cada uno es a su manera. Han tenido que suceder tantas casualidades para que existamos nosotros que es casi un milagro que estemos vivos, y me refiero tanto a nosotros mismos como a la vida en el planeta.

La cuarta frase también me gusta. Nunca hablo de religión ni voy a empezar a hacerlo ahora, pero estoy de acuerdo con la cita: también creo que debemos creer en algo, sin importar el qué, aunque sea creer en uno mismo, necesitamos encontrarle el sentido a todo.

Y la última. Puede que parezca que no es gran cosa, pero me identifico mucho con ella. Seguro que os ha pasado, ni que sea cuando empiezan las vacaciones. Cuando empieza el verano, me saturo. Me hago una lista de todas las cosas que quiero hacer y que he ido aplazando y luego miro la lista y no sé por cuál empezar. Otro momento en que me pasó esto fue al terminar el Bachillerato. Podía haber hecho cualquier carrera. Cualquiera. A algunos de mis amigos se les daba bien esto o lo otro, así que elegían algo relacionado con ello, pero yo hubiera podido hacer tanto derecho como historia. Y al final escogí filología, por el hecho de que me gusta leer (aunque ya habéis notado que las lecturas obligatorias de la uni no han sido lo mejor de lo mejor). Pero de verdad, el hecho de poder hacer cualquier cosa es un agobio muy grande.

Y vosotros, ¿qué opináis? ¿Cuál de estas citas os gusta más?

jueves, 6 de septiembre de 2018

Saga Artemis Fowl, Libro VIII: El último guardián, de Eoin Colfer

¡Increíble pero cierto! ¡He llegado al último libro de esta saga! ¡Ya era hora! Y mirad que son cortitos...


Título: El último guardián (Artemis Fowl 8)
Autor: Eoin Colfer
Traductor: Ana Alcaina Pérez
Sello: Montena
Precio: 7.99 €
Fecha publicación: 02/2014
Páginas: 368
ISBN: 9788490432204
Colección: Serie infinita

Sinopsis:
Opal Koboi, la peor enemiga de Artemis Fowl, ha abierto la puerta de los Berserkers, un ejército de guerreros mágicos encerrados en las entrañas de la Tierra y sedientos de venganza.
Con su apoyo y la ayuda de los poderes mágicos Opal ha decidido destruir por completo a la raza humana. Pero Artemis no se deja intimidar: debe salvar a sus hermanos y combatir los planes de su enemiga y sus mágicos aliados. Artemis se enfrenta a ellos contrarreloj, consciente de que su propia vida está en peligro...

Opinión:

Todo lo bueno se acaba, y aquí estoy con la última reseña de esta saga, una saga llena de altibajos, que me ha parecido desde magnífica en algunos libros hasta bastante regular en otros. Hasta aquí, todo eran relecturas, pero este no lo había leído aún porque no lo habían traducido, así que tenía mucha curiosidad por ver cómo el autor iba a cerrarlo todo, además de que me apetecía mucho leer algo sobre Fowl que no hubiera leído antes.

1. Las torres  no tienen que ver.
2. Artemis es un inútil luchando, NUNCA
cogería una espada, porque se haría
daño a sí mismo.
3. ¿Una espada? ¡Pero si está ambientado
 en la actualidad!
Como veis, empecé el libro con mucha ilusión, pero me he encontrado con una novela que me ha dejado con sentimientos encontrados, y eso es algo que no me importaría si fuera en mitad de la saga, pero es el último libro y no, no me puedes dejar con este mal sabor de boca. ¿Qué me ha pasado con este libro? Pues que no he encontrado ese libro brillante con un final explosivo que estaba buscando. Ha sido un libro entretenido, pero ya está y eso como final de una saga no es suficiente.

Sobre la trama, ha estado bien sin ser nada del otro mundo. Opal me ha decepcionado porque aunque sus planes son buenos, está tan loca ya que comete fallos muy tontos y eso es algo que no puedo tolerar. Hay bastante acción, y eso es positivo, además, estuve más preocupada por los personajes que en los otros libros, no solo porque no lo hubiera leído, sino porque es el último libro, así que podía pasar cualquier cosa y podría morir cualquiera. Sin duda, los efectos de lo que hace Opal esta vez son más a gran escala, pero es que a parte de ella, las criaturas mágicas en general no son buenos villanos porque tienen demasiados escrúpulos, incluso los criminales.
Artemis Fowl a punto de a)ser abducido
 por los extraterrestres b) ser atropellado
por un coche o c) visitar el sol (?)

Pero no ho sé, Artemis me ha decepcionado. Sí, al final vuelve a sorprender con una de sus salidas inteligentes y sus planes elaborados, pero es que durante la mayor parte del libro es un inútil incapaz de pensar un plan, y eso que tiene tiempo de sobra. Ese no es el Artemis que conozco y que se ha desarrollado durante tantos libros. Vale, entiendo que el autor quiera demostrar que la inteligencia no lo es todo, y a diferencia del libro anterior, aquí los secundarios se lucen más, pero vamos a ver, es casi más protagonista Mantillo Mandíbulas que Artemis y por ahí no paso (aunque Mantillo me encanta [aunque sus trucos son muy deus ex machina, pero bé]). Oh, y qué decir de las secuelas psicológicas de lo sucedido en los libros anteriores, eso casi ni se menciona ¬¬

Parezco muy frustrada y es así, pero no quiero dar a entender que el libro sea malo. Es entretenido, y está bastante bien, pero no ho sé, no es el libro perfecto para terminar con la saga, pues esperaba momentos de gloria que no han llegado, en general siento como que le ha faltado algo.

Y eso no es solo a este libro, sino a todos: ha faltado madurez. En el estilo narrativo, en la profundidad de los personajes, en el worldbuilding,...Esperaba que el libro evolucionara conmigo, como Harry Potter, y no lo hace, se estanca, así que como lectura juvenil es fantástica, pero siento como ya estos dos últimos libros ya no eran tanto para mí.
Portadas que buscan
traumatizar al personal

Terminar destacando el papel de los hermanos de Artemis, unos personajes de los que se podía sacar más jugo (igual que de una chica tan lista como Artemis que aparece en uno de los libros pero que ya no se la vuelve a mencionar más, fantástico), pero que no desarrollan todo su potencial. Si el autor escribiera libros protagonizados por ellos, los leería, porque son la versión del Artemis que me gusta, pero en pequeño. Qué antihéroes más geniales que serían.

Oh, por último me gustaría volver a destacar la ausencia de romance. Ya sé que lo menciono a cada reseña, pero es que aún estoy que no me lo creo. Me parece absolutamente genial que el autor no haya puesto romance pese a haberlo podido hacer, porque es un recurso muy común para generar tensión y drama. En su lugar, da mucha importancia a la amistad, y eso me gusta.

En conclusión, un libro que tiene sus más y sus menos. Es entretenido, fácil de leer y tiene una trama interesante además de un buen final, pero le falta madurez y desarrollo en todos los aspectos y no alcanza todo su potencial ni te deja con la boca abierta. Los personajes secundarios cobran más protagonismo, pero la obra pierde parte del humor y la inteligencia que tanto la caracterizaban. Ha sido un placer releer esta saga, pero para mí, le ha faltado algo.

Y ya para terminar, os dejo con mi avance en Goodreads:



PUNTUACIÓN...3'5/5!

Primeras Líneas...

lunes, 3 de septiembre de 2018

Visto en las redes 25#

¡Hola! ¿Cómo va todo? ¿Habéis aprovechado el verano al máximo? Yo he leído mucho menos de lo que tenía planeado, sobre todo porque he estado trabajando en una librería estos meses, pero bueno, lo importante es pasarlo bien, ¿no?

Y no solo he leído menos, también he tenido menos tiempo para estar con el blog (hay unas cuántas entradas que tengo MUY pendientes) y he estado menos en redes sociales, así que os informo que de nuevo, esta sección va a ser más corta de lo habitual (aunque hay comentaristas que no se dan cuenta y me dejan Omaira-comentarios de todas maneras).


Pero empezaré por el principio. Ya sé que estos párrafos que vienen a continuación son muy repetitivos, pero siempre hay gente nueva que no sabe en qué consiste la sección, y me gusta informar de ello. Así que, para los que aún no lo sepan Visto en las redes es una recopilación de todos aquellos tweets que me han parecido interesantes (y a los que he dado retweet) publicados este mes pasado por diversas personas y también es toda aquella información relacionada con el mundo literario que he compartido por las redes sociales. Es decir que...¡atención, porque podríais salir mencionados en esta entrada! 

Me decidí a crear esta sección para obligaros a pensar y hacer debates  porque sé que algunos de vosotros no me seguís en las redes sociales a vosotros os tengo en la lista negra (tanto porque no os interesa como porque no tenéis una cuenta) y pensé que os podría parecer interesante tener una recopilación de esta información. Así, todos los que no tenéis redes podrías estar al tanto y los que me seguís, pero estáis saturados, podríais tener una recopilación. 

Como sabéis, el blog está en varias redes: en Twitter, en Facebook, en Instagram, en Goodreads y en Bloguers (podéis acceder a mi perfil de cada red social haciendo click en los enlaces), pero estoy especialmente activa en Twitter, Facebook y recientemente Instagram, por lo que en esta sección me centraré en esas redes sociales.

Repito, como en cada ocasión, que la idea de esta sección no es completamente mía (siempre hay que dar créditos). Me inspiré con una sección muy parecida en el blog de Deja volar tu imaginación llamada Citando a Twitter. En ella, Patt recopila algunos de sus retweets favoritos, aunque siempre están relacionados con reflexiones sobre el mundo en general, no centradas en el ámbito literario. Además, es una sección que tiene poco activa (no es una indirecta ni nada, Patt, vuelveeee)

Por cierto, hay algunos mensajes que están en inglés, pero tranquilos, para aquellos que no dominen el idioma, los he traducido tan bien como he podido.


Visto en Twitter


Muy divertida esta curiosidad que comparte Jesús Mrtnz Sevilla. ¿Pero cuántas páginas tiene Guerra y Paz? Sabía que tenía muchas y era uno de los libros publicados más largo, pero no esperaba tantas... No he leído nada de este autor, pero recientemente he comprado de segunda mano el de Ana Karenina, así que espero no tardar mucho. De todas formas, dudo que el de Guerra y paz caiga nunca...


"¡Vamos a hablar sobre hojear libros! ¿Cuando estás en la librería, lees las primeras páginas o solo miras la portada y la sinopsis? ¿Paseas arriba y abajo alrededor de las estanterías o vas de cabeza a por una silla?"
Pues estas preguntas que plantea Goodreads me parecieron muy interesantes, porque hasta que lo leí (y desde que trabajo en la librería) pensaba que todo el mundo hacía como yo: leer la sinopsis y mirar la portada de los diferentes libros mientras uno se pasea por la librería. Idò no. En la librería tenemos una silla, que pensaba que estaba para decorar, pero hay gente que se sienta a leer. Esto lo veo rarísimo. ¿Por qué vas a manosear un libro que no estás seguro de que quieres comprar? Ven a la librería cuando sepas si lo quieres o no. Además, sentándote no puedes ver qué otros libros interesantes hay. Pero cada cuál con su forma de ser. ¿Vosotros qué hacéis?


"Todo el mundo sabe que no eres realmente un personaje histórico femenino protagonista si no luchas activamente contra el rol femenino establecido propio de la época"
Esto que comenta Brooding YA Hero me tiene muy cansada. Mirad que no soy una lectora muy aficionada a la novela histórica pero ahora mismo no se me ocurre ninguna en la que la protagonista femenina no luche contra el rol que le impone la sociedad. A ver, que no está mal, al ponerla en contraposición con las otras mujeres permite hacer el retrato de época, pero no me gusta porque nos da a entender que todas las mujeres que valían algo se rebelaban contra las normas sociales impuestas, mientras que las que obedecían sin rechistar no valían nada. Y no es eso. Yo soy más de las sutilezas y los pequeños detalles. Una protagonista puede rebelarse contra la sociedad de forma sutil, como Elizabeth Bennet, pero no me creo algunas actitudes de algunas protagonistas, pues sus ideas y su forma de ser parecen sacadas del siglo XXI. ¿Se os ocurre una buena protagonista de novela histórica que acepte su papel en el mundo?

Visto en Facebook



No conocía de nada la editorial Tunglio, pero esto que nos cuenta Entre montones de libros me parece fascinante. Hoy en día se intenta que las tiradas sean de más de mil ejemplares para reducir costes, así que hacer algo como esto tiene mucho mérito. A ver, no es nada práctico, no solo por los costes de impresión, sino porque los libros serán bastante difíciles de conseguir...pero al mismo tiempo, tener uno de esos libros sería especial, pues serías una de las pocas personas que lo tendría. Y qué decir lo de la luna llena, es muy original. Eso sí, me pregunto a cuánto venden los libros...


Muy interesante este fragmento que nos trae Entre montones de libros. Antes los escritores se dedicaban a escribir, pero ahora además son sus propios editores, directores de márketing y maquetadores. Son multitarea. Y entre esas tareas está la de convertirse en alguien cercano a sus lectores. No puedo hacerme una idea del tiempo invertido en responder y mostrarse activo en redes sociales, además de acudir a eventos literarios. Y lo triste es que ese esfuerzo parece que no está recompensado: puedes tener miles de seguidores pero quizás solo un centenar de lectores. Ojo, que estoy segura de que si el autor no se hubiera esforzado tanto en las redes, serían aún menos, pero de todas formas es curioso que la diferencia sea tan abismal. Aunque claro, luego están los casos que comenta Entre montones de libros, el de los booktubers,... 


Me pareció muy curioso esto que nos comparte Cosas de biblios. ¿Os podéis hacer una idea de la cantidad de radiactividad a la que estaban expuestos Marie Curie y su marido como para que incluso sus cuadernos, hoy en día, sigan siendo un peligro?

Visto en Instagram


No soy fan de Mientrasleo ni nada por el estilo...No, ahora en serio, ¿pero no os parecen muy interesantes estas reflexiones que nos trae? Hoy en día el mercado está saturado de libros. Hay más escritores que lectores. Parece que todo el mundo puede ser escritor. Y no es así. Antes del auge de la autopublicación, se editaban muchos menos libros. Ojo, no quiero decir que los libros que pasaban por el filtro de un editor fueran siempre buenos (que un editor decida publicar en un libro tiene más que ver con su previsión de ventas que con la calidad del libro) ni que los que se autopublican sean malos, es solo que hoy en día muchas ediciones ya no son tan cuidadas como antes. El año pasado trabajé en una pequeña editorial y descubrí que publicaban cualquier cosa, que el nivel de corrección dependía de cómo lo quería el autor y que lo importante era que no perdieran dinero. ¿Creéis que antes se cuidaban más las ediciones?


miércoles, 29 de agosto de 2018

Contra la lectura, de Mikita Brottman

Esta reseña me parece completamente innecesaria. De verdad que sí. A mí me bastó leer la sinopsis para saber que NECESITABA leer este libro, no me hizo falta saber nada más. Por favor, es que leed la sinopsis, venga, leedla. ¿No os parece que este libro está gritando mi nombre? Está escrito solo para mí, yo lo veo.

Ya sabéis que me cuesta mucho comprar libros porque están carísimos, y más si son nuevos, pero con este no pude resistirme. Estuve apunto de comprarlo durante el Día del libro, pero no me quisieron hacer descuento de ningún tipo, así que pasé. Pero lo vi en la librería en la que trabajo, empecé a hojearlo y....lo terminé comprando. Y no me arrepiento en absoluto. 

Traducción: Lucía Barahona
Ilustrador de cubierta: Cristóbal Fortúnez
Número de páginas: 168 pags
Tamaño: 14 x 21 cm
Encuadernación: cartoné
ISBN: 978-84-17059-54-5
ítulo: Contra la lectura
Título Original: The Solitary Vice Against Reading
Autor: Mikita Brottman
Editorial: Blackie Books
Edición: 1ª Edición: Febrero 2018

Sinopsis:
Te dijeron que no podías subrayar ni doblar las páginas de los libros.
Te dijeron que tenías que leer un clásico del siglo XVIII a los doce años.
Te dijeron que eso que leías por las noches era basura.
Te dijeron que nunca podías dejar un libro a medias.
Te dijeron que los lectores son buenas personas.
Te dijeron que ya nadie lee como antes.
Te dijeron que los libros te harían amar la vida.
Y tú no puedes evitar leer. Pero quizá lo haces boli en mano y en pijama, quizás has conocido a grandes lectores que eran malas personas y quizá tu vida te parece aburrida comparada con tus novelas favoritas.

Contra la lectura es un texto apasionado y liberador a favor de los que, a pesar de todo, leen. Y contra los pedantes que dicen que aman los libros, pero en realidad solo consiguen que el mundo aborrezca la lectura.

Por qué este título...
«Como pronto descubriréis, en realidad NO voy a ofreceros una “cruzada contra la lectura” (esto no era más que para llamar vuestra atención). Tengo que decir que los libros me han ofrecido un placer más consistente y puro que casi cualquier otra cosa en mi vida, y estoy segura de que cualquiera que hay comprado este libro, o que lo haya recibido como regalo, ya es de entrada un lector bien informado y reflexivo»

Opinión:

A ver, intentaré no irme por las ramas y ser breve, pero tened en cuenta que es algo difícil porque me apetece comentar el libro página a página y sacar mil debates al respecto. Pero voy a hacer un esfuerzo para contenerme. Seré buena, de verdad que sí. Y dejaré muchas de las citas que más me han impactado para la sección de Frases memorables porque no quiero que esta reseña sea un copy&paste del libro.

Creo que empezaré hablando por el público al que va dirigido este libro. Pese a la puntuación tan alta que le he dado, sé que no es un libro para todo el mundo. Este libro es un ensayo con cierto tono académico. Es más, el primer capítulo me pareció el más aburrido por ser muy introductorio; más que nada, asienta las bases de las reflexiones que tratará y nos cuenta cómo la sociedad ha visto la lectura a lo largo del tiempo.

Así que cuidado. Esto no es una novela ni tampoco pretende entretener o hacer reír. Es un libro serio, pero eso no quita que sea muy entretenido, en parte por las reflexiones, en parte por la implicación de la autora y su subjetividad y en parte porque aunque el lenguaje usa un tono serio, se lee con facilidad.
Como estaba diciendo, este no es un libro para cualquiera. El lector ocasional, por ejemplo, no será capaz de valorarlo. Este es un libro para los amantes de las letras, para aquellos para los que la lectura es algo que los define. Y cuando digo para todos los amantes de las letras, me refiero a todos. O como mínimo a todos aquellos a los que no les moleste ver tambalearse el culto que tradicionalmente se ha establecido a la lectura.

En este libro se habla de doblar las páginas, de dejar libros a medias, se critica a los clásicos, se dice que leer no te hace mejor persona, que la lectura puede destrozarte, que no eres más listo que nadie por leer, que hoy en día se lee más que nunca, que los libros no tienen por qué ser buenos, etc. Se dice que los libros no son intocables. Que coincidas o no con estos puntos no es importante. Por mi parte, coincidía con la mayoría, pero con otros no estaba de acuerdo. Pero la autora me ha convencido totalmente, y ya sabéis que eso es muy difícil.

Soy #LauraGenerandoDebate, ¿cómo no podía gustarme este libro en el que se critica a los lectores y los hace bajarse de su pedestal? Las reflexiones que hay en el libro son magistrales, ataca verdades que tenemos asumidas como universales, relativiza la realidad y hace que lo veamos todo desde un punto de vista completamente diferente. Leer es bueno. ¿O no?

«Simplemente quiero sugerir que no hay nada digno o respetable de manera intrínseca en el acto de leer en sí. Simplemente me pregunto si en realidad leer podría no ser todo lo que se anuncia que es. Si lleváis toda la vida leyendo, podéis haceros las siguientes preguntas:
¿Os ha llevado a ser los primeros de la clase?
¿Os ha hecho felices?
¿Os ha hecho “mejores personas”?
¿Os ha llevado a “lugares maravillosos”?
¿Os ha llevado a algún sitio?
En este libro recomiendo que, si tenéis que leer, o seguir leyendo, deberíais hacerlo reflexivamente, con cuidado y criterio. No os dejéis guiar por vuestros prejuicios. No leáis libros solo porque sintáis que “debéis hacerlo”, porque puedan ser “buenos para ti”. Hacedlo solo porque no podéis evitarlo».

He quedado fascinada con todos los debates que plantea, con los buenos argumentos que usa y cómo va enlazando los temas unos con otros. Por otra parte, la autora no presume de poseer una verdad universal ni da por hecho que lo que dice sea una verdad absoluta, sino que deja la puerta abierta para que el propio lector se cuestione esas reflexiones y fomenta el debate interno.

«Los libros PUEDEN hechizarte. Como un genio salido de una lámpara encantada, pueden cambiar tu vida por completo, pero -y así lo advierte siempre el genio- deberíais tener cuidado con lo que deseáis. Una vez que hayáis cambiado, no podréis volver atrás, lo que a menudo se traduce en que no podréis evitar sentir que la experiencia de la vida real os resulta cada vez más decepcionante. El póster infantil no cuenta toda la historia. Es cierto, los libros pueden llevarnos a lugares maravillosos, pero también pueden dejarnos allí varados, alienados e inútiles, solos y desclasados, aislados de otros seres humanos, incluso de nuestros propios recuerdos, de nuestra propia experiencia de nosotros mismos.
Y dejadme que os diga que eso no tiene nada de maravilloso».

Aish, me sap greu. Me da la impresión de que estoy hablando y hablando y me da la impresión de que no estoy vendiendo bien este libro. Por mis palabras, me debéis pensar que es un manual académico que reflexiona sobre la lectura desde un punto de vista nuevo. Y ya. Pero no es solo eso, y allí radica la magia de este libro. Aquello que hace que este libro destaque por encima de otros, que sea ameno y entretenido es la pasión que desprenden sus páginas. La pasión por la lectura, por los libros, por la letra escrita, se vive en cada página. La autora ama los libros, incondicionalmente, y ese amor por la lectura lo transmite al lector con una fuerza arrolladora. ¡Y eso que esto es un tratado "en contra" de los libros!

Los pocos libros que había leído hasta ahora de metaliteratura no habían conseguido transmitirme ni una décima parte de lo que me ha hecho sentir este. Me he sentido identificada al 100% con todas las palabras de la autora, como si me hablara exclusivamente a mí, como si hablara de mi vida. Y su forma de hablar de los libros...indescriptible, como si le fuera la vida en ello, tanto cuando habla de los libros que le han gustado como de los que no.
Esa es otra, en este libro hay decenas y decenas de referencias a obras literarias. No solo a clásicos, sino también a obras menos conocidas. Y me ha encantado cómo la autora habla de ellas. No menciona los títulos de las obras como si hiciera una lista. Tampoco hace spoilers ni resúmenes de esos libros. Y mucho menos los critica sin criterio alguno. Al hacer referencia a un título, no nos cuenta el argumento. En algunos casos nos habla de un fragmento en concreto que viene al caso, pero por lo general cuando habla de libros, la autora habla de los sentimientos que le generaron esos libros, de lo que sintió al leerlos y de la huella que han dejado en ella tras el paso de los años. Otros libros metaliterarios que he leído son tan objetivos respecto a los libros que mencionan que no he girado la página y ya he olvidado de qué libro me hablaban. Aquí no. Me han llamado la atención varios títulos, incluso aquellos que a la autora no le han gustado, solo por la pasión con la que habla de ellos.

La autora habla tanto de libros que le han gustado como de libros consagrados que considera sobrevalorados. Lo positivo es que habla de ellos sin explayarse demasiado y con buenos argumentos, sin dar a entender que la suya es la única valoración válida. Eso hace que veamos las grandes obras con otros ojos y, en el caso de haber leído alguna y de no habernos gustado, sentirnos un poco menos solos.

Uno de los últimos puntos que quiero destacar de esta obra es la subjetividad de la autora. Nos habla de tú a tú, y no tiene miedo de contarnos anécdotas personales, hacer referencia a su infancia o a su vida como lectora. 

«Si sois lectores equilibrados y exigentes, los libros que leáis pueden contribuir a que crezca vuestro interés en cuestiones políticas y morales, y convertiros en personas más comprometidas, elocuentes y activas. Idealmente la lectura puede ayudar a negociar la tensión entre el yo y los otros, a establecer un equilibrio entre vosotros, los lectores como individuos, y la pertenencia al grupo. A mí me sucedió lo contrario. Leía de manera inconsciente, casi involuntaria. Mi vida interior era rica y compleja, pero todo permanecía dentro. No hablaba de los libros que leía porque no sabía cómo hacerlo. No existía un equilibrio, una fusión entre el mundo interno y el externo. Sabía escribir, si bien con un estilo pretencioso y recargado (que no consigo quitarme de encima por completo, algo de lo que quizá ya os hayáis percatado), pero oralmente era casi incapaz de expresarme. Mi vocabulario al leer era vasto, pero al hablar no utilizaba más que una ínfima parte de él. [...] apenas tenía voz. Me pasaba días enteros sin hablar. Era como si viviera al revés. Como una persona muda o una víctima del síndrome de enclaustramiento, mi mente siempre estaba ocupada, pero superficialmente bien podría haber sido una zombi. Como si leyera o escribiera en una lengua muerta, latín o arameo por ejemplo, un idioma que nadie hablaba. Como una histérica de la época victoriana, estaba paralizada por las fantasías, tullida por el odio hacia mí misma y la desconfianza...Un problema que nunca ha desaparecido del todo y que probablemente jamás lo hará».

Eso hace que logres empatizar mucho con ella y también que te identifiques con lo que va contando. Yo misma me he sentido retratada una y mil veces y eso ha hecho que me sintiera comprendida.

«Si sois ávidos lectores de ficción, ya os habréis dado cuenta de que una de las cosas que nos enseñan en las novelas es a apreciar los sutiles matices del pensamiento, la emoción y el lenguaje, por lo que no es de extrañar que vuestros conocidos puedan empezar a resultaros planos y vacíos en comparación con los personajes que pueblan los libros, y esto provoque un alejamiento gradual de vuestros padres y un acercamiento a los escritores como figuras de autoridad. Tal vez empecéis a llevar un libro siempre con vosotros, incluso durante las comidas, para así poder escaparos a él cuando las cosas pinten mal.
En lugar de decir lo primero que se os pase por la cabeza, como solíais hacer cuando erais unos niños, empezáis a preguntaros cómo expresaros y practicáis las palabras en vuestro interior antes de hablar. La mayoría de las veces tal vez toméis la decisión de no hablar en voz alta, por si la gente se ríe de vosotros o simplemente no entienda lo que queréis decir. Empezáis a apreciar el valor de la reflexión y la privacidad, y elegís el aislamiento y la soledad por encima de las situaciones sociales, que cada vez se vuelven más incómodas y difíciles de soportar. Empezáis a anticipar y a evitar situaciones que os puedan aburrir o frustrar, esas en las que uno está obligado a participar y no hay posibilidad de esconderse en un rincón con un buen libro. Os acostumbráis a la incertidumbre, al desapego y al silencio, y os refugiáis todavía más en la lectura para no sentiros tan solos».

Para terminar, quiero comentar que me ha gustado que la autora citara a otras personas para apoyar sus ideas, pero no son ni citas corrientes ni gente famosa, sino que en muchos casos es al lector de a pie, cosa que ha hecho que la lectura fuera más cercana. Me ha parecido curiosa también la relación entre la traductora española y la autora, una relación que se ve reflejada en algunas notas al pie en las que la autora nos habla de sus charlas con la traductora y de cómo eso le ha permitido añadir una referencia breve a la situación en España.


En conclusión, un libro que cualquier amante de lectura necesita leer. Un ensayo muy ameno, donde con gran subjetividad la autora reflexiona acerca de los tópicos entorno al acto de leer. Un libro capaz de hacer dudar de las virtudes de la lectura, escrito desde el más profundo amor por los libros y con el que muchos se sentirán identificados. Más que recomendado.

Y para terminar, os dejo con mi avance en Goodreads:


PUNTUACIÓN...4/5!

Primeras Líneas...

domingo, 26 de agosto de 2018

Viñeta del lector 45#


Durante el curso escolar, no leo ni por la mañana al levantarme ni por la noche antes de dormir, leo entre horas. Cuando tengo más tiempo para leer es mientras espero el autobús, mientras estoy en el autobús, cuando estoy comiendo o entre clase y clase. Dedicar un día entero a leer o, en su defecto, una tarde entera es una utopía. 

Por eso me gusta el verano. Me gusta levantarme por la mañana y saber que no tengo que hacer nada, que no tengo que ir a ningún sitio, que podría quedarme durante horas y horas durmiendo...o levantarme y leer todo el día sin pausa. En verano es cuando más tiempo tengo para leer, para ponerme al día con todas las lecturas que he ido dejando de lado por falta de tiempo. No siempre son libros gordos (como dice la viñeta), pero sí son libros que parecen viajes tanto a otros países o otros mundos como al interior de los personajes. 

Y sí, también me gusta llevarme un libro (o dos. O tres) cuando me voy de vacaciones a algún sitio. En esos casos, me pasa mucho que entro en conflicto conmigo misma, porque debería estar aprovechando para ver el paisaje, visitar la ciudad, ir a la playa...¡y lo hago! Pero también dedico un ratito a leer, por ejemplo, cuando voy en tren (aunque debería estar disfrutando del paisaje, pero haced como si eso no fuera verdad) o antes de irme a dormir (aunque debería dormir más par levantarme temprano y poder seguir con las excursiones), porque no puedo evitarlo.

Y vosotros, ¿leéis más durante las vacaciones? ¿Os lleváis un libro si vais de vacaciones a algún sitio?

miércoles, 22 de agosto de 2018

Minireseñas: En busca del azul, de Lois Lowry; La dona dels meus somnis, de Massimo Bontempelli


Título: En busca del azul 
Título original: Gathering blue
Autor: Lois Lowry
Serie: The Giver
Idioma: Castellano
Editorial: Editorial Everest
Páginas:  250
PVP: 14,96 €  
ISBN:  978-84-241-3607-9 

Sinopsis:
Nora, una huérfana coja de nacimiento, vive en un mundo donde los "débiles" son dejados de lado. Teme por su futuro hasta que el poderoso Consejo de Guardianes la perdona. La razón es que Nora posee un don especial para bordar. Mientras su talento la mantiene viva y le supone ciertos privilegios, se da cuenta de que está rodeada de misterios y secretos. ¿Logrará averiguar la verdad acerca de lo que hay más allá de los límites de su poblado?

Opinión:
Impresión: Infantil.

Puede que os preguntéis, tras la decepción del primer libro, ¿qué necesidad tenía de leer el segundo? Yo os lo diré: soy masoca ninguna. Pero bueno, era cortito, así que, no perdía nada con intentarlo...No aprenderé. Y eso que me había propuesto este verano solo leer libros geniales...Pero vaya, es algo que no se puede elegir.


Voy a intentar ser breve porque no quiero enredarme mucho con esto. Para empezar, el libro no tiene nada que ver con el anterior. Ni es el mismo mundo, ni aparecen los mismos personajes ni nada. Solo por el estilo infantil del autor y las similitudes tanto de trama como de personajes hacen pensar que es el mismo autor.

De nuevo nos encontramos con una sociedad distópica (en cierta manera) dirigida por un gobierno despótico que mantiene a raya a la población mediante mentiras y matando a todo aquel que cause problemas. En general es una sociedad bastante medieval, agraria, que no puede alejarse por temor a "las bestias del bosque", aunque está ambientada en el futuro, pues la casa de los dirigentes tiene grifos de agua y es una construcción moderna. A diferencia del primer libro, no reina la concordia, pero la gente es igual de sumisa.


En general, no le he visto ni el sentido ni el interés a la historia. Se nos desarrolla un poco esta sociedad, que me ha parecido poco interesante, pero sin entrar en detalles ni profundizar demasiado. No hay evolución en nada y la poca trama que hay se centra en cómo la protagonista, una niña de doce años, descubre la farsa en la que vive (porque el resto de la población son tontos y no se dan cuenta) e intenta rebelarse. Pero en general no produce interés, es todo muy previsible y estaba continuamente esperando que la historia arrancara, pero no lo ha hecho.

Tiene un toque aún más infantil que el libro anterior, tanto por lo que sucede como por el estilo narrativo, por lo que lo recomendaría más para los más jóvenes. Haciendo un esfuerzo para encontrar algo positivo, se lee con facilidad y hay algunas cosas que me han llamado la atención, como la pasión por el arte de algunos personajes (una pasión que no se desarrolla) o el hecho de que la vejez de una persona se sepa por las sílabas que tiene su nombre.

En conclusión, un libro que no recomiendo, aburrido, que no aporta nada y que te deja indiferente. Le falta mucho desarrollo y madurez, además de tener un estilo demasiado infantil. No ha sido para mí en absoluto.

Y ya para terminar, os dejo con mi avance en Goodreads:




PUNTUACIÓN...1'5/5!

--------------------------------------------------------------------------------------------------

Autor: Massimo Bontempelli
Editorial: Empúries
Páginas: 144
Dimensiones: 15x21 cm
Lengua: Catalán
ISBN: 847596219X
Encuadernación: Rústica

Opinión:

Seguramente esta será la última reseña de una lectura obligatoria que os traiga al blog. Leí este libro porque tenía que hacer un trabajo comparando los relatos de esta obra con los de Cròniques de la veritat oculta, de Pere Calders. Y lo cierto es que descubrí que eran muy parecidos, indistinguibles. Eran completamente del mismo estilo, tanto por la trama, como por los personajes como por la ambientación. No terminé de leer Cròniques de la veritat oculta porque aún me quedaba mucho más de la mitad. En cambio, de este no me quedaba tanto, era más corto y había encontrado algún que otro relato que me había gustado, so, decidí terminarlo.

Este libro es una antología de relatos de Massimo Bontempelli que se basan en el realismo mágico. He leído varias obras de este género y ese choque entre fantasía y realidad que no produce sorpresa no me gusta, porque no me parece creíble, por eso no esperaba mucho de este libro, así que me ha sorprendido encontrarme algunos relatos que me han gustado.

En general, todos los relatos siguen un esquema bastante similar: el protagonista (siempre un hombre) decide contar al lector una anécdota de su vida que era bastante normal hasta que sucede un hecho extraordinario, ante el que no se sorprende y que acepta como normal. Ese hecho extraordinario es el que da lugar al conflicto del relato y la forma de reaccionar ante este hecho es la conclusión.

En todos los casos los personajes son planos y no evolucionan, porque eso no es lo que interesa. Lo que interesa es mostrar cómo realidad y fantasía no son polos opuestos, que muchas casos ambas se confunden. Y es que los hechos extraordinarios no consisten en la aparición de seres fantásticos, sino que en muchos casos el lector duda de si está todo en la mente del personaje o es real. Algunos hechos fantásticos son fruto de la suma de demasiadas coincidencias (hay un relato en el que un hombre hace un muñeco para curar a su paciente a distancia y siempre funciona), por exageraciones (en un relato en el que un actor se cree tanto su papel que cada vez que reproducen la película, su cuerpo vuelve a actuar), o por formas de ver la realidad (en un relato el protagonista cree que las estatuas de su casa tienen vida).

Me han parecido una historias curiosas, algunas más entretenidas que otras, y no se hacen repetitivas por la variedad de hechos fantásticos que presentan. Las que más me han gustado son aquellas en las que se roza el absurdo, como en "Incidents a Dinamarca", donde cuando el protagonista se entera de que todos los integrantes de su compañía de teatro quieren matarle, en lugar de huir, decide matarlos a todos primero. Y lo consigue de una forma muy ingeniosa (y algo fantástica).

En conclusión: pot anar. Aunque algún que otro relato está bien, no son apasionantes ni te sorprenden, además, todos siguen un esquema bastante similar. Pero el libro es corto y es interesante la forma en que el autor aplica el realismo mágico a estos relatos.

Y para terminar, os dejo con mi avance en Goodreads:

PUNTUACIÓN...2/5!