lunes, 6 de diciembre de 2021

¿Ya soy normal?, de Holly Bourne

¡Hola a todos! Ya vuelvo con las pilas cargadas a pasar por aquí. ¡Os echaba mucho de menos! Y para celebrar mi regreso, lo hago con la reseña de un libro con el que me lleve una grata sorpresa. ¡Adelante reseña!

Título: ¿Ya soy normal?
Título original: Am I Normal Yet?
Traductor: Ángeles Leiva Morales
Autora: Holly Bourne
Editorial: La Galera
Fecha de publicación: Noviembre 2016
Número de páginas: 504
Encuadernación: Rústica con solapas
Medidas: 15,0 x 21,5 cm
EAN: 9788424658571  

Sinopsis:
Evie solo quiere una cosa: Ser normal. No es pedir mucho, ¿no?
Está a punto de dejar la medicación y va a empezar en un instituto nuevo donde nadie sabe que es la-que-se-volvió-majara. Es el momento perfecto para pasarse a la normalidad de una vez por todas. Nuevas clases, nuevas amigas, nuevos chicos adorables que te guiñan el ojo....
Pero las relaciones con chicos adolescentes pueden volver loca a cualquiera... Pero para una bomba de relojería andante como Evie pueden ser... catastróficas.
Una historia sobre amor, desamor sobre todo hacia uno mismo. Con mucha amistad, secretos, drama y clubs de solteronas.

Opinión:

Cuando un libro me gusta mucho, normalmente no hay quien me calle, pero en esta ocasión, pese a lo mucho que he disfrutado de esta lectura, tengo poco que decir. No es que el libro me haya dejado sin palabras, sino que lo único destacable es que lo que quiere hacer, lo hace bien.

El principal atractivo del libro es su protagonista, Evie, quien padece TOC (Trastorno Obsesivo Compulsivo) y TAG (Trastorno de Ansiedad Generalizada). Está obsesionada con los gérmenes y todo lo que estos pueden causar por lo que debe lavarse las manos muchas veces al día, desinfectar su habitación si alguien ha estado allí... Después de estar ingresada durante mucho tiempo, han ido rebajando su medicación y ya se encuentra en condiciones de volver al instituto. El retrato que hace la autora de una adolescente con esta enfermedad mental es una maravilla. Se nota que se ha documentado mucho, pero la clave está en que ha sabido plasmarlo a la perfección. Mis conocimientos sobre el tema eran muy superficiales, así que este libro me ha abierto los ojos a una realidad mucho más amplia y compleja de lo que había creído. Por supuesto, si ya sabes sobre esta enfermedad, dudo que este libro te aporte nada nuevo, pero para inexpertos, es un libro perfecto con el que empezar. 

Al comienzo, nos adentraremos en la mente de Evie para conocer por qué se comporta así. El libro nos ayuda a conocer mejor cómo se sienten las personas que tienen este trastorno y a que nos damos cuenta de lo poco (o mal) informados que estamos al respecto. Por ejemplo, yo creía que tener TOC significaba que queríamos verlo todo ordenado o que teníamos que lavarnos las manos cada vez que nos las ensuciamos, pero es mucho más exagerado.

Una de las reflexiones que me ha gustado es el hecho de que hoy en día, las enfermedades mentales han pasado de estar estigmatizas a ser banalizadas. Por respeto, no volveré a utilizar el nombre de una enfermedad mental para exagerar un hecho, pues son trastornos muy serios. Estas palabras de la protagonista lo describen a la perfección: 

«Se impuso la EMPATÍA y la COMPRENSIÓN. Hubo incluso políticos y famosos que salieron a la palestra, por así decirlo, y contaron a los periódicos de tirada nacional sus propios intentos de suicidio o lo que fuera.
Pero no podíamos quedarnos ahí, ¿verdad que no? Puedo afirmar, con cierta seguridad, que nos hemos pasado al otro extremo. Y es que ahora los trastornos mentales están «a la orden del día». Y a pesar de todo lo bueno que ha supuesto para los que como yo han recibido terapia y demás, también ha traído muchos problemas. Porque ahora la gente utiliza la expresión «obsesivo compulsivo» para describir cualquier anomalía de la personalidad de poca importancia. «Ay, es que a mí me gusta poner todos mis bolis en fila. Soy un obsesivo compulsivo de cuidado.»
NO, NO LO ERES, JODER.
«Madre mía, estaba tan nervioso por lo de la presentación que me dio un ataque de pánico, literalmente.»
NO, NI DE COÑA TE DIO ESO.
«Hoy tengo las hormonas alteradas. Me siento bipolar perdida.»
CIERRA EL PICO, CARACULO IGNORANTE.»

Además de explicar muy bien la enfermedad y sus consecuencias no solo en la persona que la padece sino también en su entorno, me gusta que se hable acerca del tratamiento. En el caso de Evie, va a la psicóloga, una mujer con una gran habilidad para tratar este tipo de problemas. Aún hoy en día está estigmatizado ir al psicólogo. Si acudes a su consulta, la sociedad te juzga como un peligro para los demás y mucha gente se niega a ir por vergüenza. Esta obra rompe una lanza a favor de la importancia de la terapia, así como de la valía de todos los profesionales de este sector. Creo que a Carme le gustaría mucho.

A esto hay que añadirle que reflexiona sobre la concepción tan arraigada de que el amor puede salvarte, estés en la situación en la que estés. Evie descubrirá a las malas que esto no es así, pues se aferra a todo chico que le presta un mínimo de atención, con la esperanza que el amor de los demás será su cura, sin darse cuenta de que primero tiene que quererse a ella misma. Al principio me parecía un poco exagerado que se enamorara del primero que pasara, pero lo que siente no es amor, sino un gran afán de normalidad, algo que me parece lógico teniendo en cuenta lo que ha vivido.

El resto de personajes me han gustado mucho. ¡Incluso aparecen los padres (aunque no tanto como me gustaría)! Sí que es cierto que ha faltado representación LGTBI y algún modelo masculino positivo (Oli aparece demasiado poco, por desgracia), pero la autora es consciente de ello y en la nota final promete tenerlo en cuenta en los siguientes libros. Sí, este es un libro autoconclusivo, pero la autora ha escrito dos más centrándose en las otras dos amigas de Evie. Pese a lo mucho que me ha gustado este, no creo que me anime con los otros dos, pues el tema que me interesaba era el TOC.  

A todo esto tengo que decir que lo cierto es que entre el tono desenfadado de la sinopsis, ese título tan poco serio y esa portada tan juvenil, no tenía muchas expectativas con esta lectura. Es más, ni siquiera recordaba por qué me lo había apuntado ni de qué iba. No tengo nada en contra de la novela de tono juvenil. Al contrario que G, me parece muy necesaria tanto para atrapar lectores principiantes como para evadirse un rato del mundo. Con todo, hay que tener en cuenta que tener ese enfoque implica menos profundidad en los temas que trata y una prosa menos compleja. No es lo mismo "Diecinueve minutos" que "Por trece razones". Además, ese no es el único problema que tiene este tipo de obras, pues muchas, en su afán por empatizar con su público objetivo, reflejan la realidad tal y como es, sin criticarla, por lo que no es extraño que los personajes tengan relaciones tóxicas (tanto amorosas como de amistad).

¿A qué viene todo esto? Pues que ¿Ya soy normal? me ha parecido una buena novela juvenil, no solo a nivel de mensaje, sino también a nivel de relaciones entre personajes: todas las relaciones tóxicas de amor que aparecen son criticadas, el machismo se juzga, hay sororidad, las chicas no solo hablan de chicos,... 

«Sus bonitos vestidos de estilo retro se vieron sustituidos por camisetas de grupos de música combinadas con minifaldas vaqueras con rotos y Converse. Su hermoso cabello rubio se volvió negro azabache de la noche a la mañana y ni siquiera me pidió que la ayudara a teñírselo. Comenzó a pintarse los ojos con delineador a saco, y a idolatrar a bandas que sonaban como osos montándoselo en una explosión de Ruido de Todo el Mundo.
No solo había entregado su corazón a Joel, sino toda su personalidad, toda su… Janeidad. En un plis plas, sin dudarlo un momento. Debía de estar desesperada por librarse de mí. La habría incordiado tanto con mis neuras que estaba dispuesta a cambiar de identidad para poder escapar de mí.
Lo que no soportaba no era que me dejara de lado como amiga —aunque eso dolía más que la picadura de una abeja asesina—, sino que se deshiciera de lo que era ella y de lo que le importaba solo porque lo quisiera un chico. Para mí eso te convertía en una traidora del género femenino en general… de una misma.» 

Relacionado con los personajes, me ha gustado que, por una vez, se ponga en duda el arquetipo de adolescente que todos tenemos interiorizado. Yo no soñaba con besarme con chicos, ir de fiesta hasta la madrugada y beber hasta perder el conocimiento. ¿Por qué es esa la imagen tradicional que tenemos de los adolescentes? En muchas novelas juveniles aparecen personajes que no son así, pero que sueñan con serlo (hasta que se dan cuenta de que no es tan bueno como creían, etc.). Evie y sus amigas no son así. Por supuesto, van a fiestas, se emborrachan y se besan con desconocidos, pero al mismo tiempo toman consciencia, no de que eso esté mal, sino que lo desean solo porque la sociedad las ha educado a pensar que eso es ser un adolescente normal.

«—Para nada. ¿Alguna vez te ha pasado que te preocupa no dar la talla como adolescente?
Pensé en los últimos tres años.
—ME CONSTA que muchas veces no doy la talla como persona en general.
—Es que no entiendo qué hay de malo en que las canciones que exaltan la violencia doméstica te parezcan insultantes. O qué hay de malo en que la música en vivo te moleste por sonar a un volumen tan alto. ¿Qué hay de malo en disfrutar de una taza de té y una conversación tranquila?»

Pese a lo mucho que me ha gustado la novela, tampoco es perfecta. Por mi parte me hubiera gustado más profundidad respecto al TOC, pero entiendo que para el público al que fa enfocado la novela, se da la información justa y necesaria. He echado en falta un poco más de protagonismo por parte de los padres y la trama de Oli me ha parecido que quedaba algo abierta (quizás se desarrolle en los siguientes libros). 

Lo más problemático ha sido que el mensaje feminista sea tan directo y descarado. La parte de Evie experimentado con chicos y dándose cuenta de comportamientos tóxicos está muy bien, pero sus discursos feministas en el Club de las solteronas junto a sus amigas me han parecido demasiado artificiales. Por supuesto que hablo con ello de mis amigas, es perfectamente natural, pero no soltamos un sermón con powerpoints explicativos. Casi me sentía en una clase de coeducación. Creo que podría darse este mensaje de forma mucho más sutil. 

En conclusión, estamos ante una novela juvenil fantástica que trata el tema del TOC con mucha fidelidad mediante el personaje de Evie, una adolescente muy realista. Las consecuencias y los efectos de la enfermedad están muy bien reflejados, así como las virtudes de acudir a terapia. Por otra parte, la novela critica las relaciones tóxicas y machistas, al mismo tiempo que ofrece un discurso feminista que a mí me ha parecido demasiado directo y artificial. Una obra que me hubiera encantado leer de más joven, pero que he disfrutado mucho de todas formas. Ojalá estuviera como lectura obligatoria en los colegios.

Cosas que he aprendido:

  • Mucha información acerca del TOC
  • No hay que banalizar las enfermedades mentales

Y ya para terminar, os dejo con mi avance en Goodreads:

PUNTUACIÓN...4/5!

Primeras Líneas...

viernes, 19 de noviembre de 2021

Blog en pausa

 ¡Hola a todos!

Os informo de que el blog estará en pausa un par de semanas. Sigo leyendo a un ritmo normal en estas fechas, pero no dispongo de tiempo como para estar aquí al 100%. Esto se debe a que estoy en época de trabajos y exámenes (pero ahora la que los corrige soy yo) y ando liadísima. Quiero estar aquí por gusto, no por obligación, así que no quiero forzarme a hacer reseñas y entradas por cumplir.

Por ello, os informo que estaré un par de semanas desconectada tanto del blog como de las redes, aunque intentaré seguir visitándoos siempre que me sea posible.Quedamos en contacto!

martes, 16 de noviembre de 2021

Harry Potter y el legado maldito, de J. K. Rowling, John Tiffany y Jack Thorne

Me habían avisado de que este libro era terrible, pero no estaba preparada para un desastre de tal magnitud. Leer este libro ha sido un padecimiento tal comparable a Hijo del hierro. Lo único positivo es que lo he sufrido junto a G y hemos podido quejarnos a placer. 

Creo que es de conocimiento general que este libro es el guion de la obra de teatro que se representó bajo este título allá por 2016. De acuerdo con la portada esta obra está "basada en una historia de J. K. Rowling". Esto puede llevar a confusión pues tengo la ligera impresión de que Rowling no ha metido baza en este libro, más allá de dar el visto bueno, y que únicamente está basado en el mundo de Harry Potter y en el epílogo que aparece en Las reliquias de la muerte.

Por otra parte, también me parece engañoso lo de "texto completo de la obra de teatro". Puede que los diálogos sean los de la obra de teatro, pero las acotaciones claramente son distintas, como os comentaré a lo largo de la reseña. Además, no sé hasta qué punto ganaría más representado, aunque por los fragmentos que he visto en YouTube, el espectáculo es muy parco en decorados, pese a que yo lo imaginaba casi como una película.

En fin, os dejo con la reseña, que creo que va para largo...

Título Original: Harry Potter and the Cursed Child
ISBN : 978-84-9838-847-3
Título: Harry Potter y el legado maldito
Autor: J. K. Rowling, John Tiffany y Jack Thorne
Traductora: Gemma Rovira Ortega
Nº de páginas : 330
Editorial: Salamandra
Publicación: 31 de julio de 2016

 Sinopsis:
Ser Harry Potter nunca ha sido tarea fácil, menos aún desde que se ha convertido en un ocupadísimo empleado del Ministerio de Magia, un hombre casado y padre de tres hijos.
Mientras Harry planta cara a un pasado que se resiste a quedar atrás, su hijo menor, Albus, ha de luchar contra el peso de una herencia familiar de la que el nunca ha querido saber nada. Cuando el destino conecte el pasado con el presente, padre e hijo deberán afrontar una verdad muy incómoda: a veces, la oscuridad surge de los lugares más insospechados.

Opinión:
Impresión: Desastre de proporciones épicas

Antes de empezar con el análisis, quiero hacer un par de apuntes. Como ya he dicho antes, no sé hasta qué punto mejora al ser representado, pero de lo que sí estoy segura es que a los autores la obra se les ha ido de las manos. Estoy segura de que cuando se concibió, no tenía más pretensiones que resultar simpática para los niños que fueran a verla y apelar al recuerdo de los padres que llevan a sus hijos a verla. No quiere tratar temas profundos, no se basa en sutilezas, hay mucho humor y trata de abarcar a ambos públicos. El problema es que al convertirlo en un libro oficial, sumado al bombo y platillo con el que se recibió la obra en librerías, comprendo que los lectores que esperaban el octavo libro de Harry Potter hayan quedado decepcionados, pues no es más que un fanfiction autorizado por la autora.

¿Y por qué digo que es un fanfiction? Por una parte porque está muy mal escrito (ya os hablaré más a fondo de esto). No busca tener una prosa pulida y compleja, sino transmitir ideas de la forma más digerible posible. En segundo lugar, no respeta del todo el original, tanto en lo referente a la actitud de los personajes como en la creación del mundo. Todo ello cambia en favor del fanservice. Y es que si la obra adolece de algo es de apelar a la nostalgia y estar escrito para satisfacer a los fans, como cualquier fanfiction. Esto no es necesariamente malo. Si eres un fan, aquí puedes encontrar todas las escenas que no estaban en los originales: más momentos de Harry con su hijo, el romance de Ron y Hermione, más protagonismo de Cedric pues murió injustamente, Snape siendo reconocido como un héroe, la muerte de los padres de Harry, Harry siendo recogido por Hagrid de bebé,... Para mí son escenas que no hacen ninguna falta, pero entiendo que a otros pueda emocionarles.

Ahora sí, paso al análisis. He dividido la reseña en los tres puntos que más me han molestado (prosa, personajes y trama). Voy a intentar justificarlo todo con ejemplos del libro y en caso de spoiler, avisaré.

Prosa

«HERMIONE: Por supuesto. Sólo amigos.
RON: Sólo amigos. Qué palabra tan curiosa: amigos. Bueno, no tan curiosa. En realidad sólo es una palabra. Amigos. Amiga. Curiosa amiga. Tú, mi amiga, mi Hermione. Bueno, eso no. «Mi» Hermione no, ya me entiendes. Mía, mía, no, claro, pero…»

G me dijo: "me han dicho que está muy mal escrita. A ver, vamos a leerlo por una página aleatoria". Y este fue el primer contacto que tuve con la novela. Hay cincuenta cosas mal en este fragmento. Entiendo que trata de reflejar que Ron está dubitativo, pero no resulta nada orgánico. Bien escrito sería algo así:

«HERMIONE: Por supuesto, solo somos amigos.
RON: Sí, sólo amigos. Pero...Esto..."Amigo" es una palabra muy curiosa, ¿no? Aunque bueno, es solo una palabra, como cualquier otra. Y tú solo eres mi Hermione. Bueno, no, ya me entiendes, no eres mía, sino mi amiga Hermione, ya sabes...»

El problema que hay a nivel de lenguaje es que la puntuación presenta numerosos errores, especialmente por el hecho de que hay demasiados puntos. Además, los diálogos resultan muy poco naturales y no resulta creíble que los personajes hablen así. Aquí os dejo un par de ejemplo de todo lo que acabo de mencionar:

«Harry sonríe. Ginny vuelve a mirar a Albus. Harry también.»
Correcto: "Harry sonríe y tanto él como Ginny vuelven a mirar a Albus"

«ALBUS: Albus. Al. Me llamo Albus…
SCORPIUS: Hola, Scorpius. Quiero decir que yo me llamo Scorpius. Tú eres Albus. Yo soy Scorpius. Y tú debes de ser…»

Correcto: «ALBUS: Albus, aunque mis amigos me llaman Al. Soy Albus Po…
SCORPIUS: Hola, Scorpius. Quiero decir que yo me llamo Scorpius. Y tú debes de ser…»

«ROSE: Albus. No voy a esperarte.
ALBUS: Ni yo te pido que me esperes. Pero me quedo aquí.»

Correcto: «ROSE: Albus, no voy a esperarte.
ALBUS: Ni yo te pido que me esperes, pero me quedo aquí.»

«SCORPIUS: Qué mal genio tiene.
ALBUS: Sí. Lo siento.
SCORPIUS: No. Me gusta. ¿Cómo prefieres que te llamen? ¿Albus o Al?»

Correcto: «SCORPIUS: Qué mal genio tiene.
ALBUS: Sí, lo siento.
SCORPIUS: No, me gusta. ¿Cómo prefieres que te llamen, Albus o Al?»

«SCORPIUS: Para mí no hay besos, ¿te has fijado? (Mira a su amigo.) ¿Te encuentras bien, Albus? Te veo un poco pálido. Y colorado. Pálido y colorado a la vez»
Correcto: «SCORPIUS: Para mí no hay besos, ¿te has fijado? (Mira a su amigo.) ¿Te encuentras bien, Albus? Te has sonrojado.»

«Hermione, Ron, Ginny y Draco salen por las puertas y lanzan sus hechizos contra ________. Ella grita, encolerizada. Es una lucha titánica. Pero no puede contra todos.»
Correcto: «Hermione, Ron, Ginny y Draco salen por las puertas y lanzan sus hechizos contra ________. Ella grita, encolerizada. Es una lucha titánica, pero no puede contra todos.»

«El andén está cubierto por una densa nube de vapor que surge del expreso de Hogwarts. Y también hay mucha actividad. Pero en lugar de gente con traje camino de su trabajo, ahora está lleno de magos y brujas con túnica buscando la manera de despedirse de sus queridos vástagos.»
Correcto: «El andén está cubierto por una densa nube de vapor que surge del expreso de Hogwarts. Hay mucha actividad, pues está lleno de magos y brujas con túnica que buscan la manera de despedirse de sus queridos vástagos.»

Entiendo que no hablen de forma poética, pero sí que hagan uso de oraciones mejor construidas y más complejas. Hay muy pocas subordinadas, las oraciones son excesivamente cortas y no hay ningún lirismo en el lenguaje. A eso hay que añadirle que, pese a tener 20 años más, los adultos hablan como adolescentes y usan un lenguaje muy infantilizado

Por otra parte, las acotaciones son un desastre. En teatro, su función es dar información al escenógrafo y a los actores sobre los matices de la interpretación. En el caso del lector de teatro, sirven para situarle espacialmente e informarle sobre los detalles que no se dicen, pues interpretan los actores. Me niego a creer que estas sean las acotaciones originales con las que trabajaron los actores, pues no hay información acerca de cómo deben interpretar algunos diálogos. Además, están escritos de forma muy literaria, dando información que no se vería en el escenario e incluso haciendo referencia a cómo reacciona el público que está viendo el espectáculo. Aquí os dejo un par de ejemplos: 

«Es como si a Harry lo atravesara un rayo. Cae al suelo, retorciéndose de dolor.
En torno al público asciende y desciende un ruido, como un grito amortiguado.
Los espectadores se quedan mirando.
Poco a poco, lo que había allí ya no está»

«Snape mira a Scorpius sin saber qué está pasando. ¿Es una trampa? Está muy desconcertado.»

«HARRY: Si te importa de verdad, el Sombrero Seleccionador tendrá en cuenta tus sentimientos.
ALBUS: ¿En serio?
HARRY: Conmigo lo hizo.
Son palabras que nunca antes había dicho, y resuenan un momento en sus oídos.
HARRY: Hogwarts será como tú quieras que sea, Albus. Te prometo que allí no hay nada que temer.»

«SCORPIUS (ofendido): Papá lo era, pero mamá no.
Rose mira hacia otro lado, y Scorpius sabe por qué.
SCORPIUS: Ya sé lo que se rumorea, pero es falso.»

«Y entonces el tiempo da otro salto hacia delante. Los ojos de Albus se vuelven más oscuros, la piel, más amarillenta. Sigue siendo un chico atractivo, aunque él no quiera reconocerlo.
Y de pronto se encuentra de nuevo en el andén nueve y tres cuartos con su padre, que aún intenta convencerlo (y a sí mismo también) de que todo está bien. Ambos tienen un año más.»

«El escenario está repleto de magos y brujas que hablan por los codos, armando mucho alboroto, como buenos magos y brujas. Entre ellos, Ginny, Draco y Ron. En un plano superior, encima de una tarima, Hermione y Harry.»

«Aparece en escena el mejor showman del planeta (según él, claro), que utiliza el hechizo sonorus para amplificar su voz. Y… bueno, se lo está pasando en grande»

«Scorpius no dice nada, está horrorizado y asustado. Draco se da cuenta. Lo suelta. No le gusta hacer daño a su hijo»

Personajes

Para empezar, los personajes están excesivamente infantilizados y hacen muchos comentarios que no se corresponden con su edad, solo para hacer la gracia. No hay nadie que tenga un tono adulto, a excepción de McGonagall, aunque ella trata a Harry (trabaja en el Ministerio) y Hermione (Ministra de magia), como si fueran sus alumnos.

En segundo lugar, aparece gran parte del elenco de los libros, solo para tener su momento de gloria y que los fans puedan sentirse satisfechos porque ha aparecido X personaje que les gusta, pese a que no tengan el menos peso para la trama.

En tercer lugar, la evolución de los personajes, no se corresponde con lo que dejaban entrever las novelas originales. Por ejemplo, Hermione es tonta. Es la única forma de justificar lo de los acertijos en su despacho y que no sospeche de Albus cuando este se hace pasar por Ron con una poción multijugos, la escena que más vergüenza ajena da de todo el libro. Ron, por su parte, es estúpido hasta niveles peligrosamente bajos. Constantemente intenta hacer gracia con comentarios que demuestran su estupidez supina. Aquí un ejemplo de cómo ambos personajes están desvirtuados:

«HERMIONE: Si lo que intentas decirme es que quieres que nos tomemos un descanso, Ron, seré muy clara contigo: te ensarto con esta pluma.»
(¿En qué momento se muestra que Hermione es tan controladora en las relaciones?)

 «RON: La verdad, yo no estaba enterado de gran cosa, así que no puedo responsabilizarme de nada… Y estoy convencido de que mis hijos no han tenido nada que ver, pero si todos éstos se ponen de pie, yo también»

Si sigo con los personajes que están desvirtuados, podría hablaros de Dumbledore, que aparece llorando (DUMBLEDORE LLORANDO) y lamentando cómo trató a Harry, y Snape, que es tratado como un héroe constantemente en escenas que daban vergüenza ajena e incluso, contando chistes (SNAPE CONTANDO CHISTES).

En cuanto a Harry, con todos los problemas que tuvo con su orfandad, me niego a creer que sea un padre tan terrible como lo es aquí, pues es incapaz de demostrar amor por sus hijos más allá de en la primera escena (la original del epílogo de Rowling) ni de comunicarse con ellos. Ginny, por su parte, no hace más que recriminarle lo mal padre que es, pese a que ella tampoco hace nada para mejorar la situación. Si esta novela tratara de hacer algo propio y no reciclar material de la saga, se hubiera dado mucho más protagonismo a Ginny y a los otros hijos de Harry, pero estos aparecen de forma casi anecdótica. Me parece muy triste, más teniendo en cuenta la importancia que tiene en esta obra la relación entre padres e hijos.

Malfoy es uno de los pocos personajes que me ha parecido bien tratado, pues me gusta mucho que se muestre que es un buen padre. Dephi, por su parte, personaje de creación propia, está muy poco desarrollado. Scorpius y Albus, los protagonistas no me parece que tengan nada especial, más allá de la relación claramente homosexual que hay entre ellos, pese a que la obra insista en que son heterosexuales. No soy muy de shipear personajes, pero es que aquí me parece tan forzado que no estén juntos que resulta inevitable. 

Trama

Uno de los fallos de esta obra es que no se atreve a tratar temas realmente polémicos, y eso que la trama da para ello. Para intentar reparar los errores de su padre, Albus decide viajar en el tiempo para salvar a Cedric y evitar que muera. Así que la obra va de viajes en el tiempo. Si esta obra tuviera cierta voluntad artística y no solo contentar a los fans y recaudar dinero, podría tratar temas como la moralidad de matar a Voldemort siendo un niño, pero no, no vamos a meternos en cosas tan seria, es mucho más lógico intentar salvar a Cedric, que a los lectores solo les importa porque es Edward Cullen, que fue una pobre víctima inocente. No como los padres de Harry, Sirius o todos aquellos que no mencionaré que mueren en el último libro. Ellos no merecen ser rescatados. Además, Scorpius y Albus son niños de dieciséis años (recordemos el nivel de madurez de Harry a esa edad), así que en ningún momento se plantean las consecuencias de cambiar el pasado.

A eso hay que sumarle que rompe con lo establecido en la saga original en varios aspectos. Por ejemplo, hay un mago que puede volar sin escoba y lanzar rayos con las manos (?). También se plantea una forma de viajar en el tiempo distinta. También es con el giratiempo, pero según los libros originales, existe una única línea temporal, por lo que lo que vayas a hacer, en realidad ya ha sucedido. Aquí, en cambio, se juega con la idea de que existen líneas temporales alternativas. Mientras que en la saga original, solo podrían robarle  (ejemplo inventado para no hacer spoiler) una poción a Harry viajando en el tiempo si eso había sucedido en el pasado, aquí surge un mundo alternativo en el que a Harry le roban la poción. 

Esto último me lleva a hablar de varias incoherencias, como que los espectadores, durante el Torneo de los Tres Magos, puedan lanzar hechizos a los concursantes y no haya ninguna medida para evitar eso. O que se dude acerca de si Scorpius es hijo de Voldemort (no es spoiler, lo dicen en la segunda escena) o no, porque no existen pruebas de ADN ni hechizos para comprobarlo. Por no hablar de evoluciones incoherentes de personajes SPOILER (leer para subrayar) como el hecho de que por perder en el Torneo de los Tres Magos y ser humillado públicamente haga que Cedric se convierta en mortífago y mate a Neville. No hay quien se lo crea FIN SPOILER

Más incoherencias las podemos encontrar en el hecho de que no castiguen a Albus ni a Scorpius de forma más severa tras todos los desastres que hacen. Es cierto que en la saga original Harry y sus amigos no eran castigados (el hecho de que aquí hagan lo mismo es solo para hacer la referencia), pero también es verdad que Harry no se metía en líos voluntariamente y que lograba salvar el mundo de un desastre que no había originado él. Otra incoherencia es la teoría sobre el nacimiento de Scorpius, pues claro, estoy segura de que Voldemort al saber que iba a perder la guerra, le parecería fantástica la idea de engendrar a un hijo y no se apoderaría del giratiempo, tiene todo el sentido del mundo:

«SCORPIUS: Dicen que mis padres no podían tener hijos. Que mi padre y mi abuelo estaban tan desesperados por tener un heredero poderoso e impedir que se extinguiera la estirpe de los Malfoy, que… utilizaron un giratiempo para enviar a mi madre al pasado…
ALBUS: ¿Al pasado? Pero ¿adónde?
ROSE: Albus, según el rumor, Scorpius es hijo de Voldemort.»

A esto hay que sumarle muchas casualidades SPOILER (subrayar para leer) (QUE DRACO TENÍA UN GIRATIEMPO TODO ESTE TIEMPO) FIN SPOILER y giros inesperados muy previsibles SPOILER (subrayar para leer) ¿De verdad alguien se sorprendió al descubrir que Delphi era mala?FIN SPOILER

Otro problema es la cantidad de información sobre el mundo de Hogwarts que se ofrece de forma artificial, como si el espectador no conociera el mundo mágico. Un ejemplo es el siguiente, en el que Harry explica a Albus cómo entrar en el andén, pese a que ya han entrado un par de veces los últimos años, para despedirse de su hermano, James:

«JAMES (sonriendo): ¿Podemos irnos ya, por favor?
Albus mira a su padre y luego a su madre.
GINNY: Lo único que tienes que hacer es andar recto hacia la pared que hay entre los andenes nueve y diez.
LILY: ¡Qué emoción!
HARRY: No te detengas y no te asustes, si lo haces chocarás, esto es muy importante. Si tienes miedo, lo mejor es hacerlo deprisa.
ALBUS: Estoy listo.»

El tono de la obra es completamente humorístico, pero es un humor infantil, basado en la caricaturización de personajes y en los comentarios tontos. Lo único que me gusta en cuanto a temas es la idea de tratar los problemas de Albus respecto a todas las expectativas depositadas en él por ser hijo de Harry Potter, así como el hecho de tener que lidiar con la fama de su padre. Esto me llamó la atención porque James es el hijo mayor y ha pasado por lo mismo, pero entiendo que el conflicto surge por el hecho de que Albus es un mago muy mediocre (cosa que no se ve en la obra), mientras que James cumplió las expectativas. Pese a todo, no me gusta cómo se ha llevado, pues el principal problema radica en la falta de comunicación.

En conclusión, estamos ante un libro que no debería haberse publicado, pues es un fanfiction que solo apela a la nostalgia de los fans, sin voluntad artística ni de crear algo nuevo. No sé cómo será la representación, pero la obra falla mucho a nivel de prosa y más aún a nivel de trama, pues no hay ningún giro inesperado y presenta varias divergencias con la obra original. El tono es marcadamente infantil, tanto por las escenas como por el comportamiento de los personajes, que no se asemeja en nada a los originales. Una decepción de la primera a la última página.

Cosas que he aprendido:

  • Los libros oficiales también pueden ser fanfictions
  • Harry tiene fobia a las palomas
  • Ejemplos de mala escritura

Y para terminar, os dejo con mi avance en Goodreads:

PUNTUACIÓN...1/5!

sábado, 13 de noviembre de 2021

Frases memorables: El umbral de la eternidad

"Los miembros de esta generación tendremos que lamentarnos no solo por las palabras y los actos odiosos de las malas personas, sino por los clamorosos silencios de las buenas".

"Alguien que incumple sus promesas se desprecia. Es como perder un dedo. Peor que acabar paralítico, que es algo meramente físico. Alguien cuyas promesas se quedan en nada tiene el alma tullida".

Las citas que os traigo hoy son del libro El umbral de la eternidad, la tercera parte de la trilogía The century, de Ken Follet. Esta trilogía cuenta de forma muy amena la historia de Europa del siglo XX y este en concreto abarca desde los años 60 hasta finales de siglo. Es verdad que son unos tocholibros, pero pese a ello son muy amenos y destacan tanto por su documentación como por la profundidad de los personajes. El autor aúna muy bien realidad y ficción hasta el punto de conseguir que la Historia sea apasionante. Si os interesa saber más, aquí podéis leer la reseña.

El libro nos habla de la postguerra y de las acusaciones que hubo contra las atrocidades cometidas, pero los culpables no son solo ellos, pues en su momento mucha gente calló y no hizo nada. Quedarse en silencio ante una injusticia me parece casi tan terrible como cometerla, pues considero que eso te convierte en cómplice. El otro día una mujer se discutió con una chica en el autobús porque le faltó al respeto y porque no quería ponerse bien la mascarilla. Las amigas de la chica la trataron como a una exagerada y aún me arrepiento de no haber salido en defensa de esa mujer y haberla apoyado. También aún recuerdo cuando en mi etapa de Bachillerato unos chicos se burlaban siempre de otro con autismo y yo nunca me atreví a decir nada. Luego estas cosas nos pesan en la consciencia.

Relacionando esto con los libros (porque soy yo), me parece mal que la gente no haga reseñas negativas, pues eso solo ayuda a que las únicas visibles sean las positivas y los lectores tendrán una visión sesgada de la obra. Entiendo que hay gente que no disfruta hablando de libros que no le han gustado, pero tu valoración negativa puede ser una ayuda para otros. Además, si expones bien tus razones, lo que a ti te parece negativo, a otro puede parecerle positivo y eso ayudaría a alguien a encontrar una buena lectura.

En cuanto a la segunda cita, me siento muy identificada, pues soy una persona a la que le importa mucho la justicia. Quizás sea algo extremista con lo de que incumplir una promesa es peor que terminar paralítico, pero yo me quedo con la idea. Siempre cumplo mis promesas porque en caso contrario, me siento mal durante días. Normalmente, las ocasiones en las que incumplo algo que he dicho es porque lo he olvidado, pues tengo una memoria terrible. Creo que el hecho de no cumplir con tu palabra hace que no se pueda confiar en ti y por desgracia, pasa mucho. 

Debido a mi tendencia a confiar mucho en los demás y al dar por hecho que si dices algo lo vas a cumplir, siempre me llevo decepciones con la gente. Y con los libros. Obras que prometen una historia y luego te ofrecen algo completamente distinto, como me pasó con Dune o Relojes de hueso.

Y eso es todo por hoy. ¿Qué opináis vosotros? ¿Cuál de las dos citas os gusta más? ¿Sois de quedaros callados ante las injusticias o actuáis? ¿Cumplís siempre vuestras promesas? ¿Hacéis reseñas negativas?

martes, 9 de noviembre de 2021

Cicatriz, de Juan Gómez-Jurado

Teniendo en cuenta que mi experiencia con el autor no ha sido tan positiva, creo que me he entusiasmado demasiado a leer su obra. Ya llevo leídas (contando esta novela), cuatro obras suyas y a excepción de Reina roja, tampoco me han entusiasmado tanto. Tengo claro que como mucho leeré "El paciente", pero ya tengo calado el estilo del autor y, aunque sus libros son amenos, siento que no me aportan más que entretenimiento vano. Os dejo con la reseña de Cicatriz, que he leído en formato audiolibro. 

Autor: Juan Gómez-Jurado
Editorial: Penguin Random House
Narrado por: Tito Trifol
Formato: Audiolibro.
Autoconclusivo: Sí.
Duración del audiolibro: 11 horas y 18 minutos.
Páginas en físico: 576.
Precio: 15,99 euros.

Sinopsis:
Simon Sax podría ser un tipo afortunado. Es joven, listo y está punto de convertirse en multimillonario si vende su gran invento -un asombroso algoritmo- a una multinacional. Y, sin embargo, se siente solo. Su éxito contrasta con sus nulas habilidades sociales.
Hasta que un día vence sus prejuicios y entra en una web de contactos donde se enamora perdidamente de Irina, con la inexperiencia y la pasión de un adolescente, a pesar de los miles de kilómetros que los separan.
Pero ella, marcada con una enigmática cicatriz en la mejilla, arrastra un oscuro secreto…

Opinión:
Impresión: Ahí está

Si aún no has leído nada del autor, esta me parece una buena forma de empezar, pues te permite familiarizarte con el estilo del autor al mismo tiempo que lees una obra autoconclusiva. Tras la lectura de cuatro de sus novelas ya percibo algunos de sus tics de escritura y que usa siempre un mismo tono. En este caso los protagonistas son la pareja formada por Simon, un programador poco sociable y Irina, una joven ucraniana a la que él ha conocido en Internet hace unos meses y de la que está profundamente enamorado. Como podéis imaginar, ella tiene un pasado oscuro y varias cuentas pendientes con gente poco recomendable, una situación que se complica tras la muerte de Tom, el mejor amigo de Simon, pues Irina resulta bastante sospechosa. 

Este libro se aqueja del problema de tener secundarios más interesantes que los protagonistas, y es que Irina resulta ser un personaje mucho más prometedor que Simon. Este está bien construido, pero no me ha generado el más mínimo interés. Ni su tristeza por la muerte de su amigo, ni su lucha contra la soledad, ni sus problemas con el programa que está desarrollando ni su relación con su hermano autista me han causado curiosidad. Además, en muchas ocasiones me ha parecido que actuaba de forma estúpida e impulsiva, poniéndose en riesgo de forma innecesaria, pese a que se nos muestra como alguien cobarde.

Por contra, creo que la novela debería haber estado protagonizada por Irina. Poco a poco iremos conociendo su pasado, las duras situaciones a las que se ha enfrentado y en general considero que tanto su psicología como su historia dan mucho más juego que las de Simon. Por desgracia, no llegamos ni a conocerla interiormente, algo que me ha decepcionado muchísimo. 

El resto de personajes no tienen suficiente fuerza. En el caso de Tom, no se ve suficiente su  amistad con Simon, y en el caso del hermano autista de Simon, parece que está para cubrir el cupo de representación de minorías, pues no tiene ningún peso en la trama. Es cierto que tiene importancia para la construcción de Simon, pero más allá de escenas concretas, no se ha visto ese amor fraternal tan fuerte.  

En contraposición, hay dos personajes que tienen demasiado peso: el Afgano y Boris. De ambos, como nos tiene acostumbrados el autor, hay larguísimos capítulos en los que se narra su vida, pese a que no son personajes realmente importantes. Sus historias me han gustado, pero son relleno, y se narran simplemente para tratar determinados temas. ¿A qué me refiero con esto? La novela quiere tratar la presencia de la mafia rusa en Chicago (pese a que yo me imaginaba una ciudad española), el tráfico de mujeres y la presencia rusa en la guerra de Afganistán. ¿Qué tiene todo esto que ver con Simon? Nada, puesto que la única que articula estos tres temas es Irina (¿veis por qué debería ser ella la protagonista?). Los temas me parecen importantes y el autor se ha documentado mucho, pero están transmitidos de forma muy artificial y demasiado directa.

Otro problema es que he encontrado muchas similitudes entre esta novela y Loba negra. Es más, para mí Irina es todo lo que debería haber sido la Loba negra (con la excepción de que la Loba negra trabajaba para la mafia y Irina quiere derrocarla). Además, he sentido que todo este tema de la mafia rusa el autor lo había reutilizado en Loba negra, pues más o menos me he encontrado la misma información.

El punto en el que más flojea la novela es la trama. Me cuesta clasificar esta obra como una novela de misterio, pues yo no he sentido intriga acerca de nada. No hay ningún giro y todas las revelaciones son de hechos muy obvios. En cuanto se plantean los problemas que serán el motor de la trama (¿Irina es mala? ¿Quién mató a Tom? ¿Funcionará el programa de Simon?) yo ya sabía cómo iban a resolverse. La parte del presente, es decir, la "investigación" acerca de la muerte de Tom, no me ha parecido interesante ni resulta ser un gran misterio. También pensaba que lo del programa informático, teniendo en cuenta el primer capítulo, iba a tener mucho más peso en la trama, pero resulta que no. Lo más interesante resulta ser el pasado de Irina, pero como está contado de forma resumida,...

Yo nunca me pregunto acerca de las decisiones argumentales, eso es cosa de G, pero esta vez debo hacer una excepción, pues no entiendo por qué el autor decide hacer determinadas cosas. ¿Por qué era necesario que Simon tuviera un hermano autista? ¿Por qué era necesaria la tensión con el programa de Simon? ¿Por qué era necesario que Simon fuera el protagonista, qué tiene él por contarnos? Entre otras preguntas.

Releo todo lo que he escrito y me doy cuenta de que os he vendido muy mal la novela. En realidad no ha sido tan terrible. Está bien escrita y aunque la trama es previsible, se lee con facilidad y logra mantener el interés del lector. Los personajes no son nada del otro mundo, pero el pasado de Irina es realmente interesante. Además, trata temas poco visibilizados que está bien que lleguen a todo el público. Pero es una obra del montón que tengo claro que olvidaré con facilidad. Como curiosidad, os recomiendo darle un vistazo al análisis de Libros y mazmorras, pero cuidado porque destripan toda la novela. 

Cosas que he aprendido:

  • Cómo entrenar a un asesino profesional.

Y para terminar, os dejo con mi avance en Goodreads:

PUNTUACIÓN...3/5!

Primeras Líneas...

En este enlace podréis escuchar un fragmento

sábado, 6 de noviembre de 2021

Visto en las redes 44#

 ¡Hola! ¿Cómo va todo? Ya está llegando el frío y, aunque para algunos sea la mejor época del año, yo la aborrezco, pues no importa cuántas capas de ropa me ponga que sigo helada hasta los huesos. Por otra parte voy algo estresada con las clases, pero mucho mejor que el año pasado con diferencia. Sigo teniendo tiempo para leer y eso ya es mucho. Pese a ello me tomé un descanso del blog de un par de semanas, cosa que se va a notar en esta entrada, pues va a ser más breve de lo usual (algo que quizás me agradezcáis, pues siempre os quedáis sin manos de tanto escribir) y solo hará referencia a Twitter.

En cuanto a la sección de Visto en las redes, para los que no lo sepan, se publica bimestralmente y me gusta mucho porque da pie a muchos debates. Espero que la disfrutéis y que podamos comentar un montón de temas interesantes. ¡No os olvidéis de comentar todo aquello con lo que estéis o no de acuerdo!

Eso sí, antes de nada, empezaré explicando en qué consiste la sección para aquellos que aún no lo sepan. Ya sé que estos párrafos que vienen a continuación son muy repetitivos, pero siempre hay gente nueva que no sabe en qué consiste la sección y me gusta informar de ello. Visto en las redes es una recopilación de todos aquellos tweets que me han parecido interesantes (y a los que he dado retweet) publicados estos dos últimos meses (en esta ocasión en septiembre y octubre) por diversas personas, y una selección de las reflexiones relacionadas con el mundo literario que he compartido por las diferentes redes sociales. Es decir que...¡atención, porque podríais salir mencionados en esta entrada! 

Me decidí a crear esta sección como excusa para hacer debates porque sé que algunos de vosotros no me seguís en las redes sociales tranquilos, estáis en la lista negra (tanto porque no os interesa como porque no tenéis una cuenta) y pensé que os podría parecer interesante tener una recopilación de esta información. Así, todos los que no tenéis redes podrías estar al tanto y los que me seguís, pero estáis saturados, podríais tener un resumen. 

Como sabéis, el blog está en varias redes: en Twitter, en Facebook, en Instagram, en Goodreads y en Bloguers (podéis acceder a mi perfil de cada red social haciendo click en los enlaces), pero estoy especialmente activa en Twitter y Facebook, por lo que en esta sección me centraré en esas redes sociales. 

Repito, como en cada ocasión, que la idea de esta sección no es completamente mía (siempre hay que dar créditos). Me inspiré en una sección muy parecida en el blog de Deja volar tu imaginación llamada Citando a Twitter. En ella, Patt recopilaba algunos de sus retweets favoritos, aunque siempre están relacionados con reflexiones sobre el mundo en general, no centradas en el ámbito literario.

Por cierto, hay algunos mensajes que están en inglés, pero tranquilos, para aquellos que no dominen el idioma, los he traducido tan bien como he podido. Y sin más dilación, os dejo con la entrada:

Visto en Twitter
La iniciativa de este tren que nos comparte Carmen Sereno me parece fantástica tanto para impulsar el turismo (yo subiría solo por la experiencia) como fomentar la lectura. Puede que a los que ya son lectores no les aporte mucho, pues ya tendrán sus propios libros en ligar de correr el riesgo a quedarse a medias, pero estoy segura de que han logrado picar la curiosidad a más de uno. En mi ciudad, por desgracia, algo así no funcionaría por falta de civismo: o lo romperían o lo robarían para revenderlo. ¿Lo veis posible en vuestra zona?

Hasta que lo mencionó Alhana no conocía este método para hacer lecturas conjuntas que consiste en leer todos durante un tiempo determinado (normalmente 25 minutos), comentar lo leído y luego repetir el ciclo. ¿Alguien que lo use o que le haya funcionado? Os digo desde ya que en 1º de la ESO no funciona, tanto porque los niños se distraen, como porque tienen ritmos lectores distintos como porque les pone nerviosos tener una cuenta atrás, cosa que no les permite concentrarse. 

Ya lo mencioné en un visto en las redes anterior, pero teniendo en cuenta la avalancha de novedades de septiembre, no me parece mal este recordatorio de Fiebre lectora. ¡Con la de libros pendientes que tengo en la estantería, cómo para ponerme a leer novedades!

Este comentario de Esther me golpeó en la patata. En el fondo tiene toda la razón del mundo. Soy la primera que nunca vuelve a las entradas en las que he comentado para descubrir si me han contestado o no. En las únicas ocasiones en las que le doy al botón de seguimiento es cuando hago una pregunta cuya respuesta me interesa mucho. También si me caes muy bien (ejem, Omaira, ejem). Tampoco me leo los comentarios de las entradas y mucho menos las respuestas, aunque a veces lo hago de refilón. En general es una lástima porque eso permitiría crear verdaderas comunidades, pero es que sigo unos noventa blogs y no me da la vida. Pese a todo, sigo respondiendo, tanto por la gente que vuelve como para demostrar a próximos comentaristas que vuestras palabras me importan, que os leo y que estoy abierta a largas charlas. 

Uf, menudo desastre con las ediciones de esta saga. Estoy muy de acuerdo con la crítica de MissCherry. ¿Por qué las editoriales hacen algo así? Supongo que porque han conseguido un mejor precio por un formato distinto y porque saben que las lectoras interesadas (porque enfocan estos libros a mujeres) los seguirán comprando pese a las diferencias de edición. Me parece una vergüenza. Que soy la primera que tiene una misma saga en ediciones distintas, pero es porque a mí eso no me importa; la decisión de comprarlo así ha sido mías. Si los libros me gustaran mucho, me enfadaría no poder tener la colección bien hecha. ¿Sabéis de algún otro caso?

Relacionado con la misma autora y la misma saga tenemos esta queja de Blog lectura adictiva. Anda que no me he encontrado yo libros con cubiertas en las que los modelos no se parecen en nada a los personajes que se describen en el interior. La justificación es que en muchas ocasiones se cogen imágenes de stock, pero a mí me parece que demuestra el poco cuidado que se tiene por la obra.

"Evolución del montón de pendientes:
- Montoncito junto a cama
- Bueno, ahora es un poco más grande
- Quizás hasta el punto de bloquear el sol
- Puede que sea buena idea dividirlo en montoncitos
- Seguro que si añado libros en lugar de leerlos ayuda
- Todo va  p e r f e c t a m e n t e"
A diferencia de C. G. Drews estoy casi segura de que este año he conseguido reducir mi montón de pendientes en papel, ni que sea en un libro o dos. Por suerte, parece que el número de libros que quiero leer no termina, y digo "por suerte" porque, aunque mucha gente se queja por ello, a mí me entristecería mucho quedar sin nada que me apeteciera leer, pues eso significaría que ha desaparecido mi pasión por los libros.

Cosas curiosas de la lengua que nos comparte La Letroteca. Esas dos íes juntas sin tilde me suenan fatal, pero la justificación parece lógica.

Me parece muy interesante esta pregunta de literland. Hay gente que busca en los libros sentirse identificado con los personajes y poder enfrentarse mejor al mundo que le rodea asimilando la actitud de otros con las situaciones que uno ha vivido en carne propia. Otros, entre los que me incluyo, prefieren descubrir nuevos mundos y realidades, otras culturas y formas distintas de actuar. Me gustan los libros con cuyos personajes no me identifico, en especial los protagonizados por gente con mentalidad contraria a la mía, pues eso me ayuda a comprenderlos mejor y ver el mundo desde una óptica distinta. 

No soy admiradora de los libros ligeros, que buscan simplemente el entretenimiento del lector, pues me parecen una pérdida de tiempo. Pero coincido con Carmen Sereno en que esas obras son también necesarias. No podemos estar constantemente reflexionando y leyendo obras densas y complejas. De tanto en tanto también leo para desconectar. De todas formas me parece que es necesario equilibrar ambos tipos de obras e ir alternándolas.


No podría estar más de acuerdo con Anny. Una de las razones por las que los libros románticos no me atraen es porque el final me parece previsible. Soy una gran defensora de los finales tristes, no solo porque sorprenden, sino también porque la vida no es un cuento de hadas, sino muy cruda. Además, como añade Anny, más vale solo que mal acompañado;  prefiero que los personajes no terminen juntos a ensalzar una relación tóxica. 

Y hasta aquí la entrada de hoy. Sé que ha sido más breve que en otras ocasiones, pero eso no quita que sea intensa. ¡Os espero en los comentarios!

miércoles, 3 de noviembre de 2021

Desaparecido, de Kei Sanbe

¡Hola! ¿Qué tal lo lleváis todo? Hoy vengo con una nueva reseña de una serie manga, Desaparecido de Kei Sanbe. Ya sabéis que aún estoy empezando mi incursión en el género, por lo que por ahora me conformo con leer aquello que mis conocidos (G y Y) me recomiendan. Esta es en concreto una recomendación de G, y se nota por el tono reflexivo de la obra. ¡Adelante reseña!

Título original: Boku dakega inai machi
Autor: Kei Sanbe
Editorial: Norma Editorial
Traducción:Bárbara Pesquer
Nº de páginas: 196
Encuadernación: Tapa blanda
ISBN: 9788467920116
Año de edición: 2015
Título original: Boku Dake ga Inai Machi (僕だけがいない街)
Estado: Finalizada (9 volúmen/es)

 Sinopsis:
Satoru aspira a ser mangaka, pero no tiene demasiada suerte porque entre otras cosas, le falta empatía. Lo que nadie sabe es que tiene el poder de detectar anomalías y retroceder en el tiempo, lo que le permite rectificar situaciones y evitar accidentes.

Opinión:

Satoru es un mangaka de 30 años muy poco sociable, rozando la misantropía. Está encerrado en una burbuja en la que no deja entrar a nadie, no por ningún trauma concreto de la infancia, sino porque siempre ha estado muy cerrado en sí mismo, como si todo girara entorno a él. Desde hace algunos años padece revivals, es decir, entra en bucles temporales de los que únicamente puede salir cuando evita el crimen que está a punto de cometerse. En uno de estos episodios, retrocede en el tiempo a la edad de 7 años, cuando en su barrio sucedieron una serie de secuestros y asesinatos de niños que conocía, cosa que Satoru tratará de evitar con todas sus fuerzas. Pese a lo que parece en un principio, la fantasía que implica los revivals y el misterio acerca del secuestrador (que sí tiene su peso), la obra se inclina a la evolución de Satoru y en cómo este refuerza lazos y mejora su relación con su madre y su entorno en general.

Con un primer tomo muy centrado en el tema de los revivals, creía que esta serie iba a tratar más en profundidad los viajes en el tiempo y las posibles consecuencias de estos, pero como ya comentaba, son solo una excusa para que Satoru se enfrente a sus acciones del pasado y se dé una nueva oportunidad a sí mismo. La parte de misterio está muy bien llevada durante los cinco primeros tomos, así como en la batalla final, pese a que la identidad del culpable me pareció obvia desde el tercer tomo. A diferencia de la mayoría de obras de este género, es más pausada, y aunque la tensión por evitar los secuestros y descubrir al secuestrador está constantemente de fondo, la obra no se limita a entretener al lector sino que aboga por valores como la amistad, luchar hasta lograr tus metas o no mentirse a uno mismo, mientras trata temas serios como el secuestro infantil, el maltrato familiar o el desapego por el mundo.

Uno de los recursos que utiliza para esto son las constantes reflexiones de Satoru, narrador de la historia, así como el choque entre la ternura de la infancia y el cinismo de la madurez. Me ha sorprendido gratamente que el protagonista no fuera un joven veinteañero, aún con toda la vida por delante, como suele ser habitual, sino un adulto con su forma de ver el mundo, de manera que la voz narrativa me pareció madura y reflexiva.

Otro personaje que me ha gustado mucho es el villano, tanto por su forma de ver el mundo, como por su obsesión con el protagonista como por el rico mundo interior que esconde. Me gusta que tenga peso a partir de un determinado momento y su historia me pareció tan desgarradora como la de Kayo.

Entre otros personajes a destacar, la que más importancia tiene para mí es Sachiko, madre de Satoru, una mujer abnegada en el cuidado de su hijo y que daría su vida por él. Los amigos de la infancia de Satoru me han parecido bastante indistinguibles unos de otros, aunque en general se comportan como niños de su edad, pese a ser algo intensitos. Los más destacables son Kayo, cuyo drama familiar me ha parecido muy bien tratado, y Kenya, quizás demasiado adulto para la edad que tiene, por muy listo que sea. También destacar a Airi, una joven que tiene una gran fe en los demás, de la que esperaba algo más de protagonismo. Eso sí, me ha gustado que el romance, algo también muy propio de estas obras es muy escaso, sea casi nulo, algo que agradezco enormemente. 

 Sí que es cierto que para mí la trama decae a partir de la mitad, pues la tensión se desvanece, la trama se desdibuja y la obra adopta un carácter reflexivo mucho más marcado. Los personajes hablan y hablan, pero realmente no sucede gran cosa, por lo que me aburrí mucho más. Esto se refleja también en el dibujo, donde los planos estáticos empiezan a abundar.

El dibujo es para mí una de las partes más flojas. Sin ser intrínsecamente feo, me parece poco trabajado, como si le faltara pulido. Hay fondos y los personajes están bien definidos, pero no tampoco me incita a contemplarlo. En algunos momentos es algo tosco, no tanto por el trazo como por el hecho de que sentía que no aportaba demasiado. Puedo que eso se deba al carácter reflexivo de la obra, el cuál no permite que explorar más allá de la riqueza de expresiones faciales. Las partes de nieve me gustan, pero me pareció que simplemente, estaba ahí. Eso sí, el paneling está muy bien y me he perdido en pocas ocasiones, más en parte porque algunos diseños de personajes son algo similares. Eso sí, me pareció que las onomatopeyas eran algo excesivas y que no estaban muy bien traducidas.

He leído nueve tomos, pese a que la historia como tal solo tiene ocho. El noveno son varias historias cortas donde conoces más en profundidad lo que hacían algunos secundarios en un lapso de tiempo concreto. Ha sido interesante especialmente por Sachiko, y quizás me hubiera gustado más que estuviera integrado en mitad de la serie, pero sin duda es un buen añadido.

Si hago referencia a los añadidos, no puedo olvidar mencionar los comentarios del autor que hay al final de cada tomo. En viñeta, el autor se dedica a contarnos pequeñas anécdotas de su vida, en la mayoría de los casos relacionadas con la creación o recepción de la obra. No son fascinantes ni especialmente divertidos, pero me pareció fantástico conocer más a fondo al autor de una forma tan amena y aunque su sentido del humor difiere mucho del mío, me pareció alguien muy majo y un encanto de persona. Por cierto, este manga cuenta con una adaptación al anime y dos películas en acción real, por si estáis interesados. No he visto ni lo uno ni lo otro, aunque G me ha advertido que el final del anime dista mucho del del manga.

En conclusión, Desaparecido ha sido una muy buena lectura a la que no me arrepiento en absoluto de haberle dado una oportunidad. El dibujo es algo tosco y poco cuidado, pero presenta una buena narrativa que ofrece una nueva forma de contar un misterio, dando tanta importancia a la resolución de este como a la evolución de sus personajes. Trata temas muy serios, así como interesantes reflexiones y buenos mensajes, al mismo tiempo que sabe mantener la atención del lector. Flojea a partir de la mitad por dar mayor importancia a los temas y a los personajes que a la trama, por lo que si eres un lector de acción dudo que te guste demasiado, pero estás buscando tu lugar en este mundillo, es una buena opción para probar algo distinto. 

Cosas que he aprendido:

  • En Japón lo de secuestro de niños, así como el abuso de menores, está en el orden del día.
  • Un narrador adulto en contraposición a unos niños puede ofrecer muchísimo.
PUNTUACIÓN...4/5 (Tomos I-V)

PUNTUACIÓN...3/5 (Tomos X-XII)

jueves, 28 de octubre de 2021

Viñeta del lector 87#

 
Como a cualquier lector, me gusta quedarme la tarde entera encerrada en mi habitación. Eso hace que automáticamente mi madre considere que tengo que salir más, ir de excursión, pasear por la ciudad , caminar, hacer deporte...hasta el punto que justifica el hecho de mandarme tareas con un "así haces  algo de ejercicio". ¡Y eso que soy de complexión delgada! No puedo ni imaginarme la de sermones que escucharía de no ser así. 

Entiendo que, aunque ahora esté bien, hacer deporte sea algo necesario para mi cuerpo en el futuro...Pero en principio me da demasiada pereza. G, por su parte, ha encontrado la combinación perfecta: salir a caminar mientras escucha audiolibros. Es mejor que caminar aleatoriamente, como pretende que haga mi madre, pero yo solo leo libros en este formato en mis tiempos muertos, cuando no puedo hacer ninguna otra cosa, por lo que salir a hacer deporte, aunque sea escuchando un audiolibro, me sigue pareciendo una pérdida de tiempo (además, a diferencia de G, que escucha audiolibros en inglés, yo no tengo tantos interesantes).

A principios de año mucha gente se propone empezar el gimnasia, perder unos kilos y ponerse en forma. El caso es que pocos (más allá de los que ya somos lectores) se proponen leer más libros y eso me parece un grave error, pues ejercitar la mente es tan importante como ejercitar el cuerpo. Creo que debería difundirse más la idea de la necesidad de culturizarse o llegará un punto en el que seremos cuerpos bonitos por fuera, pero vacíos por dentro.

martes, 26 de octubre de 2021

La hescritora, de Cuca Canals

Título: La hescritora
Autora: Cuca Canals
Nº de páginas: 232
Editorial: Plaza & Janes
Encuadernación: Tapa dura
ISBN: 9788401385810 
Año: 1998 

Sinopsis:
¿Quién es la hescritora? Una mujer que sueña con encontrar el amor de su vida. Y cuando lo consiga y se enamore perdidamente, ficción y realidad se fundirán en un todo indisoluble que determinará los impredecibles vaivenes de una historia absolutamente sorprendente. La hescritora es un homenaje a la imaginación, a las letras y a las palabras que la hacen posible, así como al poder de los sentimientos.

Por qué este título...

«Y así escribe su profesión:
La hescritora
Siempre que le preguntan que por qué escribe su profesión con hache, ella responde que se considera una escritora imperfecta, una hescritora. Todavía tiene mucho que aprender. Cuando haya escrito diez novelas se planteará escribir su profesión sin hache»

Opinión:
Impresión: Experimental

Ya sabéis que no soy de las que coge libros por un impulso sin tener antes referencias, pero siempre hay una excepción y este es uno de esos casos. Este libro me atrajo desde que vi el título en la librería de segunda mano. ¿Hescritora? ¿HESCRITORA? Luego vi la portada. Creo que no hace falta comentar nada al respecto. Lo estuve hojeando y quedé tan maravillada por la experimentación que lo cogí sin mirar referencias: aunque no fuera una buena historia, sin duda sería original. Y eso ha sido.

Estamos ante un libro muy curioso, donde la balanza se inclina mucho más por la experimentación que por el contenido, y es que me ha parecido bastante vacía en cuanto a mensaje. ¿No busques a alguien perfecto porque no existe? No solo la forma de transmitirlo es muy típica (la protagonista encuentra a alguien perfecto, pero deja de gustarle por ser demasiado perfecto), sino que no veo que hacer una obra tan experimental ayude al mensaje.

La protagonista es una escritora amante de las letras que desea enamorarse. Le gustan mucho las palabras, la tipografía y experimentar con las letras, cosa que nos demuestra constantemente. El libro contiene muchas ilustraciones vanguardistas en las que se juega con las letras. También se experimenta de muchas otras maneras, como escribiendo doble si la autora va borracha, evitando escribir una letra porque es la inicial de su exnovio o escribiendo la inicial de su enamorado en mayúsculas sin importar en qué palabra esté. Sin duda, es una obra muy vanguardista, que juega mucho con las tipografías y la forma de las palabras. Desde aquí mi reconocimiento a los editores, porque esto debe haber sido una pesadilla. ¡Y el libro ha sido traducido! Eso sí que debe haber sido toda una aventura.

Por otra parte, tenemos la historia de Omar, el personaje de la novela que está escribiendo la protagonista. La hescritora se ceba con él para reflejar su mal de amores, por lo que Omar no para de pasar penalidades. Entonces, en un ejercicio metaliterario, ambos se encuentran y se enamoran. Quizás esto me hubiera impresionado más si no hubiera visto hace unos meses Stranger than fiction, que hace lo mismo pero mil veces mejor. 

El libro es interesante por toda la experimentación tipográfica que podemos encontrar, pero esta, en muchas ocasiones, no aporta absolutamente nada. La trama no va mucho más allá de lo que os he contado y en general no me ha producido interés. Podría haber sido una obra mucho más reflexiva, pero pretendía mostrar el estilo alocado de la hescritora, por lo que no hubiera funcionado. Es como si la historia fuera solo una excusa para que la autora haga bailar las letras.

La prosa también es bastante decepcionante, es simple hasta límites insospechados, casi infantilizado, reflejo de la mentalidad de la hescritora. Es más, estuve planteándome un rato si la obra no sería de corte juvenil, hasta que hubo varias escenas que me hicieron descartar por completo esa opción.

En conclusión, es un libro corto que, pese a lo poco que me ha gustado, no me arrepiento en absoluto de haberlo leído, pues tiene un estilo muy propio y la experimentación que propone es muy interesante. El problema es que esta no aporta nada a la trama, mas allá de reflejar la forma de ser de la protagonista y la prosa resulta demasiado simple. A esto hay que sumarle que tanto el mensaje como la historia son muy simples y los personajes están demasiado caricaturizados como para comprenderlos. Un ejercicio literario curioso, pero que no va a más.

Cosas que he aprendido:

  • Ejercicio literario chulo. Jugar con el lenguaje aporta a tu historia un toque distintivo.

Y ya para terminar, os dejo con mi avance en Goodreads:

PUNTUACIÓN...2/5!

 

Primeras Líneas...