sábado, 15 de diciembre de 2018

Réquiem por un campesino español, de Ramón J. Sender

Toda la culpa es de G.

Autor: Ramón J. Sender
Título: Réquiem por un campesino español
Tamaño: 12.0x18.0cm.
Nº de páginas: 112 págs.
Editorial: Destino
Lengua: Castellano
Encuadernación: Tapa blanda
ISBN: 9788423308606

Sinopsis:
Réquiem por un campesino español recoge un dramático episodio de la guerra civil en un pueblecito aragonés. Mosén Millán se dispone a ofrecer una misa en sufragio del alma de un joven a quien había querido como a un hijo. Mientras aguarda a los asistentes, el cura reconstruye los hechos: el fracaso de su mediación, con la que creyó poder salvar al joven, pero que sólo sirvió para entregarlo a sus ejecutores.

Opinión:
Impresión: Meh

Lo sé.
Este libro podría considerarse un clásico.
No leo clásicos.
O no muchos.
Especialmente por voluntad propia.
Especialmente cuando estoy en busca de mi 5/5 del año (Lo siento, Omaira, acepta la realidad: no voy a encontrarlo, soy demasiado exigente).
Pero aquí estoy.
Lo dicho: es culpa de G.
Él me obligó (en realidad no. ¡Tú cállate!).
Vale, puede que no, pero me convenció para leerlo, así que es su culpa (en realidad es tuya. Te estoy mirando muy mal. Las miradas no matan, se siente).

Tengo poco que decir de este libro por qué se me ocurre leerlo, no es de mi estilo, no me ha aportado nada, debería estar buscando mi cinco de cinco, se acaba el año y no lo he encontrado, lloro mucho. Ejem.

Me gustan los libros sobre la guerra y el sufrimiento. Hale. Ya lo he dicho. Sufrí mucho con Voces de Chernóbil y parece que no tuve suficiente, así que, cuando G me dijo que iba sobre la guerra civil, me lo apunté sin dejarle que me dijera nada más. ¿Y qué pasa cuando uno va a ciegas? Lo normal es que se estampe con una pared o que le atropelle un coche. O ambas, según la fuerza del coche (estás desvariando mucho. ¿Tú también te has dado cuenta, verdad?).

Entonces.
El libro.

Pues...está ambientado en la guerra civil...o poco después de la guerra. Pero cuidado "ambientado" no quiere decir que se refiera a ello. O bueno, sí. Es complicado.

El caso es que el libro trata de que Cura (en realidad no se llama así, es que no recuerdo el nombre y no me da la gana buscarlo) está haciendo una misa en memoria de Muerto (adivinad: tampoco recuerdo el nombre y me da mucha pereza buscarlo. Tienes el libro a cinco centímetros de distancia. ¡Pero así es más divertido! No.) y mientras tanto, hace un repaso de lo que fue la vida de Muerto, a quién conocía de pequeño (mi teoría es que Cura estaba enamorado de Muerto, porque no se entiende tanta fijación. Se te va mucho, ¿no? No le hagáis caso).

Y ya está. En eso se resume el libro.
¿Que si lo sabía antes de empezarlo?
...
...
...
Sí.
¿Que no me gustan los libros de biografías de personajes?
...
...
...
Sí.
¡Pero iba de la guerra civil!
A día de hoy, sigo en busca y captura de un buen libro sobre la guerra civil española.

Esto...el libro. Sí. Bueno, no ha estado mal. El lenguaje se entiende a la perfección, no he tenido ningún problema. Es un texto más bien sobrio, sin florituras, pero eso me parece adecuado con el contenido (¡ya era hora de que esto pareciera una reseña!). Otro punto a favor es que el retrato social de la época está muy bien. O eso creo. A ver, el pueblo parece sacado del 1700 en lugar del 1935, pero si el autor dice que en esa época los pueblos montañosos eran así, me lo creo. Además, sale un coche, y de eso no había en el 1700. Creo. En ese aspecto me ha recordado a Els sots ferèstecs, de Raimon Casellas, pues el protagonista también es un cura y se ve la degradación que ha sufrido la iglesia.


No, ahora en serio, me ha parecido interesante el retrato social, una gente tan suya, sin expectativas de futuro más allá de continuar la herencia de los padres, gente incapaz de desear algo más, aferrada a la tierra como la raíz de un árbol milenario. Gente que cumple y va a la iglesia, como toca. Bueno, quizás no van tanto. Quizás, a veces, les gusta soltarse el pelo. O la lengua. Qué gracia el personaje de Malhablada (adivinad: ese no es su nombre).

Los personajes mejor caracterizados son Muerto y Cura, aunque les he cogido cariño a Zapatero y Malhablada. Hasta que mueren. ¡Que es broma! O no. Y me hubiera gustado conocer más a Mujer de Muerto, no se profundiza en ella en absoluto. Pero bueno, es normal, el libro no va de eso. Oh, y conocer más a Las Tres Parcas (¡pero si son hombres! ¡Y así parece que el libro trata temas mitológicos! ¿Y? Yo me entiendo).

 Sobre Cura, está muy bien retratado psicológicamente. Me ha gustado mucho conocerlo tan a fondo y ver sus dilemas morales, además, es un personaje coherente con la época. Muerto también me ha gustado (No lo digas: parece que digo que Cura me ha gustado muerto. ¡No me leas la mente!), representa a un joven de la época normal y corriente, quizás con un poco más de aspiraciones que el resto y que piensa mucho en los demás. Y que es republicano. Y ese no era precisamente un buen año para ser republicano.


Me ha gustado mucho cómo se explica la muerte de Muerto. El monaguillo de Cura va preparando la misa, y mientras tanto, canta un romance sobre Muerto. Está muy bien escrito, es muy sintético, va al grano y además está muy bien repartido a lo largo de la obra, porque como va cantando versos de tanto en tanto, en lugar de hacerlo seguido, se desgrana todo lentamente.

Lo del tema de la guerra civil no me ha convencido en absoluto. Es todo muy sutil, como encubierto. Las cosas casi que no se dicen, se dan por entendidas. ¿Que ya ha terminado la guerra? Pues no estoy yo muy segura. Casi no se hace referencia a la guerra, solo a las consecuencias directas: la muerte de los republicanos. El caso es que no he conseguido sentirme allí, situarme. Y tampoco me ha hecho sentir. Bueno, al final un poquito, pero no mucho.

Me gusta la sobriedad, el hecho de ir directo al grano. Me gusta cuando se describen las cosas desde la distancia, pero aquí es excesivo. Creo que hay un diferencia importante entre:
-"Mi perro murió atropellado"
- "Vi cómo la sangre de mi perro impregnaba la calzada y su cabeza juguetona era aplastada como una uva madura bajo las ruedas de aquel coche mientras sus restos desgarrados aún temblaban con un último hálito de vida"
-"Cuando vi el coche acercarse a toda velocidad, me lancé tras mi perro, pero llegué tarde. Algunas noches, saco su pelota favorita y la hago saltar entre mis manos, mientras recuerdo lo felices que éramos. Soy incapaz de quitar las manchas de sangre que quedan en ella."

Sip. El tercero es el estilo que me gusta a mí. Por desgracia, este libro es el primero (como mínimo no hay vísceras y sangre ¿Gracias?). Las consecuencias de la guerra civil sobre el pueblo se nos cuentan de forma tan parca, tan aséptica, que no me transmite nada. Pero eso no es tanto un fallo como un problema mío. El autor lo hace aséptico intencionadamente, para demostrar cómo la guerra insensibiliza a los personajes hasta tal punto de que la muerte es como el pan de cada día. Eso sí, reconozco que la última frase del libro está genial y que la escena de la muerte de Muerto también, pues está contada desde una objetividad tan forzada, que el lector siente que es la forma que tiene Cura de no romperse delante de todos.

Y...¿he dicho ya que el libro es corto? Eso sin duda es un punto a favor.

En conclusión, un libro corto que hace un interesante retrato social de los años 30 y que cuenta cómo la guerra civil afectó a uno de los tantos pueblos que había perdidos por las montañas. Está escrito con un lenguaje sencillo, de forma que es fácil de entender, y desde la sobriedad, sin sentimentalismos. El formato en que se cuenta la historia es interesante, pero no se profundiza mucho en el tema central, la guerra, y no ha conseguido transmitirme demasiado.

Cosas que he aprendido:
  • Los versos, en su justa mesura, no están mal y pueden ser un buen recurso.

Para terminar, os dejo con mi avance en Goodreads:



PUNTUACIÓN...3/5!


Primeras Líneas...

martes, 11 de diciembre de 2018

Viñeta del lector 49#

"Ahora que he terminado el libro que estaba leyendo...No estoy realmente segura de qué hacer con mi vida"

Los libros nos llenan. De historias, de mundos fantásticos, de realidades desconocidas, de experiencias, de conocimiento, de sentimientos. De vida.

Pero también hay libros que me convierten en una cáscara de nuez vacía que navega a la deriva. Es girar la última página, y querer quedarme desentrañando los misterios del infinito durante horas. Libros que me dejan como un encefalograma plano, incapaz de pensar en nada, incapaz de asimilar que esa historia tan maravillosa ha llegado a su fin. Son libros que, cuando los cierro me dejan vacía por dentro.

No es solo que me vea incapaz de coger otro libro, porque sé que tardaré mucho en encontrar algo que me fascine de esa forma, sino que me veo incapaz de hacer absolutamente nada. Respiro porque es involuntario, porque sino, contendría el aliento. Son libros que me dejan en un paréntesis existencial: no me apetece hacer nada. Ni leer, ni mirar una serie o la televisión ni salir a pasear. Nada. Ni siquiera me apetece dormir: me tumbo en la cama, en la oscuridad, con los ojos abiertos y miro la negrura. Por suerte, esto me dura unas horas, un par de días a lo sumo; depende del tiempo que sea necesario para digerir esa lectura que me ha hecho sentir tanto, que me ha dejado sin nada.

En esta ocasión, no voy a decir nombres, prefiero guardarme esos libros para mí. ¿Y vosotros, os ha pasado alguna vez? ¿Con qué títulos? ¡Nos leemos en los comentarios!


viernes, 7 de diciembre de 2018

Saga Crónicas lunares, Libro III: Cress, de Marissa Meyer

¡Hola a todos!
Ya vuelvo a estar con una reseña de esta saga. Puede parecer que estaba ansiosa por seguir leyendo y que por eso os traigo esta reseña con tanta rapidez. La realidad es que cuando terminé mi última lectura no tenía otro libro a mano, so....
Y es que el anterior libro me dejó con un mal sabor de boca, porque esperaba muchísimo más. Por suerte, esta tercera parte no me ha decepcionado en absoluto, aunque sigo esperando descubrir por qué a todo el mundo estos libros les parecen una maravilla interplanetaria. Que sí, que están bien, este en concreto muy bien, pero...tampoco hay para tanto.

Título: Cress (Las crónicas lunares 3)
Autor: Marissa Meyer
Traductor: Roxanna Erdman
Sello: Montena
Precio: 18'95€
Páginas: 576
Fecha publicación: 10/2016
ISBN: 9788490437377

Sinopsis:
Cress es una chica de dieciséis años que ha vivido toda su vida encerrada en un satélite, sin más compañía que las pantallas que la rodean. Atrapada en esta prisión se ha convertido en una hacker estupenda, pero sus captores la fuerzan a emplear sus habilidades para ayudar a la malvada reina Levana a encontrar a Cinder y entregarla a su majestad.
Sin embargo, cuando Cress da con Cinder y su acompañante, el Capitán Thorne, los fugitivos le ofrecen una alternativa que no puede rechazar: si ella les ayuda a boicotear los planes de Levana para casarse con el emperador Kai, Cinder y Thorne (juntamente con Scarlett y Wolf), rescatarán a Cress de su confinamiento.

Ahora bien, tras el fallido intento de rescate, el grupo se divide: Cress consigue su libertad, pero a cambio de un precio mucho más alto de lo que había previsto.

Opinión:
Impresión: No ha estado mal

Como os comentaba, el libro anterior no me había sorprendido en absoluto, así que no esperaba demasiado de este. Quizás por eso me he llevado una sorpresa mayúscula. Algo que me ha pasado con este libro y que tiene mucho mérito es que ha conseguido que no pueda soltarlo ni por un momento. Vale. Bueno. Quizás estoy exagerando porque tenía otras cosas que hacer comer y dormir, no sé por qué es necesario, pero de verdad, si hubiera tenido tiempo, lo hubiera leído en dos días.
Por favor, QUE ALGUIEN ME EXPLIQUE
QUÉ PINTA ESE TRASTO DESENFOCADO.
 Gracias.

Y es que el libro empieza bien, muy bien, con mucho ritmo y un montón de acción. No me lo podía creer: ¡pasaban cosas! ¡Y eran cosas relevantes para la trama! En general ha sido un libro que me ha parecido muy entretenido y que se lee con facilidad. Es bastante interesante y consigue captar tu curiosidad.

He de admitir que esperaba que el primer libro fuera un aperitivo, y que el worldbuilding se desarrollara en el resto de libros como si abriera una muñeca de matrioska. No ha sido así, no se ha desarrollado mucho más allá, pero de todas formas, el mundo presentado por la autora me ha gustado.

En cuanto a la trama...no ho sé, esperaba más. Es que estamos casi en las mismas que en el primer libro: Levana quiere ser emperatriz de la Tierra (aunque podría conquistarla fácilmente de todos modos) y el resto de personajes le dan largas como pueden. Esperaba estrategias, planes brillantes, discusiones políticas...pero no, ya veo que esto no es Sanderson, pido demasiado. Los planes de los personajes son muy meh, no son demasiado elaborados, y eso cuando tienen un plan (y no son como Kai, que es un inútil).

No hay giros inesperados ni escenas que me hayan dejado con un el corazón en un puño. Además, hay de una serie de casualidades que han hecho que ponga los ojos en blanco. Pero ha estado bien. Sobre todo al principio y al final hay bastante acción, solo a mitad del libro encontramos un pequeño paréntesis. Es entretenido, el problema es que esperaba una trama más compleja y que los protagonistas no fueran intocables, que la autora los hiciera sufrir un poco más.


(Laura: parece que el libro no te ha gustado. Lo séeeee y tampoco quiero dar esa impresión...)


Cress está encerrada en un
satélite. Pista: NO HAY FLORES
En cuanto a los personajes, esta vez me han gustado todos. Bueno, Scarlet y Lobo siguen sin gustarme, pero aparecen muy poco, so, no importa. Los otros secundarios siguen brillando. Me encanta Iko, y también Thorne, el cuál ya veo como un personaje consolidado, pues ambos aportan el toque de humor necesario a la novela . Kai...sin comentarios: es Kai. Cinder sigue evolucionando como personaje, y eso es genial, por ahora es de mis favoritos de la saga, su desarrollo es fantástico, además, me sigue gustando cómo se lleva el romance con Kai. No está pensando en él las 24 horas y casi parece que le preocupa más enfrentarse a lo que siente que que a Levana, y por eso, se evade y no piensa en ello. Lo aplaudo.

A quien quiero destacar es a Cress. ¡Qué pedazo personaje! Es una chica con la que en principio no termino de encajar: excesivamente tímida, ingenua, soñadora, pasiva, matemáticamente inteligente, poco sociable, encantadora, mona,...en una palabra: princesa. Sí, sí, Cress es el estereotipo de princesa de cuento o damisela en apuros. Y en principio debería ser un problema, pero no ha sido así en absoluto. Cress me ha caído en gracia. ¿Es una damisela en apuros? Sí, pero la autora no lo esconde ni la convierte en un personaje irritable (es demasiado adorable para ello), sino que todo ello hace de Cress un personaje bastante entrañable. Está bien que en literatura haya mujeres fuertes y con carácter como Scarlet  Cinder, pero en el mundo hay de todo, y me parece bien que este tipo de chicas también estén representadas. Además, es algo que resulta coherente con la soledad en la que ha vivido Cress. Eso sí, esperaba que su inteligencia tuviera mucho más peso en la trama, porque si hay algo que le falta al grupo de Cinder es a alguien con cerebro.

Un ejemplo de su personalidad es cómo idealiza a Thorne y lo convierte en su príncipe azul, mientras que él, pasa bastante de ella. Eso da lugar a situaciones bastante hilarantes.

Esto pasa justo después de que se hayan estrellado y cuando casi no han intercambiado palabra.
En cuanto a cómo se ha adaptado el cuento, he de admitir que no recordaba mucho el cuento de Rapunzel, así que esta vez me ha parecido más difícil identificar elementos pues, como ya he comentado otras veces, la autora es muy sutil. Básicamente, he reconocido la prisión y la larga cabellera, poco más. Puede que sea recomendable darle un vistazo al cuento original antes para ver la riqueza de esta historia y pillar todas las referencias.

En conclusión, una tercera parte que consigue remontar y que presenta una trama interesante y entretenida que permite que la obra se lea con facilidad y enganche, pese a no ser excesivamente compleja ni ir más allá. Los personajes son muy interesantes y están bien caracterizados, además de tener bastante desarrollo. Muy contenta de haberlo leído.

Y para terminar, os dejo con mi avance en Goodreads:




PUNTUACIÓN...3'5/5!

Primeras Líneas...

martes, 4 de diciembre de 2018

Frases memorables: Bitch alert


"A veces la solución más eficaz de los problemas de uno es solo respirar. Estamos tan ocupados con la pretensión de aguantar, que nos olvidamos de ser quienes realmente somos. A través de toda esta pretensión y tratar de "encajar" entre la multitud nos olvidamos de que cada persona es diferente. Diferente es bueno. Diferente es hermoso. Diferente es especial. La virtud más importante de la vida es ser diferente"

Diferente es bueno.
Me gustan los libros diferentes, aquellos que se atreven a romper con lo establecido que engañan al lector esbozando la trama de una manera y creándole unas expectativas para luego romperlas todas con un hacha. En trocitos muy pequeños. Me gustan esos libros en los que el autor le dice a cada página al lector "eres tonto". Y encima, tiene razón. Por eso me gusta La princesa prometida, porque rompe la cuarta pared en una carambola metaliteraria y además, tiene tiempo de burlarse a base de bien de la fantasía. Por eso mismo me gustó ¡Guardias! ¿Guardias?, porque coge todos los estereotipos del género fantástico y le muestra al lector lo ridículos que son. Por eso me gustó El mapa del tiempo, porque el autor enreda al lector como una araña en su red y le hace pensar en una cosa...para ser luego lo contrario. ¿O no?

Diferente es bueno.
Resultado de imagen de karou hija de humo y huesoMe gusta leer libros que rompen el esquema tradicional de forma. Me gustan los experimentos literarios. Nada de introducción-nudo-desenlace. Libros inesperados, diferentes. Libros que se puedan leer del derecho y del revés. Libros en los que el protagonista mienta y tenga que recontar su historia una y otra vez. Libros que parece que no llevan a ningún lado y que al final tienen sentido. Libros en lo que la historia de los vecinos de arriba o de la mujer que acaba de cruzar la calle es tan importante como la de los protagonistas. Libros en los que tú eres el protagonista. Libros en los que el protagonista discute con el autor sobre su propia historia. ¿A veces no salen bien? Cierto. Muy cierto. La mayoría me han decepcionado. Pero me han abierto la mente y me han permitido ver que no todos los libros tienen por qué seguir un mismo esquema.


Resultado de imagen de nicasia corte de los espejosDiferente es bueno.
Me gusta leer libros con un argumento que se sale de lo común, que demuestran hasta dónde puede llegar la imaginación humana, que plantean tramas que podrían parecer absurdas pero que destacan por su originalidad. ¿Y si Hitler resucitara en el presente y se convirtiera en humorista? ¿Y si el mundo estuviera gobernado por el azar y el juego? ¿Y si de repente todo el mundo quedara ciego? ¿Y si la muerte decidiera que se ha cansado de matar? Y por absurdo que a veces parezca una historia, siempre habrá un autor capaz de convertirlo en algo coherente.


Diferente es bueno.
Me gustan los libros con protagonistas diferentes, personajes que se salen del guión establecido, de lo que el lector espera de ellos. Que rompen el estereotipo y que nos muestran a personas reales que no temen ser diferentes. Por eso me gusta Perdida, porque muestra la oscuridad que todos guardamos dentro. Por eso me Karou, porque tiene el pelo azul y no le importa. Por eso me gusta Espina Bathu, porque lleva medio pelo rapado al cero, tiene heridas y cicatrices por todo el cuerpo y unos brazos fuertes y musculosos. No es una damisela en apuros. Por eso me gusta Nicasia. ¿Dónde se ha visto una heroína de fantasía épica coja, con el pelo gris, mayor, con muchos vicios, cascarrabias y malhablada?
Resultado de imagen de espina bathu

Diferente es bueno.
Me gustan los libros con protagonistas que no callan la boca. Y con eso no quiero decir que sean charlatanes, me refiero a que digan las cosas sin filtro (Carme, I love you). Libros cuyos personajes se ganen el corazón del lector por su desparpajo, porque no tienen miedo a decir lo que sienten, porque les importa un bledo lo que piensen los demás. Porque son ellos mismos sin importar las consecuencias. Porque son personajes que se equivocan, que dicen lo que piensan en el momento menos indicado, que sin querer hieren a otras personas, pues no pueden evitar ser quien son. ¿Y es que, a quién no le ha pasado alguna vez? ¡Ya basta de medir cada palabra que decimos! Por eso me gustan Parabellum y Pel. Oh, y por su humor, por supuesto.

Con esta cita, supongo que esperabais una entrada sobre el hecho de que hay que tratar de ser uno mismo y no intentar encajar (debería aplicarme esto...). Sobre quemar las máscaras y mostrar al mundo quién eres sin miedo. Sobre el valor de desnudar tu alma y dejar al descubierto tus entrañas sin recelos ni temores. Puede que incluso esperarais alguna anécdota personal sobre cómo durante mi adolescencia siempre luchaba por estar a la sombra y encajar. Ah, cómo me gusta romper con las expectativas. Para eso ya está la anterior entrada de Frases memorables, no voy a repetirme y crear drama porque sí.

En cuanto al libro (qué título más vulgar. Lo sé), esta vuelve a ser una ocasión en la que no os lo recomiendo. El argumento tenía buena pinta, y me parecía interesante, pues invertía el estereotipo chico malo-chica buena: en esta ocasión, ella es una mala pieza y a lo largo de la novela se da cuenta de ello y evoluciona. Esperaba que me permitiera entender más a esas abusonas que maltratan psicológicamente y físicamente a otros en  los institutos por el simple placer de hacer daño. Pero no. Personajes incoherentes, con poca profundidad, evoluciones forzadas y demasiado precipitadas además de poca fluidez narrativa. Quedaos con al cita que os traigo y gracias. De todas formas, os dejo la reseña por si queréis darle un vistazo.

Y hasta aquí la entrada de hoy. ¿Qué opináis? ¿Os gusta lo diferente?


viernes, 30 de noviembre de 2018

Saga Crónicas lunares, Libro II: Scarlet, de Marissa Meyer

Título: Scarlet (Las crónicas lunares 2)
Autor: Marissa Meyer
Traductor: Laura Martín de Dios
Sello: Montena
Fecha publicación: 02/2013
Idioma: Español
Páginas: 464
Precio: 16'95€
ISBN: 9788490430514
Formato: Papel
Encuadernación: Tapa blanda

Sinopsis:
La abuela de Scarlet ha desaparecido sin dejar rastro. Ella sospecha que la han secuestrado, así que cuando la policía renuncia repentinamente a seguir con la investigación, toma la decisión de continuar la búsqueda por su cuenta, aunque ello implique introducirse en los bajos fondos de su ciudad...

Allí tropieza con Wolf, un feroz luchador callejero que se empeña en ponerle las cosas difíciles. Pero Scarlet no es el tipo de chica que se amedrenta ante un matón, por muy atractivo que sea, así que, cuando se da cuenta de que él puede ser la única conexión con los secuestradores de su abuela, no duda en pedirle ayuda.

Juntos deberán sumergirse en el oscuro y peligroso mundo de la mafia y descubrirán que su historia está irrevocablemente unida a la de Cinder, una ciborg que se encuentra en busca y captura en todo el planeta.

Opinión:
Impresión: Meh

Tenía muchas ganas de leer esta segunda parte, porque aunque el primero me había gustado, me habían comentado que mejoraba a cada tomo, así que lo empecé con muchas expectativas. Y han caído en picado, pues este libro no me ha parecido gran cosa y ni siquiera llega al nivel del anterior.
Scarlet no iba con vestido¬¬

La novela continúa exactamente en el mismo punto en el que lo dejó la anterior, aunque en esta ocasión contamos con dos puntos de vista, por un lado el de Cinder y por otro el de un nuevo personaje, Scarlet, dos historias paralelas que el lector espera ansioso a que se crucen de un momento a otro.

El problema que he tenido con este libro es que Scarlet no me interesa lo más mínimo. No me han parecido interesantes ni su trama ni su personaje. No leía su historia con emoción y lo que le ocurre ni me genera interés ni aporta demasiado a la trama. Creo que su historia es más que nada para justificar la presencia de Lobo en los futuros libros, pero ya está. Scarlet es un personaje que me parece bastante prescindible.
De todas las portadas, esta
 me parece que representa
mejor a Scarlet. Eso sí, ojalá
 en el libro tuviera esta actitud

Y luego está la forma de ser de Scarlet. A ver, no es que sea un personaje con el que no pueda empatizar (Diccionario Patt informa de que esta palabra no está aceptada por la RAE, pero la voy a usar igual), mi problema ha sido que no me ha parecido del todo coherente. Quiero decir, al principio se nos presenta como una persona impulsiva, valiente y decidida, con carácter (la pelea en el bar, el encuentro con su padre, el hecho de ir a buscar a Lobo), pero desde el momento en que empieza a buscar a su abuela junto con Lobo, es él el que toma todas las decisiones, las cuales ella no cuestiona en ningún momento (la escena en la que Lobo decide subirse a un tren en marcha y Scarlet decide que no le parece necesario preguntarle cómo van a hacerlo me puso de los nervios). Y no solo se convierte en una chica sin voluntad, sino que se vuelve demasiado confiada y actúa esperando que Lobo solucione todos los entuertos en los que se mete. Si Scarlet hubiera sido tímida e ingenua desde el principio, me hubiera cuadrado más, pero no es así y además, lo único que hace es ser rescatada por Lobo una y otra vez, como si fuera su caballero de brillante armadura.
Viendo esta capa, ya entiendo
 por qué Scarlet es tan inútil

A eso hay que sumarle que el romance no me ha gustado nada. Pero nada, nada. Para empezar, es un instalove que no tiene ningún fundamento. Scarlet pasa de querer matar a Lobo porque sospecha que ha secuestrado a su abuela a confiar en él y querer besarle de un día para otro. Literal. Claro que sí. Y "se enamoran" sin saber nada el uno del otro, ni de sus gustos ni de su pasado (solo algo muy breve). Lo siento, pero no me lo trago. 

Para mí, lo único que salva esta novela es Cinder. Los capítulos en los que aparece ella son los mejores. En realidad, su trama tampoco es interesante porque no avanza demasiado con la trama principal, pero sí evoluciona mucho como personaje, y eso lo compensa. En este libro, vemos cómo Cinder profundiza en ella misma y toma consciencia de su condición como lunar. Me ha gustado ver cómo es un personaje coherente con lo que le ha sucedido, es decir cómo todo lo que ha vivido le afecta, pues todo tiene consecuencias. El hecho de que aún le afecte la muerte de Peony, entre otras cosas, me parece todo un acierto. 

En cuanto a Kai, bueno, sigue siendo tan inútil como siempre, pero me gusta que como mínimo él sea consciente de ello y lo reconozca. A ver, que tiene sentido, no todo el mundo puede ser Elend, y me parece coherente que alguien que no estaba preparada para el trono, en unos meses siga sin estarlo, pero de todas formas...me falta ver evolución en su personaje, verlo cambiar de alguna forma. Y no puedo dejar de desear que de un momento a otro deje atrás su ineptitud como gobernante y estratega. ¡Pero que conste que pese a ello es un buen personaje!
"En cuanto oyó el chasquido del pestillo, Kai se derrumbó en la silla, temblando de pies a cabeza. Nunca le había parecido tan obvio que no estaba preparado para aquello. No era ni lo bastante fuerte ni lo bastante listo para ocupar el lugar de su padre. Si ni siquiera era capaz de impedir que Levana entrara en su despacho a su antojo, ¿cómo iba a proteger a todo un país? ¿A todo un planeta? "
En referencia a la trama, poco a comentar, como ya he dicho, este parece más un libro de transición, en el que pasan pocas cosas y donde solo podemos encontrar verdadera acción en las últimas cien páginas, y aún así, no se acerca ni un poquito a los sentimientos que me generó la primera parte.

Una última cosa a la que me gustaría hacer referencia es a la condición de retelling del libro. Ya en la obra anterior me pareció una adaptación magnífica por las sutilezas. Bien, pues aquí es incluso mejor. Me ha encantado que las referencias a Caperucita roja sean tan sutiles. Sí, si observas el libro desde la distancia te das cuenta de que sigue el esquema del cuento original, pero os aseguro que mientras estás leyendo no te das cuenta, y eso es positivo porque así no se te hace una trama previsible. Es más, si los protagonistas no se llamaran "Scarlet" y "Lobo" muy posiblemente no hubiera identificado este libro como un retelling de Caperucita roja. A ver, que los elementos clave están allí, pero solo los ves si prestas mucha atención, pues están muy bien incorporados.

En conclusión, una segunda parte que, para mí, ha dejado mucho que desear. Se trata de un libro de transición en el que la trama principal avanza poco y la secundaria tiene poco interés. Es más un libro de profundización e introducción de personajes, el problema es que la coprotagonista no me ha parecido un personaje ni interesante ni coherente. Además, se introduce un nuevo romance que me ha parecido apresurado y sin fundamento. Así que, en general, este segundo libro no me ha convencido. De todas formas, tengo ganas de seguir con el siguiente.

Y ya para terminar, os dejo con mi avance en Goodreads:



PUNTUACIÓN...3/5!

Primeras Líneas...