lunes, 18 de noviembre de 2019

El príncipe y el mendigo, de Mark Twain

Título: El príncipe y el mendigo
Título Original: The Prince and the Pauper
Año de publicación original: 1881
Autores: Mark Twain
Editorial: Biblioteca clásicos juveniles
Traducción: Juan Manuel Ibeas y Fabián Chueca
Edición: 1ª Edición: Septiembre 2016
ISBN: 8480022218102
Formato: Tapa dura
Ilustraciones: Frank Thayer Merril, John J. Harley y L. S. Ipsen

Sinopsis:
Tom Canty es un niño pobre, cuya vida dará un giro completo al acercarse a palacio y cruzarse con el príncipe Eduardo. Gracias a su asombroso parecido físico, ambos podrán intercambiar sus identidades, lo que permitirá al príncipe conocer la vida real y a Tom el lujo y la suntuosidad de un mundo radicalmente opuesto al suyo. La historia se desarrolla en Londres, en el siglo XVI, durante el reinado de Enrique VIII. Hasta que consigan regresar a su identidad primera, los dos muchachos pasarán por innumerables peripecias.

Opinión:
Impresión: Entretenido

Tenía la impresión de que iba a encontrarme con otro Oliver Twist, la verdad, así que el libro me ha sorprendido. Ya sabéis que yo no soy muy de clásicos, pero este me ha resultado bastante entretenido y he quedado satisfecha.

Es un libro que no se hace pesado en ningún momento, lleno de acción y aventuras. Es cierto que todo es bastante previsible y no hay giros inesperados, pero sin duda logra mantener el interés. Es verdad que al principio pensaba que no había motivo para que la trama se alargara tanto, que el nudo tenía fácil solución, pero el autor logra embrollarlo de manera coherente.

De la trama conocía lo mínimo, y eso es básicamente lo que me he encontrado. Tom y el Príncipe se dan cuenta de que son como dos gotas de agua, y aprovechando eso se intercambian los papeles y cada uno empieza a vivir la vida del otro. No se necesita saber más. Me ha gustado que se viera lo bueno y lo malo de ambas posiciones, pues pensaba que Tom como príncipe iba a vivir de fábula, pero tampoco es un chollo (bueno, en comparación con las palizas que recibe el príncipe de verdad, sí es un chollo), además, se las apaña bastante mejor como príncipe de lo que pensaba.

¿Quejas? Tom como príncipe es demasiado bueno con el pueblo, perdona a casi todo el mundo, demasiados criminales quedan libres. ¿Más quejas? En ningún momento se explica por qué Tom y el príncipe se parecen tanto. Yo pensaba que se desvelaría que eran gemelos, pero qué va.

Por otra parte, aunque los personajes en general me han resultado simpáticos, son bastante simples y no tienen profundidad. En ese aspecto me ha sabido a poco, porque no se profundiza en ellos psicológicamente en absoluto, y esperaba saber mejor qué sienten y qué piensan. Aún así, entiendo que no es un autor que vaya a eso. El único personaje que no me he creído ha sido Miles Hendon, el hada madrina del príncipe, que lo ayuda en todo lo posible, sin nada que motive sus actos. No me parece alguien real en absoluto.

¿Entonces cuál es la gracia del libro? Principalmente la acción, pero no solo eso. La presentación que se hace de la Inglaterra de aquella época me ha parecido muy acertada. No es Dickens, pero ofrece una panorámica de las costumbres y la forma de ser de aquella época muy interesante. Por ejemplo, Tom sufre malos tratos, pero él vive feliz porque eso le parece normal. Otra cosa que me sorprende es que pese a ser un defensor del pueblo, le parece bien quemar a una mujer por practicar brujería porque las brujas son el mal (?).
«Todo Offal Court era una colmena como la casa de los Canty. Las borracheras, disputas y peleas eran cosa habitual, todas las noches y durante casi toda la noche. Las cabezas partidas eran allí algo tan cotidiano como el hambre. Y, sin embargo, el pequeño Tom no era desgraciado. Llevaba una vida muy dura, pero no se daba cuenta. Era la misma clase de vida que llevaban todos los chicos de Offal Court y, por lo tanto, le parecía de lo más correcto y agradable. Cuando volvía a casa por las noches con las manos vacías sabía que en primer lugar su padre le insultaría y le zurraría, y cuando él hubiera terminado, la terrible abuela repetiría toda la operación con algunos añadidos, y que aquella noche su madre se deslizaría a escondidas hasta él con alguna piltrafa o mendrugo que habría conseguido guardarle a costa de pasar hambre ella, a pesar de que muchas veces su marido la sorprendía en aquella especie de traición y le daba una buena paliza por ello».
A diferencia de Dickens, que nos muestra la sociedad y nos indica que todo está mal, Twain se limita a reflejarla tal y como es, a veces a nivel enciclopédico. El libro en general es muy entretenido, pero hay dos o tres escenas sobre la realeza en las que se nos describe toda su vestimenta y composición que se me han hecho largas (y eso que duran una página y media, a lo sumo). Cabe destacar también otra diferencia entre Dickens y Twain: la Inglaterra de Twain es del siglo XVI. Aún así, creo que hubiera preferido que no fuera tan superficial y que hiciera una reflexión más en profundidad sobre la época.

Pero la novela es entretenida, eso no se le puede negar. Tiene mucho ritmo, acción, es ligera, está bien escrita y se hace muy amena. Además, es muy corta, no solo porque tenga pocas páginas, sino porque además hay muchas ilustraciones que a mí me han parecido muy acertadas.

En conclusión, una novela muy entretenida, escrita para jóvenes, con ritmo y una prosa ligera, corta y muy amena. Los personajes son algo planos y no tienen profundidad psicológica, y aunque la ambientación y el reflejo de la sociedad es interesante, no se ahonda mucho en ello. Me parece una buena lectura para desconectar de otras más pesadas o para los más jóvenes.

Cosas que he aprendido:
  • Los libros con ilustraciones son guays.
  • Existen los clásicos con acción.
  • Sobre la sociedad inglesa del siglo XVI.
Y ya pare terminar, os dejo con mi avance de Goodreads:


PUNTUACIÓN...3'5/5!

Primeras Líneas...

jueves, 14 de noviembre de 2019

Visto en las redes 32#

Hola! ¿Cómo va todo? ¡Ya estoy aquí con una nueva entrada de Visto en las redes! Siento la tardanza, la suelo publicar a principios de mes pero...se me ha ido el tiempo. Espero que la disfrutéis y que podamos debatir sobre un montón de temas interesantes. ¡No os olvidéis de comentar todo aquello con lo que estéis o no de acuerdo!

Pero antes de nada, empezaré explicando en qué consiste la sección. Ya sé que estos párrafos que vienen a continuación son muy repetitivos, pero siempre hay gente nueva que no sabe en qué consiste la sección, y me gusta informar de ello. Así que, para los que aún no lo sepan Visto en las redes es una recopilación de todos aquellos tweets que me han parecido interesantes (y a los que he dado retweet) publicados estos dos últimos meses (en esta ocasión en septiembre y octubre) por diversas personas, y una selección de las reflexiones relacionadas con el mundo literario que he compartido por las diferentes redes sociales. Es decir que...¡atención, porque podríais salir mencionados en esta entrada! 

Me decidí a crear esta sección como excusa para hacer debates porque sé que algunos de vosotros no me seguís en las redes sociales tranquilos, estáis en la lista negra (tanto porque no os interesa como porque no tenéis una cuenta) y pensé que os podría parecer interesante tener una recopilación de esta información. Así, todos los que no tenéis redes podrías estar al tanto y los que me seguís, pero estáis saturados, podríais tener un resumen. 

Como sabéis, el blog está en varias redes: en Twitter, en Facebook, en Instagram, en Goodreads y en Bloguers (podéis acceder a mi perfil de cada red social haciendo click en los enlaces), pero estoy especialmente activa en Twitter, Facebook y recientemente Instagram, por lo que en esta sección me centraré en esas redes sociales.

Repito, como en cada ocasión, que la idea de esta sección no es completamente mía (siempre hay que dar créditos). Me inspiré en una sección muy parecida en el blog de Deja volar tu imaginación llamada Citando a Twitter. En ella, Patt recopila algunos de sus retweets favoritos, aunque siempre están relacionados con reflexiones sobre el mundo en general, no centradas en el ámbito literario. Además, es una sección que tiene muy poco activa, tanto que a este paso, como no la actualice, dejaré de darle créditos.

Por cierto, hay algunos mensajes que están en inglés, pero tranquilos, para aquellos que no dominen el idioma, los he traducido tan bien como he podido. Y sin más dilación, os dejo con la entrada:


Visto en Twitter

Muy de acuerdo con Alhana. No entiendo por qué últimamente en literatura, cuando se quiere demostrar que el autor es capaz de poner a mujeres fuertes, estas solo son fuertes físicamente. Que una mujer rompa con los estereotipos del momento, que sea capaz de empuñar una espada y no tenga características "femeninas", pero que luego se arrastre por su amado, no la convierte en un personaje femenino fuerte. Me gustaría poner el ejemplo de Elisabeth, de Orgullo y prejuicio. Claramente es un personaje femenino fuerte, pero ¿para ello fue necesario que Jane Austen le pusiera pantalones y que usara una pistola? No. De todas formas, me intriga la segunda idea que propone Alhana. ¿Si un personaje femenino sufre maltrato por parte de otras personas y no es capaz de rebelarse, entonces es un personaje débil?

Poco más me queda por añadir a lo que dice Lectora Triste. Nuestra visión de los libros cambia según lo que hemos vivido y el resto de libros que hayamos leído después. Lo que en su momento nos pareció original, puede que ya no lo sea, los personajes que en su momento nos parecieron bien perfilados, puede que no lo estén tanto, un libro sobre la pérdida que leímos justo tras la muerte de nuestra abuela, puede que no nos impacte tanto varios años después. Por mi parte, esto es lo que me echa más para atrás antes de hacer una relectura, no entiendo a la gente que relee tanto. Por cierto, sobre esto mismo Patt hizo hace poco un debate en su blog.

Muy interesante este hilo de Iria G. Parente, poco más tengo que añadir a sus palabras. Es verdad que hoy en día nos quejamos de que el sector editorial se está volviendo muy comercial pero es que ¿cuando no lo ha sido? Por mucho que nos pese, las editoriales son empresas y si los libros de los booktubers les dan beneficios, es normal que los publiquen. Pero es lo que dice Iria, se sustituyen entre ellos y al final lo que perdurará es lo que tenga valor de verdad. ¿Acaso creéis que hace cien, doscientos años no se publicaban libros basura? Sí, lo que pasa es que no nos han llegado.

Poco a añadir a esta queja ya recurrente de Magrat Ajostiernos. De verdad que no entiendo qué les cuesta a los de Goodreads hacer este cambio, yo siempre tengo que hacer malabares para poner la puntuación y casi nunca quedo satisfecha. ¿Por qué creéis que no se hace este cambio?

Este tipo de mensajes, como el que nos deja El Profeta, no los entiendo. Me gusta Harry Potter. Me ha enseñado muchos valores. A apreciar la amistad, el ingenio por encima de la fuerza, a saber perdonar, a tolerar la diferencia,...Pero durante su lectura en ningún momento vi un personaje LGTBIQ, ni que se mencionara nada sobre la diversidad sexual y su aceptación. Lo siento, pero por ahí no paso. ¿Que luego la autora dio información extra sobre sus personajes? Muy bien, que haga lo que quiera, pero a mí como lectora los libros no me transmitieron eso.

Recuerdo que cuando disminuyó mi ritmo de lectura tuve una crisis. Antes leía 100 libros al año. Pero es que antes no quedaba tanto con la gente, ni tampoco veía tantas series y películas. Si leemos, como dice Xavier Beltrán, es por afición, por placer. Nunca hay que obligarse a leer por cumplir un cupo de lecturas.

Me parece importante recordar este mensaje de El conejito ortográfico. Hoy en día nadie duda sobre este tema (o eso espero), pero sigue muy vivo el mito de que hubo una época en la que las mayúsculas no llevaban tilde, y eso es un bulo infundado. Si de verdad la mayúsculas no necesitaran llevar tilde...significaría que las minúsculas tampoco.


Este otro consejo de El conejito ortográfico me pareció muy curioso. Ya sabía que entre sujeto y verbo no puede haber una coma pero...en este caso me suena muy extraño. ¿No os pasa lo mismo?


Y es que hay veces que los libreros y bibliotecarios tienen que hacer malabares para adivinar qué libro quiere el lector. Muy curiosa la anécdota que compartió Cris Serendipia, seguro que ahora que trabaja en una biblioteca tiene muchas más...


Creo que ya he resumido muy bien mi opinión respecto a lo que dice Carmen Sereno. No me molesta que un autor se muestre tal y como es y que se deje conocer...Pese a que ya sabéis que yo no soy de seguir a autores en redes ni de leer entrevistas o investigar sobre su vida.


Desmontando clichés. Me pareció muy interesante esta aportación de Nee, yo pensaba que esto solo pasaba en los libros. A mí no me ha pasado nunca, pero también es que yo viajo poco. Sería interesante hacer un estudio desmitificando clichés y tópicos...Ahí lo dejo.


"Mi montón de pendientes, por desgracia, no es para nada proporcional a los años de vida que me quedan"
Muy de acuerdo con Trotalibros. Según Goodreads tengo pendientes unos 300 libros. A cincuenta libros por años (por lo bajo), eso serían seis años. Pero esa cifra no es la cifra total de libros, tengo muchísimos más que no he añadido a Goodreads por pereza. Así que pongamos otros 300 más. 12 años. Es asumible. O lo sería si dejara de añadir libros a esa lista , cosa que veo poco probable. Y vosotros, ¿cuántos libros tenéis pendientes?


Creo que Gema Bonnín tiene toda la razón. Sin duda, Internet no lo es todo, y muchos datos específicos se tienen que consultar con expertos o en libros especializados, porque Internet es un pajar tan grande que encontrar una aguja es casi imposible. Aún así facilita mucho, mucho las cosas. No sé cómo lo haría hoy en día un escritor sin Internet, la verdad.


"- Quiero escribir
- No quiero escribir
- Me apetece un montón escribir pero aunque las escenas son muy épicas en mi cabeza, traducirlas a palabras es muy complicado y mi cerebro no va y echa humo, así que estoy vagueando porque necesito que mi libro sea tan bueno como merece"
Seguro que si alguna vez habéis escrito algo, os ha pasado como a PaperFury. Siempre suena todo mejor en nuestra cabeza. Por mi parte, al escribir, siempre tengo que encontrar la palabra exacta, y eso es mucho más difícil de lo que parece en un principio.


Esto es más que nada una curiosidad. Me parece una pasada esta edición de Drácula que se está preparando. Es un proyecto muy currado que lleva lo de leer un libro a un nivel más allá. ¡Ojalá tenerlo! Sí, tiene mucha forma de merchandising, es cierto, pero a mí me parece una idea muy original, y más para los fans de la obra.


Hum...he de decir que he cambiado un poco de opinión. Es cierto que a veces nos encontramos con cosas así en los libros pero...¿soy libros originalmente escritos en español? Porque en algunos casos este problema puede deberse a que es una especie más típica en América, y por tanto, más conocida. Aún así, sigo creyendo como Alhana que es raro... El almizcle es otra de esas palabras con las que esto me ha pasado.


Aunque algunas personitas aprovechen la reseña para dirigirse al autor a añadir una "Fe de erratas", la mayoría de reseñas no van a eso, a un análisis con profundidad en el que se señalan página a página los errores y aciertos. Suelen estar escritas de forma más informal, y todos tenemos derecho a decir "esto me ha gustado y esto no", como dice Mia Martín. En esos casos a mí me molestaría que viniera el autor o autora a pedirme explicaciones. Aún así, creo que como autor es interesante leerlas para poder aprender de ello, siempre teniendo en cuenta que es una opinión personal (aunque, pensándolo bien...¿no lo son todas?)


Buah, lo que se divierte la gente asustándome cuando estoy absorta en una novela (se divierten asustándote en general). Me gusta el término que propone Pilar Muñoz y decir que a mí me pasa mucho, da igual lo interesante que sea la novela. ¿A qué debe deberse? Hum...
Nota: Lo he buscado en Google y solo me aparece información de niños con sordera y sobre la comunidad sorda. Creo que no es eso.


Mirad que hoy os traigo cosas, pero creo que de todos los temas que os presento este es el que da más lugar a debate. En su momento ya lo debatí con G y Patt, pero no recuerdo a qué conclusión llegamos. En principio estoy de acuerdo con Alhana pero...A ver, tengo claro que la sexualidad del personaje no tiene por qué afectar a la trama y por supuesto no tiene que girar entorno a ello. Pero creo que sí tiene que tener una cierta importancia. Todo tiene que tener un por qué. Si un personaje es pelirrojo, la trama puede no girar entorno a ello (a no ser que haya una profecía), pero sí tiene que tener un peso (que algún personaje se burle de él por ello, que destaque sobre el resto por ello) o ser mencionado más allá de en la descripción.Si el protagonista es japonés, tiene que notarse en su cultura o en su familia. Y creo que es así en todos los libros que he leído. ¿Qué opináis vosotros?


Visto en Facebook


En primer lugar os traigo un vídeo de Amantes da Leitura sobre restauración de libros, y que podéis ver aquí. Este arte, porque debería ser considerado como tal, me parece muy importante. Los libros envejecen, no hay duda, y es gracias a gente como la que podéis ver aquí que podemos leer cosas escritas hace milenios. Es un oficio que sin duda me hubiera gustado probar.


En segundo lugar, os dejo con una fuente de lo más original y que nos comparte HumansAquí se puede ver el vídeo. No es algo muy extraordinario, pero me parece bonito. ¡Ojalá más esculturas de este estilo por todas las ciudades!



Visto en Instagram
La primera imagen es, por supuesto, de mientrasleo. Fantástica la cita que nos comparte. También creo que cuando mejor escriben los autores es cuando lo hacen desde el alma, porque necesitan hacerlo, sin pensar en lo que quieren los lectores. Aún así, creo que una obra por encargo también puede ser muy buena. ¿Vosotros qué pensáis?

Por último, quiero compartir este post de Babelreader. Estoy segura de que todos nos hemos sentido en su situación en un momento a otro: que si mi blog no recibe visitas, que si no hay comentarios, que si no me dan retweet en Twitter... Por supuesto, parte del valor de Blogger es sentirte parte de una comunidad, que esto no sea un diálogo unilateral. Pero yo si empecé con esto no fue para obtener respuestas, sino para desahogarme yo misma. Da igual que nadie mire tu obra; lo importante es que tú te sientas orgulloso de ella.

Y bueno, hasta aquí la entrada de hoy. Espero que la hayáis disfrutado^^

miércoles, 6 de noviembre de 2019

El abismo, de Neal Shusterman

Título: El abismo
Título original: Challenger Deep
Autor: Neal Shusterman
Género: Juvenil
Año de publicación: 2017
Editorial: Anaya
Saga: Autoconclusivo
Número de páginas: 408
PVP: 16€
ISBN: 978-84-698-3373-5
Traductor: Adolfo Muñoz

Sinopsis:
Caden Bosch viaja a bordo de un barco que lo lleva al punto más profundo y misterioso de la Tierra: el abismo Challenger, en la fosa de las Marianas.
Pero al mismo tiempo, Caden Bosch es un alumno brillante de secundaria que ya no se comporta como los demás. Sus amigos empiezan a evitarlo.
Caden es dos personas a la vez. Y debe sumergirse hasta el rincón más hondo de su mente, cueste lo que cueste… para salir a flote.

Opinión:
Impresión: Real

Lo cierto es que no sabía mucho de este libro antes de empezarlo, solo que las críticas eran muy positivas y que el protagonista sufría algún tipo de enfermedad mental. Así que empecé el libro bastante a ciegas y me pasé perdida sus buenas cincuenta páginas. Al principio es todo muy confuso, pues el protagonista está en una especie de barco muy extraño, lleno de gente muy extraña que hacen cosas, adivinad qué, extrañas. Pero al mismo tiempo vive su día a día yendo de casa al colegio y hablando con sus amigos.

Me ha gustado mucho cómo está retratado el personaje principal. Caden padece algún tipo de enfermedad mental que le hace estar paranoico, tener alucinaciones, bipolaridad y estar obsesionado. Y es que de cada vez es menos capaz de distinguir entre lo que es real y lo que no lo es. Aquí podéis ver un par de ejemplos:
«Sabes que no va a comprender por qué necesitas andar. Es ese movimiento por el mundo lo que impide que explotes. Y lo que mantiene al mundo a salvo. Lo que mantiene tranquilo al gusano. Solo que ya no es un gusano. Hoy es un pulpo que en los tentáculos tiene ojos en vez de ventosas. Se mueve por dentro de ti, por dentro de tu tripa, deslizándose por tus órganos internos, intentando acomodarse por todos los medios. Pero no les vas a contar eso a tus padres, pues te dirían que solo tienes gases»
«Hay ideas en mi cabeza, pero no parecen completamente mías. Son casi como voces. Me dicen cosas. Hoy, cuando miro por la ventana de mi cuarto, las voces-pensamiento me dicen que las personas que van en un coche que pasa me quieren atacar. Que el vecino que está comprobando la tubería del aspersor no está buscando en realidad un fuga. Los aspersores son en realidad serpientes disimuladas, y él las está entrenando para devorar las mascotas del vecindario [...]
Las voces-pensamiento me dicen que debería hacer algo "Ve y arranca los aspersores del vecino, mata a las serpientes". Pero yo no les hago caso. No voy a destrozar algo que es propiedad ajena. Sé que no son realmente serpientes. "¿Ves ese fontanero que vive en esta misma calle?, me dice la voz-pensamiento. "En realidad es un terrorista que está haciendo bombas caseras. Cógele el camión y aléjate con él. Despéñalo por un barrando". Pero eso tampoco voy a hacerlo. Las voces-pensamiento pueden decir un montón de cosas, pero no pueden obligarme a hacer nada que realmente no quiera hacer. Aún así, eso no les impide atormentarme, obligándome a pensar en hacer esas cosas terribles»
La forma en que el autor retrata cómo se siente Caden, su confusión, su forma distorsionada de ver y sentir el mundo me ha parecido espectacular, logra ponerse en su piel a la perfección. Y no puede ser menos, al final nos indica que se ha basado en el testimonio de su hijo. Sumergirme en la mente confusa y trastornada de Caden ha sido toda una experiencia y me ha ayudado a comprender muchísimo mejor cómo lo vive alguien con estos problemas.
«La mayor parte del tiempo el oficial de derrota no mira a nadie, pues está demasiado ocupado trazando cartas de navegación. Al menos así es como las llama. Están llenas de números y palabras y flechas y líneas que conectan los puntos para formar, a partir de las estrellas, constelaciones que yo no había vistonunca.—Los cielos son diferentes aquí —dice—. Tenéis que ver dibujos nuevos en las estrellas: dibujos, rebujos, relujos, relojes. Tiene que ver con medir el día que pasa. ¿Lo comprendéis...?—No.—De la playa a la pava, de la pava a la cabra. Ahí tenéis la respuesta, os lo aseguro: en la cabra. La cabra come de todo, digiere el mundo convirtiéndolo en parte de su propio ADN, y lo vomita todo, marcando de ese modo el territorio. Territorio, irrisorio, emisorio, enemigo, oídme bien lo que os digo. El signo de la cabra encierra la respuesta de nuestro destino. Todo tiene un propósito. Buscad la cabra.El oficial de derrota es inteligente. Tan inteligente que la cabeza me duele solo de estar en su presencia»
También conoceremos de primera mano las experiencias de Caden como interno en un hospital psiquiátrico. El retrato del lugar, de los profesionales que trabajan allí y de los pacientes también me ha parecido muy acertado. Y sobre todo real. En general el autor hace un elogio de todos los que trabajan allí, de su esfuerzo por ayudar a los pacientes y cómo "hacen lo que pueden". Entre ellos no hay gente de mala fe ni torturas, sino que son profesionales que hacen todo lo que está en su mano. ¿Que a veces se equivocan? ¿Que no saben salvar a todo el mundo? Sí, pero es porque son humanos.

Volviendo a Caden, ya os he dicho que el inicio es confuso: que eso no os detenga, en un momento u otro cobrará sentido. Y es que eso es una de las cosas que más me han gustado, ver cómo elementos de la vida real se transforman en ese mundo de fantasía en el que Caden se encuentra a medias, cómo va relacionando constantemente unos elementos con otros y cómo los personajes reales tienen su álter ego en su mundo fantástico del barco pirata. Un ejemplo: en un momento le marcan la frente con un hierro al rojo vivo, pero en realidad hace referencia a su dolor de cabeza. Otro ejemplo: se menciona a piratas que saltan desde la cofa y en la realidad él y su familia hacen puenting. O cuando los tripulantes lo castigan a limpiar un cañón metiéndose dentro y en realidad le están haciendo una resonancia magnética.
«— Me gustaría que me dijeras tú qué está pasando, si es que quieres contármelo
¿Lo que está pasando? Estoy en el último carro de una montaña rusa en lo más alto de todo, mientras las filas de delante ya se entregan al efecto de la gravedad. Oigo gritar a los que van delante y sé que solo faltan unos segundos para que grite yo. Estoy en ese momento en que se oye un tren de aterrizaje de un avión colocándose en su sitio con un estruendoso rasponazo, en ese instante que tiene lugar antes de que la mente racional le diga a uno que no es más que un tren de aterrizaje. Estoy saltando de un precipicio solo para descubrir que soy capaz de volar...y después comprender que no hay ningún sitio en el que aterrizar. Nunca. Eso es lo que está pasando.»
Como veis, os he puesto equivalencias. Primero se cuenta la historia del barco pirata y en el siguiente capítulo o algunos más adelante vemos el mundo real y podemos relacionarlo. Pero a veces, para explicar una situación traumática, simplemente lo cuenta con la historia del barco pirata y tú tienes que interpretar quién es quién y qué está sucediendo en la vida real. Maravillosos el capítulo de las yeguas marinas en el que hace una alegoría durante diez páginas sobre lo que supone para él perder a alguien querido.

Si tuviera que ponerle una pega al libro esa sería la ausencia de trama. El libro trata de la lucha interior de Caden para superar su enfermedad, simplemente es el retrato de alguien que padece una enfermedad mental. Y ya. No hay giros inesperados ni un hilo conductor y llega un momento en el toda la trama del barco pirata se hace repetitiva, porque es todo un poco lo mismo. Además, comentar que me hubiera gustado que hubiera una evolución en la trama del barco pirata, de manera que  aumentara o disminuyera a medida que Caden mejoraba o empeorara. Pero ya hay abundantes escenas desde el principio, que es cuando Caden aún está razonablemente bien.

En cuanto a la narración, se hace uso de un lenguaje muy sencillo y fácil de seguir, además, el libro está compuesto por capítulos extremadamente cortos. Destacar una cosa curiosa y es que el narrador es en primer apersona, pero a mitad del libro se convierte en un narrador en segunda persona, para marcar cómo Caden se ha distanciado de si mismo y cómo se ve como alguien externo. Muy interesante, todo un detalle. Y hablando de detalles, otra cosa que me ha parecido curiosa es que el libro incluye numerosos dibujos abstractos, hechos por Caden (en realidad los hizo el hijo del autor mientras estaba enfermo) y que van acompañando al lector a lo largo de la lectura.

Y poco más me queda por añadir. En general ha sido una lectura interesante. Retrata con un gran realismo cómo se siente y lo que padece una persona con una enfermedad mental de este estilo, mediante un fantástico uso de la alegoría y el paralelismo. La prosa es ágil y fácil de seguir, pero en general la novela peca por no tener una trama más allá de la evolución de Caden, de manera que llega un punto en el que todo se hace repetitivo. De todas formas, no por ello deja de ser interesante.

Cosas que he aprendido:
  • Conocer en profundidad a alguien que sufre una enfermedad mental así.
  • Retratar cómo se confunden realidad y ficción
  • Qué es el abismo Challenger
Y para terminar, os dejo con mi avance en Goodreads:

PUNTUACIÓN...3'5/5!

Primeras Líneas...
 

sábado, 2 de noviembre de 2019

Viñeta del lector 58#


"Hay gente que piensa que sufro de una adicción a los libros, lo cuál no es del todo cierto, da la casualidad de que disfruto cada minuto de ello"

Hola, me lamo Laura y soy adicta a los libros. Hoy en día llevo sin acercame a una página las ocho horas que he estado durmiendo.

Mi problema con los libros empezó siendo yo muy pequeña, puede que con seis o siete años. Al principio eran solo cuentos, pero poco a poco empecé a engancharme a la tinta, a esnifar las páginas y lo que es peor: a las historias. Fue mi madre la que me incitó a empezar con los libros, y desde entonces no he podido parar de consumirlos.

Devoro un libro tras otro y no puedo separarme de ellos. Llego a tener ojeras por irme a dormir tarde por culpa de los libros, pues me ayudan a superar el insomnio. Admito que alguna vez me he despertado en mitad de la noche ansiosa porque necesitaba otra dosis, un capítulo más. 

Se ha convertido en una adicción. Leo mientras estoy comiendo, entre clase y clase, mientras camino por la calle, si estoy en la sala de espera del médico o en la cola del supermercado, en el coche (pero no mientras conduzco), en avión o en autobús. He leído incluso en la bañera (no es tan cómodo como parece en las películas) y también mientras se prepara la comida en la sartén. Antes me daba miedo que me vieran, pero ahora leo también en público.

He llegado al punto de...llevar un libro siempre en el bolso, por si tengo un momento libre e incluso dos si me voy de viaje. Incluso he llegado a leer con el móvil en las pocas ocasiones en las que me he dejado el libro en casa.

Necesito los libros continuamente porque necesito el subidón de adrenalina que me dan las historias. No hay nada comparable a la euforia que siento cuando ganan los protagonistas. Además, leer me relaja cuando estoy nerviosa y me permite perderme en otro mundo, lejos de la realidad. Leer libros es una experiencia casi mística, muchas veces pierdo el sentido del cuerpo, no escucho cuando me hablan y alucino con dragones, dioses y magos. 

Pero todo tiene sus efectos secundarios. A causa de los libros, la vida real dejó de emocionarme, no me proporcionaba la misma euforia, y afectó a mis relaciones sociales, pues solo me juntaba con gente que también fuera adicta, pues no sabía hablar de otra cosa. 

En cuanto mis padres se dieron cuenta de mi adicción se preocuparon mucho y trataron de ayudarme a superarlo. Para empezar dejaron de darme dinero, no importa lo mucho que se lo pidiera, así que tuve que recurrir a otras fuentes, como la biblioteca. Soy una habitual y voy tanto que ya me conocen y saben cuáles son mis gustos.

He intentado rehabilitarme varias veces, y los estudios me han ayudado mucho a dejarlo, pero he sufrido varias recaídas, especialmente durante los periodos de vacaciones o en verano. Sin duda lo peor es el síndrome de abstinencia, el mono de lectura. He logrado estar una semana limpia, es decir, sin leer, gracias a los exámenes, pero sentía un gran nerviosismo, un gran deseo de consumir libros, insomnio, estrés,... 

Confieso que tengo más libros de los que jamás podré leer, y aún así, no puedo evitar seguir comprando más. En vista de este problema, me uní a una comunidad terapéutica, Blogger, para compartir mi experiencia con otros adictos como yo. Gracias por escucharme.


domingo, 27 de octubre de 2019

Minireseñas: ¿Cuánto sabes de palabras de antaño?, de Sofía Acebo; El perquè de tot plegat, de Quim Monzó

Nº de páginas: 96
Editorial: VOX
Idioma: Castellano
Encuadernación: Tapa blanda
ISBN: 9788499740546
Año de edición: 2012
Medidas: 125 x 160 mm

Sinopsis:
El vocabulario va cambiando, lo notamos todos. Nosotros no hablamos como nuestros padres, ni ellos como nuestros abuelos. A veces, en las reuniones familiares, nos dejamos llevar por el poder evocador de aquellas palabras que, antaño, usaba la bisabuela y que nuestros hijos ni tan solo encontrarán escritas.
¿Te animas a jugar con 80 de esas palabras? ¿Serás capaz de no dejarte engañar por la vetusta impostura de algunas o por lo enredos con que encontrarás ilustrado este libro? En cada página tropezarás con un reto que podrás superar con la ayuda de tu astucia y las lecturas de aquellas tardes de invierno al amor de la lumbre

Opinión:

Ya sabéis que me gustan las palabras y que disfruté muchísimo del libro Lost in translation. Me gusta descubrir palabras nuevas, ver que hay cosas que tiene nombre y que yo no tenía ni idea. Además, me gusta cuando en los libros me encuentro esa riqueza de vocabulario. Ojo, no quiero decir que en los libros se tengan que poner palabros para sonar intelectual. El buen escritor sabe cómo harmonizar las palabras.

En este caso esperaba un libro ilustrado en el que se mencionaran palabras españolas que se han perdido. Y es eso, pero también es algo más. El libro propone un juego. En cada página te pone una palabra y cuatro definiciones, y solo una de ellas es correcta. Al final del libro hay un solucionario en el que se te indica la respuesta correcta y a qué palabra pertenecen las otras definiciones.



La idea me ha parecido buena, pero no sé, me ha parecido difícil de manejar porque yo no quería jugar (además, cómo iba a adivinar qué significaba cada cosa, si no tenía ni idea) y tenía que estar volteando las páginas cada dos por tres.

Aún así, el libro permite ampliar vocabulario y he descubierto un buen puñado de palabras curiosas, no solo por las palabras principales, sino también de las otras definiciones, que por lo general no son palabras tampoco muy conocidas. ¿Sabías que la hembra del rinoceronte es la "abada"? Y una armadura completa se llama "panoplia". Un sinónimo de afeminado es "adamadura", otra forma de decir "multiplicar" es "amochiguar, y empapar algo con agua es "enaguar". Oh, y enamorarse perdidamente es "atocinarse". Entre otras. Muy curioso todo.

La edición me ha parecido maravillosa, el libro mide un palmo y el interior tiene un tono antiguo y un buen uso de colores. Las ilustraciones me han gustado, el  problema es que rara vez tenían que ver con la palabra en cuestión (normal, sino ya daría una pista), pero tampoco con ninguna de las definiciones, así que no le veo la coherencia.

La imagen  no tiene nada que ver con ninguna definición.
En conclusión, un libro curioso, que ayuda a aumentar el vocabulario, con una edición bonita y entretenido, pero no es nada del otro mundo y solo está recomendado a los fanáticos de las letras como yo.

Cosas que he aprendido:
  • Un lugar en el que buscar palabras curiosas, puesto que soy incapaz de recordarlas.


PUNTUACIÓN...2'5/5!


--------------------------------------------------------------------------------------------------------

Nº de páginas: 176
Editorial: Quaderns Crema
Encuadernación: Tapa blanda
ISBN: 9788477273059
Año de edición: 1993

Sinopsis:
Els trenta relats que integren aquest recull de Quim Monzó es complementen els uns als altres per formar un tot que ens mostra amb precisió l’eterna incertesa humana. En El perquè de tot plegat els recursos sintètics de Monzó arriben al seu màxim de puresa: aparentment simples i esquemàtics, són una exhibició enèrgica de mestria.

(Castellano)
En este libro, la capacidad de síntesis de Quim Monzó llega a su máxima pureza: sus relatos, aparentemente simples y esquemáticos, son una enérgica exhibición de maestría, y se complementan para formar un todo que nos muestra con implacable precisión la eterna incertidumbre humana. El porqué de las cosas ha sido uno de los mejores éxitos de crítica y de ventas de la literatura catalana de los últimos años. Un libro que confirma la calidad de un autor que la crítica internacional ha comparado con Kafka, Borges y Rabelais.

Opinión:

No hace mucho leí Si menges una llimona sense fer ganyotes, de Sergi Pàmies un libro de relatos cortos que se basa en el movimiento del dirty realism. Pero en catalán uno de los exponentes de este tipo de relatos breves y de los relatos breves en general es Quim Monzó, un autor muy conocido. Y del que yo no había leído nada.

Como el de Pàmies me había gustado mucho, supuse que el maestro lo haría incluso mejor. Pues me he llevado un chasco.  Sin duda, el estilo es el mismo, pero mientras en el otro libro todos los relatos me parecieron mínimamente interesantes, aquí hay muchos que o no he entendido, o no me han aportado nada.

La antología de relatos (a diferencia de la otra que no tenía una temática concreta) se centra en las relaciones de pareja. Me ha parecido curioso cómo se podían sacar tantos relatos de un mismo tema y con tantos enfoques distintos. Lo que me ha fallado es que todas las relaciones retratadas son heterosexuales, algo que me resulta extraño, pues se podían haber hecho cosas muy interesantes.

En cuanto a los personajes, de nuevo son automatizados, superficiales, esterotípicos, todo en favor de la crítica social. En algunos relatos, incluso tienen nombres impronunciables como Grmpf. Y es que los personajes dan igual lo que importa es el tipo de sociedad que reflejan: gente desencantada con la vida, egoísta, solitaria, desconfiada, pasiva, y mediocre. Además, en general predomina el tono pesimista y decandente.

Me parece un retrato muy fiel de lo que son muchas relaciones hoy en día (y eso que el libro es del 1993). Gente que tiene miedo a comprometerse, que siente celos, que duda de la fidelidad y el amor, que teme expresar sus sentimientos, relaciones en las que no hay comunicación. Un retrato acertadísimo y una crítica muy dura. Pero en esta ocasión, para mí, le ha faltado algo.

En cuanto al estilo narrativo, es como en el otro libro: minimalista, ligero y directo, que se basa en las frases cortas y el dinamismo. Hay una gran tendencia a la sobriedad, a la precisión y a la parquedad, en especial en lo que hace referencia a las descripciones, casi ausentes. Tenía algo de miedo de que el autor fuera demasiado explícito en cuanto a las relaciones sexuales, y lo es, pero no se recrea en ello y eso me ha parecido bien.

Además de que no me ha impactado tanto para mí el mayor fallo es que no mantenga la coherencia, pues los últimos diez relatos (de los treinta que tiene el libro) no tratan sobre relaciones y traicionan el realismo que impregnaba toda la obra, pues incorporan algún componente fantástico. Deberían haber sido excluidos o dividir el libro en partes diferenciadas.

En general el libro me ha decepcionado. Aunque refleja muy bien las relaciones de pareja y hace una crítica muy dura, no todos los relatos tienen la misma fuerza y hay muchos altibajos. El estilo narrativo es coherente en todos los relatos (tono pesimista, frases cortas, ir al grano), pero en cuanto a temática los últimos diez pierden el rumbo. Esperaba mucho más.

Como cosa curiosa, comentar que hay una película catalana dirigida por Ventura Pons estrenada el 1995. En la película se retratan quince historias de diferentes relaciones de pareja. Aquí os dejo el trailer, me ha parecido algo curioso:


Cosas que he aprendido:
  • Cómo un mismo tema puede enfocarse de tantas formas distintas.


PUNTUACIÓN...2'5/5!