viernes, 17 de mayo de 2019

La corte de los espejos, Libro II: La última primavera, de Concepción Perea

Yo cuando hago reseñas soy sincera. Y acorde con esa sinceridad quiero decir que me hubiera encantado hacer una reseña fangirl diciendo lo mucho que he flipado con este libro, pero la realidad es otra. Sí, el libro me ha gustado, pero no ha sido tan maravilloso como el anterior, y aunque es entretenido y es una buena novela de fantasía que sin duda recomiendo, esperaba más. Dicho esto, añado que no por ello voy a dejar de ser fan de Concepción Perea. Y ahora sí, os dejo con la reseña:

Título: La última primavera
Autora: Concepción Perea
Precio: 19 € / 12,98 € (Epub)
Nº de páginas: 586
Editorial: Runas
Idioma: Castellano
Encuadernación: Tapa blanda
ISBN: 9788491047278
Año de edición: 2017

Sinopsis:
Después de lo ocurrido en el pantano de TiemblaSauces, la precaria paz que dejó tras de sí la Guerra de la Reina Durmiente parece más amenazada que nunca. La reina ha ordenado patrullar los caminos a la Guardia Real y la tensión reina en las calles. Los elfos llaman a Nicasia porque se ha producido una muerte en extrañas circunstancias: parece que la traición alcanza a lo más alto. Dujal debe seguir su particular búsqueda del asesino de Manx. Y, entretanto, la Hueste Invernal llega a la ciudad ocultando a alguien que nunca debería entrar en La Corte

Por qué este título
"- Con esas promesas ganamos una guerra hace años
- ¿De veras crees que la ganamos? Yo cada día lo tengo menos claro. Creo que nos hicieron creer que habíamos ganado y nos regalaron algunas migajas para contentarnos. La guerra, la auténtica guerra, va a librarse ahora, esta primavera. Mi última primavera"

Opinión:
Impresión: Derrota

Atención, hay spoilers del libro anterior*

Nicasia es un personaje derrotado. Está cansada de luchar por un mundo mejor que nunca llegará. Agotada tras años de sufrimiento y después de lo ocurrido en el libro anterior, se encuentra sin fuerzas. Pero pese a todo, sigue en pie. No porque sea una heroína, sinó por inercia. Porque pese a todos los reveses de la vida por los que ha pasado, ella lucha por los suyos. Nicasia no camina; se arrastra. Es una marioneta de cuerdas rotas, hosca y resentida con el mundo, la caricatura de la figura del héroe. Su cuerpo y su mente están plagados de heridas que no se ven, pero que todavía duelen. De llagas que jamás terminarán por curarse. Nicasia es alguien que ha visto y vivido demasiado como para seguir teniendo esperanzas, es alguien a quien han decepcionado demasiadas veces como para confiar en alguien más que no sea ella misma, es un atlas que lleva demasiado tiempo sosteniendo el cielo.

Por su parte, Dujal empezó siendo el alivio cómico, el adalid de la inocencia y la justícia. Se presentó como el típico granuja que es un libertino y un pícaro, pero que en el fondo esconde un gran corazón. Pero Dujal ya no es el que era. Ahora, la oscuridad lo ha corrompido y ha perdido esa ingenuidad que lo caracterizaba, ese brillo en los ojos, esa luz interior que le hacía creer en la bondad del mundo. La realidad se ha estrellado de golpe contra él, como quién choca contra un muro de roca maciza, y ahora ha visto y sufrido demasiado como para volver a tener fe en el futuro.

Me gustan los personajes de esta bilogía, no sé si lo sabíais. Qué va, en la reseña del anterior libro no hablé largo y tendido sobre lo mucho que me habían fascinado. Lo que caracteriza a los personajes de estos libros es que son personajes vivos, que evolucionan a base de golpes, que aprenden de sus errores y que viven bajo el yugo de unas acciones que les pasan factura en el presente. Me gusta que Nicasia sufra el síndrome postraumático, que aún siga atormentada por lo que vivió durante la Guerra de la Bella Durmiente (que en ningún momento se explica, algo que me parece maravilloso), que su cojera haya empeorado y que su mano nunca vaya a volver a ser la de antes.

A eso hay que sumarle que todos son personajes miserables, en el sentido de que han sido apaleados una y otra vez por la vida, que avanzan más por un afán de supervivencia que por el bien común. ¿Que te ofrecen una misión para salvar el reino y que a cambio te darán una recompensa? Nicasia se ríe en plena cara de la emisario y se niega en rotundo a seguir el esquema del héroe. Dujal, contra todo pronóstico, había rechazado seguir investigando sobre sus orígenes, por miedo a lo que podría descubrir, y no es hasta que le obligan a ello que obedece.

Y eso que solo os he hablado de los personajes principales, pero los secundarios también están muy bien desarrollados. En algunos de ellos no se ha profundizado más porque ya estaban suficientemente bien dibujados del anterior libro (Mesalina, Costurina, Ismail), pero en otros sí que se ahonda e incluso cobran protagonismo, como MalaSenda o Marsias. Además, es curioso cómo los secundarios viven con independencia de la trama, cosa que ofrece un gran realismo a la obra.

Imagen de autoría desconocida
Uno de los problemas que he tenido con el libro es que hay un exceso de narradores y de tramas secundarias, por lo que la novela se hace lenta. Muy lenta. Se suman varios personajes "protagonistas", pero que para mí, no dejan de ser secundarios. En general, las historias de Siobhan y Arminta me importaban bastante poco. Puedo llegar a entender que más adelante tengan su peso en la trama, y la relación entre Siobhan y TuerceRobles me ha parecido preciosa pero...es relleno. Creo que se podría haber gestionado de otro modo para que sus tramas no parecieran tan independientes de la principal.

El anterior libro pecaba un poco de introductorio, pero como allí ya se habían establecido las bases del mundo, esperaba que en este libro se fuera directamente al grano. Pues no. Páginas y páginas en las que no pasa nada, en las que simplemente son los personajes haciendo sus cosas. La trama principal esta MUY de fondo. Sabemos que Aglanor amenaza con destronar a la reina, que hay un grupo de rebeldes llamados La Sociedad del Trébol por ahí y un poco ya. Lo cierto es que me cuesta recordar qué pasaba en la primera mitad del libro, y eso que lo he terminado hace nada. Hay mucha paja, sobran tramas, la gran variedad de puntos de vista hacen que el ritmo sea lento y no hay giros inesperados.

Pero por favor, no por ello os desaniméis, no quiero dar a entender que la primera mitad del libro sea mala. Sí que hay relleno, pero es entretenido de todas formas, tanto por los peculiares personajes como por lo bien escrito que está todo, hasta el punto que da un poco igual si lo que se nos cuenta es la lista de la compra de la autora, a mí me interesa. Además, ese espacio se aprovecha para profundizar en los personajes. La lectura es ligera y contiene reflexiones muy buenas pero,...yo quería que pasaran más cosas, y no. Ya sabéis, soy yo y mi eterno conflicto con las novelas de personajes.

Pasando a enumerar cosas positivas, me ha gustado que se profundice en los diversos seres que aparecen, como las vespifatas o los trolls, que solo se mencionaban por encima en el anterior libro. Otra cosa fantástica es que al final del libro se incluye un glosario en el que se retratan brevemente las diferentes criaturas que pueblan el mundo de TerraLinde, algo que me ha resultado muy útil y que sin duda necesitaba. A eso hay que sumarle que la construcción del mundo me ha parecido adecuada, incluso la magia, la cual, pese a no explicarse, resulta muy natural y no da lugar a deus ex machina.

Más cosas. La narrativa de Perea sigue siendo impecable. Me gusta mucho tanto por el vocabulario que usa, como por la poeticidad del texto, que en ningún momento resulta antinatural. Y qué decir de la viveza de los diálogos, que resultan muy naturales. Además, no trata al lector de tonto y hay algunas pequeñas elipsis fantásticas. Por no hablar del realismo que desprende la obra, en especial por los pequeños detalles, como cuando Nicasia entra en la morgue y tiene que cubrirse la nariz por el mal olor. ¡Pero si eso no pasa ni en CSI!

Eso sí, a diferencia del libro anterior, aquí la corrección no me ha parecido tan cuidada. He encontrado unos cuantos errores ortográficos resultado de la falta de atención y que sin duda deberían corregirse en posteriores ediciones.

Más cosas. Ya sabéis lo poco fan del romance que soy, pero en este caso, me ha gustado. Todas las relaciones amorosas que hay están en segunda plano y en ellas prima más la sutileza y la complicidad que el amor desenfrenado y pasional, algo que me parece maravilloso. Además, los personajes saben priorizar y no dedican páginas y paginas a hablar de sus sentimientos, muchas veces, es suficiente una mirada. Una última cosa que me sorprendido gratamente es que haya todo tipo de relaciones, no solo heterosexuales y que estén integradas con tanta naturalidad. Muchas novelas deberían aprender de esta en ese aspecto.

Por último he de mencionar que me gustado el mensaje que contiene la obra. Hace muchas referencias a la guerra, pero en el sentido de que reflexiona sobre cómo nunca hay victoria posible, que siempre habrá otra guerra y que la paz es inalcanzable. En los libros de fantasía nos suelen vender que los buenos luchan contra los malos, y que una vez han ganado los buenos ya está todo arreglado, pero en realidad nunca es así. Este fragmento me ha parecido muy revelador:
"El futuro le parecía tan oscuro como en los peores años de la guerra, durante un tiempo se había sentido aliviada, a pesar de la traición que la Paz de los Estandartes había supuesto para los gentiles, tenía que reconocer que habían disfrutado de una larga temporada de paz y que, pese a sus fallos, la reina había sido mejor gobernante que todos los sidhes del Alto Consejo. Ahora todo eso está a punto de desaparecer por un vulgar tecnicismo. Y ella se daba cuenta de que estaba en una edad en la que prefería quedarse con lo menos malo antes que tener que volver a luchar por lo mejor. Quizá eso era lo que hacían los años, te hacían ver que siempre habría algo contra lo que luchar, pero te quitaba las ganas de intentarlo"
En cuanto al final, sin duda está lleno de acción. Por una parte me ha gustado que hasta la última página de diera a entender que no hay resolución posible, pero por otra parte me ha parecido que se resolvía todo de forma muy precipitada.

En conclusión, un libro de fantasía muy bueno, que cuenta con unos personajes muy característicos que se alejan de los estereotipos y que tienen una gran profundidad, sin importar si son principales o secundarios. La trama es entretenida, pese a que le cuesta arrancar y se centra mucho en tramas secundarias. De todas formas, el libro es ameno, y está escrito con un estilo narrativo que aúna poeticidad y naturalidad. Es más flojo que el anterior, pero sin duda lo recomiendo.

Cosas que he aprendido:
  • Las relaciones de amor sutiles y cómplices son TOP.
  • Tras vencer los buenos, no siempre se comen perdices porque a veces no es la temporada.
  • Cómo construir personajes ausentes: véase Manx.

Y ya para terminar, os dejo con mi avance en Goodreads:


PUNTUACIÓN...3'5/5!

Primeras Líneas...

domingo, 12 de mayo de 2019

Visto en las redes 29#

¡Hola! ¿Cómo va todo? ¡Ya estoy aquí de nuevo! Después de un par de semanas de ausencia, he regresado. Lo había prometido, ¿no? Estos días he aprovechado para ponerme al día tanto con los trabajos de la uni como con las entradas del blog, y he de decir que tengo un montón de entradas en borradores. Lo único es que no he leído tanto como me hubiera gustado, pero no se puede estar en todo.

En fin, como ya os he mencionado otras veces, he decidido mantener esta sección como bimestral, así que esta vez encontraréis aquello que compartí en redes tanto de marzo como de abril. Como siempre, la entrada me ha quedado algo más larga de lo que esperaba, pero...eso compensa la espera, ¿no?

Empezaré por el principio. Ya sé que estos párrafos que vienen a continuación son muy repetitivos, pero siempre hay gente nueva que no sabe en qué consiste la sección, y me gusta informar de ello. Así que, para los que aún no lo sepan Visto en las redes es una recopilación de todos aquellos tweets que me han parecido interesantes (y a los que he dado retweet) publicados estos dos últimos meses por diversas personas, y una selección de las reflexiones relacionadas con el mundo literario que he compartido por las diferentes redes sociales. Es decir que...¡atención, porque podríais salir mencionados en esta entrada! 

Me decidí a crear esta sección como excusa para hacer debates porque sé que algunos de vosotros no me seguís en las redes sociales tranquilos, estáis en la lista negra (tanto porque no os interesa como porque no tenéis una cuenta) y pensé que os podría parecer interesante tener una recopilación de esta información. Así, todos los que no tenéis redes podrías estar al tanto y los que me seguís, pero estáis saturados, podríais tener un resumen. 

Como sabéis, el blog está en varias redes: en Twitter, en Facebook, en Instagram, en Goodreads y en Bloguers (podéis acceder a mi perfil de cada red social haciendo click en los enlaces), pero estoy especialmente activa en Twitter, Facebook y recientemente Instagram, por lo que en esta sección me centraré en esas redes sociales.

Repito, como en cada ocasión, que la idea de esta sección no es completamente mía (siempre hay que dar créditos). Me inspiré en una sección muy parecida en el blog de Deja volar tu imaginación llamada Citando a Twitter. En ella, Patt recopila algunos de sus retweets favoritos, aunque siempre están relacionados con reflexiones sobre el mundo en general, no centradas en el ámbito literario. Además, es una sección que tiene muy poco activa, tanto que a este paso, como no la actualice, dejaré de darle créditos.

Por cierto, hay algunos mensajes que están en inglés, pero tranquilos, para aquellos que no dominen el idioma, los he traducido tan bien como he podido. Y sin más dilación, os dejo con la entrada:


Visto en Twitter

"Enviar tu manuscrito a alguien es algo así como enviarle fotos desnuda. Excepto por el hecho de que con las fotos al desnudo como mínimo obtienes una reacción inmediata. Con el manuscrito, la agonía es más prolongada"
Pues esta comparación de Amy Harmon me parece muy acertada. Como escritor, lo quieras o no, desnudas tu alma, es imposible evitar reflejarte en el texto que escribes, ya sea en forma de ideas, tu visión del mundo, tics, sentimientos, experiencias propias,...Por mucho que un autor trate de distanciarse de su obra, nunca dejará de ser un pedacito de él, y aunque los lectores que no conocen al autor no logren ver qué forma parte de él y qué no, sus conocidos sí y...eso da miedo.


Exacto, muy de acuerdo con Andrea. Hoy en día se publican tantos libros que la promoción es vital. Siempre hay formas de apoyar a los autores que más te gustan. Por supuesto, los autores no viven de reseñas, pero algo es algo. En cuanto a lo de las bibliotecas, yo lo he hecho eso de pedir que compraran libros que no podía permitirme, y por lo que me contaron los bibliotecarios, pagan al autor un porcentaje por cada préstamo del libro que se hace.


"Yo: ¿Es más valioso si está firmado?
Librero: Estoy bastante seguro de que la palabra "Dios" escrita en cursiva en esta biblia no cuenta como auténtica, señor."
Lo siento, pero es que no sabéis lo que me reí con este comentario de John Lyon. Me parece maravilloso. En cuanto a los libros firmados, es algo que me parece muy interesante, aunque por desgracia, tengo muy pocos. De todas formas, cuando más valiosa me parece una firma en un libro es cuando se trata de una firma con dedicatoria personal. ¿Vosotros tenéis alguna?


"Recuerda, como protagonista femenina, tienes permitido tener tus propias aficiones, amigos y trama...hasta que te enamoras. Luego, simplemente asume que tu mundo (y saga de libros) girará entorno a él"
Triste, pero muy cierta esta crítica de Brooding YA Hero. A puñados se pueden contar los libros juveniles en los que pasa esto. De repente, todo deja de importar y el interés amoroso de la protagonista es lo único que importa. No duerme, no come, no estudia, solo habla con sus amigas para hablar de él,... ¿Se os ocurre algún libro que rompa con esto? ¿En el que la protagonista, después de enamorarse, siga quedando con sus amigos para hacer cosas y siga con sus aficiones y el chico no aparezca? Lo peor de este tópico es que muchas veces sobrepasa las páginas escritas y se da en relaciones reales.


"Cuando la biblioteca de tu barrio empieza sutilmente a sembrar las semillas de la anarquía"
Pero qué risa esta imagen que comparte Ian Laking. Me encanta cuando las bibliotecas hacen estas pequeñas cositas que te arrancan una sonrisa y te sacan de tu monotonía. Aunque sea sin querer.


Yo soy más de usarlos en diminutivo, como "fulanito"...pero he de confesar que yo digo "benganito", en lugar de "mengano". "Zutano" lo había visto por alguna parte, pero no lo diría porque suena a insulto y "perengano", I'm sorry, pero es demasiado complicado de pronunciar. Aún así, muy a tener en cuenta las indicaciones de Ortografía.




He juntado tanto el mensaje de Sofía Aguerre como el de Ester Pablos porque tratan el mismo tema. Defiendo que no hay necesidad de sentirse identificado con ningún personaje de la novela para que esta te guste. No importa que el protagonista te caiga mal. Lo importante es que esté bien construido y sea coherente, que se profundice en su psicología, que puedas entender por qué es así. Que sí, que sí, que si te identificas con el personaje es como si lo vivieras en carne propia y te pasara a ti, que te es más fácil entrar e la historia, pero, ¿desde cuando nos conformamos con lo fácil? Como dice Sofía, es una oportunidad única para intentar comprender otras formas de ver el mundo y entender mejor a la gente que te rodea. ¿O acaso me diréis que todo el mundo que conocéis os cae bien? Como preguntaba, ¿qué libro os a gustado pese a no haber podido sentiros identificados con los personajes?


Pero qué gracia este meme (buah, lo productiva que ha terminado siendo esta imagen) que comparte Ellie. Sin duda, en eso se pueden resumir los libros de Harry Potter: Harry lanzándose a los brazos de aventuras peligrosas y muy probablemente mortales y Ron y Hermione tratando de detenerle.


Esta imagen que compartió Patt de un libro de la editorial :Rata_ me dejó flipando. Últimamente hay muchas reivindicaciones de la necesidad de reconocer el trabajo de los traductores, pero hasta ahora no me había encontrado con un libro que le reconociera el mérito a todos los agentes de la creación del libro. Me parece maravilloso. Y es que, ¿a quién no le gusta que le reconozcan su trabajo? Deberían hacer lo mismo todas las editoriales, no cuesta nada. ¿O en realidad da un poco igual? ¿Es lo mismo que si en las etiquetas de la ropa pusiera el nombre de quien ha hecho el diseño y del lugar en el que se ha confeccionado? ¿Qué opináis?



Pero, ¿vosotros también estáis viendo el nivel de detalle que tiene esta tarta de Harry Potter que nos comparte El Profeta? De verdad, la gente hace unas cosas que alucino. Es preciosa, me encantaría ver cómo la hacen. Eso sí, luego ya no sería capaz de comérmela, ¿y vosotros?


Pues sí, esto que dice Xavier Beltrán es algo que he visto muchas veces en reseñas. Yo he dicho más de una vez "este autor/libro no era para mí", pero lo de "este libro/autor no es para todo el mundo" me parece una soberana tontería. ¿Y qué autor sí lo es? También he oído mucho lo de "este libro/autor o lo odias o lo amas" y no es cierto, siempre habrá personas que se encontrarán en el término medio


En los últimos años se está explotando mucho el boom de las trilogías que luego se convierten en sagas. ¡Con lo feliz que soy con los libros autoconclusivos! En cuanto a las trilogías, solo las leo cuando estoy 1'00% segura de que se han publicado y traducido los tres libros...pero luego pasa lo que dice Alhana, que se convierten en sagas. Es decir: no. Te puede gustar mucho un mundo, véase Cazadores de sombras, pero lo bueno, en exceso, cansa, y me hace pensar que la autora es incapaz de reinventarse o que solo quiere aprovechar el tirón. ¿Con que "trilogías" os ha pasado?


Esta pregunta que nos plantea Universo de letras me pareció muy interesante. Admito que soy muy curiosa, pero en este caso, estoy casi segura de que no lo miraría, pues la vida perdería toda la gracia. ¿Qué opináis vosotros?


"Ser escritor significa romper tu alma y esconder los fragmentos entre las páginas que escribes. Básicamente, mis libros son horrocruxes"
Esto que dice Dea Poirier es muy parecido a lo que comentábamos antes de dejar parte de ti mismo en los libros que escribes, pero me ha parecido muy curiosa la comparación que hace con Harry Potter y no me podía estar de compartirla.


"Todas las protagonistas tienen exactamente una amiga que existe para ofrecer un poco de antecedentes narrativos, elegir el vestuario para la primera cita y luego desaparecer durante los tres siguientes libros. ¡Oh! ¿He mencionado que la amiga ofrece diversidad? ¡Mucha diversidad! De hecho, es toda la diversidad que encontrarás en el libro"
Qué estoy de cansada de las amigas florero. ¿Quién no se ha encontrado una y otra vez con personajes como el que describe Brooding YA Hero? Esto pasa y mucho. Se usa a la mejor amiga como excusa para aportar diversidad a la novela y también para demostrar que la protagonista tenía una vida antes de la novela. Uf. Algunos libros en los que no pasa esto y las mejores amigas tienen más presencia son Rubí, de Kerstin Gier y Hija de humo y hueso. ¿Cuáles conocéis vosotros?


Poco más tengo que añadir a lo que dice Xavier Beltrán. En mi defensa, me acuerdo más veces de coger el libro que veces me lo he olvidado, pero sin duda me ha pasado. O terminar el libro que estaba leyendo y tener que pasarme un buen rato mirando el infinito. Maravilloso. No lo recomiendo.


Eh...esta pregunta de Rubén H. Ernand es muy acertada. Hay gente que tiene miles de libros en su "Want to read" y cada día añaden algunos más. ¿Y si pasaran menos tiempo en GR y leyeran más? Pregunto. Creo que la mayoría son unos ilusos, aunque seguro que hay algún vampiro inmortal por ahí. A ver, que no estoy exenta de culpa, yo tengo unos 200 apuntados...pero tengo la esperanza de leerlos. Quizás un día me tome un año sabático, quién sabe (?).  Y vosotros, ¿sois unos ilusos?


Visto en Facebook

Pero qué chulas estas escaleras que nos comparte Diversidad literaria. Lo cierto es que es una tontería, es simplemente un detalle que cuesta muy poco, pero para una biblioteca me parecen muy acertadas.


Pero, pero, pero, ¿habéis visto estos minilibros que nos comparte Maks Viktor Antiquarian Books? Menuda colección. Ya, sé que solo son objetos decorativos, que no se pueden leer, pero me parecen una obra de arte fascinante.


Antiguamente se hacían más libros así como nos enseña Golem13, con este tipo de ilustraciones en los bordes y que eran invisibles, pues solo se podían cuando ponías las páginas en una determinada posición. Y por supuesto, eran libros en ediciones especiales muy caras. Pero eso no quita que sea una maravilla, me encantaría tener un libro que tuviera eso.

Y bueno, eso va a ser todo por hoy. ¿Qué opináis vosotros? ¡Nos leemos en los comentarios!

viernes, 26 de abril de 2019

Pequeña pausa

¡Hola!

Me paso por aquí un par de minutos para informaros de que el blog va a quedar en pausa un par de días. Estoy en Modo On Fire con los trabajos de clase y además tengo varias entradas pendientes por escribir, así que volveré cuando las tenga hechas y pueda respirar un poquito. También voy a estar ausente por redes, pero no os preocupéis: volveré.

Un saludo y felices lecturas^^

jueves, 25 de abril de 2019

Frases memorables: El proyecto esposa

"¿Por qué nos concentramos en ciertas cosas en detrimento de otras? Arriesgamos nuestras vidas a fin de salvar a una persona de morir ahogada, pero no hacemos una donación que podría evitar que muchos niños muriesen de hambre. Instalamos placas solares porque su impacto en emisiones de CO2 es mínimo - aunque puedan tener un efecto negativo global si se considera su fabricación e instalación-, en lugar de participar en proyectos de infraestructuras más eficaces"

¡Hola a todos! Ya estoy aquí con una nueva entrada de Frases memorables. En esta ocasión es del libro El proyecto esposa, de Graeme Simsion. Lo cierto es que es un libro muy curioso y entretenido, pese a no ser ninguna maravilla, me gustó bastante. La trama gira entorno a Don que intenta encontrar a la pareja perfecta mediante un cuestionario que ha creado según sus gustos, oh, ¿y he mencionado que Don padece el síndrome de Asperger? La caracterización de su personaje es fantástica y aunque no es tan divertido como podría ser, es muy curioso ver cómo se las apaña y además, el libro no solo es romance, sino que tiene una parte importante de misterio e investigación. Si queréis saber más, os dejo un enlace a la reseña.

Y ahora pasando al fragmento que os traigo del libro, me parece muy curioso lo que comenta. He de confesar que no soy una persona muy ecológica ni tampoco de hacer ayudas humanitarias. Lo sé, acabo de destruir la imagen perfecta que teníais de mí (?). Lo de participar en ONGs y otro tipo de ayudas no me convence porque no esto convencida de si realmente mi dinero/objetos que ya no quiero se utilizan para ese fin. Soy muy desconfiada en ese aspecto. Eso sí, si tuviera tiempo, me gustaría entrar en una de esas organizaciones como voluntaria, para poder tocar la realidad de cerca.

En cuanto a lo del reciclaje...me pone nerviosa. Hay que comprar productos ecológicos, tener un coche eléctrico, placas solares, separar toda la basura, reciclar y separar componentes electrónicos, reciclar las bombillas, reciclar el aceite, apagar las luces y cualquier pequeño interruptor, comprar objetos hechos con materiales ecológicos, no malgastar agua,...No puedo con tantas cosas, de verdad, y seguro que me dejo varias. En mi defensa, mi familia ha empezado a separar los residuos según sean vidrio o plástico, y yo colaboro pero...¿sois conscientes de cuantas bolsas de basura deberíamos tener si lo separáramos todo? ¿Y dónde las guardamos? Y en ese caso deberíamos ir a tirar la basura cada día...

Regresando a la frase, me ha parecido curioso lo que comenta. Es curioso cómo hacemos algunas cosas y otras no, como los ejemplos que pone. Yo creo que al diferencia radica en que participamos si vemos que lo que hacemos tiene un efecto directo sobre otros (como salvar a alguien o instalar las placas solares), en cambio, las cosas en las que nuestro efecto no es tan visible (hacer donaciones) no nos atraen tanto. ¿Por qué? ¿Por suspicacia? ¿Porque no nos permite presumir de ello? ¿Porque no nos satisface tanto? No lo sé.

Y vosotros, ¿qué opináis sobre este tema? ¿Por qué creéis que en algunas ocasiones actuamos y en otras no? ¿Sois ecologistas y soléis ayudar en labores humanitarias? ¿Alguna vez habéis hecho voluntariado? Nos leemos en los comentarios


sábado, 20 de abril de 2019

Y tú no regresaste, de Marceline Loridan-Ivens

Título original: Et tu n'es pas revenu
ISBN: 978-84-9838-711-7
Número de páginas: 96
Tipo de edición: Rústica con solapas
Sello editorial: Salamandra
Colección: Narrativa
PVP: 16,00 €
PVP e-book: 8,99 €

Sinopsis:
 Hay libros que dejan una marca indeleble y, mucho tiempo después de haberlos leído, permanecen vivos en nuestro recuerdo. Éste es uno de ellos. A los ochenta y seis años, Marceline Loridan-Ivens ha volcado en esta carta abierta a su padre un cúmulo de sentimientos profundamente arraigados desde su juventud, de los que ha sido incapaz de desprenderse durante toda una vida.
Tú podrás regresar, porque eres joven, pero yo ya no volveré.. Esta simple frase, que Marceline oyó de boca de su padre cuando eran deportados en el mismo tren al campo de Auschwitz-Birkenau en abril de 1943, quedó grabada en su memoria para siempre y es el origen de este relato extraordinario.
La dramática lucha de una chica de quince años por sobrevivir en una situación que ha pasado a la historia como paradigma de la máxima depravación de la que es capaz el hombre queda plasmada con una voz  asombrosamente desprovista de sentimentalismo y autocompasión. En su lucha imposible contra una fuerza aplastante, Marceline narra los hechos cotidianos con la frialdad y la distancia de quien, incluso después de setenta años, no puede permitirse ni siquiera el sufrimiento; de alguien que invirtió hasta la última fibra de su persona en un solo fin: salir con vida del infierno y honrar así las palabras de su padre.
Pero más allá del conmovedor homenaje de una hija a la única persona en el mundo a la que pudo amar de verdad, estas páginas exhalan un reconfortante soplo de energía y vitalidad, una demostración palpable de la insondable capacidad del ser humano para sobreponerse a los desafíos más extremos que su propia especie le presenta.

Opinión:
Impresión: Tristeza

¿Por qué me martirizo leyendo este tipo de libros? Sin duda es una pregunta perfectamente válida. Libros que desgarran, libros que remueven, libros que cubren mi mundo, por unas horas, con una pátina de tristeza. ¿Y para qué? ¿Para qué castigarme de este modo? ¿Por qué quiero sentirme vacía, apagada, derrotada? Ahora mismo podría estar riendo a carcajada con Jesús me quiere, de David Safier, que a mí madre le ha gustado tanto que estoy pensando en hacer relectura. O leer otro libro de fantasía que me permita montar en dragones y participar en complejos juegos de poder.

Pero no.

Aquí estoy.

Martirizándome con otro libro sobre los campos de concentración nazis. Narrado por alguien que realmente estuvo allí, que son los que más duelen. Ver la diferencia tan abismal que hay entre las obras narradas por personas que realmente experimentaron todo aquello en contraposición con autores que se han informado muy bien, hace que me pregunte qué tan importante es haber experimentado algo para poder escribir bien sobre ello.


Y no solo eso. Me pregunto sobre el mundo que me rodea. ¿Por qué nos quejamos tanto si nunca hemos vivido tan bien? Me pregunto sobre la frivolidad que nos envuelve. Tengo 33 pares de vaqueros; Marceline soñaba con llevar un traje a rayas solo para no llevar ropa de otros muertos. Pienso en nuestros dramas diarios y cómo en realidad no son nada.

El egoísmo. Puede que sea eso lo que me empuje a leer libros. Libros en los que son los demás los que sufren, cuyas desgracias hacen palidecer mis tristezas. Esta mañana estaba preocupada por un examen que tengo mañana y una conferencia que no me he preparado. Ahora mismo todo eso me parece tan insignificante, que aquí me tenéis, divagando sobre por qué este mundo es tan triste. Lo sé, ahora mismo soy la alegría de la huerta.

No lo sé, puede que estos libros me entristezcan, pero, por contradictorio que parezca, hacen mi mundo más brillante. Después de leer lo que se siente al vivir en un vagón durante diez días entre cadáveres o sobrevivir con una hogaza al día, o ver que alguien considera un tomate un tesoro, o pensar en convivir con el olor a cuerpos quemados cuya fosa has cavado tú misma,..después de eso, no puedo evitar sentirme afortunada.

Vale. Volviendo al libro. O empezando a hablaros de él. Como dice la sinopsis, no se trata de una biografía, ni de una ficcionalización de unos hechos. La protagonista, Marceline, que estuvo en Birkenau cuando tenía quince años, escribe desde su vejez al padre que nunca regresó. Por tanto, no encontraréis una historia. La autora ni siquiera nos escribe a nosotros, sino a su padre, y le habla a él.

Por eso, no es un relato ordenado de hechos cronológicos. No nos describe cómo los capturaron, las penalidades del viaje, los detalles sobre el campo y sobre lo que ella hacía allí, ni tampoco la liberación. O sí. Sí que nos habla de ello, pero de forma superficial, porque eso no es importante. Así que si buscáis un libro con el que documentaros acerca de cómo se sobrevivía en Auschwitz, este no es vuestro libro. Aquí lo que importan son los sentimientos. La protagonista/autora no nos cuenta lo que vivió, solo los sentimientos que le provocaba todo ello y las marcas que le ha dejado. Pero tampoco es que nos cuente cómo se sintió, sino que vuelca sus lágrimas en el papel.

Este no es un relato desgarrador, que busque entristecer al lector o impactarle. No se habla de los horrores de Auschwitz ni la autora se recrea en el sufrimiento y el terror. Estoy segura de que presenció muchas cosas terribles, que nos revolverían el estómago y que nos impactarían. Pero no habla de ello, quizás porque es incapaz.

Y esto es algo muy habitual de los libros que he leído contados por personas que vivieron hechos tan traumáticos, el hecho de distanciarse de ellos y no describirlos. Pero eso no hace que sean menos sentidos, al contrario, al desnudar la narración de los hechos escabrosos que solo buscan atraer al lector morboso, hace que sean los pequeños detalles lo que importe y sobre todo, el tono. El libro no cuenta nada nuevo ni cuenta cosas que te hagan estremecer, pero merece la pena solo por cómo lo cuenta, por el tono desesperanzador que impregna cada una de las páginas.

Por muchas obras que lea de este estilo, me sorprendo de nuevo cada vez con la actitud que adoptaron los supervivientes: la deshumanización. Y quizás sea este uno de los detalles que más me ha marcado de esta lectura, cómo la única salida al suicidio es la alienación mental.

He de decir que no todo es positivo (oh, sí, la tristeza y la desesperanza son positivas). El libro se me ha hecho corto. Hubiera gustado que profundizara más en su historia, en sus vivencias, no tanto por el morbo, como por el hecho de que quería más páginas. Además, el último tramo, más centrado en cómo rehizo su vida, me ha parecido muy biográfico.

¿Cómo rehaces tu vida después de haber vivido algo así? Pista: no lo haces. Nunca se rescató a los prisioneros del campo de concentración porque el campo sigue allí como una losa demasiado pesada en sus corazones. No se puede olvidar algo así, hacer borrón y cuenta nueva. Y leer sobre la carga que llevan lo  supervivientes sobre sus hombros hace que me pregunte si los verdaderos afortunados no fueron los que murieron allí y no se ven obligados a recordar ese horror cada mañana.
"Los dedos de los pies, helados, se me quedaron entumecidos para siempre. Las infecciones me dejaron en los brazos y en las piernas círculos blancuzcos en los que la piel es fina y fofa. Durante mucho tiempo conservé en la nuca las huellas de los bastonazos. Y si me he mantenido flaca y menuda es porque con frecuencia, delante del espejo, diez, veinte años más tarde, he pensado: 'Debo seguir delgada y esbelta para que no me envíen al gas la próxima vez' "
No es fácil valorar libros como este, basados en hechos reales, en los que personaje y autor son la misma persona. Algo que me ha parecido curioso de a autora/personaje es la idealización que ha hecho de su padre, que pereció en el campo, y el odio que siente hacia su madre y el resto de su familia. Visto desde fuera, no es racional: su padre no hizo tanto por ella y su madre solo intenta ayudarla de la forma que cree que es mejor. Pero tras conocerla...entiendes por qué piensa así.

En conclusión, un libro que merece la pena tanto si habéis leído antes sobre el tema como si no, mientras no le tengáis miedo a la tristeza y a la desesperanza. Peca por ser muy corto y por no profundizar demasiado, pero la autora sabe condensar muy bien todo su dolor y sus sentimientos. Os lo recomiendo.

Cosas que he aprendido:

  • La diferencia que hay al escribir entre haber experimentado algo o no.
  • A veces, no importa tanto ser escabroso, como cuidar el tono que usas.

Y para terminar, os dejo con mis avances en Goodreads:



PUNTUACIÓN...4/5!

Primeras Líneas...

martes, 16 de abril de 2019

Viñeta del lector 53#


"333. Después de un par de minutos de lectura, las palabras desaparecen y una película a todo color empieza a reproducirse en mi cabeza"


Una de las razones por las que las adaptaciones cinematográficas me decepcionan es que nada se parece en absoluto a como lo había imaginado. Y da igual la fidelidad con la que hayan elegido a los actores y los escenarios: nunca es igual a como yo imaginé el libro. Normalmente, si un libro me engancha, me sumerjo completamente en él y es exactamente como si viera una película en la que elijo a mis propios actores y mi propia ambientación.

No sé si os pasa a vosotros, pero yo hago poco caso a las descripciones del libro. Ya sabéis que no soy muy fan de ellas y, aunque eso no significa que me las salte, les hago poco caso. Es decir, me da igual que en el texto se diga que el protagonista es rubio de ojos azules, que lleva una espada decorada con joyas y que está en un bosque de sauces, yo voy a imaginarme un chico de pelo y ojos castaños, con una espada normalita en un bosque de pinos. Inconscientemente.

Y es que los libros los escriben los autores, pero los reescriben los lectores. A no ser que se me indique algo muy característico (un castillo rosa, un protagonista cojo o manco, una armadura roja) y que esa característica tenga luego importancia, suelo hacer caso omiso. Por ejemplo, Nicasia, de La corte de los espejos, tiene el pelo blanco, pero para mí lo tiene marrón. Eso sí, como su cojera es importante, siempre me la imagino renqueante.

¿Y qué hace que me imagine los personajes o el paisaje de una forma u otra? Diría que el texto, pero en realidad son los estereotipos. Tengo unos personajes/paisajes tipo en mi cabeza, y normalmente suelo basarme en ellos. Y eso hace que me pregunte, sabiendo eso, ¿qué importa la representatividad de las minorías?

Quiero decir, a veces he leído libros en los que hay personajes de raza negra...pero a no ser que esa característica tenga algún peso en la trama (como en Blanco y negro), por costumbre, me lo imagino de raza blanca. Del mismo modo, a veces he leído novelas ambientadas en Japón...y en mi mente, los personajes tienen aspecto occidental. ¿Les pasará lo mismo a los japoneses? ¿Al leer una novela con personajes occidentales los imaginarán como tales o como japoneses?

Así, por ejemplo, me sorprendió el casting escogido para A todos los chicos de los que me enamoré...porque no recordaba en absoluto que los personajes tuvieran rasgos orientales, me chocó ver que no coincidía mi recuerdo del libro con la realidad.

¿Que está mal por mi parte? Sí. Y sé que es por culpa de mi forma de ver la sociedad que me rodea, de los estereotipos. Pero al mismo tiempo, eso me permite ver que no es tan importante que los autores incluyan diversidad, si de todas formes, el lector va a imaginar los personajes como le dé la gana. A ver, sí creo que hay colectivos que deberían aparecer más pero no porque se tenga que cumplir una cuota de representatividad, sino porque el autor siente que ese personaje es así.


¿Qué opináis vosotros? Nos leemos en los comentarios^^


miércoles, 10 de abril de 2019

Saga Nacidos de la bruma, Libro IV: Aleación de ley, de Brandon Sanderson

¡Hola a todos!
Ya estoy aquí con una nueva reseña. Desde que el año pasado terminé los tres primeros libros de la saga Nacidos en la bruma, tenía pendiente seguir con Sanderson, pero necesitaba tomarme un respiro. Y al fin ha llegado el momento de seguir con el autor. Como sabéis, quiero leerme todo lo que ha escrito, que no es poco, pero prefiero hacerlo poco a poco.

He de avisar que pese a ser la cuarta parte, este libro está ambientado trescientos años en el futuro, por lo que se puede leer de forma independiente sin ningún problema.

Título: Aleación de ley (Nacidos de la bruma [Mistborn] 4)
Título original: The Alloy of Law
Autor: Brandon Sanderson
Nº de páginas: 368
Editorial: S.A. EDICIONES B
Encuadernación: Tapa blanda
ISBN: 9788466651752
Año de edición: 2012
Traductor: Rafael Marín Trechera

Sinopsis:
Han pasado trescientos años desde los acontecimientos narrados en la primera trilogía de la saga, y Scadrial se encuentra ahora cerca de la modernidad: ferrocarriles, canales, iluminación eléctrica y los primeros rascacielos invaden el planeta. Aunque la ciencia y la tecnología están alcanzando nuevos retos, la antigua magia de la alomancia continúa desempeñando un papel fundamental. En una zona conocida como los Áridos, existen herramientas cruciales para aquellos hombres y mujeres que intentan establecer el orden y la justicia. Uno de estos hombres es Lord Waxillium Ladrian, experto en metales y en el uso de la alomancia y la feruquimia.
Después de vivir veinte años en los Áridos, Wax se ha visto obligado, por una tragedia familiar, a volver a la metrópolis de Elendel. Sin embargo, y a su pesar, deberá guardar las armas y asumir las obligaciones que exige el hecho de estar rodeado de la clase noble. O al menos eso cree, ya que aún no sabe que las mansiones y las elegantes calles arboladas de la ciudad pueden ser incluso más peligrosas que las llanuras de los Aridos. Un skyline metálico de bruma, de ceniza y vapor conquista el cielo amenazando a todos aquellos que viven y luchan debajo de él.

Por qué este título
"Pero ahora sirvo a algo mejor. La esencia de la ley, pero mezclada con justicia de verdad. Una aleación, Wax. Las mejores partes de ambas en una sola. Hago algo mejor que perseguir la escoria enviada desde la ciudad"

Opinión:
Impresión: Me ha sabido a poco

Lo primero que me sorprendió de este libro fue ver lo corto que era (incluso buscaste en Goodreads a a ver si de verdad era del mismo Brandon Sanderson o era otro). Acostumbrada a los tochos de 800 páginas de Sanderson, este libro de unas 300 era algo completamente nuevo. ¿Cómo se ha manejado el autor con un libro de menor extensión? Pues regular, la verdad. A mí se me ha hecho corto.

Aquí parecen Sherlock Holmes y Watson.
Uno de los problemas que he tenido con este libro es que me ha parecido muy introductorio. Es como si el libro entero fuera una introducción a algo más grande. En esta ocasión, la trama no me ha parecido tan atractiva como otros de sus libros, quizás porque aunque se ve que hay una trama principal detrás, la secundaria que se desarrolla en este libro no ha terminado de atraparme.

En defensa del libro diré que es la obra con menos politiqueo y reflexión sobre la religión que he leído del autor (atención: eso sí que es nuevo). Sanderson es muy de dejar que sus personajes hablen y desarrollar la acción en las últimas páginas. Aquí no hay nada de eso. Hay acción desde la primera hasta la última página, algo que hace que el libro se devore con una facilidad pasmosa y que tenga un ritmo trepidante. ¿Puede que por esa falta de politiqueo me haya gustado menos (si es así, eres muy aburrida)? Quién sabe.

Eso sí, las escenas de acción están muy bien descritas y las batallas me han parecido espectaculares. Es cierto que al principio me costaba un poco orientarme y es que la forma de luchar es bastante complicada, pero hay tal nivel de detalle que no te pierdes ni un solo movimiento, ¡es como si vieras la batalla fotograma a fotograma!
Os prometo que no hay ningún
 personaje que pueda hacer eso.

En cuando al mundo...Uno de los problemas que tengo con los mundos de fantasía es que parecen estancados en una Edad Media eterna. Por eso me ha parecido maravilloso que el autor viajara 300 años en el tiempo y nos presentara el mismo mundo pero en la época del Salvaje Oeste (no tengo ni idea de si eso es una época histórica o no, pero haced como que sí). La ambientación es bastante Western, una época en la que el uso de revólveres es el pan de cada día, el ferrocarril está en auge y el uso de la electricidad está empezando a extenderse. Me ha gustado ver una sociedad en la que hay avances científicos y que va evolucionando poco a poco, pues hace que no sea estática.

En cuanto a la magia, me gustan que dé para tanto. Es el mismo tipo de magia que en la trilogía anterior, pero al igual que lo ha hecho el mundo, también ha evolucionado, se le da otra vuelta de tuerca y se usa de forma ligeramente distinta. Y yo que creía que no daba para más...Pues Sanderson juega con la combinación de metales y concede a sus personajes poderes de lo más curiosos. Además, me ha gustado que no se explique como si fuera un manual, al mismo tiempo que no lo da todo por sobreentendido. Se explica lo justo y necesario, y si te pierdes o sientes curiosidad de más, puedes consultar el anexo del final.

Sobre los personajes...He tenido mis más y mis menos. El libro se centra bastante en los personajes, sin abusar. Son personajes interesantes y con profundidad, todos muy bien caracterizados, y al mismo tiempo no se ahonda tanto en ellos como para que no queden cosas por contar en los siguientes libros. Me parece interesante que todos los personajes no sean más que escalas de grises.aunque el protagonista sea Wax, quiero destacar a su amigo Wayne (sí, tienen nombres parecidos, eso es raro). Wayne me ha encantado como personaje. Es de lo más peculiar, tanto su forma de ser, como por su humor como por sus poderes. Y es que Wayne es un experto del disfraz y se le da de maravilla imitar y crear acentos, además de meterse muchísimo en el papel. Sus escenas son las más divertidas.

Mi problema es que siento que Sanderson ha creado unos personajes molde y no sale de ahí. Tiene una base a partir de la cual crea a todos sus personajes y luego le da a cada uno su personalidad y forma de ser propia. Así, Wax se parece a Kelsier y Marasi a Sarene. A ver, no son el mismo personaje, pero el parecido está ahí.

Click para ampliar
Más cosas: la edición me parece espectacular. La portada es fantástica (recordemos la portada de mi edición de El imperio final), el mapa que incluye tiene tal nivel de detalle que podría creer que se trata de una ciudad real y además podemos encontrar varias páginas que imitan ser hojasde un periódico.
Click para ampliar
Además, aunque os he dicho que el libro es perfectamente independiente de la anterior trilogía, sí que podemos encontrar veladas referencias a los protagonistas originales, los cuales se han convertido con el paso del tiempo en figuras míticas. Repito, no vais a spoilearos nada porque si no habéis leído los otros libros no vais a percibirlo, pero esos guiños me han encantado.

Una última cosa a destacar es la importancia de la ley. Al parecer, cada obra de Sanderson tiene su propio núcleo y en esta ocasión son las reflexiones entorno a las leyes y la justícia. Los personajes hablan (lo poco que hablan) mucho sobre ellos y muestran como, con todo, no hay blancos ni negros y ninguna solución es la única buena.

Puede que no me haya quedado una reseña del todo positiva, pero quiero dejar claro que pese a todo, me ha gustado. ¿Por qué? Por los pequeños detalles que tanto caracterizan la obra de Sanderson. Ejemplo de ello es el desarrollo de las relaciones amorosas, pues no evolucionan así como el lector espera. Otro ejemplo de ello es cómo insiste en el hecho de que los héroes no son tan buenos como la gente cree, y que todo el mundo se guía por su propio egoísmo al hacer las cosas. Además, también se burla del estereotipo de "mujer fuerte e independiente" que se ha puesto tan de moda últimamente, mujeres con pantalones, guerreras y valientes. Qué pasa, ¿es que si no eres así no vales como mujer? Este fragmento me ha parecido muy ilustrativo:


Y poco más me queda por decir, básicamente he sido yo criticando el libro sin pasarme. ¡Laura criticando un libro de Sanderson! ¿Pero tú estás bien? Os prometo que sí. Estoy segura de que incluso a vosotros vuestro autor favorito os ha decepcionado en algún momento. ¿Que si me arrepiento de haber leído este libro? ¡En absoluto! Me he propuesto leer todo Sanderson y...algún día lo conseguiré (Ya, claro, y también terminarás de leer algún día The shadowhunter's codex...¡Lo terminaré! ¡Sólo me quedan veinte páginas! Ya... ¿y desde cuando?).

En conclusión, Aleación de ley es un libro que peca por corto e introductorio, además de tener una trama poco interesante. Aún así, cuenta con personajes bien caracterizados, con profundidad y con mucha carisma, además de tratar temas curiosas y presentar un mundo y una magia de lo más interesantes. Se lee con mucha facilidad, pues tiene mucho ritmo y acción y sin duda, contiene la esencia del autor. Así que nada, quedo con muchas ganas de leer el siguiente.

Y para terminar, os dejo con mi avance en Goodreads:


Cosas que he aprendido:

  • Personajes femeninos fuertes: se puede ser una chica "fuerte e independiente" sin necesidad de tener que luchar o empuñar un arma.
  • Buenas descripciones de batalla.
  • Hay que crear personajes característicos: al final, eso es lo que hace que el lector los recuerde y los diferencie de otros, los pequeños detalles.


PUNTUACIÓN...3/5!

Primeras Líneas...