martes, 17 de septiembre de 2019

Los muertos no pagan IVA, de Sergio S. Moran

No sé si lo sabéis pero el anterior libro de este autor, El dios asesinado en el servicio de caballeros me gustó mucho. MUCHO. Y es que fue tronchante, se me saltaban las lágrimas de la risa a cada página (tampoco nos pasemos). Puede que la trama fuera un poco meh, pero sin duda la protagonista, mordaz, realista, lo compensaba con creces. El autor fue directo a mis favoritos e incluso leí algunas de las historias que tiene colgadas en su página web (si os interesa ver qué tal el estilo del autor, os recomiendo darles un vistazo).

G, a quien el primero también le había encantado, me regaló la segunda parte (aunque se puede leer de forma independiente) por mi cumpleaños, y también se compró un ejemplar para él, para hacer una lectura conjunta. Oh, y conocí al autor personalmente en la Celsius de este año y me firmó el libro. Me pareció muy simpático y divertido, siempre con una broma bajo la manga, y su presentación fue una maravilla, me reí tanto como con sus escritos.

Como veis, no tenía expectativas ni nada. Ahora en serio, en realidad, no esperaba mucho de este libro, simplemente que fuera algo parecido al anterior. Por desgracia, me he llevado una decepción.

Título: Los monstruos no pagan IVA
Autor: Sergio S. Morán
Autoeditado
Encuadernación: Tapa blanda con solapas
Páginas: 352 páginas
ISBN: 9788409068241
Precio: 15,00€

Sinopsis:
Verónica Guerra es detective paranormal. es a quien recurres cuando intentas cazar gamusinos o cuando un licántropo intenta cazarte a ti. Es dura, con recursos, imparable, y necesita unas putas vacaciones.
Acompañaremos a la detective por Madrid, lejos de monstruos, tiroteos y demás rutina. Pero su paz se verá constantemente interrumpid por corrupciones inmobiliarias, saqueos de conventos y tráfico de armas.
La detective tiene que enfrentarse a la cruda realidad: su pasado y sus enemigos no la dejarás descansar.
Ni muertos.


Por qué este título...
Para rematar la tranquila mañana, y tras concertar un par de reuniones por teléfono, estaba sentada en un banco de madera del Museo del Prado, relajándome, observando en completo silencio una de las Pinturas Negras de Goya y formando un plan para intentar contraatacar a Constructoras Gaziel y su séquito de no muertos libres de impuestos.

Opinión:
Impresión: Pues OK

En general he de decir que ha sido un libro entretenido, pero ya. Mi principal problema es que no he podido reconocer al autor en su escrito, el estilo era muy diferente, y perdía aquello que le había hecho brillar en el anterior: el humor. Sí, me ha hecho gracia alguna que otra cosa, pero ya. Se hace ameno, pero no encontramos situaciones de humor absurdo como en el anterior, ni diálogos desternillantes. Además, la voz de Parabellum es...diferente, como si estuviera de capa caída (que en parte es así). Y eso me ha decepcionado mucho porque el humor era la mejor baza del autor, aquello que le hacía destacar. Y aquí me he encontrado con una novela con poca gracia.

Ya en el libro anterior, para que engañarnos, la trama era una patata. Era básicamente Parabellum haciendo sus cosas, yendo de aquí para allá, investigando, sin tener las cosas muy claras. Pero no me pareció mal porque, como digo, la narración era muy divertida y la protagonista era suficiente para sustentar la trama. El problema es que aquí el autor hace lo mismo, pero al no haber tanto humor, la falta de trama se nota muchísimo más.

En general la investigación de Parabellum no me ha llamado la atención. El misterio no parece tan interesante, y tampoco se hace una investigación trepidante ni se intenta dar muchas pistas. Parabellum  simplemente va de un lado a otro, a veces las pistas vienen a ella, otras veces no, pero ya está. No hay intriga ni tensión ni me generaba mucha curiosidad. Y es que la trama, muchas veces queda desdibujada o de fondo, sobre todo: deja bastante que desear.

Eso sí, hay algo que le faltaba al libro anterior: profundidad en el personaje de Parabellum. En el anterior libro, Verónica, alias Parabellum, era una desconocida para el lector, un personaje sin pasado y sin historia. Aquí no. Mientras que en el anterior libro conocíamos a Parabellum, la valiente detective sagaz que lucha contra fuerzas sobrenaturales cargada con su pistola y su lengua venenosa, aquí nos encontramos con su parte más humana, Verónica. Verónica es nostálgica y sentimental, débil, menos salada, más cobarde, más mortal. ¿Pero es que a caso no lo somos todos nosotros? Y lo más importante: Verónica tiene un pasado y una familia.

Me ha gustado adentrarme en la vida de Verónica, conocer a antiguos amigos, a Casa Raimundita, donde siempre comía croquetas, y en especial, conocer a su madre. Me gusta cómo el libro trata la relación entre ambas. Me gusta ver sus diferencias, cómo chocan una con la otra, y sobre todo, ver su evolución, cómo a pesar de todo, pueden llegar a entenderse mutuamente.

Resultado de imagen de sergio s moranEl problema es que esta profundidad no se extiende al resto de secundarios, que me han dado bastante igual y que no han conseguido cautivarme. Además, el hecho de mostrarnos a una Verónica tan humana, hace que nos parezca una mindundi, incapaz de enfrentarse al mundo sobrenatural. De verdad, Verónica es una inútil todo el libro y muchas veces vence por conveniencias de guion, qué queréis que os diga

Comentar que me ha sorprendido que se tratara el tema de la adición a las drogas, aunque en este caso sea la ambrosía. Me parece genial el retrato que se hace de este problema, cómo lo padece la protagonista y cómo lucha contra esa adicción. Es algo que no esperaba encontrar aquí.

También comentar que el libro adolece de problemas de edición. Hay varios errores ortográficos y tipográficos, de estos que se comenten al escribir deprisa y no revisarlo. Sí que se ha corregido, pero esa corrección no era suficiente ni de lejos. Una lástima.

En cuanto al final, muy en la línea de la novela, bastante normalito. Me pareció que se sucedía todo de una forma bastante simple, no me encontré ningún momento de tensión ni ninguna batalla épica, la verdad, y es una pena. Pero vaya.

En conclusión, un libro entretenido y bastante normalito, que destaca por cómo retrata la relación madre e hija y la adicción, pero cuya trama tiene poco peso y está bastante desdibujado. A ello hay que sumarle que la profundidad que la protagonista gana con respecto al libro anterior, lo pierde en humor, pues no es tan divertido como esperaba. En general es un libro que está bien, pero eso es todo.

Cosas que he aprendido:

  •  Lo que importa para dar realismo a tus personajes y a tu mundo son los pequeños detalles del día a día: que el personaje tenga hambre, las gafas sucias, los portazos de enfado que daba tu madre, que la protagonista escuche audioguías para dormir, que el móvil se quede sin batería si no lo cargas...
  • Las metáforas que se prolongan en el tiempo son la leche.

Y ya para terminar, os dejo con mi avance en Goodreads:

PUNTUACIÓN...3/5!

Primeras Líneas...

jueves, 12 de septiembre de 2019

Visto en las redes 31#

¡Hola! ¿Cómo va todo? ¡Ya estoy aquí con una nueva entrada de Visto en las redes! Espero que la disfrutéis y que podamos debatir sobre un montón de temas interesantes.

Pero antes de nada, empezaré explicando en qué consiste la sección. Ya sé que estos párrafos que vienen a continuación son muy repetitivos, pero siempre hay gente nueva que no sabe en qué consiste la sección, y me gusta informar de ello. Así que, para los que aún no lo sepan Visto en las redes es una recopilación de todos aquellos tweets que me han parecido interesantes (y a los que he dado retweet) publicados estos dos últimos meses (en esta ocasión en mayo y junio) por diversas personas, y una selección de las reflexiones relacionadas con el mundo literario que he compartido por las diferentes redes sociales. Es decir que...¡atención, porque podríais salir mencionados en esta entrada! 

Me decidí a crear esta sección como excusa para hacer debates porque sé que algunos de vosotros no me seguís en las redes sociales tranquilos, estáis en la lista negra (tanto porque no os interesa como porque no tenéis una cuenta) y pensé que os podría parecer interesante tener una recopilación de esta información. Así, todos los que no tenéis redes podrías estar al tanto y los que me seguís, pero estáis saturados, podríais tener un resumen. 

Como sabéis, el blog está en varias redes: en Twitter, en Facebook, en Instagram, en Goodreads y en Bloguers (podéis acceder a mi perfil de cada red social haciendo click en los enlaces), pero estoy especialmente activa en Twitter, Facebook y recientemente Instagram, por lo que en esta sección me centraré en esas redes sociales.

Repito, como en cada ocasión, que la idea de esta sección no es completamente mía (siempre hay que dar créditos). Me inspiré en una sección muy parecida en el blog de Deja volar tu imaginación llamada Citando a Twitter. En ella, Patt recopila algunos de sus retweets favoritos, aunque siempre están relacionados con reflexiones sobre el mundo en general, no centradas en el ámbito literario. Además, es una sección que tiene muy poco activa, tanto que a este paso, como no la actualice, dejaré de darle créditos.

Por cierto, hay algunos mensajes que están en inglés, pero tranquilos, para aquellos que no dominen el idioma, los he traducido tan bien como he podido. Y sin más dilación, os dejo con la entrada:


Visto en Twitter
Quiero empezar con este recordatorio de Enclave RAE sobre acentuación. He de admitir que tengo problemas con las palabras monosílabas, porque muchas veces olvido si van o no con tilde, como es el caso de "guion". Por otra parte, a veces me confundo con el catalán y por eso me equivoco con "sino", que en catalán lleva tilde, además de que me cuesta diferenciar cuando va junto y cuando separado #ProblemasDelBilingüismo Da igual la cantidad de veces que lo mire, cada cierto tiempo se me olvida. Y vosotros, ¿os equivocáis con alguna de las palabras de la lista? ¿Hay alguna que tengáis que consultar recurrentemente?

Y yo que pensaba que eso solo pasaba en mi colegio, pues va y David Lozano me ha hecho ver que no. Aún recuerdo lo ilusionada que estaba cuando empecé en el instituto y vi que había una aula gigante llamada "Biblioteca", en lugar de un simple pasillo como cuando iba a primaria. No os podéis hacer una idea de lo grande que fue mi decepción cuando entré por primera vez una tarde (no, por la mañana no se podía entrar) y no vi los libros por ninguna parte. Estaban escondidos en unos armarios que nadie sabía cómo se abrían (ni qué libros contenían) que ocupaban las paredes. Pero en general las ala se usaba como aula de estudio por las tardes y ocasionalmente para conferencias. Con el paso de los años, le han cambiado el nombre a "Aula polivalente". ¿Os podéis creer que mi instituto tiene dos piscinas, pero ninguna biblioteca? #LauraFuriosa

"Los escritores se enfrentan a muchas frustraciones, pero las dos peores son: 1) cuando tu imaginación trabaja más rápido de lo que tú puedes teclear, de manera que estás escribiendo el capítulo uno pero estás con el argumento del tercer libro, y 2) cuando tu familia no te apoya en tu sueño de adquirir una espada medieval. Terrible, ¿no? Terrible."
Buah, muy de acuerdo con PaperFury: ¡con lo guay que sería tener una espada medieval! A mí no me entienden cuando digo que quiero un dragón como mascota. O vivir en un castillo. Pero sí, también me parece frustrante cuando quieres escribir muchas cosas, pero los dedos no son lo suficientemente rápidos. En esos casos, me suelo apuntar un guion (sin tilde) con las ideas para desarrollarlas más adelante.

Muy de acuerdo con Xavier Beltrán. Casi nunca leo entrevistas de escritores, no solo porque se preguntan y se responden siempre las mismas cosas (la pregunta final siempre es "¿en qué otros proyectos estás trabajando?"), sino (junto y sin tilde) porque las respuestas me dan bastante igual. De mis autores favoritos, no me interesa saber su color favorito, sus hábitos de escritura, su actual lectura, sus libros favoritos, su libro favorito (de los que han escrito) o su cita preferida. Lo que me interesa son sus libros y lo que estos significan para mí. Y ya. Su vida personal no me interesa. Prefiero conocerlo por sus letras. ¿Y vosotros?

Seguro que vosotros también habéis sufrido un parón lector alguna que otra vez y, desesperados, habéis ido buscando consejos sobre cómo superarlo, sin saber que lo único que hace falta es tiempo.  Que nos guste leer no significa que tengamos que leer las 24 horas del día, es normal que de tanto en tanto necesitemos algunos días de descanso. Opino como Xavier Beltrán, no hace falta montar un drama cada vez que tenemos un parón lector, no hay que preocuparse, no es que te hayas cansado de leer para siempre. Además, sí estás "perdiendo" tiempo de lectura, pero en realidad lo inviertes haciendo otras cosas y leer por leer, sin estar a gusto, no merece la pena, so, relax. ¿A vosotros os estresan los parones lectores?

Totalmente de acuerdo con Guille Jiménez. y quiero añadir un matiz a lo que dice, pues en la mayoría de libros al final "prota dejó de tener X problema porque se ha enamorado". Por no hablar de la cantidad de personajes que en el primer capítulo se nos presentan como tímidos o inseguros y luego son la bomba al final. Sí, entiendo que la gente evoluciona, y que en esos libros se ve la evolución, pero, ¿por qué alguien no puede empezar y terminar siendo tímido? Además, muchos de esos libros transcurren en apenas unas semanas...no es tiempo suficiente para cambiar de forma tan brusca. ¿Qué opináis vosotros?

"Recuerda, si haces una nueva mejor amiga en tu primer día en un nuevo colegio, ella no será tu BFF (Mejor amiga para siempre), ella será tu BFFTFFCUSWOOTS Mejor-amiga-durante-los-cinco-primero-capítulos-momento-en-que-ella-dejará-de-aparecer"
Ya lo he mencionado otras veces, pero tengo serios problemas con las/los mejores amigos/as en los libros juveniles. No sé vosotros, pero a mí, hacer una amistad me cuesta varias semanas de encuentros y desencuentros y pequeñas charlas. Y para tener construir una amistad estrecha, alguien a quien contárselo todo necesito meses o años. Pero en los libros pasa lo que dice Brooding YA Hero, las protagonistas consiguen una mejor amiga el primer día de clase, una mejor amiga florero que a mitad de libro desaparece.

Sin duda el tema de debate propuesto por Raquel de la Morena da para hablar largo y tendido. Yo tengo para defender ambas posturas. Como podéis leer, en el momento en el que lo compartí era partidaria de que era lo mismo, pero ahora no estoy tan segura. Y es que desde que conocí los audiolibros de GraphicAudio, mi forma de verlos ha cambiado drásticamente. Antes creía que los libros escritos y los audiolibros eran lo mismo porque "siempre es el texto íntegro y la voz no interpreta". Pero es que no habéis escuchado estos audiolibros de Sanderson. QUÉ MARAVILLA. Por favor, tenéis que escucha la muestra de alguno de los audiolibros, aquí os dejo el enlace. Y es que cada personaje está interpretado por una voz distinta y usan tonos distintos según el momento, y no solo eso, si están en un baile, suena música de bailes, si susurran, las voces susurran, si suena una campana, se oye una campana,...Y también recortan el texto. El narrador no dice "susurró Vin", pues ya se lee en forma de susurro. Una maravilla, es como una película sin imágenes. Esto sí es una experiencia distinta a la lectura.


"Qué es lo que realmente queremos leer:
- La princesa no mata al dragón porque es su amor verdadero.
- Pirata mata al kraken y ahora tiene que cuidar a su bebés huérfanos en una bañera.
- Oh, sí, un triángulo amoroso significa que los tres están enamorados entre ellos
- Brujas simplemente haciendo hechizos para superar la uni"
Me encantan todos estos argumentos de libros que propone PaperFury, es que son maravillosos, y más porque son una vuelta de tuerca a las historias típicas. ¿Qué otros argumentos de este estilo se os ocurren?



"Nada mata más rápido la tensión en un romance en ciernes que unas buena habilidades comunicativas"
Buah, muy de acuerdo con Brooding YA Hero,  es que la mayoría de romances en las novelas tienen problemas por la falta de comunicación. Entiendo que no se tienen que contar todos sus secretos oscuros en la primera cita, pero sí que tienen que hacerlo una vez que se ha consolidado la relación. Y qué decir de las inseguridades, eso también se tiene que comentar enseguida, nada de callarse las cosas, al final todo termina explotando.




He juntado estos dos porque tanto Xavier Beltrán como Álvaro Colomer hablan un poco de lo mismo: la cantidad de ejemplares de las tiradas editoriales. Y es que hoy en día yo creo que los libros llegan a la librería directamente en segunda edición, porque eso vende. Deberían poner de cuantos ejemplares es cada tirada, porque hoy en día, a no ser que sea un autor de renombre, las tiradas son pequeñísimas. Y  en cuanto a lo de la cantidad de ejemplares vendidos, eso también lo he visto mucho, y es interesante el apunte de Xavier Beltrán, pues en el caso de libros traducidos, esa cifra podría ser de libros en inglés o referirse a libros en digital. Estrategias de venta, todo.


Muy de acuerdo con Leamos un Poco.  Cada uno es como es, Omaira, por ejemplo, es capaz de leer un libro tras otro sin hacer ninguna pausa entre ellos. Carme es la reina de leer libros a la vez, yo necesito siempre un tiempo entre libro y libro, aunque suele ser solo un día, pues me gusta poder despedirme de la historia y terminar de asimilarla. ¿Y vosotros?

Muy de acuerdo con las palabras de Nando López. Hay muchos clásicos que contienen valores considerados negativos hoy en día, pero que reflejan la mentalidad de una época. No hay que censurar Cumbres borrascosas por la relación tóxica, ni Sherlock Holmes por la misoginia del protagonista. Hay que dejar que los jóvenes lean esos libros, pero con la capacidad crítica de ver que hay ciertos comportamientos que hoy en día son muy cuestionables.

Muy cierto lo que dice Alhana, a mí también me pasa. No me incomoda, pero me parece curioso que algunos agradezcan mi sinceridad al hacer una reseña negativa, como si hubiera tenido que tener valor para hacerlo, mientras que no se dice tal cosa de una reseña positiva. Hum, ¿es que puedo mentir al reseñar positivamente, pero no al reseñar negativamente?

Esto que dice Alhana me parece muy cierto. Yo, como soy yo, me imagino a los protagonistas genéricos, por muy guapos que digan que son me los imagino todos iguales, pero sí que es verdad que al principio de la novela se diga que la chica era normalita, pero luego todos los personajes digan que es una preciosidad. Que a ver, en el caso del chico que se enamora de ella, lo entiendo, porque para él es preciosa, pero lo que no me cuadra es que para el resto de personajes también sea un bombón. Eso me gustó de El nombre del viento, cuando el prota describe lo guapa que era la chica que le gustaba...y alguien de fondo comenta que la conocía y no le parecía tan guapa

"Los ratones de biblioteca están:
- Muy emocionados por ese libro nuevo que va a publicarse.
- ¡Contando los días que faltan para conseguir ese libro!
- Consiguiendo el libro en preventa y abrazándolo amorosamente, antes de ponerlo en el montón de pendientes en el que estará seis o siete años"
Qué tan cierto lo que dice PaperFury...Yo soy una persona paciente. Los libros que más me apetece leer, son los que más tiempo acumulan polvo en mis estanterías. Yo me conformo con saber que están ahí, al alcance de mi mano. Lo de comprar anticipadamente, no me suele pasar nunca, ya sabéis que soy muy aficionada a las librerías de segunda mano, el único caso de algo así fue con el libro de Harry Potter y el legado maldito, que compré la misma noche de su publicación...y que aún está en las estanterías, pendiente de ser leído (en mi defensa, es que se lo regalé a mi hermano, y este aún no lo ha leído).

Me parece muy interesante este comentario de Iria G. Parente. Es muy cierto que cada lector interpreta el texto a su manera y que muchas veces esa interpretación puede no concordar con la intencionalidad del autor. Pero, ¿todas las interpretaciones son válidas? Hay gente que dice que Matadero cinco es una obra antibelicista, y otros afirman lo contrario. Algunos opinan que en Lolita se defiende la pederastia, y otros opinan lo contrario. Y aquí hay más ejemplos. Una vez interpreté un texto como feminista, en el que hacía sátira del machismo, y una amiga mía lo interpretó como machista. ¿Cuál de las dos tenía razón? ¿Ambas? ¿Depende de lo que dijera el autor? ¿Es el autor dueño de su propia obra o una vez ofrecida al lector este puede interpretarla como le parece? La interpretación que tú hagas como lector depende de tus vivencias, tu experiencia y tu formación, de hecho, la misma persona puede interpretar el mismo libro de manera diferente según al edad en que lo lea. ¿Pero son todas las interpretaciones válidas?
Nota: me hubiera gustado asistir a esa clase en la que el profesor demostraba que cualquier texto podía ir sobre donuts.


A mí me pasa como a Ester Pablos, y ya puede el libro decir que el protagonista se pasea por un bosque con tantas plantas y flores exóticas que yo voy a imaginarme un bosque genérico, por el hecho de que de botánica tengo poca idea...¿Vosotros os paráis a investigar el tipo de árboles que se mencionan o hacéis como yo? 

Hum, me parece interesante lo que plantea aquí Ester Pablos. Sé de gente que es MUY fan de las lecturas conjuntas, pero no sé, a mí esto de establecer fechas y límites, no me convence. Que sí, que sí, me he apuntado a alguna LC, y está guay poder ir comentando el libro, pero eso de verme obligada a seguir un determinado ritmo...no me convence.

Buah, el mundo de la literatura está tan infravalorado...Así no se apoya a los artistas. Como dice Ester Pablos, imaginad ir a un restaurante y decidir si pagarles o no en función de si te ha gustado la comida...impensable. En cambio con los libros la cosa se ve distinta. Si yo en el fondo lo entiendo, hoy en día hay tantos libros, opiniones tan dispersas de ellos y están tan caros, que duele gastarse 18€ en un libro que vas a abandonar en el capítulo 3. Es por eso que yo no suelo comprar libros. O como mínimo no los compro de primera mano. Antes era de la filosofía de leerlos en la biblioteca, y si me gustaban mucho, comprarlos, pero...¿sabéis la pereza que da comprar un libro que ya has leído? Así que ahora solo compro libros nuevos por reyes o mi cumpleaños, y el resto del año, de segunda mano.

Pues sí, muy de acuerdo con Rolly Haacht, yo era igual. Es más, me encantaba leer libros del Barco de Vapor que no eran de mi edad. Sin duda, leí infantil-juvenil, porque era lo que mis padres me compraban, pero en general si había otro tipo de libros por mi casa, los leía igual. Por ejemplo, me suena haber leído con doce años alguno de Danielle Steel...Pero hoy en día está muy claro que hay libros para jóvenes y otros para adultos, cuando en realidad esa línea divisoria no está tan clara. ¿Vosotros leíais de pequeños libros que ahora son considerados para adultos? ¿Y ahora, leéis libros infantiles?




Visto en Facebook
A ver, lo cierto es que este reloj que comparte Libripedia me parece un mamotreto y ni loca lo tendría en casa, más que nada me ha gustado la originalidad de escoger títulos que encajen con las horas, me parece curioso.


Buah, esta biblioteca que nos comparte Entre montones de libros es una pasada, me encantaría visitarla. Lo cierto es que por el mundo hay librerías con diseños espectaculares. Lo cual también tiene sus problemas...¿no tiene que ser muy difícil localizar libros ahí? E imaginad la cantidad de trabajo que hay de limpiar el polvo...Por no mencionar el hecho de que mucha gente irá solo por la librería, no por los libros que está contenga, pero vaya, quizás cae alguno.



Visto en Instagram
Por último, me gustaría compartir este post de @mientrasleo. Cuando una serie de académicos se ponen de acuerdo en clasificar un libro como clásico y obra maestra, esa etiqueta se quedará ahí para siempre. Es muy difícil que una obra consagrada, pero mediocre vuelva a ser considerada como tal. Ojo, que tampoco es fácil que se consagre una obra mediocre. ¿Qué clásico os parece sobrevalorado?


Y eso es todo por hoy, espero que lo hayáis disfrutado^^



lunes, 9 de septiembre de 2019

Nerve, de Jeanne Ryan

Título: Nerve: Un juego sin reglas
Autor: Jeanne Ryan
PVP: 16,95€
Nº de páginas: 352
Editorial: Alfaguara
Idioma: Castellano
Encuadernación: Tapa blanda
ISBN: 9788420482330
Año de edición: 2016
Traductor: Julio Hermoso

Sinopsis:
Cuando lo que más deseas está a tu alcance, ¿qué serías capaz de hacer para conseguirlo?
Vee es una chica que no destaca demasiado, así que cuando es elegida para concursar en NERVE, un juego anónimo de retos que se retransmite online, decide probar suerte. Pronto descubre que el juego sabe cosas de ella: la tienta con los premios que más desea y la empareja con Ian, su chico ideal.
Al principio todo es genial: los fans de Vee y de Ian los animan mientras ellos superan retos cada vez más arriesgados. Pero el juego da un giro inesperado cuando los mandan a una localización secreta con cinco jugadores más. De repente descubren que están jugando a todo o nada y apostando sus propias vidas a cada momento.
¿Hasta dónde será Vee capaz de llegar?

Opinión:
Impresión: Lo que pudo haber sido y no fue

No sé, cómo empezar esta reseña porque estoy muy enfadada (lo confirmo). Y eso que he dejado que transcurrieran un par de días tras mi lectura. Era eso o aporrear el teclado hasta destrozarlo. Con el libro. Ahora estoy más tranquila. Voy a aporrear el teclado de todas formas, pero tranquilos, el libro está a salvo (Por ahora. No os fiéis mucho de mi capacidad para mantener a Laura alejada de ese libro)

Tenía pensado hacer una reseña destructiva, de esas en las que cada letra es una aguja clavada en los ojos del autor/a de turno. Pero no, me he comprometido conmigo misma a ser razonable, así que sólo escupiré en la cara de la autora el veneno justo y necesario (yo tengo un antídoto, por si acaso).

G me dijo que a él el libro le daba mala espina desde el principio. Por desgracia, yo no tengo ese sexto sentido (en mi defensa, yo como mínimo cuando sé que un libro es malo, no me acerco; G lo compra a propósito y se lo lee porque es masoquista). De todos modos, ese sí que es un mérito que no voy a negarle al libro, por mucho que G diga y pese a lo poco que me ha gustado: el libro tenía potencial.

¿Cuál es la base del libro? Nerve es un juego de moda que consiste en grabarte en directo cumpliendo una serie de pruebas que te dejan en ridículo y que te avergüenzan delante de todo el mundo a cambio de fama y de aquello que más deseas. A medida que avanzas, los premios son más suculentos y las pruebas más peligrosas. ¿Hasta dónde somos capaces de llegar para conseguir aquello que deseamos? A eso hay que sumarle que la fama tiene su lado oscuro y que los fanáticos pueden llegar a ser peligrosos...

¿Veis? ¡El libro tiene potencial! El lado oscuro de la fama y la degradación moral del ser humano. Son dos temas muy interesantes. Pero no se desarrolla en absoluto. O no se hace bien. Para que os hagáis a la idea, el último capítulo es el único que, sin ser gran cosa, explota precisamente esto (¡toma spoiler! Pero qué dices...), pues se muestra el acoso de los fans, cómo afrontarlo y cómo el juego te tiene en sus redes. Pero es solo un capítulo, no se desarrolla lo suficiente ni en broma.

(Laura, respira)

Había dicho que no iba a ser tan mala. Vale. Empezaré (¡pero si ya llevas un buen rato!) hablando de dos cosas que me han parecido positivas. Me ha gustado que la novela estuviera ambientada en el presente y no en un futuro distópico. Y es que en general la existencia de Nerve es muy realista. Anda que no proliferan los challenges en los últimos años. De eso a Nerve hay solo un paso. Y es que eso es lo más escalofriante, lo que hace que Nerve sea más terrible que otras distopías: que es algo que podría suceder mañana.

El otro punto positivo no es más que un detalle, pero tenía que fingir que había alguna cosa más positiva y así no parecer tan mala me llamó la atención. Y es que Vee, la protagonista, fuera una apasionada del maquillaje. A mí no me gusta el maquillaje, pero en un mundo en el que las novelas intentan mostrar a chicas que no hacen "cosas de chicas", me parece bien ver una que sí. Y es que para Vee, el maquillaje es un arte, una idea interesante. En la que tampoco se profundiza, por supuesto.

Ya os adelanto que uno de los problemas (¿Ya se han terminado las cosas positivas? Sí. Definitivamente. Absolutamente) que he tenido con la novela es la falta de profundidad, tanto en los personajes como en el funcionamiento de Nerve. Y eso es algo curioso, porque en Starters pasa lo mismo, pero mientras que con esa novela no tuve ningún problema con ello porque lo que interesaba no era ofrecer profundidad sino entretener, aquí es distinto. La intención de Nerve es hacer crítica social, mostrar las consecuencias y efectos de Nerve en los personajes, y para ello, es necesaria más profundidad.

En lugar de soltar espumarajos por la boca, he decidido ponerme un bozal y organizar mis quejas en tres bloques. Sí, increíble pero cierto, solo tres, para que veáis que me controlo (Tranquilos, que pese al bozal no voy a callarme nada). Problema número uno: La protagonista, Vee. Problema número dos: El juego, Nerve. Problema número tres: El protagonista masculino, Ian. Problemas, aquí los lectores, lectores, aquí los problemas. Una vez hechas las presentaciones, vamos al grano, con la mínima cantidad de spoilers posible (en caso de que haya alguno, avisaré).

Al principio la protagonista me caía bien. Es la típica chica tímida y estudiosa, normalita, que está a la sombra de su mejor amiga, la popular del colegio, y que decide empezar a participar en Nerve para demostrar que puede ser algo más que una segundona callada y cobarde. Me parece bien. Hasta aquí está bien. ¿Problema? A partir del tercer reto esa excusa para participar ya no se sostiene y el personaje deja de ser coherente. El problema es que el narrador (que es la propia Vee, el libro está narrado en primera persona) dice que Vee es de una manera, pero sus acciones demuestran todo lo contrario. En teoría Vee y su mejor amiga están muy unidas, pero todas las escenas en las que se menciona son de Vee sintiendo celos. En teoría Vee está muy enamorada de Matthew, pero tras conocer a Ian le dice que Matthew es cosa del pasado. En teoría Vee está muy preocupada por sus padres, pero una y otra vez pasa olímpicamente de ellos, por ejemplo, no espera a verlos al terminar la función de teatro en la que participa y cuando Nerve le bloquea el móvil para que no llame a nadie, aunque se le ocurre ir a una cabina, le da pereza. Ah, muy bien. Ojalá le diera pereza respirar.

SPOILER (subrayar para leer) (¡pero no has dicho que ibas a evitarlos! ¡Lo he intentado!)
 En uno de los retos, alguien tiene que llamar a los padres de Vee para decirle que su hija ha sufrido un accidente. Durante dos páginas la protagonista está preocupada por si alguno de sus amigos se lo ha desmentido, pero luego se le olvida completamente. Qué familia más unida
FIN SPOILER

Para poder hacer el contraste y mostrar cómo Vee cambia, es necesario conocer la vida de Vee en el pasado y que tuviera mucha más profundidad. En ningún momento se ve la relación con los padres ni con su mejor amiga, ni conocemos cómo es la protagonista más allá de lo que nos dice el narrador/Vee. Por otra parte, la idea es que Vee evolucione, pero para mi sorpresa, la mayor parte del libro transcurre en un noche, y eso no da tiempo a ningún tipo de evolución (a no ser que te pase algo muy heavy, como que te obliguen a matar a alguien o que maten a alguien delante de ti, cosa que no pasa, pero ya llegaremos a eso).

Otro problema con la coherencia del personaje es que los premios no son incentivos suficientes como para hacer lo que hace. Si el personaje fuera de otro modo, aún, pero así como nos lo han presentado, no tiene sentido. Por ejemplo, acepta hacerse pasar por prostituta en un barrio chungo (teniendo en cuenta lo que pasa hoy en día simplemente paseando por la calle, imaginaos lo peligroso que es) a cambio de un móvil de última generación. Eh...no, no me parece equivalente, y menos teniendo en cuenta lo supuestamente tímida que es Vee. Si la protagonista nunca hubiera tenido móvil, quizás me lo creería, pero así no. Y el resto de premios son de este estilo, por no hablar de que los de Ian, que son incluso más ridículos. Que sí, que sí, que todos tenemos nuestro precio, pero que la prota se venda de esa manera por un móvil ya nos muestra algo.

Pasemos al problema número 2. Como había dicho, la idea del juego estaba muy bien, el problema es que es todo muy light. Las pruebas en general son simplemente de poner en ridículo a los personajes, pero nunca están en peligro real, ni siquiera al final. Eso es lo que más me ha decepcionado. Para el mensaje que quería transmitir la novela "hasta dónde puedes llegar para conseguir lo que más deseas", las pruebas son ridiculísimas. Esperaba que el juego se fuera volviendo siniestro y peligroso que supiera cosas de ti que nadie más sabe y jugara con ello, que llegara a un punto de "mata o muere", pero en absoluto. 

MINISPOILER (subrayar para leer)
¡Pero si entre los retos FINALES les dan 50 euros por decir su nombre y de dónde son! ¡Y 50 euros por cada cerveza que se beban! Ridículo.
FIN MINISPOILER

El juego tenía potencial, pero no se desarrolla en absoluto. ¿Por qué? Porque es mucho menos siniestro de lo que podría ser y porque todo transcurre en un periodo de tiempo muy corto. Entiendo que en ese tiempo no puedan informarse lo suficiente sobre los personajes ni puedan organizar cosas muy elaboradas, es comprensible. También entiendo que el poco tiempo ayuda a crear tensión y que se tomen decisiones inmediatas, pero para mí, ha sido un error. Si la novela transcurriera en un periodo de tiempo más largo, se podría haber profundizado mucho más en el tema de los fanáticos, que casi no aparecen, se hubiera podido investigar más sobre los participantes y hacer pruebas más elaboradas y duras, y lo principal: se hubiera podido desarrollar mucho el juego psicológico.

¿A qué me refiero? Hubiera sido interesante ver las consecuencias de cada reto en la protagonista y cómo le afecta tanto emocionalmente como a su entorno, pero como los retos se suceden cada treinta minutos, no se puede. Al haber más tiempo, hubiéramos podido conocer mejor al personaje y las relaciones con los de su entorno. Se hubiera podido jugar con su indecisión para seguir jugando o no, e incluso Nerve podría haber intervenido (yo que sé, pagarle 100 euros a su mejor amiga para que le diga que es una cobarde si no participa) para forzar que siguiera jugando, si los premios no la convencían (deberías plantearte reescribir este libro. Yo lo veo)

Es que incluso al final se intuye que el juego tiene unas intenciones oscuras, como que pretenden darle una lección a la población en general (como en el primer episodio de Black mirror), y es que al no saberse quienes son los organizadores, tienen total libertad para actuar ilegalmente y obligar a los personajes a hacer lo que quieran, pero todo eso queda en nada. Ojalá hubieran muerto todos. (Laura, entiende que es un libro juvenil. Ya, pues el mensaje o el intento de mensaje es demasiado complejo como para explicarlo así como lo han hecho)

Pasemos al tercer problema, Ian. Ojalá no hubiera habido romance en este libro, de verdad os lo digo (Laura...dices eso de la mayoría de libros que lees. No, esta vez va en serio). Al libro le bastaba con la relación con los padres y la mejor amiga, de verdad. Entiendo que Ian está ahí principalmente para motivar a Vee para que siga participando en los retos, pues si no fuera por él, Vee hubiera tenido la suficiente cabeza como para dejarlo (o eso quiero creer), pero aún así, me sobra completamente, incluso el romance.

Uf, de verdad, mirad que me he quejado mucho con los problemas anteriores, pero es que aquí me hierve la sangre y no podré evitar soltar spoilers, pero tranquilos, si es así, avisaré, podéis seguir sufriendo conmigo leyendo. Hay un instalove, pero de los gordos. La prota pasa de estar enamorada de Matthew a superar ese enamoramiento y caer rendida a los pies de Ian en menos de una noche. Y con Ian tres cuartos de lo mismo, se enamora de la prota en nada. Que en el caso de Vee lo puedo entender (?) porque se enamora del físico de Ian, eso es lo único que le importa de él, pero en el caso de Ian no tiene ningún sentido.

De verdad, es que esa relación no hay por donde cogerla, confían el uno en el otro casi de inmediato, sin saber nada acerca de sus vidas y sus gustos, sin tener un solo diálogo. De verdad, no es que haya diálogos que se salten, sino que seguimos a la protagonista en todo momento y no hablan sobre nada. Pero se enamoran perdidamente. Ajá.

Uf, es que Ian tiene la profundidad de una patata. No, lo siento, las patatas como mínimo están enterradas bajo tierra,así que tienen cierta profundidad, eso sería insultarlas. No se sabe absolutamente nada de su vida. Por los premios y lo que se dice entre medias se da a entender que su padre le maltrata o algo así, pero no se cuenta. Fantástico. Lo único que sabemos de Ian es que es el tipo de chico que llama a Vee "nena". ¿Y qué dice Vee al respecto? "Dios, haría el reto con tal de seguir oyendo cómo me llama "nena"". Me reí (el único momento en que me he reído en todo el libro), luego me di cuenta de que iba en serio y entonces me planteé dejar el libro.

¿Creéis que lo del instalove es poco creíble? ¿Y si os digo que hay dos más? Resulta que las otras parejas de participantes también se han enamorado. Menos mal que nadie tenía novio. Y que las dos chicas a las que les toca ir juntas son lesbianas. Qué casualidad todo. Mirad el siguiente diálogo:

"—Os conocíais alguno antes de las rondas en vivo?
La chica de las pulseras mira a su chico.
—No. Esta noche ha sido una pasada. NERVE le da mil vueltas a todas esas webs de citas en lo de emparejar gente guapa"

Totalmente de acuerdo. Si Nerve quiebra, siempre les quedará esa alternativa de negocio.

SPOILERS (subrayar para leer)

Ian me ha caído mal desde el principio. He desconfiado de él nada más ver su perfección. No se sabe nada de él. Es el que más insiste a Vee para que participe. Los retos giran entorno a Vee y no entorno a él. Tommy, un amigo de Vee bastante razonable le dice que no se fíe. Y como esos, mil detallitos más, en los que Vee no se fija.
Vamos, que si Ian hubiera sido mal, hubiera sido previsible, pero tendría sentido y justificaría todo lo demás. Pista: no es malo. ¿Y entonces, para qué mantener tanto misterio entorno a él y hacernos desconfiar? Porque si es para que Vee dude, ella no duda ni un solo momento.
En cambio, Tommy me gustaba. Pero ha resultado ser un villano plot-twist, pues es él quien les chiva a Nerve cosas sobre Vee. ¿Con qué motivo? Porque también está cansado de ser un segundón. ESO NO TIENE SENTIDO
Me ha decepcionado tanto esta trama... Para mí, lo ideal hubiera sido que Ian fuera un infiltrado de Nerve para motivar a la protagonista a participar y que Tommy, el único razonable de toda la novela, el único que le dice a Vee que lo que hace es una estupidez, que lo deje, fuera el bueno. El bueno en el sentido de decirle que le gustaba la Vee antes de participar en Nerve, la tímida maquilladora, no la chica egoísta, capaz de dejarse en ridículo y herir a los demás por un premio. Que no hacía falta que cambiara. Pero no (de verdad, no sé a qué estás esperando para reescribir el libro, yo gestionaré los derechos para la película)

FIN SPOILERS

En conclusión, un libro que me ha decepcionado muchísimo. Para mí tenía un enorme potencial de crítica social, pero se desaprovecha por completo. El resultado es una novela con acción y ritmo, pero con personajes planos y poco coherentes, uno o varios instaloves sin ningún fundamento, una enorme falta de profundidad en cuanto a personajes y unas pruebas que decepcionan por ser demasiado light. Yo no lo recomiendo, y si alguno de vosotros lo ha leído, estaré encantada de discutirlo en los comentarios. Por cierto, hay una película y la veré, pero porque soy masoquista, no porque espere gran cosa de ella.

Cosas que he aprendido:
  • Si te encierras en un garaje con el coche encendido, puedes morir antes de que se quede sin batería.
  • Cuanto más inaccesible seas, más te perseguirán los fans
  • En América, las prostitutas de la calle cobran unos 50 dólares (?)
  • Si te grabas haciendo cosas ilegales, siempre puedes decir que la botella de cerveza sin abrir era zumo de manzana y que las pistolas eran de fogueo (?)

Y ya para terminar, os dejo con mi avance en Goodreads:

PUNTUACIÓN...1'5/5

Primeras Líneas...

miércoles, 4 de septiembre de 2019

Viñeta del lector 56#


"La última noche hice de todo para intentar conciliar el sueño. Bueno, de todo menos cerrar el libro y ponerlo en la mesita de noche. ¡Eso sí que sería una locura!"

Soy de las que aprovechan el día al máximo y relego la lectura a lo último (véase porque estoy leyendo tan poco últimamente). No me voy a dormir hasta que tengo la cabeza tan embotada que no puedo hacer nada más. Es por eso que no soy una lectora nocturna.

Estoy segura de que más de uno tiene un horario fijo "me pongo a leer a las 11 de la noche y luego me voy a dormir a las 12". O algo por el estilo. Eso no funciona conmigo. Yo soy más de ir leyendo en los ratos muertos (el autobús, el médico, mientras le vigilo el coche a mi madre,...) o por la tarde, pero no suelo hacer largas sesiones de lectura.

Hay gente que lee para relajarse y olvidar por un rato los pesares del día a día. Otros para coger el sueño. De verdad que no entiendo a estos últimos, ¿no será que el libro no es suficientemente interesante? O quizás que estaban demasiado cansados como para ponerse a leer. No recuerdo nunca haberme dormido con un libro en la mano. Sí que a veces (ayer mismo) al leer por la noche tengo sueño, pero no es cosa del libro, es porque ya estaba muy cansada de antes (¿recordáis lo de "solo me voy a dormir cuando tengo la cabeza tan embotada que ya no puedo hacer nada más"?). Entonces dejo el libro a un lado, sin importar que esté en mitad de un párrafo, y me voy a dormir.

Eso sí, alguna vez me he puesto a leer de madrugada. No me gusta dar vueltas y vueltas en la cama. Si me pasa eso, aprovecho el tiempo leyendo hasta que me venza el cansancio (#AprovechandoCadaInsstante).

Y vosotros, ¿sois lectores nocturnos? ¿Leer por la noche hace que estéis más despiertos o que tengáis más sueño? 


miércoles, 28 de agosto de 2019

Bilogía Starters, Libro I: Starters, de Lissa Price

El por qué empecé este libro es algo curioso. Estaba yo en la cola de la Celsius a la espera de obtener una firma de Sanderson bajo un sol abrasador y lo más importante: sin un libro. Bueno, en realidad llevaba cuatro que había comprado hacía nada allí en el puesto de segunda mano, pero había olvidado mi lectura de ese momento en casa. ¿Alternativas? (¿Contestar la decena de mensajes pendientes que tenías en el móvil?) Empezar un libro nuevo. Y bueno, ya que estaba, días después, lo seguí leyendo.

Título: Starters
Autora: Lissa Price
Fecha de publicación: 2012
Idioma: Español
ISBN: 978-607-07-3369-7
Formato: 15 x 21 cm.
Rústica con solapas
Nº de páginas: 320
Editorial: Planeta (Destino)

Sinopsis:
¿Venderías tu juventud con tal de sobrevivir? Callie perdió a sus padres cuando las guerras de las Esporas aniquilaron a todos los que tenían entre 20 y 60 años. Ahora es una starter, una adolescente que vive en la calle como una vagabunda y lucha por sobrevivir. Su única esperanza es Destinos de Plenitud, una inquietante empresa que contrata a adolescentes para que alquilen sus cuerpos a los enders, ancianos que quieren volver a ser jóvenes. Callie se hace donante, pero el neurochip que lleva en la cabeza se estropea y despierta en la ostentosa y lujosa vida de la ender que ha alquilado su cuerpo. Es una vida de cuento…hasta que descubre que los planes de Destinos de Plenitud son más siniestros que la peor de sus pesadillas.

Opinión:
Impresión: Juvenil sin pretensiones

Seguramente esta reseña será corta (ya, eso dices siempre) porque tengo poco que decir, más allá de "es normalita". Sin duda estamos ante una novela juvenil que es consciente de ello y que busca ofrecer una historia entretenida, mediante un planteamiento interesante, escenas con ritmo, acción y pocas descripciones y profundidad en los personajes y el mundo. Ya, la novela daba para más, pero no pretende ser una distopía revolucionaria, ni mucho menos, sino introducir a los jóvenes a este género y ofrecer una lectura entretenida. Y lo consigue con creces, hace años estoy segura de que me hubiera gustado mucho más que ahora.

(Empiezas haciendo la conclusión, me parece maravilloso. Bah, los seguidores de verdad son los que se quedarán y seguirán leyendo)

Qué miedo
¿De qué va el libro? Nos encontramos en un mundo futuro en el que solo hay ancianos y niños, pues hace algunos años hubo una plaga que mató a todo aquel que no estuviera vacunado. Los ancianos no muere debido a las mejoras sanitarias (aunque su cuerpo sí envejece) y los niños que son huérfanos (es decir, la mayoría) viven en instituciones especiales en las que los tratan como esclavos. Nuestra protagonista es Callie, una adolescente que vive con su hermano enfermo (Tyler) y su mejor amigo Michael en un edificio abandonado, de forma ilegal, esquivando a la policía. Pero Callie necesita dinero así que decide formar parte de Destinos de Plenitud, una institución ilícita en la que los jóvenes pueden alquilar su cuerpo para que, durante un tiempo, lo ocupe la mente de un anciano.

¡Eh! ¡No os creáis que os he contado tanto, eso son las cuarenta primeras páginas! Y es que para lo corto que es el libro, pasan un montón de cosas. En general la trama es muy entretenida, hay bastante acción y tiene un ritmo constante, pese a no contar con giros inesperados (excepto uno que me gustó y me pareció justificado), por lo que es bastante previsible.
Claro que sí, sigamos
 sexualizando a la mujer.

El planteamiento de la novela me ha parecido interesante, y toda la infraestructura de Destinos de plenitud es curiosa, aunque no se profundiza demasiado en ello. En general, esa es una de las cosas más características de este libro, que no se profundiza en nada. No se explica el contexto del virus más allá de lo que os he contado, no se profundiza en los sentimientos y psicología de los personajes, no se profundiza en la sociedad ni en Destinos de Plenitud...Pero eso no está mal, pues la novela no pretende profundizar en todo ello, simplemente quiere hacer una historia entretenida, y lo consigue, toda esa profundidad hubiera hecho que la novela fuera menos ágil. Porque y tanto que es ágil, las páginas se pasan en un suspiro, y la prosa es sencilla y fácil de seguir.

En cuanto a los personajes, pese a ser muy planos y no tener evolución ni profundidad, son bastante creíbles. Es cierto que los ancianos no parecían ancianos, pues su forma de comportarse era muy de adolescente...pero lo dejaremos pasar.

Otros detallitos más a comentar...El romance me parece bien llevado, pues está muy en segundo plano, casi no se le da importancia y en ningún momento la autora nos quiere hacer creer que los personajes están perdidamente enamorados el uno del otro, simplemente, se gustan y ya. Lo que sí es una pena es que todo sea algo light, pues eso de alquilar tu cuerpo me parece algo muy chungo, pues pese a que hay una normas que en teoría no se pueden romper y te vigilan un poco, podrían hacer MUCHAS cosas con tu cuerpo. Pero es un libro juvenil, así que, es todo más light. La protagonista queda horrorizada cuando descubre que hay ancianos que usan los cuerpos para practicar puenting (Laura hace rodar los ojos).

Quizás lo que más me ha decepcionado has dio el final. Me ha parecido demasiado bonito. Muchos arcoiris y poca coherencia. SPOILER (subrayar para leer) La protagonista convence demasiado fácilmente a todos los ancianos que lo que hace Destinos de Plenitud está mal, sin decirles nada que no supieran ya, y se ponen de su parte FIN SPOILER. Un final muy de cuento de hadas que yo no me trago. La única cosa positiva es que es un final bastante cerrado, aunque quedan un par de cabos sueltos, y es que hay una continuación publicada, Enders. En principio, aunque el libro me ha resultado entretenido, no me ha dejado con la intriga y no voy a leerlo.

En conclusión, una novela juvenil entretenida, con acción y ritmo, pero sin profundidad en todos los aspectos (ambientación y personajes, por ejemplo). No hay muchos giros inesperados y los personajes son planos, pero te hace pasar un buen rato y se lee en un suspiro.Una novela entretenida, que no aspira a más.

Cosas que he aprendido:

  • Las novelas juveniles son juveniles por el tono que usan. No son juveniles por obviar la violencia o el sexo, sino por el vocabulario, la falta de profundidad, por centrarse más en la acción que en el desarrollo psicológico de los personajes. No es que sean mejor o peor que las novelas más adultos, sino que el tono es distinto.
  • Un buen método para echar a los okupas de un edificio es hacerles creer que hay un incendio, pero que en realidad sea solo humo.
Y ya para terminar, os dejo con mi avance en Goodreads:


PUNTUACIÓN...3/5!

Primeras Líneas...