viernes, 30 de abril de 2021

Viñeta del lector 79#

No es que sea una lectora nocturna, puesto que puedo leer a cualquier hora del día sin problema, pero sí soy una lectora inoportuna, pues cuando más me apetece leer es cuando menos tiempo tengo para ello. Alguna que otra vez (pocas, ojalá fuera como El librero de Tetsu Hana) he podido disfrutar de un día entero para dedicarlo a la lectura. En esas ocasiones, me agobia leer durante tantas horas, y me duermo o me pongo a hacer otras cosas aleatorias. No es que no lea, sino que no leo tanto como podría. En cambio, cuando tengo muchas tareas que hacer o cuando es muy tarde y sé que tengo que levantarme temprano, podría ponerme a leer dos o tres libros enteros. ¿A vosotros también os pasa? 


martes, 27 de abril de 2021

Minireseñas: El mètode Grönholm, de Jordi Galceran; Saga Pax, Libro I: La vara dels maleficis, de Asa Larsson, Ingela Korsell y Henrik Jonsson

Nº de páginas: 96
Editorial: labutxaca
Idioma: Català
Encuadernación: Tapa blanda
ISBN: 9788496863736
Año de edición: 2005 
Plaza de edición: Barcelona

Sinopsis:
Una important multinacional cerca executiu d’alt nivell, i quatre candidats han superat la preselecció i són a la fase final.
Fins on estan disposats a arribar per aconseguir la feina? Quins són els seus límits morals? La delirant selecció els enfrontarà en un combat de sentiments, ambicions i enveges, en el límit de la realitat i la ficció, la veritat i la mentida.

Opinión: 

No me suelen gustar los libros de lectura obligatoria, pero guardaba un buen recuerdo de este libro. Lo leí allá por 2013 y recordaba que la trama me había parecido muy original, llena de giros y buenas reflexiones. Si queréis saber qué opinaba, aquí podéis leer la reseña que hice en su momento.

Debido a las clases, he leído de nuevo esta obra de teatro con mis alumnos y me he llevado una decepción enorme, pues no ha sido tan buena como recordaba. Creo que eso se debe a que ahora tengo mucho más bagaje lector y lo que en un momento me pareció una novela muy madura con profundidad, ahora ya no me lo parece tanto. Y es que he visto otras obras en las que se hace esta misma trama pero mejor, como es el caso de las películas Doce hombres sin piedad o El método. Esta última es una adaptación de este libro, pero (sin ser espectacular) lo hace mucho mejor. La vi antes de releer la novela y las comparaciones han sido inevitables. La recomiendo más que la novela, con la que tiene en común la premisa base y deja de contar.

Entiendo por qué me gustó en su momento, y es que tiene giros de trama muy buenos y sabe mantenerte en la intriga. Además, propone debates morales interesantes, o como mínimo lo son si no te has enfrentado antes a una premisa similar. Ahora me han parecido superficiales, insípidos y muy poco desarrollados. Incluso he tenido problemas con alguno SPOILER como cuando se plantea si un hombre transgénero puede ser un candidato apto para el puesto, pues no me parece ni debatible. Además, que Ferrán se burle de él me parece bien porque es alguien intolerante, pero que el resto de candidatos opine lo mismo me parece fatal FIN SPOILER. A todas las pruebas les ha faltado profundidad y que jugaran más con la mente de los personajes.

En cuanto a estos, me han parecido poco caracterizados y me costaba bastante seguir quién estaba hablando en cada momento porque su voz no era reconocible. Ninguno es especialmente destacable, más allá de Ferran, quien es mala persona y eso está bien reflejado. Además, aporta una pequeña nota de humor con sus comentarios sarcásticos que no está mal.

En conclusión, tras esta relectura de El mètode Grönholm, ahora que tengo más bagaje lector, puedo decir que me ha parecido una obra teatral bastante mediocre. El argumento es interesante y tiene buenos giros, pero se queda en la parte superficial, tanto de los personajes como de la reflexión y los debates morales. No está mal si no has leído nada parecido, pero recomiendo más la película, y con diferencia.

Cosas que he aprendido:

  • Jordi Boixaderas es un gran actor de doblaje.

Y ya para terminar, os dejo con mi avance en Goodreads:


PUNTUACIÓN...2'5/5!

------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Data de publicació: 11/02/2015 
Idioma: Català
ISBN: 978-84-9057-702-8
Format: 15 x 21 cm. 
Presentació: Tapa dura sense sobrecoberta
Col·lecció: Pax
Traductor: Marc Delgado Casanova

Sinopsis:
A Mariefred comencen a passar coses estranyes. Hi apareixen éssers sobrenaturals que prenen vida. Els germans Viggo i Alrik són els elegits per protegir la biblioteca secreta, situada sota el turó de l'església. Però els vells guardians de la biblioteca pensen que els nois són massa joves per esdevenir guerrers, i els volen posar a prova. Aviat, la situació comença a ser molt perillosa. Si volen sobreviure, l'Alrik i en Viggo hauran de mostrar alhora coratge i intel·ligència. 

Opinión:
Impresión: Basura

Si pudiera, presentaría una queja al que propuso este libro como lectura obligatoria. ¿Pero cómo vamos a incentivar la lectura si el libro no me ha gustado ni a mí? Esta era la lectura escogida para el segundo trimestre de primero de la ESO. No tenía mala pinta, pues parecía de acción y con ilustraciones, algo diferente, para variar. Pero es que menudo desastre.

A nivel de lenguaje me ha parecido que era asequible y estaba bien. Por su parte, la edición me parece maravillosa. La narración se acompaña de ilustraciones y viñetas sin diálogos en los que se muestra la escena que se acaba de leer. Tienen un toque muy oscuro y siniestro, cosa que me parece atrevida para un libro infantil. Tenemos tendencia a proteger mucho a los niños y a preocuparnos de que no se traumaticen, pero anda que no ven violencia por Internet y televisión.

El resto de la obra no hay por donde cogerla. Los personajes me han parecido muy mal caracterizados, pues Viggo y Alrik, los dos hermanos, me resultan indistinguibles y no he empatizado con ellos. Tampoco me han parecido realistas, pues tienen reacciones que no son lógicas. Por ejemplo, en un momento son atacados por un monstruo y finge que no les ha pasado nada, en lugar de preguntar por qué en ese sitio hay monstruos. Además, a veces uno era el impulsivo y listo, pero luego lo era el otro, no era coherente. El resto de secundarios están ahí, no se sabe mucho de ellos ni aportan nada.

La trama me ha parecido completamente insustancial, no me ha generado ningún interés. No pasa absolutamente nada relevante, no hay tensión y es todo muy introductorio. Nos presentan a los personajes, se enfrentan a un monstruo para superar una prueba, buscan el bastón y hay un enfrentamiento final. Cierto que en 140 páginas con ilustraciones no puedo pedir más, pero es que no sucede nada interesante, ninguna escena aporta nada y la acción no está bien narrada. Además, la historia no es ni por asomo tan oscura como nos quieren vender las ilustraciones.

Pero si hay algo que está mal es el final, pues el libro termina en un capítulo aleatorio. Podía terminar aquí, en el capítulo anterior o en el siguiente. Es como si  Harry Potter y la piedra filosofal terminara después de vencer al troll, es decir, tras una batalla muy menor. A eso hay que sumarle varias incoherencias e inconsistencias de guion y el desastre está servido.

En conclusión La vara dels maleficis es una lectura que no me ha gustado nada pues no resulta interesante, los personajes no están bien caracterizados, la trama no genera ningún interés y parece contado con desgana. Es un  libro muy introductorio en el que la historia no termina de arrancar. Además, el final es completamente inconcluso y todo termina de forma muy abrupta. Lo único salvable es la edición, que está muy trabajada y el lenguaje, que es sencillo. 

Cosas que he aprendido:

  • A los niños les gustan las ilustraciones oscuras

Y ya para terminar, os dejo con mi avance en Goodreads:

PUNTUACIÓN...1/5!

martes, 20 de abril de 2021

Dafne desvanecida, de José Carlos Somoza

A principios de año leí La caverna de las ideas, y quedé alucinada tanto por la originalidad de la obra como por el aspecto metaliterario. Pese a que encuentro frecuentemente obras de este autor de segunda mano (especialmente el libro Zig zag), sus argumentos en general no me llaman mucho la atención, a excepción de este libro, pues prometía mucha más metaliteratura que el otro. Y lo cierto es que ha cumplido mis expectativas con creces. Estaba pasando por un pequeño parón lector, pero esta novela me ha ayudado a superarlo, y si hubiera podido, me la hubiera leído de una sentada, tan enganchada estaba. Sin más dilación, os dejo con la reseña.

Autor: Jose Carlos Somoza
ISBN: 9788416541782
Páginas: 208
Editorial: Ediciones Destino
Colección: Áncora & Delfín
Año de publicación: 2000

Sinopsis
Juan Cabo, escritor de éxito, ha perdido la memoria en un accidente de tráfico. Pocas horas antes había escrito: «Me he enamorado de una mujer desconocida». Pero Juan no sabe si esta frase pertenece a algún argumento que le rondaba por la cabeza antes del accidente o la mujer es real. El escritor inicia la búsqueda de esa desconocida, una odisea que le llevará a encontrarse con un elenco de personajes estrambóticos, como el poeta que parece tener la clave del misterio pero fallece en extrañas circunstancias, el editor ciego, un detective especializado en ayudar a escritores y Musa, una modelo que vende su extraordinario cuerpo para inspirar a los novelistas...

Opinión:
Impresión: Metaliteratura

Si te gustan las novelas metaliterarias, puedes saltarte lo que sigue e ir directamente a por este libro, pues va a encantarte. Si ya me parecía que en el otro libro de autor se centraba mucho en la meteliteratura, este libro lo sublima. Hacía mucho que no leía una novela tan centrada en el componente metaliterario, creo que desde El escritor, de Màxim Huerta, aunque ese libro me supo a poco.

La trama gira entorno a Juan Cabo, un escritor de éxito que ha quedado amnésico tras sufrir un accidente de coche. "Ya estamos, otro narrador no fiable por el hecho de haber perdido la memoria. Los personajes de novela la pierden con tanta facilidad que deberían patentar su método", estaréis pensando. Sí, pero no. Es cierto que Juan Cabo ha perdido la memoria, pero el autor no se aprovecha de ello para confundir al lector, ya bastante confundido está el pobre personaje. Además, el misterio no está tanto en su accidente y su pasado, como algo mucho más simple: quiere encontrar a la mujer que describió en su cuaderno poco antes del accidente, y saber si es real o producto de su imaginación. 

Con esta premisa Juan Cabo se embarca en una alocada investigación que le llevará a recorrer toda Madrid y a encontrarse con personajes cada vez más estrafalarios: una musa de escritores, un escritor sin imaginación que se inspira en él, un detective para autores, una autora obsesionada con su protagonista, un editor ciego,... Me han gustado mucho todos, pese a sus rarezas. Además, aunque en un principio podrían parecer demasiado estrambóticos para ser reales y que es mucha casualidad que el protagonista se encuentre a tanta gente extraña en su periplo, no hay realismo mágico, sino que todos resultan ser personajes coherentes y bien integrados en la trama.

Antes os hablaba del componente metaliterario de la obra, y es que si tiene un tema, ese es la difusa línea que separa la realidad de la ficción: ¿qué hace que un libro sea considera ficción? ¿Ha algo escrito que pueda ser real? ¿Qué nos hace a nosotros reales? ¿Qué hay de nosotros en aquello que escribimos? Estas son algunas de las muchas cuestiones a las que se enfrenta Juan Cabo, narrador en primera persona pasado (y excepcionalmente en tercera), quien se sabe autor del libro que tenemos en nuestras manos, por lo que en muchas ocasiones se dirige directamente al lector

Por supuesto, también hay muchas otras reflexiones entorno al arte de escribir y al mundo editorial (en especial me ha llamado la atención la idea de que ahora quien lleva las riendas es el editor), así como ideas muy interesantes como la novela de Madrid en tiempo real. 

A esto hay que sumarle la magnífica prosa del autor. En La caverna de las ideas (¿no te estás pasando un poco con las comparaciones?) el vocabulario, aunque cuidado, era muy denso y complicado (intencionalmente). Aquí es mucho más ligero, de manera que el libro se devora en nada, pese a usar un lenguaje igual de cuidado y contar con maravillosas metáforas que ilustran la lectura en lugar de entorpecerla o hacerla cargada y artificial.

"Su sonrisa era como una lupa: la colocó ante mis ojos y su belleza se me hizo inmensa y complicada, como debe de ser la de una flor para una abeja".

En cuanto a la trama, me ha parecido apasionante. En La caverna de las ideas, los dos primeros tercios me parecieron algo regulares y el último tercio brillante. Aquí pasa a la inversa: los dos primeros tercios son espectaculares, con muchas giros y una trama atrapante, pero se desinfla un poco en el último tercio. Si hay algo que me ha hecho bajarle la nota ha sido la resolución final, en parte porque no me ha convencido la justificación del villano, pues su plan me ha parecido demasiado enrevesado para el resultado que consigue, y por otra parte no me ha gustado el personaje de Natalia, demasiado poco excepcional. 

En general el final me ha parecido un poco agridulce, pues he sentido que no llegaba a ninguna parte. Pese a ello sigue siendo un novelón muy original, que juega mucho con el medio y que tiene partes muy experimentales, por lo que es muy recomendable para aquellos que buscan algo nuevo. Los personajes, extravagantes pero coherentes, son muy interesantes, así como la trama, capaz de mantenerte pegada a sus páginas. Pese a su complejidad, se lee en un suspiro gracias a la magnífica narración y a la cuidada pluma del autor. Además, la parte metanarrativa resulta fascinante y las reflexiones entorno al sector editorial y la diferencia entre realidad y ficción valen oro. Sé que no es un libro para todo el mundo, como ya dije con La caverna de las ideas, pero si buscas una novela con un componente metaliterario, con reflexiones sobre realidad y ficción y una trama de misterio interesante, este es tu libro.

Cosas que he aprendido:

  • La importancia de la solapa para darle sentido al libro.
  • Cómo mezclar de forma brillante realidad y ficción.
  • El negocio de las musas para escritores es una ideaza.
  • Los editores ahora llevan la batuta en el mundo literario.
  • Poner algo en un libro, lo ficcionaliza y pierde parte de su realidad

Y ya para terminar, os dejo con mi avance en Goodreads:



PUNTUACIÓN...4/5!

Primeras Líneas...

sábado, 17 de abril de 2021

Frases memorables: La cocinera de Himmler

"—La generosidad es un regalo que uno se hace a sí mismo. No hay nada mejor para sentirse bien".

"Temo traicionar sus rasgos intentando describirlo. La belleza no se describe, se vive". 

¡Buenos días a todos!

Hoy os traigo una nueva entrega de Frases memorables, en esta ocasión del libro La cocinera de Himmler, de Franz-Olivier Giesbert. Ya sabéis que en esta sección os comparto citas y fragmentos que me han gustado mucho, independientemente de si el libro me pareció bueno o no. En este caso, la obra de la que he extraído las citas no me convenció del todo. Pese a que suelo disfrutar de las historias ambientadas en la Segunda Guerra Mundial, esta me pareció muy descafeinada. Por una parte era superficial, no pasa gran cosa y toda la información relativa al conflicto se narra de forma muy artificial. Por otra parte no conseguí empatizar con la protagonista, pues es incapaz de expressar sus sentimientos, y el romance fue demasiado precipitado. Lo único que se salva es la prosa, pues está muy bien escrito, con un lenguaje bastante poético. No os que sea un mal libro, simplemente es que daba para mucho más, es lo que tienen la expectativas. Os invito a darle un vistazo a la reseña.

Pasando ahora a lo que nos interesa, he de decir que estoy muy de acuerdo con la primera cita. Por mucho que nos creamos ser mejores personas por ser generosos, la generosidad no es desinteresada. Ayudar a los demás nos hace sentir bien. Sentir que alguien nos necesita, nos hace sentir bien. Incluso cuando ser generosos nos perjudica, lo hacemos egoístamente, pues sino nos sentiríamos mal. O como mínimo eso es lo que me pasa a mí. Tengo mucha tendencia a ayudar a todo el mundo y hacer un montón de cosas por otras personas, aunque eso me perjudique, porque si no lo hiciera, me sentiría muy mal conmigo misma. 

Relacionando esto con los libros, estoy segura de que vosotros habéis hecho más de un regalo "desinteresado" de libros a otra persona, tanto de vuestros favoritos (para luego poder comentarlos), como de los que tenéis pendiente para leer (para luego poder pedirlos prestados). No es que yo haga eso, en absoluto, solo es casualidad que mi hermano y G tengan tantos libros que quiero leer.

En cuanto a la segunda cita, también estoy de acuerdo, creo que la belleza es muy difícil de describir, pues consiste más en transmitir aquello que nos hace sentir esa belleza, las emociones que experimentamos que en mostrar algo objetivamente. Y a veces, las palabras no son suficientes. A mí me pasa siempre que trato de reseñar un libro que me ha gustado, pues es muy difícil poner palabras a los sentimientos que me ha generado. En cambio, cuando critico un libro negativamente, puedo aferrarme a hechos concretos con mucha más facilidad. 

Y hasta aquí la entrada de hoy. ¿Qué opináis vosotros? ¿Estáis de acuerdo con estas citas?

martes, 13 de abril de 2021

Trilogía El sermón de fuego, Libro I: El sermón de fuego, de Francesca Haig

A mí es que no me pueden dejar sola en una librería de segunda mano (¡pero si ibas con Y! Ya, pero ella nunca me dice nada), pues soy como kandra en un cementerio y no hay quien me pare.  Luego G me estuvo dando el sermón (el libro se llama El sermón de fuego, ¿lo pilláis?) durante un buen rato, y no le puedo negar que tenía razón, pero es que ver libros que pensaba que solo existían en mi pantalla porque nunca lo había visto en físico que están a 2€ en lugar de a 20€ como en las librerías normales, me puede.  

El día en que compré este libro, me faltaba un Pepito grillo que me dijera: "si buscas un libro maduro y con profundidad, este no lo va a ser". Y es que este libro tenía todas las papeletas de ser juvenil, pese a que yo no lo quise ver: una portada preciosa y llamativa, frases impactantes y en mayúsculas para llamar la atención, una sinopsis breve con paralelismos que aporta poca información, incluso hay un cartel advirtiendo "¡Cuidado! Lectura adictiva", para atraer a más lectores. Si el libro fuera serio, no se valdría de estos recursos baratos para atraer lectores.

Ojo, con todo esto no quiero denigrar la literatura juvenil (entiéndase aquí juvenil como "enfocada a un público con menor bagaje lector"), simplemente constatar que lo que yo buscaba en esta obra (personajes grises y complejos, tramas complicadas de seguir, reflexiones profundas sobre el eser humano), no lo he encontrado.

Como detalle curioso, comentar que a lo largo de toda mi lectura he apodado este libro "Hijos del hierro 2", pese a que lo único que tienen en común ambas novelas es el público objetivo y que están ambientadas en un futuro distópico en el que el ser humano ha destruido el planeta y vive en una época preelectricidad. Oh, y que las portadas podrían haber sido diseñadas por la misma persona.

Título: El sermón de fuego
Autor: Francesca Haig
ISBN: 978-8445002582
Páginas: 416
Editorial: Minotaurio
Papel: 17,90€ 
Ebook: 9,49€
Título original: The fire sermon
Año de publicación: 2015
Saga: 1/3
Encuadernación: Tapa blanda
Traductor: Manuel Mata Álvarez-Santullano

Sinopsis:
Hace cuatrocientos años, el mundo estalló en llamas. Ahora, los recién nacidos son siempre gemelos: uno de ellos es un niño sano, el alfa; el otro, el omega, sufre algún tipo de mutación. Sin embargo, cuando un gemelo muere, también lo hace el otro.
Los omegas son apartados de sus familias en cuanto sus deformidades son evidentes y son forzados a vivir en asentamientos aislados, oprimidos por el Consejo.
Los alfas son la élite. Una vez reconocidos como tales y separados de sus gemelos, pueden ocupar su lugar en una sociedad privilegiada y segura.
Cass y Zach son dos gemelos físicamente perfectos, pero nadie escapa a la dualidad de alfas y omegas, y Cass tiene un secreto que Zach quiere sacar a la luz a toda costa.
Ambos tienen la capacidad de cambiar el mundo, pero para conseguirlo primero deberán vencer al otro.

Opinión:
Impresión: Potencial desaprovechado

Si hay algo que me llamaba de este libro era su potencial:

1. Los protagonistas son gemelos: no es solo que, a diferencia de las amorosas, las relaciones fraternales no suelan trabajarse mucho en literatura, sino que esta me parecía especialmente interesante por el hecho de que uno de los hermanos será irremisiblemente marginado y apartado de la sociedad mientras que el otro vivirá el resto de su vida entre los privilegiados. ¿Habrá rivalidad entre ellos? ¿Se querrán de todas formas?

2. Un mundo en el que solo nacen gemelos: ¿qué explicación científica tiene esto?

3. Una sociedad formada por hermanos en la que uno padece una deformidad y el otro es perfecto: ¿cómo vive esa gente con deformidades? ¿Cómo reaccionan los padres?

4. Los gemelos están conectados: si uno sufre, el otro también; si uno muere su homónimo también. ¿Cómo gestionar esto a nivel político y social? No puedes ser clasicista a causa de este vínculo, pues debes preocuparte por el bienestar de tu gemelo.

Estas y otras eran las cuestiones que esperaba que abordara el libro. Me parecen todo temas muy interesantes y que dan mucho juego. Por desgracia, la autora es incapaz de aprovechar el mundo que ha creado y sacarle todo su jugo. No solo se queda en la superficie de estos temas, sino que en algunos casos lo desarrolla de forma poco coherente. 

Ojo (¿tienes nueva muletilla o qué?), con esto no quiero decir que sea una mala novela. En comparación con la construcción de mundo de Hijo del hierro, no hay color, pues eso no tenía ni pies ni cabeza. Aquí la sociedad es coherente si no le das demasiadas vueltas; los personajes están bien sin tener una gran complejidad y no presentan contradicciones; la trama es predecible, pero lógica; la narración es simple con un vocabulario poco elaborado, pero como mínimo no hay párrafos de una línea para crear impacto.

Empezaré hablando de la trama. En general a la novela le cuesta mucho avanzar y el primer tercio es básicamente introductorio. Hay MUCHO infodump. La protagonista nos describe cómo es el mundo en el que vive de forma muy artificial, contándonos cosas sin venir a cuento. Esto puede que no lo note un lector con menor bagaje lector, pero es que para mí se le veía mucho el plumero. Cosas estilo (no es una citación real) "Estoy encerrada desde hace mucho y no recuerdo cómo es el cielo. Eso me hace pensar en el largo inverno que se dice que hubo durante el cataclismo, durante el cuál no se vio el cielo en años y en que... blablabla". 

En general la trama avanza muy despacio, hasta el punto de que pensaba que la protagonista no alcanzaría su objetivo (reunirse con al resistencia) en esta novela. Después de un tercio de novela en la que los protagonistas están estancados (Laura se ríe por el juego de palabras que solo ella pilla) por fin empiezan a pasar cosas, pero no demasiadas. La trama es bastante predecible, no hay muchos giros ni sorpresas (más allá de un giro final que me ha gustado) y como lector no te sientes atrapado por saber cómo va a continuar la historia.

De la narración tengo poco que decir, más allá de que ahí está. Se lee con facilidad, el vocabulario no es complejo, las oraciones son simples, no se busca la belleza del lenguaje... Poco a destacar en ese aspecto. 

Con los personajes pasa un poco lo mismo. Están bien perfilados, pero simplemente existen y poco más. ninguno de ellos me ha llamado especialmente la atención ni me ha parecido demasiado complejo, realista o reflexivo. La novela está narrada en primera persona pasado por Cass, una omega de unos veinte años que tiene el poder de ver un poco tanto el futuro como el pasado (entre la gente con deformaciones, hay unos pocos que tienen esa capacidad). Me ha parecido una adolescente normal, que actúa de forma coherente y realista para ser un personaje literario, pero al que le falta toda esa profundidad y mundo interior que tienen las personas de carne y hueso. Por ejemplo, falta desarrollar cómo le afecta mentalmente lo de sus visiones y el trauma de haber sido prisionera durante mucho tiempo queda relegado al olvido.

Cass sufriendo en prisión

Otro de los personajes importantes es Kip, un chico manco que ha perdido la memoria y que acompaña a Cass en su periplo. Nada a destacar de él, tampoco. Se habla en un momento del síndrome de dependencia que siente con ella, pero lo dejan en el aire. Por supuesto, hay romance (por norma general, no suele faltar en este tipo de novelas) y no me parece bien tratado. Ya sé que suelo quejarme cuando en este tipo de novelas los personajes olvidan la trama principal para hablar de sus dramas románticos, pero es que aquí el romance está demasiado de fondo, hasta el punto que tuve que releer las escenas de Cass y Kip junto porque casi las había pasado por alto. Es Hawat muriendo en Dune. No tiene una sola conversación como pareja (ni siquiera hablan de que son pareja) ni de lo que sienten el uno por el otro. No es que yo sea muy fan del romance, ya lo sabéis, pero es la primera relación que tiene Cass, debería ser algo que le afectara.

Como veis, no os he hablado de Zach, el gemelo de Cass. Por la sinopsis, pensaba que sería otro punto de vista, pero no es así, es un personaje muy secundario, al nivel de la Confesora o Piper. Entiendo que darle voz propia hubiera hecho que desapareciera todo el misterio, pero teniendo en cuenta que la trama es tan previsible y que las "revelaciones" me parecían obvias desde el principio, creo que conocer su mentalidad hubiera aportado mucho a la novela.

Por otra parte, debido al poco protagonismo de Zach, la relación fraternal me ha parecido muy mal trabajada. Sabemos que Zach no quiere a su hermana, pero ella sí le quiere, aunque no entiendo por qué, pues él nunca la ha tratado con cariño. En la novela hay pocas escenas de ellos juntos y de sus dinámicas y lo que conocemos de su infancia es debido a recuerdos de Cass que, de nuevo, están muy mal introducidos, pues aparecen de forma muy artificial, sin tener demasiada relación con aquello que se está narrando.

A nivel de creación de mundo, como ya he comentado antes, si no lo piensas mucho está bien y tiene pocos fallos, pero si profundizas te das cuenta de que hay pequeñas (grandes) cosas que no encajan a nivel de organización social. De nuevo, mucho mejor tratado que Hijos del hierro, donde todo eran incoherencias, pero no hay una sola de las reflexiones que me interesaban. 

Por una parte no me ha parecido lógico que los Omegas reciban un tratamiento similar al de los negros en EEUU a principios de siglo XX. Si tu vida dependiera de la de otra persona, yo estaría preocupada por su salud, aunque fuera en beneficio propio. Los Omegas viven en condiciones muy precarias, son explotados, reciben castigos físicos y la mayoría mueren jóvenes por problemas de salud. Todo eso repercute negativamente en los Alfa tenemos a los Omegas. ¿Por qué ibas a permitir que den latigazos a tu gemelo si tu vas a sufrir el mismo dolor? ¿Para que dejar que enferme y muera si tú también morirás? Por no hablar del hecho de que estos Omegas podrían chantajear con suicidarse o mutilarse para herir a los Alfa. O que matar a los rebeldes implica matar parte de tu población de Alfas, por lo que en realidad no puedes luchar contra ellos. Para mí lo lógico sería cuidar bien de los Omegas o tenerlos en coma encerrados, como en Matrix, una de dos. Ni el odio de los alfa me ha parecido bien tratado ni la organización sociopolítica me parece que tenga mucho sentido.

En cuanto a los rebeldes, bueno, me ha parecido una revolución lógica. Por una parte no son mucha gente y no todo el mundo quiere unirse a ellos de repente. Por otra parte, son conscientes de sus limitaciones y no son grandes guerreros con un montón de armas (ejem, Hijo del hierro, ejem). La parte de las deformidades está bien tratada (sin profundizar en ello) pues van desde tener tres brazos a que te falte un dedo del pie. Sí, puedo creerme a rebeldes que luchan pese a estas pequeñas deformidades. Su organización está bien, el líder es aceptable, y aunque esperaba más ingenio para luchar contra la sociedad represora, como he dicho, son conscientes de que no pueden hacer mucho para cambiarla y se dedican más a huir que otra cosa.

Como detallitos, comentar que no me ha convencido que Cass crea que necesita contactar con los rebeldes porque posee información muy valiosa, pues en realidad ella no les aporta nada.Hablan constantemente del potencial de Cass, pero ella apenas participa en nada. Y cuando participa, lo hace todo mal, como puede verse en el enfrentamiento final. Este no me ha gustado nada a nivel estratégico, tanto por parte de Cass como de la Confesora, pues ninguna de las dos tiene un buen plan y cometen muchos fallos tontos que no cometería una persona de verdad, pues están ahí solo para que haya más trama.  

El final es abierto, en el sentido de que no están ni cerca de derrocar al gobierno (aunque como mínimo conocen sus planes), pero por mi parte no pienso seguir leyéndolos. No creo que las continuaciones vayan a aportarme nada ni siento el más mínimo interés.

En conclusión, El sermón de fuego es un libro que deja bastante que desear. La trama es bastante sencilla y previsible; los personajes no son complejos ni especialmente destables; la narración es ágil, pero poco elaborada. En cuanto a la creación de mundo, aunque plantea temas muy interesantes, no se ahonda en ninguno de ellos y presenta algunas pequeñas incoherencias. En general es un libro al que le falta mucha madurez y desarrollo, además de más profundidad en la sociedad que presenta. 

Cosas que he aprendido:

  • Ideas de temas que podrían desarrollarse.

Y ya para terminar, os dejo con mi avance en Goodreads:






PUNTUACIÓN...2/5!

Primeras Líneas...

sábado, 10 de abril de 2021

Viñeta del lector 78#


Antes, mi razón para leer era evadirme del mundo. Me gustaba leer para perder de vista una realidad que me aburría, en la que no tenía amigos ni conocía a gente con la que compartir mis impresiones del mundo. Los libros eran un refugio para mis pesares, un intervalo de tiempo inexistente durante el cual mis problemas se desvanecían, una droga que me permitía experimentar sensaciones que creía que no viviría por mí misma jamás. 

Con los años he cambiado. He aceptado mi presente, que hay que enfrentarse al mundo, que me equivocaré una y mil veces, que dejaré pasar una oportunidad de oro, pero que algún dia otra ocupará su lugar. He descubierto que los libros pueden ser reales (aunque por ahora aún no he logrado volar a lomos de un dragón).

 Por eso, ahora mi razón para leer es dejarme sorprender. Voy en busca y captura de libros que para mí sean originales, tanto en forma como en contenido. Leo con la esperanza de que un autor me cuente algo que no sabía acerca del mundo o de las personas, de encontrarme con reflexiones que logren que me replantee el mundo en el que vivo, de que se profundice tanto en un personaje que me entienda mejor a mí misma.

 
Y vosotros, ¿cuál es vuestra razón para leer?


miércoles, 7 de abril de 2021

Trilogía La primera ley, Libro II: Antes de que los cuelguen, de Joe Abercrombie

Al fin he leído esta segunda parte. Si hubiera sido por mí, seguramente hubiera enlazado su lectura con la de la novela anterior, pero hago lectura conjunta con G, y él estaba muy ocupado con trabajos. Me da a mí que la lectura del tercer libro también va a retrasarse por el mismo motivo, pero tampoco pasa nada porque disfruto mucho comentando la obra por tandas.

Nº de páginas: 688
Editorial: Alianza Editorial
Idioma: Castellano
Encuadernación: Tapa dura
ISBN: 9788420682501
Año de edición: 2008
Traductor: Borja García Bercero

Sinopsis:
El Superior Glokta tiene un problema. ¿Cómo defender una ciudad rodeada de enemigos y minada por la traición? Los hombres del Norte han cruzado la frontera y han entrado a sangre y fuego en territorio de la Unión. Para detenerlos no bastará con el ejército del Rey. Bayaz, el Primero de los Magos, conduce a un heterogéneo grupo de aventureros en una peligrosa misión por las ruinas del pasado. 

Opinión:
Impresión: Me falta trama

Lo cierto es que mi opinión respecto a este libro no difiere mucho de la que tenía respecto al libro anterior, pues tiene sus mismos defectos y virtudes. El otro me pareció muy introductorio, pues principalmente estaba centrado en presentarnos a los personajes, por lo que esperaba que aquí se desarrollara el nudo, pero no ha sido así. De nuevo, tenemos a personajes que van de un sitio a otro (como mínimo llegan, no como en Juego de tronos) y que evolucionan por el camino, poco más. 

Ya sabéis que yo soy una persona muy de tramas, por lo que en ese aspecto el libro me ha parecido bastante endeble. Si buscas una obra plagada de acción y giros, te recomiendo que leas a Sanderson, no a Abercrombie. El ritmo es tranquilo, sin ser aburrido, y el clímax (y menudo clímax, 200 páginas maravillosas) lo podemos al final de la primera mitad. Pese a ello, podemos encontrar escenas que valen oro, como la lucha cooperativa de Logen, el capítulo de Cicatrices y Ferro o la batalla de la Armada Invencible parte II.

«—¿Qué hacemos ahora?
Marchar hacia las primeras filas. Eso era lo que hacían siempre los gallardos oficiales que aparecían en las historias que West solía leer de pequeño. Dirigirse hacia el fragor de la lucha. Formar una nueva unidad con los soldados desbandados, llevarlos de nuevo al combate, cambiar las tornas de la batalla en el momento decisivo. Y, luego, de vuelta a casa a tiempo de cenar y de recibir las medallas.
La idea estuvo a punto de arrancar a West una carcajada cuando volvió la vista hacia la devastación y las masas de cuerpos mutilados que los jinetes habían dejado a su paso. El momento del heroísmo había pasado, bien lo sabía. Hacía mucho que había pasado.»

En general las tres tramas principales son bastante lineales y no entrañan mucho misterio, pero eso no quita que sean muy interesantes gracias a la fuerza de sus personajes. Y es que si hay algo que domina a la perfección Abercrombie es la creación de personajes. Para empezar son muy realistas. Me gusta ver que es gente coherente con lo que vive, que llora y sufre de dolor, que tienen miedo y que pueden ser cobardes. No hay héroes, simplemente son personas que intentan sobrevivir un día más y que hacen lo que pueden con lo que les ha tocado en suerte. Por otra parte, no solo evolucionan, sino que lo hacen de forma lenta y coherente, algo muy realista, pues la gente no cambia de la noche a la mañana. Sus interacciones son muy naturales y las dinámicas que hay entre ellos me han encantado. 

«Pero pronto descubrí que combatir a pie era algo completamente distinto. La aglomeración es de tal calibre que apenas si hay espacio para respirar, y menos aún para realizar actos heroicos. Los únicos héroes son los que tienen la suerte de salir vivos de ahí —resopló con una risa carente de alegría—. Recuerdo que en un determinado momento me quedé apretujado contra un oficial gurko. Estábamos tan pegados como si fuéramos dos amantes. No había forma de lanzar ni un mísero golpe, lo único que podíamos hacer era soltarnos gruñidos el uno al otro. Las puntas de las lanzas se clavaban por todas partes al azar. Los hombres se ensartaban sin querer en las lanzas de su propio bando o caían al suelo y eran pisoteados. Eran muchos más los que perecían de forma accidental que los que morían fruto de una acción deliberada. De hecho, todo aquello no era más que un monumental accidente.»

A eso hay que sumarle que no hay buenos ni malos, sino que todos los personajes son antihéroes. No se salva ninguno, y eso que le he dado bastantes vueltas, pero es que a ni uno de ellos podría clasificarlo como "bueno". Son todas personas violentas, egoístas, que simplemente actúan por impulso o con ansias de sobrevivir y que, como todo el mundo, tiene su motivación, que no tiene por qué ser un pasado triste. Para que veáis, pasaré a hablaros un poco de cada trama y de los personajes que las protagonizan.

El norte:
En cuanto a la trama, una maravilla, pues si esperabas algo muy épico, como yo, Abercrombie derrumba tus sueños como un castillo de naipes. Aquí te muestra el lado más oscuro de la guerra, sin toda esa pompa y esplendor. Las batallas son sucias, crueles, injustas. Todo es caos y no hay honor ni gloria. La gente muere apuñalada por la espalda, sin compasión y todo depende más de la suerte que de la habilidad. Repito: no hay héroes.

Aquí uno de los protagonistas es West, el personaje que me parecía más buena persona, pero que aquí, al cobrar más protagonismo, vemos que no lo es tanto. Me gusta cómo se desarrollan sus arrebatos de violencia, así como su evolución como líder. Por otra parte tenemos a los norteños, entre los que destaca Sabueso. Para mí han sido los personajes más flojos pues aunque su cultura es muy interesante se quedan en un personaje colectivo poco caracterizado.

«El valle entero estaba sembrado de cadáveres. Desperdigados por lo alto de las laderas, encajados entre las rocas, tirados entre las matas de tojo. Se desparramaban por la hierba del fondo del valle como clavos vertidos de un saco, y sus cuerpos retorcidos y mutilados llenaban el sendero de tierra.»

El sur:
En cuanto a la trama, nos encontramos con el asedio a una ciudad y, de nuevo, se nos muestra la parte más oscura y cruel. Puedes pensar muy buenas estrategias, pero siempre estarás limitado por tus recursos y por el hecho de que el enemigo no es tonto y puede pensar estrategias tan buenas como las tuyas, por lo que las fuerzas en general están bastante igualadas.

El protagonista es Glokta, quien sigue siendo tan interesante como en el libro anterior. Me parece muy interesante cómo inserta sus pensamiento en mitad de los diálogos y la narración, aunque no me gusta cómo han decidido representarlo tipográficamente porque a veces me confunde. Por otra parte sigo teniendo mucho interés en sus motivaciones, en por qué hace lo que hace y por qué quiere seguir viviendo. 

«—El mundo cambia y hay que adaptarse a sus cambios si uno no quiere que le borren del mapa. Esta guerra no será como la anterior. Khalul por fin está en condiciones de enviar sus propias fuerzas. Un ejército forjado a lo largo de muchos años. Las puertas del gran templo fortaleza de Sarkant se están abriendo en lo alto de las montañas áridas. Lo he visto con mis propios ojos. Mamum viene, el tres veces bendito, el tres veces maldito, el fruto del desierto, el primer aprendiz de Khalul. Juntos quebrantaron la Segunda Ley, juntos comieron carne humana. Y, tras él, vienen las Cien Palabras. Devoradores todos ellos, discípulos del Profeta, criados para el combate y alimentados a lo largo de muchos años, expertos en las disciplinas de las armas y del Gran Arte. El mundo no ha tenido que hacer frente a un peligro semejante desde que Juvens luchó con Kanedias en los Viejos Tiempos. Tal vez incluso desde que Glustrod tocó el Otro Lado para intentar abrir las puertas del mundo inferior.»

La ruta:
La trama que menos avanza, pues simplemente es el grupo caminando para llegar a los confines del mundo y conseguir la Semilla. Pese a a que no sucede nada relevante, es la trama que me ha generado más preguntas e interés, pues no tengo ni idea de hacia donde va. Faltan muchas explicaciones de mundo y sobre la magia (de la que se sigue sin saber casi nada) y tengo la esperanza de que todo se resuelva en el siguiente libro, o me voy a enfadar.

En cuanto a los personajes, he disfrutado muchísimo de cómo se interrelacionan y de cómo van evolucionando lentamente. Jezal me encanta, pues subvierte muy bien la imagen que tenemos del héroe, pues es un cobarde, engreído que se cree superior al resto y que no tiene ningún interés en las enseñanzas del "maestro", Bayaz. Me hacía mucha gracia cómo Bayaz estaba constantemente alucinando con el esplendor perdido mientras el resto de personajes pasaban por completo de él. El pragmatismo de Logen me parece brutal, así como ver que pese a todo lo que ha vivido, pese a ser el estereotipo de guerrero fuerte, en realidad es un sugus de piña. Lo único que no entiendo es cómo ha logrado sobrevivir a tantas heridas sin terminar deformado como Glokta. Ferro es también un personaje que experimenta una ligera evolución, pues poco a poco empieza a confiar en los demás

 Dejando de lado estas tramas, me gustaría hablar de los villanos, pues me parece fascinante cómo el autor logra que tengan tanta presencia e impongan tanto pese a no haber salido nunca. No conocemos a Bethod ni al comandante de los gurkos, pero ambos imponen desde la distancia.

También muy relacionado con la caracterización de los personajes cabe destacar la narración, en tercera persona pero enfocada en personajes concretos. Me gusta mucho cómo Abercrombie logra darle voz propia a cada uno, de manera que siempre sabes en quién está puesto el foco. Uno de los recursos que usa y me encanta son las frases recurrentes, pues ayudan a que los personajes sean consistentes. Además, pese a que los personajes no se cruzan, sí piensan los unos en los otros de forma coherente, cosa que le da cohesión a la obra.

En general donde más flojea la obra es a nivel de trama, como ya he comentado, pues esperaba más sorpresas y complejidad. También he de decir que flojea un poco en algunas descripciones de espacios, en los que me he sentido un poco perdida y me ha costado situarme. Pese a ello, la obra merece mucho la pena por los temas que trata y cómo subvierte estereotipos de la fantasía.

Además de la maravillosa caracterización de personajes me gusta mucho el hecho de que sea una obra completamente antibelicista. La guerra no es algo épico que te permite conseguir honor y gloria, sino que te la muestran como es: sangrienta, sucia, sórdida. Ese realismo sucio impregna cada una de las páginas, llenas de discursos que hablan sobre la estupidez de las guerras y de sus consecuencias entre los que luchan en ellas. Al fin he encontrado ese grimdark por el que es tan conocido el autor, pues estamos ante una obra de tono pesimista y oscura, no tanto porque haya muchas muertes gráficas o una crueldad excesiva, sino porque el mundo que te presenta no tiene una brizna de luz o esperanza. 

«Aliviadas de poder dejar por fin atrás el lastimoso campamento, las levas se habían mostrado muy animosas cuando se pusieron en marcha a primeras horas de la mañana, pero apenas había transcurrido una hora cuando los más viejos o los peor calzados, primero un hombre acá y luego otro allá, empezaron a rezagarse y la columna acabó por desordenarse. Los hombres resbalaban y daban traspiés mientras avanzaban por el barrizal semicongelado profiriendo maldiciones, apartando a empujones a sus vecinos, pisando las botas de los compañeros que marchaban delante. Los batallones se habían retorcido y estirado tanto que las prietas formaciones se habían convertido en unas masas amorfas que se fundían con las unidades de delante y de detrás. Cuando un grupo de hombres se apresuraba a avanzar, el siguiente se quedaba parado, de tal modo que la columna se movía siguiendo un ritmo ondulante similar al de los anillos de una monstruosa e inmunda lombriz.
Tan pronto como llegaron al puente, toda apariencia de orden desapareció por completo. Fatigadas y malhumoradas, las informes compañías trataban de abrirse paso por el reducido espacio entre gruñidos y codazos. Entretanto, los que aguardaban detrás, impacientes por cruzar al otro lado, donde al fin podrían descansar, presionaban cada vez con más fuerza, ralentizando aún más la operación con el peso de sus cuerpos. Luego, un carromato, que en cualquier caso no tenía allí ninguna utilidad, se había quedado sin una rueda en medio del puente, y el lento fluir de los hombres había quedado reducido a un simple goteo. Al parecer, nadie sabía cómo quitarlo de en medio, o a quién había que llamar para que lo reparara, en vista de lo cual habían optado por treparlo o por deslizarse por un lado, entorpeciendo el avance de los millares de soldados que venían detrás.
En el barrizal que había en el lado de la rauda corriente en que se encontraba West, se había formado un apelotonamiento de dimensiones monumentales. Los hombres gruñían mientras trataban de abrirse paso a empujones, rodeados de oficiales vociferantes y de un amontonamiento de desperdicios y pertrechos abandonados que crecía a ojos vistas. Detrás de ellos, la gran serpiente de desarrapados proseguía con su espástico avance, añadiendo cada vez más soldados al caos que se había formado delante del puente. No parecía que a nadie se le hubiera pasado por la cabeza la idea de detenerlos, y menos aún que lo hubiera conseguido.
Todo ello con las tropas formadas en columna, sin sufrir el acoso del enemigo y pudiendo marchar por un camino medianamente decente. Sólo de pensar lo que sería hacerlos maniobrar en formación de combate en medio de un bosque o por terreno accidentado, West se echaba a temblar.»

En conclusión este es un libro muy conseguido con unos personajes grises muy bien caracterizados. Pese a ser una novela de fantasía, carece del tono épico que suele acompañar a las obras del género, y este se ve substituido por la cruda realidad de las guerras, sucias y sórdidas, en las que los héroes no tienen cabida. Cargada de un fuerte mensaje antibelicista y una narrativa muy cuidada, este libro rompe con los estereotipos del género al presentarnos a protagonistas antiheroicos y subvertir el viaje del héroe. Es cierto que flojea un poco a nivel de trama, pues no hay grandes giros ni sorpresas, mientras que quedan muchas preguntas sin resolver, pero también es verdad que los personajes tienen la fuerza suficiente para mantener al lector pegado a sus páginas.

Cosas que he aprendido:

  • Las guerras no son épicas, sino sórdidas
  • Diferentes tipos de personajes grises

Y ya para terminar, os dejo con mi avance en Goodreads:

 

PUNTUACIÓN...3'5/5!

Primeras Líneas...