miércoles, 26 de agosto de 2020

Saga Mundodisco, Libro XXIV: El quinto elefante, de Terry Pratchett

Título Original: The Fifth Elephant
Autor: Terry Pratchett
Saga: Mundodisco #24
Editorial: De Bolsillo
Formato: Rústica con solapas
Páginas: 400 págs.
Año: 2008
Precio:  8,95
Traducción: Javier Calvo

Sinopsis:
Está resultando ser uno de esos días... uno de esos que le tocan a uno cada día.
Sam Vimes es un hombre perseguido.
Ayer era duque, policía y el embajador más inconcebible de la historia de Ankh-Morpork enviado en misión diplomática a Uberwald, un país misterioso donde las minorías son mayoría y abundan las materias primas con cierto sabor rancio.
Hoy únicamente cuenta con su astucia innata y unos pantalones prestados, sobre los que es mejor no preguntar. Hace frío. Nieva. Y si no logra cruzar el bosque a tiempo se desatará una guerra abominable.
Pero unos monstruos le siguen la pista. Son listos. Son rápidos. Son hombres lobo y están a punto de alcanzarlo. A Sam Vimes apenas le quedan tiempo, ni suerte ni resuello…
La ecléctica tropa de la Guardia de la Ciudad, licántropos con ansias de poder pero temerosos de la palabra «baño», vampiros con síndrome de abstinencia, enanos en vías de modernización, las complejidades de la diplomacia internacional y el fantasma de un motín y de una guerra hacen de El Quinto Elefante, la novela número 24 del Mundodisco, uno de los libros más divertidos y esperados de la serie. Y no deja de ser cierto porque lo hayamos dicho veintitrés veces antes.

Por qué este título
«El Quinto Elefante como metáfora también aparece en los idiomas de Uberwald. Dependiendo del contexto puede querer decir "algo que no existe" (igual que nosotros decimos "niebla klatchiana"), "algo que no es lo que parece" y "algo que, aunque no se ve, controla los acontecimientos" (del mismo modo que nosotros usamos las palabras "eminencia gris")»

Opinión:

Me gustan los libros de politiqueo. Libros en los que los personajes van maquinando cuidadosamente sus planes, forjando alianzas y urdiendo traiciones. Libros llenos de intrigas aristocráticas, en los que las conspiraciones y las reuniones a espaldas de los demás están en el orden del día. Libros plagados de complejas batallas verbales en las que prima la astucia por encima del poder o la fuerza y de diálogos brillantes en los que dicen más los silencios que las palabras. Ese tipo de libros en el que el destino de un pueblo se decide entre bambalinas. Creo que empezaré una nueva saga de Sanderson.

Cada libro que leo de la saga de la guardia es más político que el anterior. En consonancia con el libro anterior, ampliamos las fronteras y salimos de Ankh-Morpork (dentro de nada seré capaz de escribir el nombre de la ciudad sin consultar a Google) para seguir a Vimes, nombrado embajador de la ciudad, hasta Überwald, un paraje salvaje en el que enanos, vampiros y hombres lobo son mayoría. Allí asistiremos a la coronación del Bajo rey... o lo haríamos si el Bollo de piedra no hubiera sido robado.

Si valorara este libro únicamente por su trama principal, estoy casi segura de que se llevaría las cinco estrellas. Qué maravilla. De la mano de Vimes visitaremos a todos los miembros de la aristocracia de Überwald, cosa que nos permitirá no solo conocer la cultura del lugar, sino profundizar en la mentalidad de las distintas razas que forman este mundo y disfrutar de diálogos soberbios revestidos de silencios traicioneros y medias verdades. Adoro los comentarios afilados de Vimes y sus críticas sutiles. Para qué mentir adoro todas las reflexiones que este hace sobre su mundo, nuestro mundo, no solo porque son verdades como puños, sino también porque lo hace de forma muy sutil. Eso sí, en este libro he echado de menos que hubiera alguno de esos monólogos de Vimes que me dan la vida.

Pero tranquilos, esto no es un libro de Sanderson, así que todo este politiqueo está muy bien aliñado con una gran dosis de acción: basta leer la sinopsis. A partir de un determinado punto, la novela es un no parar, y no lo digo solo porque Vimes esté corriendo hasta la extenuación para salvar la vida, que también, sino por lo dinámicas que se vuelven las escenas y cómo se va desentrañando el misterio del robo poco a poco. Así, la trama es interesante, el misterio está bien construido y todas las escenas de la novela me han parecido muy bien cohesionadas (a diferencia de la anterior, que tenía tantas tramas abiertas que aquello parecía una antología de escenas sueltas).

A eso hay que sumarle lo bien construido que está el mundo. No es solo que Pratchett vaya desarrollando en cada libro a las distintas razas, añadiendo detalles culturales cada dos por tres, sino que además hace que ese mundo sea coherente a nivel cronológico y evolucione poco a poco. Hay pocas obras de fantasía que se alejen del mundo medieval, y menos aún sagas que hagan crecer su mundo a nivel tecnológico. Me gusta ver avanzar la sociedad de Ankh- Morpork (¡lo he escrito bien y sin mirar!), como en cada libro han aparecido nuevos inventos y cómo esa evolución es lógica con el tiempo que ha transcurrido y con lo que sucedió en otros libros. Es el caso del sistema de comunicación de los clacks o el departamento de seguridad vial.

En cuanto al humor, aunque en esta ocasión me he reído un poco menos que en otros libros, sigue en la misma línea de siempre, muchos juegos de palabras y más escenas cómicas basadas en recuperar usar elementos anteriores que en hacer el chiste fácil. Aunque sea algo que no se valora, hacer humor inteligente conlleva mucha más imaginación e ingenio de lo que uno puede pensar. Además, aunque Pratchett hubiera podido tirar por el camino fácil y limitarse a satirizar las novelas de fantasía, haciendo una broma tras otra, equilibra muy bien el humor con los momentos serios. Los personajes no son solo alivios cómicos que hacen chanzas constantemente, sino personas coherentes. Si sucede algo que afecta emocionalmente a un personaje eso se refleja en su actitud, en sus pensamientos, en sus acciones; no empieza a soltar chistes sin venir a cuento.


Son varios los mensajes de la novela, pero si tuviera que elegir uno solo me quedaría con la aceptación de la diferencia. El choque cultural es enorme, como en la novela anterior, aunque esa estaba más centrada en la xenofobia. En Überwald las distintas razas no se llevan bien entre ellas, el sistema  de gobierno es más feudal, se aferran mucho a las tradiciones, las leyes son distintas,... Las reflexiones de Vimes acerca del bien y del mal también son maravillosas y la forma en que se resuelve el misterio del Bollo de Piedra y la enseñanza que hay detrás de todo es genial.

En cuanto a los personajes, bueno ya os he hablado brevemente de Vimes, solo añadir que me gusta mucho ver su evolución a lo largo de todas las novelas y que sus disputas internas entre lo correcto y lo incorrecto son lo mejor de la novela. Me gusta que los personajes no pasen de A a B, sino que, sin dejar de ser ellos mismos, evolucionan lentamente. Otra cosa que me parece positiva es que se recuperan la mayoría de personajes de la Guardia, y eso está bien porque no quedan olvidados en un cajón y siguen evolucionando. En su viaje a Überwald le acompañarán Detritus, Jovial Culopequeño (que tiene una evolución espectacular no solo acepta que es una mujer, sino también que no tiene que actuar como tal solo para reivindicarse, sino porque quiere) y Sybil.



Me alegra que Sybil vuelva a estar en la trama, pues en las novelas anteriores había quedado relegada a la esposa obediente que espera el regreso de su marido. Por desgracia, sigue siendo igual de sumisa hasta casi el final, en el que se rebela y vuelve a ser la mujer con garra del primer libro. Lo que sigue sin convencerme es su matrimonio con Vimes y la relación entre ambos, pues él la trata como a una inútil y ella no se queja de sus desprecios y lo considera normal. 

Si bien hasta ahora os he hablado solo de cosas positivas, le ha llegado el turno a las tramas secundarias. Me parecen interesantes por los temas que se plantean, el problema es que están de relleno y a veces parece que el autor se olvida de los personajes que las protagonizan y no aparecen  en cien páginas. Vetinari, por ejemplo, aparece muy poco y la trama de Colon y Nobbs (me gusta que a este personaje le siga gustando vestirse de mujer) está muy desaprovechada. Se ve qué pasa cuando un incompetente está en el poder, las consecuencias del estrés, e incluso hay una huelga. Pero todo esto está muy desaprovechado, pues solo son algunas escenas sueltas que no llevan a ninguna parte.  

Lo mismo sucede con la trama de Angua y Zanahoria. Para empezar, a mí no me dio la impresión de que su relación evolucionara (aunque me sigue gustando que Angua se queje porque Zanahoria es demasiado perfecto) y solo están ahí para ayudar a Vimes en un momento determinado. Siendo Überwald el país de nacimiento de Angua y teniendo en cuenta la importancia que tiene su familia en la trama, esperaba que este libro se centrara mucho más en ella y que tuviera cierta evolución, pero no ha sido así.

En conclusión, un libro con una buena trama principal que equilibra muy bien el politiqueo con la acción, llena de diálogos sutiles e inteligentes y un misterio muy interesante que se resuelve de una forma muy adecuada. Tanto el mundo como el personaje principal, Vimes, están muy bien construidos y evolucionan de forma coherente. Por desgracia, las tramas secundarias están muy desaprovechadas y en esta ocasión he notado la ausencia de reflexiones y humor. Aún así, merece mucho la pena.

Cosas que he aprendido:
  • La enseñanza detrás del misterio del Bollo de piedra es genial
  • Una evolución tecnológica de mundo coherente

Y para terminar, os dejo con mi avance en Goodreads:

PUNTUACIÓN...3'5/5!

Primeras Líneas...

domingo, 23 de agosto de 2020

Viñeta del lector 68#

Y no sé a vosotros, pero a mí, eso me encanta.

Los libros que, al cerrarlos, me dejan sumida en un mar de desesperación y rota por dentro, me encantan. Por supuesto, se trata de libros que, por el bien de mi salud mental, tomo a pequeñas dosis, quizás uno o dos al año; de no ser así, de bien seguro que caería en una depresión.

Uno de los primeros libros con cuyo final lloré a mares fue Blanco y negro, de Malorie Blackman, en gran medida porque el conflicto racial que se muestra (en un mundo en que la raza negra es superior) se podía extrapolar perfectamente a nuestro pasada cercano. Otro que me dejó hecha polvo fue  La edad de los milagros, de Karen Thompson Walker, no tanto porque el final fuera impactante como por el tono pesimista de toda la novela en general. 

Con el tiempo, he ido haciéndome cada vez más fuerte a nivel emocional, pues al releerlos años después me di cuenta de que no eran tan maravillosos y que aquello ya no era capaz de afectarme. El que no he releído pero que estoy segura de que aún me haría daño puesto que derramé algunas lágrimas con la película, es el de La ladrona de libros. En ese libro el drama está muy bien dosificado y la frialdad de la narración esconde mucho sentimiento. Además, aunque a la miad te cuenten qué va a pasar, eso no hace menos doloroso el momento. 

El final de La canción secreta del mundo, José Antonio Cotrina me dejó completamente a cuadros. No sabía si llorar, reír histéricamente, romper el libro en pedazos o qué hacer para seguir con mi vida. Es un final de esos con los que te vuela la cabeza no tanto por la sorpresa como por lo desesperanzador que es. En cambio, el de Princesa mecánica, de Cassandra Clare, que también me dejó con el corazón encogido, me hizo llorar por lo bonito que era todo. Deberíais haberme visto, sonriendo como una tonta por ese maldito epílogo, mientras lágrimas silenciosas se escapaban de mis ojos.

Como veis, no soy una insensible y son varios los libros cuyo final me ha dejado rota, pero ninguno de ellos se acerca una décima parte a lo que me hizo sentir Voces de Chernóbil, de Svetlana Alexiévich, un libro que me dejó completamente vacía por dentro. Fue cerrar la última página y permanecer tumbada durante varios minutos mirando al vacío, llorando en silencio. Es un libro estremecedor, que te sobrecoge por sus pausas y el sentimiento contenido entre líneas. El final no es triste, sino el conjunto de todo.

¿Y por qué esta atracción por este tipo de libros? Puede que sea por egoísmo, por el alivio que supone no vivir algo así, o saber que hay gente que está mucho peor que yo. O quizás sea una forma de insensibilizarme poco a poco del mundo.

Y vosotros, ¿qué opináis? ¿Que libro os ha dejado así? ¿Os gustan las historias tan triste? ¿Por qué?

martes, 18 de agosto de 2020

El asesinato de Rogelio Ackyord, de Agatha Christie

Los libros que llevaba leídos hasta ahora de Agatha Christie me habían gustado mucho, cosa que no esperaba. Aún así, no entraba en mis planes leerme toda su bibliografía, pues son demasiados libros y por lo que me han comentado, no son todos igual de buenos. Aprovechando que Miss Hurst de Las Inquilinas de Netherfield está con el reto atemporal de leerse todos los libros de la autora (una tarea que me parece titánica) decidí ir siguiendo sus avances y apuntarme aquellos que más le hubieran gustado. Ese es el caso de El asesinato de Rogelio Ackyord. Por desgracia para mí, no ha sido todo lo que esperaba de él, así que tengo muy pendiente comentarlo con ella, no para echarle las culpas, sino para resolver algunos problemas y dudas que me han surgido.

Título original: The Murder of Roger Ackroyd
Autor: Agatha Christie
Traductor: E. Bernard de Ferrer
Año de publicación: 1989
Editorial: Círculo de lectores
Número de páginas: 293
PVP: 14,90 €
ISBN: 9788467045437

Sinopsis:
Rogelio Ackroyd sabe demasiado. Sabe que la mujer que ama envenenó a su brutal primer marido. También sospecha que alguien la ha estado chantajeando. Ahora, trágicamente, le llega la noticia de que se ha quitado la vida con una sobredosis de drogas. Pero el correo de la tarde trae a Rogelio una última y fatal información, que puede aportar alguna luz sobre la identidad del chantajista. Por desgracia, antes de que pueda terminar de leerla, es apuñalado por la espalda hasta morir.

Opinión:
Impresión: Fallos argumentales

La primera cosa que me sorprendió fue descubrir que el libro estaba narrado en primera persona por uno de los personajes (no, no es Poirot): el doctor Sheppard. Este nos irá contando desde su punto de vista, intentando ser todo lo objetivo posible, cómo sucedió el crimen y cómo avanza la investigación, siguiendo a Poirot como si fuera su sombra. Teniendo en cuenta la objetividad con la que estaban escritos los anteriores libros de la autora que había leído, me sorprendió que esta obra tuviera ese rasgo distintivo.

Otra característica peculiar es que todo sucede en el pueblo de King's Abbot, aunque hay bastante movilidad y los personajes van de un sitio a otro. El asesinato sucede en una mansión, pero el doctor va a su casa, visita a otra gente, viaja a la ciudad,... hay bastante movimiento. Romper con el hermetismo y los espacios cerrados, particularidades de las otras obras, también me ha parecido un soplo de aire fresco.

Si pasamos a hablar de los personajes, bueno, los sospechosos no tienen nada de particular, son bastante del montón, no se profundiza en ellos y sus dramas no me han calado. Destacar a Carolina, hermana del doctor Sheppard quien, pese a no ser sospechosa, me ha parecido una mujer peculiar, pues tiene una gran red de contactos y se entera de todo. Del doctor poco tengo que decir, dejando de lado su desconfianza ante la habilidad de Poirot, es bastante objetivo y la narración tampoco pretende profundizar mucho en su forma de ser.

Del que se sigue sin saber nada es de Poirot. Llevo ya tres libros suyos leídos y lo único que sé de él es que es belga y que trabajó con la policía. Oh, bueno, y que es muy inteligente, que para investigar sigue "el método" (que consiste en no dar nada por sentado y estructurar muy bien los hechos) y que tiene muchos aires de superioridad. Esperaba que el personaje se fuera perfilando libro a libro, que poco a poco se nos contaran cosas de su pasado o reflexiones sobre el mundo, pero no es así. Poirot es un personaje hermético que está ahí para ir dejando pequeñas pistas al lector y desvelarle el truco al final.

He dejado para el final la trama porque es con lo que más problemas he tenido. En general el caso es bastante corriente y sí tengo que destacar que, contra todo pronóstico, la autora juega muy bien sus cartas y logra sorprender al lector con la revelación de la identidad del asesino. Me parece complicado conseguir engañarme tantas veces seguidas, y sin duda es algo muy meritorio. El problema es que en esa resolución he visto varios agujeros de guión. Y no solo eso, creo que el lector no tiene suficientes pistas para resolver el caso, puesto que Poirot tiene muchos conocimientos que nosotros no tenemos, y eso me parece que es hacer trampas. En algunos casos, entiendo que es por la época, pero no siempre es así.

Vamos que en esta ocasión la trama no me ha convencido, tanto por lo que he comentado porque casualmente a la hora del asesinato varios de los sospechosos habían salido de su rutina y escondían secretos. Sobre las cosas que no se pueden adivinar y los fallos argumentales, os dejo un par de spoilers, por si alguien quiere comentarlo en los comentarios o resolver mis dudas.

SPOILER (subrayar para leer)
Cosas que no podría adivinar:
- Que la pluma de oca que encuentran es algo propio de los cocainómanos.
- Que la señora Rusell y Carlos Kent sean madre e hijo porque tienen el mismo timbre de voz (en ningún momento se menciona cómo es su voz).
- Que la frase "Las demandas de dinero han sido tan frecuentes últimamente, que temo me sea imposible acceder a su petición" suena artificial en una conversación y que es propio de las cartas.
- Que el doctor tiene contacto con varios manicomios.

Fallos argumentales sobre la resolución del caso:
- El doctor es el único que sabe sobre el chantaje que le hacían a la señora Ferrars y también es el único que sabe que Ackyord tenía una carta en la que se revela quién es el chantajista. Siendo él el chantajista, ¿para qué contar lo de la existencia de la carta y lo del chantaje a la policía (sin revelar que él es el chantajista)? Así tiene un móvil para el asesinato. 
- Ya es mucha casualidad que alguien escuchara el dictógrafo, si no hubiera sido así, no tendría cuartada. 
- No debería darle su cuaderno con los datos sobre el caso a Poirot, podría habérsele escapado algo sin querer.
- Si quería proteger a Ralph... ¿por qué lo inculpa dejando sus pisadas en la nieve?
- Qué suerte que Rogelio no gritara, que la daga atravesara el sillón y que el asesino no se manchara de sangre.

En conclusión, un libro de Christie que, para mí, no ha estado a la altura. La trama es sencilla y aunque logra sorprender con la resolución del caso, me ha parecido que había demasiadas casualidades, datos que el lector no podía saber y algún que otro error argumental. Narrada en primera persona por el doctor, no cuenta con ningún personaje que me haya parecido memorable, aunque eso sí, se lee en un suspiro.

Cosas que he aprendido:

  • Las plumas de oca las usaban los cocainómanos
  • Qué es un dictógrafo 

Y ya para terminar, os dejo con mi avance en Goodreads:

PUNTUACIÓN...2'5/5!

Primeras Líneas...

miércoles, 12 de agosto de 2020

Frases memorables: El mapa del caos

23015395

"El mundo entero se reduce a la distancia exacta que en cada momento nos separa"

Ya sabéis que yo no soy una romántica, pero aun así, esta cita logró cautivarme. No es una frase espectacular, pero a mí me transmitió muchísimo, quizás por el contexto, por el romance que se desarrolla entre las páginas del libro y el amor tan profundo que sienten los personajes. Querer a alguien hasta el punto de que tu mundo se reduzca a la distancia que hay entre ambos. Para mí, eso significa que te guardas cada vivencia para poder contársela a esa otra persona, que atesoras los buenos momentos para poder compartirlos, que te guardas las penas hasta que el otro pueda consolarte.

Como ya he comentado, la frase es del libro El mapa del caos, de Félix J. Palma, la última parte de la trilogía Victoriana. Pese a que no me pareció tan maravilloso como los anteriores y el autor no logró pillarme tan desprevenida, sin duda quedé cautiva tanto por la prosa como por la relación de personajes que se establece. El narrador, que interviene de tanto en tanto, le da un toque especial a la obra, y las últimas páginas son un no parar de acción y revelaciones. Si queréis saber más, os dejo el enlace a la reseña.

Y vosotros, ¿qué opináis? ¿Os ha gustado la cita? ¿Cuál es vuestra cita romántica favorita? La mía la que incluye un libro de por medio :P


miércoles, 5 de agosto de 2020

Donde termina el arco iris, de Cecelia Ahern

No sé qué me ha pasado este año que me ha dado por hacer relecturas y no es porque me esté quedado sin libros pendientes, para nada. En la mayoría de los casos es porque se trata de libros que me gustaron tanto en su momento, que decidí comprarlos en papel, y ahora que ya he borrado todo recuerdo de la historia, más allá de la buena impresión que me dejó, me ha parecido que era el momento de revivirlos.

En esta ocasión la relectura es de un libro que leí hace muchos años, poco antes de tener el blog, por lo que no había hecho una reseña. Y puede que os sorprenda, pero sí, se trata de otro libro romántico. Lo cierto es que no me ha gustado tanto como la primera vez que lo leí pero sin duda ha merecido la pena.


Titulo: Donde termina el arco iris
Titulo Original: Where rainbows end
Autor: Cecelia Ahern
Nº de páginas: 400 págs.
Editorial: Zeta bolsillo

Sinopsis:
Desde niños, Rosie y Alex lo han sido todo el uno para el otro. Nunca han existido secretos entre ambos, y ni la distancia ni los problemas han logrado quebrantar su amistad. Pero incluso los mejores amigos pueden ignorar durante toda una vida que comparten un amor más profundo, un amor que incluso las palabras más sinceras no dejan adivinar...o tal vez sí.

Opinión:

Si peca de algo esta novela es de tener la trama más típica del mundo. Es tan típica, que yo creo que el primer libro de romance que alguien escribió, versaba sobre lo mismo. Rosie y Alex son mejores amigos de la infancia y siempre están el uno para el otro, sin importar qué suceda. Con los años, la química entre ellos crece pero por obstáculos del destino, parece ser que nunca tendrán la oportunidad de estar juntos.

No me gustan este tipo de historias porque todo me parece previsible y porque en la mayoría de casos, los protagonistas se merecen todo lo que les pasa, pues todos los problemas surgen por falta de comunicación o porque son presos de sus miedos. Entonces, ¿cuál es el punto de esta historia? ¿Por qué me ha gustado? Por el formato.

Nos encontramos con un libro escrito de forma muy curiosa. Esta obra es una recopilación cronológica de todas las cartas, notas, correos, mensajes instantáneos y SMS, que se han intercambiado Rosie y Álex a lo largo de su vida. Y no solo entre ellos, sino también podemos leer la correspondencia que mantienen con sus amigos y familiares. Y es que, ¿a quién no le gusta ser un voyeur? (A mucha gente. A mí, por ejemplo. Entonces no te recomiendo este libro).

Aquí se les colo la portada
 de una revista (?)
El formato se explota al máximo y además, se justifica muy bien el por qué se envían tantas cartas y correos en lugar de llamarse por teléfono (algo que también dicen que hacen mucho). Hay cosas curiosas como errores ortográficos que se deben a que solo tienen cinco años, notas a medio escribir porque les ha pillado la profesora o cartas con tachones o que no llegan a enviarse.

Además, en ningún momento te indican en qué fecha se escribe nada, simplemente por las referencias debes situarte temporalmente (a veces se felicitan o mencionan la edad de otra persona o te indican qué es una festividad). Por mi parte eso no me ha parecido nada problemático, y en todo momento he sabido cuanto tiempo pasaba de un momento a otro.

Otra de las ventajas de este formato es perfecto para algo de lo que carecen muchas historias de amor: tiempo. No es que el romance se cueza a fuego lento, sino que es como si hubieras puesto la sartén bajo el sol y quedaras esperando a que algún día haga el calor suficiente. La mayoría de romances, tienen lugar en una semanas, un par de meses a lo sumo. Aquí transcurren casi cincuenta años de la vida de Álex y Rosie.

Sí, puede que la trama sea lo más típico del mundo y todos sabemos cómo va a terminar, pero lo importante es lo que sucede entre medias. Me ha gustado conocer la vida de Rosie, una vida como cualquier otra, con la que todos podemos sentirnos identificados. Me ha gustado leer sus interacciones con su familia y cómo se iba enfrentando a todas las dificultades que le planteaba la vida. No hay nada espectacular, en general son problemas cotidianos, a los que todos nos hemos enfrentado alguna vez, y allí radica la genialidad de la obra en su sencillez y naturalidad.

¿Por qué unos pies?
¿Por qué?
Aunque la autora sabe aprovechar muy bien las ventajas que ofrece el formato, no ha sabido reaccionar a sus consecuencias. Por ejemplo, que trascurran tantos años no se refleja en el modo de vida de los personajes. No hay ninguna referencia a su actualidad, a la cultura pop, algo que es muy típico en nuestros mensajes. Ni tampoco se habla de los avances tecnológicos ni de la situación político-social del momento. Sé que la novela no va a eso, que no pretende ser un retrato social, pero hubiera ganado mucho.

Por otra parte, el formato elegido dificulta que pueda explayarse todo lo que le gustaría. Es verdad que hay gente que sabe ser muy conciso y decir muchas cosas entre líneas, pero esa no es una de las habilidades de la autora. Así, aunque trata muchos temas interesantes, se me han quedado un poco flojos y me hubiera gustado muchísima más profundidad.

Otro problema es el realismo. De verdad, los personajes y su forma de expresarse me ha encantado. Todas las interacciones me parecen muy naturales y realistas, es así como hablaría alguien de verdad. No hay profundas reflexiones sobre la vida, ni un uso de un lenguaje muy literario. No todo el mundo sabe qué decir en el momento indicado. Y eso está bien, me lo creo y me gusta. Todos los personajes hablan de forma muy realista...si la novela tuviera diálogos. A veces parece que la autora olvida que se trata de cartas, notas y mensajes instantáneos y se dedica a escribir diálogos. Son simplemente detalles, pero cosas como interrumpir a alguien mientras habla no se puede hacer en WhatsApp. O indicar la acción que hace un personaje en concreto. No resulta creíble y es una lástima.

Pobre Rosie, sin duda
necesita comer más
En cuanto a los personajes, los secundarios están bastante bien, y me gusta cuando cobran protagonismo, como pasa a veces con Ruby. Me hubiera gustado que se mostrara más eso. Respecto a Rosie y Álex, ambos me han encantado. Me ha gustado mucho ir viendo cómo evoluciona su relación, los baches que van superando y cómo pese a sus disputas siempre logran reconciliarse. Además, algo que me parece bien, es que no son simplemente amigos, se nota que siempre ha existido algo más profundo que eso entre ellos.

Sí que debo decir es que tardan mucho en estar juntos (cosa que en parte me gusta, porque así no hay romance como tal, que es lo que no suele gustarme), demasiado. Al principio es verdad que es por decisiones que van tomando, pero llega un punto en el que parece que el universo se ha confabulado en su contra y llega a ser cansino.

Que su relación tarde tanto en tener lugar hace que el final resulte insatisfactorio. Sí, el final no me ha convencido porque todo es muy precipitado. Pero MUY precipitado. Y es que de la relación de ambos solo llegamos a ver un par de páginas, esperaba saber mucho más de ellos y que no se cerrara de forma tan brusca.

En conclusión, un libro de romance que, pese a tener una historia muy típica destaca por el formato epistolar que usa y que le permite desarrollar la relación a lo largo de mucho tiempo. Tanto los personajes como sus interacciones son muy realistas, aunque la autora comete algunos errores, puesto que parecen más diálogos que mensajes instantáneos. Trata temas muy interesantes, pero no con la suficiente profundidad, pese a que lo que importa son las interacciones. En cuanto al final, decepciona por ser demasiado precipitado y por no desarrollar la relación de pareja de los protagonistas.

Cosas que he aprendido:
  • Uso de la técnica epistolar.
  • Diálogos realistas
  • Cómo desarrollar buenas relaciones de amistad
Y ya para terminar, os dejo con mi avance en Goodreads:


PUNTUACIÓN...3'5/5!

Primeras Líneas...