viernes, 6 de junio de 2014

La princesa prometida, de William Goldman

Desde que vi la película hará unos cinco años, he tenido ganas de leer el libro. Y la verdad es que no me ha decepcionado para nada. Lo único que lamento es haber visto la película, ¡porque ya sabía qué iba a ocurrir!

Aunque claro, si no hubiera visto al película, no conocería el libro así que,...y así un bucle hasta el infinito. En fin, os dejo con la reseña.

Editorial: Ediciones Martinez Roca
Publicación: Febrero 2013
Precio: 18,00€
ISBN: 9788427039728
Páginas: 374

Sinopsis:
La bella Buttercup jura amor eterno a Westley, que parte en busca de fortuna y es asesinado por unos piratas. La doncella, obligada, se promete al príncipe Humperdinck de Florin, un bellaco al cual sólo le interesa la caza.
El mejor esgrimista, el hombre más inteligente y el más fuerte del mundo son contratados por los enemigos de Florin para raptar a Buttercup. En la huida, sufren la incansable persecución de un hombre enmascarado que los retará uno a uno en su propio terreno. En La Princesa Prometida, William Goldman ha reunido todos los elementos clásicos de los grandes relatos, ambientados en un mundo de fantasía medieval, imprimiéndoles su fino sentido del humor. Sus personajes representan a todos los héroes y villanos de nuestros cuentos de infancia y rinden un brillante homenaje a la novela de aventuras.

Opinión:
Impresión: Rozando la perfección

Empecé a leer. Y a leer. Y a leer. Y llevaba 10 páginas leídas y no me enteraba de nada. Incluso llegué a pensar que me había equivocado de libro. O quizás estaba leyendo la biografía completa del autor. O a lo mejor era una historia completamente diferente.

Las primeras páginas, escritas en primera persona, son como un pequeño prólogo hablan de como el autor, de niño, no le gustaba leer, hasta que su padre durante un fuerte pneumonía que padeció de pequeño le leyó La princesa prometida, escrita por el profesor Morgenstern. Desde entonces, el niño/ autor, decidió hacerse escritor, y regalarle ese libro a su propio hijo.

Yo la verdad es que me quedé a cuadros. ¿Y ahora de qué me habla este libro? ¿Pero quién es ese Morgenstern? ¿El autor no era William Goldman? ¿Y entonces por qué dice que el libro no es suyo?

No me quedó otra que investigar a través de google para sacarme de mi error. Para empezar, hay que tener en cuenta que yo soy muy crédula, así que me lo creí todo de pies puntillas. Pero no, toda esa supuesta biografía del autor es completamente falsa. Aunque hay que mencionar la gran inventitiva del autor para hacer uso de un recurso así.

¿Y para qué tomarse tantas molestias? Pues porque así, el autor del libro nos hace que creer que el libro de "La princesa prometida" que tenemos en nuestras manos, no es más que una compilación de las mejores partes de otra obra más amplia. A amén de eso, de tanto en tanto, el propio autor hace diversos comentarios del estilo:

"Sí, aquí he cortado unas 20 páginas del libro original porque tan solo nos narraban el vestuario que la princesa preparó durante su viaje"

Y así, el autor nos cuenta cosas que no vienen a cuento, y hace diversos comentarios, muchos de ellos referentes a "su supuesta infancia". Al darme cuenta de lo complejo que era esto, no he podido más que aplaudir en silencio. ¡Inconcebible! Me he quedado maravillada por lo original de la idea, y porque consigue hacer el libro más real, y más cercano.

Ahora sí, puede que lo haya encontrado un poco excesivo, quizás al principio el autor se ha excedido demasiado al contarnos todo eso sobre "él". Una versión resumida hubiera estado igual de bien. Pero a parte de esta confusión inicial y quizás al lento inicio, lo demás ha sido increíble.

Hacía mucho que no leía una novela tan fantástica como esta. No podía apartar los ojos ni un instante, e incluso, mi hermano se quedó prendado del libro, leyendo por encima de mi hombro.


La trama es muy dinámica, llena de acción, con una descripciones muy exactas, que no aburren ni se andan por las ramas.

Los personajes son una delicia, todos ellos, sin excepción. Son personajes complejos, cada uno con sus detalles, y conocemos muy a fondo sus vidas:

Buttercup es la típica princesita de cuento que espera a que su príncipe azul vaya a rescatarla. Últimamente se critica mucho a este tipo de personajes, por lo que la novela juvenil está plagado de jóvenes valientes que saben valerse por si mismas. Buttercup no es así. Es como una débil mariposa cuyas frágiles alas pueden  quebrarse con la menor brisa. Es una princesa guapa, pero cabeza hueca, y en múltiples ocasiones vemos su falta de conocimientos. Pero aún así, no resulta odioso en ningún momento, pues el lector abraza tanto a los personajes que comprende perfectamente que ella es así, y nada podría cambiarla.


Luego, está Westley. Y es que en presencia de Westley, ningún otro personaje tiene el derecho de llamarse héroe. Y es que Westley es uno de los pocos que tienen el honor de llamarse así. Cada vez que leía sobre él, me quedaba impresionada, con la boca abierta y babeando. Í-N-C-R-E-I-B-L-E. ¡Lo que daría yo por un Westley en mi vida! Me sorprendido por su fuerza, su habilidad, su astucia, su valor,...pero sobretodo, por su capacidad de amar, por todo lo que es capaz de hacer por reencontrarse con Buttercup.

Incluso el malo, el príncipe Humperdinck es un personaje con mucha profundidad, de manera que conocemos su pasado. Y no solo del príncipe, sino también de Iñigo Montoya tu mataste  a mi padres. Disponte a morir y de Fezzik, que me han caído realmente bien, sin importar su papel en el libro.

Quizás lo que más me ha gustado, después de los personajes, es el factor sorpresa, cómo los personajes pasan de estar bien en un minuto y en peligro de muerte al siguiente. Y eso sin contar con las ingeniosas formas de resolver sus problemas, algo que yo valoro mucho.

En cuanto a la historia de amor...preciosa. No había visto algo así desde Titánic. Hacía mucho que no leía sobre una pareja literaria que se quisiera tanto como Buttercup y Westley. ¡Y qué declaraciones de amor! Puede que sean algo cursis, pero son preciosas...


Y no puedo terminar al reseña sin remarcar lo que eh dicho al principio: la participación del autor en la obra.  De cada vez más, sus interrupciones aumentan y consigue hilar tal historia en que realidad y sueño se confunden, llegando a dudar de tu propia sombra. El autor no comete ningún error y hace gala de una maestría asombrosa.

Además, dos detalles que no se me han escapado, es la influencia del avanguardismo (me estoy convirtiendo en una experta en esto de analizar textos), pues, por ejemplo si hay alguien que está
C
A
Y
E
N
D
O

El autor lo escribe así, para darle énfasis. Además, hay constantes interrupciones que incluyen aclaraciones (a veces contradictorias) sobre algunos términos. Un hecho realmente divertido


Y en cuanto al final...explosivo. Os cuento: Resulta que existen dos ediciones del libro, una antes del 25 aniversario y otra posterior. Yo tenía la anterior, y en esa el final era casi redondo muy al estilo La dama o el tigre, pero perfecto. El problema es que en la versión posterior al aniversario, hay un extra, una especie de inicio inconcluso de presecuela. Es bastante interesante, por no hablar de inesperado, pero me ha dejado con mal sabor de boca por ser inconcluso. Aún así, no me arrepiento de haberlo leído, es más, no puedo hacer más que agradecer mi buena estrella por haberlo encontrado.



PUNTUACIÓN...4'5/5!

Primeras Líneas...

11 comentarios:

  1. vaya creo que lo tendre en cuenta:D saludopss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso espero, la verdad es que merece la pena^^

      Eliminar
  2. (Patt llega arrastrando los pies)

    Hola, Laura:

    Sí, he llegado... ¡me has hecho retroceder casi 3 años! Una buena caminata me he pegado... Pero llegué, llegué. Este es uno de mis grandes pendientes. Yo también conocí el libro gracias a la película. Y lo peor es que lo tengo en la estantería desde hace años... Terrible. I know.

    Me ha gustado lo de la biografía ficticia. ¿Sabes a lo que me ha recordado? ¡A "La ciudad de los libros soñadores"! Sucede algo parecido. Ya te digo, ese libro seguro que te gusta.

    ¿Así que quieres un Westley en tu vida, eh? Ya veo, ya veo.

    Respecto a la declaración amorosa por la que he llegado hasta aquí... uy... creo que ha sido demasiado empalagosa para mí. Too much. Pero oye, se nota que el muchacho está muy enamorado.

    Un saludo imaginativo...

    Patt

    PD: Consejo de estilista: Por aquí veo problemillas con esa fuente rosita súper clara, pero comprendo que esta reseña es anterior a la época de Patt...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola (La próxima puedes ponerte un par de trapos en los pies y de paso barres un poco por aquí :P)!

      ¡No! ¿de verdad? ¿Me estás diciendo que tienes esta joya guardando polvo en un rincón sin abrir? ¿Te parecerá bonito? Yo he intentado conseguir este libro en papel y no hay forma, no lo tienen por ningún lado (que no sea por Internet, claro) ¿y tú lo tienes ahí y no le haces ni caso? Muy mal, muy mal...

      Pues mira que te digo, casi me estás convenciendo más con La ciudad de los libros soñadores que con ningún otro, pareces Omaira recomendándome La mujer de papel...

      (Laura se sonroja y se hace la despistada, a ver si cuela)

      Pues a mí la declaración me ha gustado mucho y además, la dice la chica, cosa que no suele ser habitual Sí, es la chica la que se declara, ¡no el muchacho! Y sobre si el muchacho está muy enamorado...te hago spoiler y te digo que tras esa declaración e cierra la puerta en las narices xD

      En cuanto a tus consejos de estilista, lo sé, lo sé (bueno, el olor rosa no lo veo, quizás quieras decir naranja), ahora como el fondo es blanco hago tonos oscuros, pero antes el fondo era negro y hacía tonos claros y no es plan de pasarme por todas las entradas a corregirlo. Aunque claro, si tienes tiempo te doy permiso...:P

      Un saludo de,
      Laura y su sonrisa.

      Eliminar
    2. Mírala a ella qué lista... Encima de estilista, también quiere que sea chica de la limpieza... Anda que no sabes tú ni nada...

      Pues sí, pues sí. Sé que es un sacrilegio, pero es la verdad. Lo tengo en inglés y espero ponerme con la novela pronto. Imagino que hace años igual no tenía un nivel suficiente y por eso cuando lo empecé no terminé de animarme...

      Uy, uy... veo que estoy consiguiendo mi objetivo. Pues nada, para rematarlo, pásate por mi blog, que ya está la reseña ;) (lo del sonrojo ¿por qué es? ¿Porque la pobre Omaira te lo recomienda y te lo recomienda y tú ni caso?)

      El color rosita al que me refiero es el que viene en estas palabras, por ejemplo: "realidad y sueño se confunden". ¿Es rosita claro, ¿no? A ver si voy a ser daltónica... :s (Entiendo perfectamente lo del cambio de fondo. De hecho puse esto de "anterior a la época de Patt..." Yo lo repito por si no ha calado XD)

      Un saludo imaginativo...

      Patt

      Eliminar
  3. ¡Vaya, ¿con que en inglés eh? Huy, no sé yo qué tal será, sin duda todo un experimento porque el autor juega mucho con el lenguaje...

    Sí, sí, ya lo he visto ya que la publicaste...¿ayer? Pero soy como una hormiguita, aún tengo entradas anteriores por visitar y voy poco a poco...

    Nop, lo del sonrojo no es por eso :P

    Nop, es naranja, pero ya imaginaba que te referías a eso...Jaja, pues sí, es "anterior a la época de Patt" :P

    Un saludo,
    Laura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah, ¡ya sé! Por lo de poner un Westley en tu vida, ¿a que sí? Acerté, ¿eh? Y... ¿en serio es naranja? Ay, ¡no me digas eso! Mis ojos...

      Un saludo imaginativo...

      Patt

      Eliminar

"Sabes que has leído un buen libro cuando al cerrar la tapa después de haber leído la última página te sientes como si hubieras perdido a un amigo." Paul Sweeney