miércoles, 20 de noviembre de 2013

Trilogía Memorias de Idhún, libro II: Tríada, de Laura Gallego

No tenía muchas ganas de seguir leyendo memorias de Idhún, puesto que el anterior tomo me había decepcionado un poco, pero tras leer algunos libros de por medio, empecé su lectura y no me arrepiento para nada.

Título: Memorias de Idhún. Triada
Autora: Laura Gallego García
Editorial: SM
Número de Páginas: 766
Precio: 23, 75€
ISBN: 9788467505597
Cubierta: Tapa dura con sobrecubierta
Trilogía: Memorias de Idhún #2

Sinopsis:
"El dragón y el unicornio han llegado... El dragón y el unicornio están aquí..." La noticia corre como la pólvora entre los idhunitas contrarios a la tiranía de Ashran el Nigromante. Crecen así las esperanzas de que la ansiada profecía se cumpla y el mundo de Idhún sea liberado. Y, sin embargo, la guerra sigue y los miembros de la resistencia toman caminos diversos. Además, ¿cómo creer en Jack y Victoria, si Kirtash, el shek, está con ellos?

Por qué ese título...
­"-Te subestimas, Yandrak ­-dijo HaDin por fin, utilizando a propósito el nombre del dragón que dormía en el interior del muchacho­.- Eres el otro extremo del triángulo, el tercer elemento de la tríada. Eres tan importante como ellos dos. El vínculo que te une a Lunnaris es igual de sólido e intenso
 que el que los une a ella y a Kirtash.
[...]
- ­Sois tres ­prosiguió Ha­Din­. Tres, como los soles, como las lunas, como los dioses y las diosas. En ese vínculo que hay entre vosotros está vuestra fuerza...pero también vuestra mayor debilidad."

Opinión:
Impresión: Emocionante

En este libro, lo primero que he de destacar, es cómo evolucionan nuestros protagonistas, pasan de ser un chico, una chica y un shek, a un dragón, un unicornio y un humano. Es increíble como van cambiando, como maduran "sin prisas, pero sin pausa". Además, se vuelven más listos y poco a poco van comprendiendo a qué se enfrentan. Pero no es suficiente.

Y eso es algo que me ha fastidiado mucho la novela: Ashran. Sí, puede que sea un buen malo, cruel en ciertas ocasiones, pero no tanto como debiera. Pero además, es que es mucho más listo que los protagonistas, y siempre va un paso por delante de ellos, de manera que Victoria. Jack y Christian, lo único que hacen es seguir los dictados de Ashran. Y lo peor es que lo saben. Me he encontrado numerosas ocasiones en que sucede algo así:

"Jack: Creo que es una trampa. Ashran quiere que hagamos eso.
Christian: Lo sé, pero ¿qué alternativa tenemos?
Jack: De acuerdo vamos." 

Y caen en la trampa. "¿Qué otra alternativa tenemos?" ¡Pues no sé,  pero pensad algo!

Cambiando de tema. En cuanto a los nuevos personajes, puedo destacar tres: Kimara, Kestra y Sheziss. Las dos primeras, cobran tanto protagonismo como Alexander y Shail y en cuanto a Sheziss, he de decir que ha sido un personaje espectacular. Me ha encantado su sabiduría y sus palabras, todas en el orden correcto, además, del trasfondo de su historia.

En cuanto al triángulo amoroso...Bueno, ni siquiera se le puede llamar así, porque Victoria los quiere a los dos igual. Sí, eso es algo que al principio no podía aceptar de ninguna de las maneras, pero al final, la autora ha logrado que comprendiera a Victoria y lo aceptara. Ha sido una relación interesante, puesto que Jack y Christian se odian a muerte y por instinto, pero al mismo tiempo no pueden matarse entre si, porque se llevarían la vida de Victoria.


Otra cosa que he de destacar en esta novela es la acción, muy abundante a partir de la segunda mitad (la primera mitad es algo aburrida), en que se desarrolla una gran guerra. En serio, me he quedado prendada de las páginas y no podía parar de leer.


Y por último, el final. Con tanta acción durante tanto tiempo, el final me ha parecido un poco suave, sobretodo las últimas páginas donde la historia se relaja mucho. Aún así, en unos días empezaré la última parte, que ya he sacado de la biblioteca. ¡No veáis que tocho!

PUNTUACIÓN...4/5!

Primeras Líneas...

1 comentario:

  1. Me alegra que te gustara esta saga, gracias por la reseña =)

    Besooooos :P

    ResponderEliminar

"Sabes que has leído un buen libro cuando al cerrar la tapa después de haber leído la última página te sientes como si hubieras perdido a un amigo." Paul Sweeney