jueves, 16 de enero de 2014

El guardián del tiempo, de Mitch Albom

Medidas:215.0x140.0cm.
Nº de páginas: 224 págs.
Editorial: MAEVA
Lengua: CASTELLANO
Encuadernación: Tapa dura
ISBN: 9788415532811
Año edición: 2013
Plaza de edición: MADRID

Sinopsis:
Sarah es una adolescente de diecisiete años que apenas tiene amigos, se lleva mal con su madre y sufre su primer fracaso amoroso. Víctor es un empresario adinerado que sufre una enfermedad terminal. Sarah y Víctor tienen una cosa en común: no están conformes con la cantidad de tiempo que les queda de vida. Ella quiere poner fin a su vida y él que la vida no acabe nunca. El Padre Tiempo, que fue el primer medidor de tiempo de la humanidad, lleva desde épocas inmemoriales escuchando peticiones como las de Sarah y Víctor, como castigo por querer controlar el paso de las horas y los días.Finalmente, el Padre Tiempo consigue una misión, tiene la posibilidad de redimirse mostrando a Sarah y a Víctor el verdadero sentido del tiempo. Para salvarse debe salvarlos a los dos. Y para ello debe bajar a la Tierra.

Opinión:
Impresión: Una bonita fábula

La verdad es que este libro me ha recordado mucho a "Cuento de Navidad". ¿Por qué? Pues porque un ser sobrenatural, el padre tiempo, visita a dos personas, Sarah que quiere menos tiempo y Víctor que quiere más, y les hace ver su error mediante visiones del futuro. Aún así, el libro ocupa más de 250 páginas, por lo que el libro profundiza mucho en los personajes y les da algo de vida.


Además, cabe destacar el papel de Dor. Él es el conocido como "Padre Tiempo". Me ha gustado mucho que aunque para Víctor y Sarah fuera un ser sobrenatural, el lector pudiera conocerlo a fondo y saber su historia, cómo había sufrido en su vida y cómo había terminado desempeñando la función de guardián del tiempo.

Y es que a pesar de lo fantástico de la situación, es un libro lleno de realismo. Por una parte, conocemos a Sarah, cuya vida me ha parecido de lo más normal y con cuyos problemas me he sentido identificada. La pobre Sarah ha quedado cegado por el primer amor, un chico llamado ___ que a penas le presta atención. es muy real ver, como, a pesar de todas las calabazas, ella sigue manteniendo la esperanza.

Luego, está Víctor, un hombre afectado por el cáncer que ve cerca su fin. Y la única solución que se le ocurre es la inmortalidad. Sí, al principio yo también pensé que estaba loco, pero luego lo aclaró: al morir, quería criogenizarse. Es decir, congelar su cuerpo para revivir en el futuro. Me ha gustado ver su sufrimiento, como se iba marchitando poco a poco, pero como mantenía una fuerza de voluntad férrea, hasta el último momento.

Y aquí entra en escena Dor, quién tiene la oportunidad de redimirse (es castigado por ser la primera persona capaz de medir el tiempo) haciendo razonar a Sarah y a Víctor. Aquí empieza a contarnos diferentes reflexiones sobre el tiempo, sobre cómo nos preocupamos inútilmente sobre él, cómo lo desperdiciamos, cómo nos controla. ¡Ya veis cuantas frases interesantes he encontrado!

En cuanto al final, la verdad es que no tiene nada muy especial. Quizás haya sido un poco rápido para mi gusto, pero bonito.

En conclusión, una fábula-libro interesante, que nos hace reflexionar sobre el tiempo, pero que tampoco es gran cosa.

PUNTUACIÓN...3/5!


Primeras Líneas...

4 comentarios:

  1. Me llama la atención, quizás no para colocarlo en lista preferente de lectura pero sí me gustaría leerlo en algún momento
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Pues a mi me apetece mucho leerlo. Me gustó Martes con mi viejo profesor y me apetecía continuar con el autor
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No conocía ese libro del autor, ahora le echaré un vistazó a ver que veo sobre él.

      un saludo :)

      Eliminar
  3. La portada por si sola dice mucho, me encanta

    ResponderEliminar

"Sabes que has leído un buen libro cuando al cerrar la tapa después de haber leído la última página te sientes como si hubieras perdido a un amigo." Paul Sweeney