martes, 25 de septiembre de 2018

Corrigiendo Dune o Todo lo que no se debe hacer al editar un libro

Creo que la corrección a cualquier nivel (ortográfico, tipográfico, estilístico) es un mínimo que todo libro debe cumplir (ya está la listilla). No creo que sea importante, sino esencial. Es algo que no debería ponerse en duda. Todos los libros deberían pasar por estas tres correcciones, no hay vuelta de hoja. Por desgracia, muchas veces no es así.

Esta falta de corrección es común entre los libros autopublicados. Ojo, no quiero generalizar y decir que todos presentan esos fallos, pero la mayoría de los que he leído (tampoco has leído TANTOS. Ja n'hi ha¬¬) sí los tenían, en muchos casos porque los autores no pueden permitirse contratar a un profesional para hacer los tres tipos de correcciones y a veces solo realizan una de las tres (normalmente la ortográfica).

De todas formas, los libros publicados por editorial tampoco se salvan (faltaría). Por supuesto que me he encontrado libros publicados por una editorial con errores (Laura no añade ejemplos porque le da pereza ponerse a pensar. ¡Pero no lo digas!), pero en la mayoría de los casos son errores resultado de pequeños descuidos. Todo el mundo puede equivocarse, y leer un manuscrito 50 veces no hará que no haya ningún error, solo que haya menos (y que te aprendas el libro de memoria). En parte, me parece normal que los libros publicados por una editorial estén más cuidados a nivel de corrección, puesto que el prestigio de la editorial queda atado a la obra; si un libro de X editorial tiene errores, como lectora, empezaré a desconfiar de esa editorial (pero como tienes memoria pez, le comprarás libros igual).

Aún así, hay editoriales a las que eso no les importa y publican los libros con una corrección mínima (e insuficiente) según el tipo de contrato que han establecido con el autor. En la editorial en la que trabajé (cuyo nombre no voy a mencionar) el nivel de corrección dependía de lo que quería el autor. El estilo no me lo dejaban corregir en casi ningún caso y muchas veces dejé errores ortográficos "porque el autor lo quiere así" (insértese Laura echando humo).

Quizás debería hacer aquí un inciso y hablaros un poco de los tres tipos de corrección que hay (estaría bien, seguro que muchos no saben de qué hablas, sabihonda).

- Corrección ortográfica: Esto seguro que lo sabéis. Va de suprimir los errores ortográficos y de puntuación, ajustar la ortografía a las normas del diccionario (mayúsculas, tildes, omisión de caracteres, uso apropiado de extranjerismos,...), así como revisar el uso de los guiones en los diálogos.

- Corrección tipográfica: Esta ya no es tan conocida. Consiste en aplicar un mismo criterio en cuanto al uso de cursivas, comillas, negritas, versalitas, numeración, etc. Los libros de narrativa no suelen usar estos recursos, pero necesitan pasar por este tipo de corrección, porque también implica revisar los finales de párrafo (para que no queden párrafos con una línea final de una palabra), la separación de sílabas a final de línea, los espacios en blanco, márgenes, interlineado y interespaciado.

- Corrección estilística: Esta la considero muy importante, pero es la que menos suele hacerse, porque los autores temen que su obra pierda parte de su esencia, cuando eso no tiene que ver. Este tipo de corrección consiste en eliminar pleonasmos, errores y imprecisiones de vocabulario, aumentar la riqueza léxica y eliminar muletillas. También se centra en corregir problemas de concordancia y uso de tiempos verbales, además de darle mayor fluidez y adecuación al texto mediante el uso correcto de conectores del discurso y oraciones subordinadas. Es común, también, corregir lagunas oracionales y completar oraciones inconclusas.

Pues Dune parece que no ha pasado por ninguna de estas tres correcciones. Está todo mal (por una vez, tengo que darte la razón).

Hace un par de años compré de segunda mano el tercer libro de esta saga, un clásico que me habían recomendado hasta la saciedad. Luego descubrí, no solo que tenía una portada terrorífica, sino que era la tercera parte de una saga paralela ambientada en ese mundo y que ni siquiera está escrita por el autor, sino por su hijo.  (Deberías haberlo investigado ¡Pero ponía "Dune" en la portada! ¡Yo que sabía!)

Como me dijeron que el primero era autoconclusivo, me decidí a leer la saga y lo cogí de la biblioteca. El ejemplar que yo leí de Dune es de la editorial Debolsillo, publicado el 2010 y traducido por Domingo Santos. Os presento mi problema:

Resultado de imagen de libro saga dune
Que no os engañe su aspecto inocente. Recomiendo no abrirlo, ni siquiera por una página al azar.
Como ya comenté en la reseña, mi primer problema con la novela fue encontrarme con tantos errores de edición, tanto en referencia al estilo (palabras que no sonaban bien) como en la ortografía como en la tipografía (problemas con el interlineado). Se salva la portada, pero poco más. No, en serio, no podía concentrarme en el libro, solo estaba pendiente de la siguiente barbaridad con la que iba a encontrarme. Empecé marcando esas cosas con mis marcadores de colores... pero se agotaron (y aún no he comprado más). Finalmente, decidí en un esfuerzo supremo ignorar los errores de edición y centrarme en la novela en sí. Así descubrí que el libro en sí también estaba todo mal. Pero esa es otra historia

En la reseña tenía pensado explayarme sobre la terrible mala edición, pero vi que se me estaba yendo de las manos y finalmente decidí hacer una entrada independiente. Y aquí estamos, ¿no os parece bonito? ¿Qué hay más maravilloso que destripar un libro y hacerlo pedacitos (en sentido metafórico, por supuesto. Excepto si nos referimos a Dune)? (Que Dios nos ampare de tu furia)

En esta entrada he decidido recopilar algunos de los errores que encontré en mi edición (solo algunos. Que la editorial contrate un corrector, no les voy a hacer todo el trabajo), y os indicaré (en la mayoría de casos) la página, para que si tenéis la desgracia de poseer el libro, podáis comprobar que no estoy loca y que no es solo en mi ejemplar. De todas formas, Cecilia Hahn ya me ha confirmado que esos errores también están en el libro que tiene y yo comprobé que los ejemplares que hay en la librería en la que trabajo son exactamente iguales (Nota: la moción de censura que hice en la librería para que quitaran el libro no ha funcionado. Lástima). Lo suyo hubiera sido coger otra edición de otra editorial, pero resulta que todas las demás están descatalogadas. Lloro. (¿Te traigo pañuelos? Por favor).

La mayoría de los ejemplos que encontraréis a continuación son los que marqué a medida que leía, aunque he de confesar que para hacer esta entrada y demostrar el nivel de despropósitos que hay en este libro, abrí algunas páginas al azar y apunté los errores que había (confirmo que es cierto). Muy normal todo.

Nota: He usado varios colores para clasificar los errores: azul, errores ortográficos; amarillo, puntuación; rojo, guiones de diálogo; verde, interlineado y espaciado; morado, errores de estilo; naranja, errores de coherencia. Algunas de los fragmentos tienen cosas marcadas con un bolígrafo verde. Esa no he sido yo, que conste, ya estaban (por una vez, no miente).  

En primer lugar voy a hablaros de la corrección ortográfica. O la ausencia de ella. En defensa del libro, voy a decir que los errores ortográficos no son exagerados. A ver, son excesivos para un libro que en teoría ha pasado por una corrección, pero bueno, en la mayoría de casos no son un gran problema y solo los ves si estás prestando mucha atención (o si sois yo). Así, en el ejemplo 1, podéis ver que está escrito "tomaís", cuando debería ser "tomáis". Al parecer, la droga afecta también a la pronunciación de palabras (No seas exagerada, fue un error tipográfico y puso la tilde donde no tocaba. ¿Me estás diciendo que el corrector de Word también iba drogado y por eso no lo marcó en rojo?).

Ejemplo 1. Si, los voy a enumerar, aunque tengo miedo de que se me terminen los números.
El ejemplo 2 está extraído del diccionario que hay al final del libro. ¡Es un diccionario! ¡No debería haber errores en un diccionario! No es solo el hecho de que hay una "b" con sentimiento de inferioridad y que por eso está en minúsculas (creo que le daba vergüenza estar en el libro, yo lo entiendo), sino que está escrito "Arbitro" sin tilde. Dos veces. En el primer caso podría decirse que es porque "en aquella época las mayúsculas no se acentuaban" (cosa que es un bulo) y en el segundo porque "bueno, si la primera vez no le hemos puesto tilde, ¿para qué le vamos a poner tilde la segunda? Hay que ser coherente" (No lo entiendes, lo que pasa es que "Arbitro" es una palabra inventada que casualmente podría sustituirse por "Árbitro". Si sigues defendiendo eso, lo usaré de excusa para no poner nunca tildes)

Ejemplo 2. Hay tantas mayúsculas en este párrafo que creo que el autor/traductor tenía complejo de alemán.
Otro error ortográfico muy recurrente es el del pronombre "él" sin tilde. Es un error que se repite tanto, que he estado preguntándome a ver si no habría un personaje que se llamara "El", como en "El héroe de las eras", pero no (o quizás sí. Teniendo en cuenta lo mucho que el autor profundiza en sus personajes, podría ser). Este error lo podéis ver en los ejemplos 5, 8 y 10, marcado con un recuadro azul.

Relacionado con los errores ortográficos, están los errores de puntuación. En general no me gusta cómo está puntuado el libro, había veces en que parecía que el editor hacía malabares con los puntos y las comas (acabo de hacer una imagen mental de esto y es muy gracioso), y que los colocaba un poco al tún-tún (¿alguien sabe cómo se escribe esta expresión?).

Hay gente a la que no le gustan los puntos suspensivos. Yo soy fan de los puntos suspensivos, incluso a veces lo pongo en exceso. Ahora, lo de los ejemplos 3 y 4 es exagerado. Me parecen bien los incisos y no veo problema en poner allí puntos suspensivos...Pero están duplicados. No debería haber unos puntos suspensivos después de la segunda raya, tal y como se explica aquí (se ve que quería darle mucho suspense).
Ejemplo 3, pág. 46. El párrafo podría ser muy épico. Lástima que yo me estuviera fijando en otras cosas.
Ejemplo 4. Lo dicho, al autor también le gustan los puntos suspensivos.
Otro error de este estilo podemos verlo en el ejemplo 5. En él (con tilde), marcado en amarillo, vemos una citación, que debería ir entre comillas (bien), sin cursiva (mal) y con un punto al final de la cita (mal). Esto se explica aquí. (Bueno, ha acertado una de tres, algo es algo)

Ejemplo 5, pág. 552. Este lo encontré al abrir una página al azar.
En el ejemplo 6, también hay otro error de puntuación, marcado con un recuadro amarillo. Cuando antes de un signo de interrogación hay una coma, la frase empieza en minúscula, tal y como se indica aquí. ¡Tiene sentido! ¿A quién se le ocurre poner una mayúscula después de una coma? (a los alemanes. Pues será que el editor tenía complejo de alemán).

Ejemplo 6, pág. 184. Como veis, no soy muy buena haciendo fotos, perdonad que se haya cortado. Bueno, puestos a pedir disculpas, pido perdón por esta entrada en general, no merecéis sufrir tanto.
 Además, en el libro, como veis, hay muchos fragmentos que reflejan los pensamientos de los personajes. En inglés, eso se suele representar en cursiva, pero en español, debería ir entre comillas. De todas formas, lo voy a dejar pasar (aunque quería mencionarlo) porque como mínimo es coherente en todo el libro.
Iba a poner un enlace, pero no había manera, así que os dejo con una captura de pantalla (eres un poco inútil. A mí no me mires, que tú tampoco sabías).
Pero donde más problemas he encontrado con la puntuación, es en los diálogos: faltan guiones de diálogo. Sí, sí, tal y como leéis, hay diálogos en los que el guion brilla por su ausencia, como si lo dijera el narrador. Esto lo podéis ver en los ejemplos 7, 8, 9 y 10.
Ejemplo 7. Eso no lo dice el narrador, os lo aseguro. 
Ejemplo 8, pág. 20.Va a resultar que es un libro metanarrativo y el narrador contesta en el lugar del personaje. 
Ejemplo 9, pág. 184. Otra vez "el narrador" hablando. La historia está tan mal editada que ni el narrador se entera de lo que pasa y tiene que preguntarlo. 
Ejemplo 10, pág. 72. Primero falta un guion, y segundo, se deja un espacio cuando debería ser seguido porque es el mismo personaje dialogando. Cualquiera se entera de lo que está pasando en un libro editado así.
En el ejemplo 11 (pues sí, ya vamos por el 11, ¿os lo podéis creer?) podéis ver otro tipo de error que hace referencia a la puntuación en diálogos. Si después de la raya hay un verbo de habla, ese verbo empieza en minúscula y antes de la raya no va ningún signo de puntuación (tal y como se ve en "dijo Chani"); si después de la raya hay una acción, esta empieza por mayúscula y antes de la raya se pone el signo de puntuación pertinente (tal y como se ve en "Se volvió..." y "Tomó a Jessica..."). Por tanto, "puso en su mano..." debería empezar por mayúscula y antes de la raya debería ir un punto. Pero no. ¿Por qué? No se sabe (me aburrooooo. Pues vete a contar errores en el libro de Dune, estarás entretenida toda la eternidad un rato).

Ejemplo 11. 
Pasemos a hablar de la corrección tipográfica. No es muy raro encontrar algún que otro error ortográfico suelto en un libro, pero errores tipográficos no los había encontrado nunca. Supongo que todos sabéis qué es el interlineado. Sí, me refiero al espacio entre línea y línea. Todos hemos jugado con el interlineado y el tamaño de la letra para que nuestros trabajos en clase parecieran más largos (en realidad yo no lo he hecho, mis trabajos siempre eran demasiado largos). En los libros, el interlineado debe ser siempre el mismo, con alguna excepción, como para separar el título del capítulo del texto, indicar un cambio de escena o señalar que lo que viene a continuación es una citación. Pues la edición de Dune va por libre y usa un interlineado diferente cuando le da la gana, sin ninguna razón lógica.

Este problema con el interlineado lo podéis ver en los ejemplos 12 y 13. Si os fijáis en los fragmentos marcados con una línea en el lateral izquierdo, veréis que la separación entre las líneas es mayor. Al principio pensaba que era para indicar que había un diálogo (algo que no tiene sentido, pero que sería una explicación un poco lógica), pero como veis, también encontramos interlineado diferente dentro del propio diálogo, así que no es coherente (es Dune, no esperes coherencia).

Ejemplos 12 y 13, págs. 594 y 446. Sí, he puesto las páginas enteras para que podáis sufrir disfrutar la prosa.
En el ejemplo 14 es incluso más exagerado, porque ese interlineado diferente está a mitad de un párrafo y queda horrible. También podéis ver este problema en ejemplos anteriores, como el ejemplo 5.

Ejemplo 14, pág. 548. El grito que se menciona es mío. 
Hay otro error en referencia a la corrección tipográfica, pero este se puede medio justificar: la justificación. Prometo que el juego de palabras no era a propósito. En los libros, para que quede bien, todas las líneas (excepto la última del párrafo) terminan en el mismo punto. Si os fijáis en esta entrada, yo no lo he hecho y queda disonante (no lo hago muchas veces porque se me olvida, en esta ocasión lo he hecho a propósito. Mentira, le daba pereza poner el texto justificado. Tú, chitón). Por eso, se suele poner el texto justificado. ¿Problema? Que al hacer eso, el espacio entre palabras cambia, y no queda bien. Por eso, a veces dividen las palabras con un guion. ¿Proble-
ma? 

Pues que si es la última palabra del párrafo queda raro. ¿Lo veis? Así que los editores han decidido solucionarlo justificando la penúltima línea. Es una solución, sin duda, pero a mí no me termina de convencer porque se nota cuando el espacio entre palabras es más grande. Esto lo podéis ver en los ejemplos 13 y 14, en las líneas que están dentro de un recuadro verde. 

Pasemos a hablar de la corrección más peliaguda: la corrección estilística. ¿Y por qué digo "la más peliaguda"? Hasta ahora lo he estado justificando todo con las normas de la RAE, pero en el caso de la corrección estilística, una no puede sujetarse a nada más que al sentido común y a lo que suena mejor (vamos, que son errores que te inventas para rellenar la página. Que nooo). Aquí puede que haya discrepancias y no coincidáis conmigo. Puede ser. Pero intentaré hacerlo lo mejor posible.

Empezaré por los casos que me parecen más claros. Veamos la parte en naranja del ejemplo 15.

Ejemplo 15, pág. 185. Sí, ya se que está casi todo marcado, ya llegaremos a eso.
Os prometo que no es una broma. Pone "Un silencio embarazado". No me lo invento. Y aparece dos o tres veces más a lo largo del texto. Gramatical y ortográficamente es correcto. Coherentemente, no. Y he investigado (no fuera cosa que yo fuera una inculta y fuera una variante) y "silencio embarazado" tiene 88 resultados más en Google, algunos de ellos en libros. Muy normal todo. ¿Cómo se embaraza el silencio? Preguntadle al traductor del libro.

Otro caso es el del ejemplo 16:

Ejemplo 16. Y no, no estaba comiendo.
"Hawat deglutió". Me entró un ataque de risa nada más leer esto. "Deglutió" en lugar de "tragó saliva". ¿Por qué? Nadie lo sabe. No, y esto aparece infinidad de veces más. Solo aparece la forma "tragar saliva" cuando "deglutir" no se puede poner se mire por donde se mire. Y es que sí, así como está escrito es correcto, pero coherentemente no tiene sentido, pues deglutir, según la RAE es:
«1. tr. Tragar los alimentos y, en general, hacer pasar de la boca al estómago cualquier sustancia sólida o líquida».
Sí, bueno la saliva es líquida, pero...Además, "tr." significa verbo transitivo, es decir, que necesita un complemento directo y ese complemento aquí...no aparece.

En el ejemplo 17, podemos ver como de repente, al texto le falta una palabra "con una _______ a modo de cantinela". A ver, eso de saltarse palabras en parte me parece bien, así el libro se termina antes pero POR QUÉ NADIE HA REVISADO ESTO Y POR QUÉ NO HAY MÁS GENTE QUEJÁNDOSE (es que te fijas demasiado en las cosas, Laura)

Ejemplo 17, pág 46. Nunca descubriremos a qué se refería.
El ejemplo 18 ya es más subjetivo y puede que no os parezca tan grave, pero para mí es un fallo garrafal (a ver, tampoco está al nivel de "silencio embarazado". NADA está al nivel de "silencio embarazado"). Por favor, leed atentamente la frase. ¿No os da la impresión de que falta algo? Si hubiera unos puntos suspensivos lo entendería, pero así no. A mí me da la impresión de que la frase ha de continuar: "el muchacho sabía observarle con tanta perspicacia que incluso era capaz de ver sus errores ortográficos" o "el muchacho sabía observarle con tanta perspicacia que no podía esconderle nada". No lo sé, pero me da la impresión de que le falta algo. "Tanta" se usa en oraciones comparativas o consecutivas, so, debería haber algo más.
Ejemplo 18, pág 45. Spoiler: no es que sea perspicaz, simplemente es que tener la capacidad de ver el futuro, ayuda.
Si ya las anteriores eran correcciones algo subjetivas, estas lo van a ser más, y es que en la mayoría de casos no son cosas que estén mal, sino que suenan mal (¿acaso hay algo que suene bien en este libro?). Esto lo podemos ver en el ejemplo 19, con la palabra "fotos". A ver, son gente de alta cuna que, como veis, se hablan entre ellos de "vos" y "usted", ¡no pueden usar "fotos", es demasiado informal! (Eres una quejica. ¡Pero tengo razón!)
Ejemplo 19, pág 56. Que conste que lo subrayado a bolígrafo no he sido yo. Nota: a "los graben, los sink y los pan" no se les vuelve a mencionar en toda la novela. Fantástico.
El resto de ejemplos están sacados de fragmentos que ya he mencionado anteriormente y están señalados de color morado:

- En el ejemplo 4, los dos puntos son muy bruscos, allí falta algún verbo (y a ti te sobran ganas de quejarte).
- En el ejemplo 9, "a su respecto" me suena extraño, quizás sería una mejor solución "al respecto" o "con ello".
- En el ejemplo 11, "Y observó que..." me parece extraño. La "Y" a principio de oración es correcta, pero en este caso me parece que es un conector normal con la oración anterior, no debería haber un punto. 

Aunque estos los he mencionado más brevemente, creo que el caso del ejemplo 15 merece más atención porque son un montón de cositas. En general, si encontrara una sola de estas cosas, ni me fijaría, pero es tal la suma de cosas que no me suenan bien que...

1. La forma en que están cohesionadas ambas oraciones es extraña. Ya dentro de la primera oración todas esas comas y esas "y" suenan forzadas. Además, "su extremo de la mesa" también suena raro, ni que llevara su nombre (Pista: no). A mí me sonaría mejor algo como "Cuando entraron en el comedor, ella se soltó de su brazo y, después de ayudarla a sentarse, Leto se dirigió hacia el otro extremo de la mesa" (deberían contratarte. Me tendrían que pagar mucho para convencerme a leer este libro de nuevo).
2. Esto creo que es un calco del inglés. En español los adjetivos van después del sustantivo, no antes (¡pero así queda más poético! No queda poético, queda raro). Si fuera solo aquí, no diría nada, pero a lo largo del libro he encontrado más fragmentos así.
3. "temblor de las comisuras de la boca de Leto". Cuando dicen que todo ya está escrito no es broma. Hay una serie de tópicos en la escritura, frases hechas que se repiten ("cuando la miró vio un brillo en sus ojos", "estaba oscuro como la boca de un lobo") y que si cambian un poco no suenan bien. Este es el caso. No sé qué opinaréis vosotros, pero a mí me suena mejor "un ligero temblor en la comisura de sus labios" (he puesto "sus" porque volver a decir "Leto" me parece repetitivo y ese posesivo no podría referirse a nadie más).
4. Otra expresión que me suena forzada. Suena mejor "Ciertamente, no el hecho de que haya invitado al contrabandista" (a este paso vas a reescribir el libro).
5. "una lámpara derivó". Creo que el traductor no conocía el significado de "derivar". Si, está lo de "ir a la deriva", pero de todas formas, queda muy forzado, sería mejor "empezó a mecerse".
6. Dejando de lado lo raro que me suena lo de "movimiento abortado", lo de "a las bocas" es de juzgado de guardia. Debería ser en singular. ¿O es que esa gente tenía más de una boca cada uno? De todas formas, suena raro.
7. ¿No os suena mejor "para"? (sí, sobre todo en la oración "estás para que te encierren por lo exagerada que eres").
8. Menos mal que lo aclara, por un momento he pensado que iba a beberse el agua de los demás (?).

Creo que voy a parar aquí, que si sigo los de la editorial DeBolsillo van a tener que pagarme por haberles corregido el libro. De verdad, nunca había encontrado una edición de una novela publicada por una editorial (además, de renombre) que tuviera tantos fallos. Puede que sea muy tiquismiquis y que estos fallos no sean para tanto. Y es que en realidad no lo son. Me molestaría encontrar alguno de ellos en un libro, pero no hasta el punto de hacer una entrada sobre ello. El problema con esta edición de Dune ha sido la suma de todos los fallos, pues dan lugar a algo impresentable.

Espero que os haya gustado la entrada y que no os hayáis aburrido con tanta corrección. Si no estáis de acuerdo con algo, ¡no dudéis en mencionarlo en los comentarios!

17 comentarios:

  1. Me encantan estas entradas porque yo le doy mucha importancia a estas cosas pero sé que mucha gente no, y siempre me da la sensación de que quedo de pesada y tiquismiquis al cubo :S

    ¿Hay autores que piden que se dejen sus erratas en el texto sin corregir? ¿En serio? ¿Por qué? ¿Creen que les da personalidad? Ver para creer...

    ¡Besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, pues si a alguien este tipo de entradas les parecen aburridas, que no las lean, yo lo hago por gusto :P Pero sí, a veces da la impresión de que soy tiquismiquis, pero en esta ocasión tengo razones de peso...

      Sobre lo de las autores que piden dejar erratas en su texto, sí, es para dar personalidad y porque hay cosas que ellos consideran correctas pero que no lo son. No, yo tampoco lo entiendo.

      Un saludo,
      Laura.

      Eliminar
  2. Hola! (✿◠‿◠)
    Que vergüenza que pasen estas cosas, yo más de una vez también he encontrado errores de ese tipo en algunos libros y es que, por muy buena historia que tenga, encontrarte con tantos errores te estropea la lectura. Hoy en día las editoriales de España , algunas, dan bastante vergüenza, sobre todo aquellas que son grandes y pueden permitirse invertir en corregir sus novelas y aún así no lo hacen.Pienso que nosotros, los lectores también debemos denunciar más este tipo de cosas, a ver si así las editoriales cambian en este aspecto. Muy buena entrada, está claro que s leo une, que está entre mis posibles futuras lecturas, no será en esta edición ^^
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Sí? ¿Con qué otro libro te has encontrado con algo parecido? Estoy de acuerdo contigo en que los lectores deberíamos denunciar más este tipo de cosas, sino, las editoriales harán lo que quieran. ¡Y suerte encontrando otra edición!

      Eliminar
  3. "Un silencio embarazado" esa frase se lleva el premio.
    Que mala edición, no te culpo ppr haber destripado el libro y entiendo tu enijo y frustración.
    Su vemos a los libros como un producto, la empresa está ofreciendo a los consumidores algo de baja calidad, un producto malhecho y para el precio al que venden los libros es ofensivo.
    Están estafando a los lectores.

    En cuanto a las novelas de Dune no me llaman nadita la atención y creo que PRH las va a reeditar, también los libros de Sanderson. A ver si hacen una mínima corrección.

    Un abrazo y gracias por la introducción a la corrección editorial.
    Como chisme jaja otra editorial que hace este tipo de atrocidades es Planeta 😆

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es lo que dices, me siento estafada, menos mal que era de la biblioteca...
      Vaya, muy interesante tu chisme...¿qué otro libro te has encontrado así?

      Un saludo de,
      una Laura cotilla.

      Eliminar
    2. Uno de V&R editoras, es la editorial que publica Crónicas Lunares en latinoamérica. Encontré varios errores en La reina impostora, fue raro. Normalmente ponen más cuidado en sus ediciones.
      Los libros de cazadores de sombras, si mal no recuerdo fue en el de Ciudad de almas perdidas.

      Saludos!

      Eliminar
  4. Un análisis muy importante que muchas personas pasan por alto por estar pendiente de la historia y otras cosas. Me parece importante que las personas que reseñan libros también tengan en cuenta estas cosillas, tristemente no me siento con el conocimiento suficiente para hacerlo.

    Creo que los más preocupante es que aún persiste la idea de que la lectura ayuda a mejorar la ortografía (como que no es mentira); pero preocupa que aquellas personas que buscan mejorar estas habilidades con la lectura se encuentren estos libros y repitan los mismo errores del autor.

    PD: Me sigo riendo del "Silencio embarazado".


    Buena entrada, te invito a pasarte por mi blog https://artedelasletra.blogspot.com

    Saludos ~

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, bienvenida por aquí, me alegro de que te haya gustado la entrada. Sí, creo que en las reseñas este tipo de errores se mencionan muy poco y en general se le da muy poca importancia, es una pena, soy de las que piensa que la ortografía y que una edición esté cuidad, es importante.

      Un saludo y gracias por tus palabras,
      Laura.

      Eliminar
  5. Hola Laura!! Es un análisis increíble y muy concienzudo. ¡Una entrada genial! BEsos!!

    ResponderEliminar
  6. Hola.
    Un análisis interesante, hiciste que me acordara justamente de un libro que, después, supe que había sido publicado como un favor a la autora, pues era amiga o algo así de alguien de la editorial. Pero fue tal lo horrible que era la novela (antes de saber esto) que se notó que no le pusieron ni un poquito de atención.

    Fue una pena porque, como bien dices, se vio perjudicado el prestigio de la editorial. Sinceramente, luego de aquello, no los volví a ver de la misma forma.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya, gracias por contar tu experiencia. Pues sí, yo no entiendo estas decisiones por parte de las editoriales :/

      Eliminar
  7. Hola :o) Es impresionante el trabajo de revisión que has hecho y la gran labor de transcripción al blog. Wow.
    Suelo encontrarme muchas erratas en los libros, a veces hasta las corrijo con lápiz, jajajaja.
    Besote editores.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nada, contenta de que te haya gustado la entrada. En cuanto a lo de los errores en libros, vaya, yo también he encontrado algún fallo alguna vez, pero nunca nada tan descarado como esto.

      Un saludo,
      Laura.

      Eliminar
  8. Hola, muy bueno tu análisis y estoy de acuerdo. De hecho, actualmente me encuentro leyendo este libro con la misma edición que comentas aquí y aunque la trama me encanta, la calidad del libro es pésima con ese montón de errores de todo tipo, es un desastre. Eso sí, debo admitir que hubo una observación tuya que no la encuentro tan mal: “su extremo de la mesa”, la verdad no lo veo incorrecto, con mayor razón porque Leto es el Duque, debe tener un lado de la mesa que solo él puede ocupar (como en el centro o cuando estás cenando con tu familia y tu papá siempre se sienta en un determinado lugar de la mesa), pero en fin, así lo veo yo jaja
    Gracias por tu análisis y por hacerme sentir que no fui el único que notó todos esos errores.
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      Gracias por pasarte por aquí y por tu comentario. Sí, sin duda lo de la edición de este libro es una pena, y más aún que no lo hayan revisado todavía. Me alegro que te haya gustado la entrada y gracias por tu atención en todo.
      En cuanto a tu observación sobre "extremo de la mesa", vaya, no lo había visto así, tienes razón.

      Un saludo de,
      una Laura muy observadora.

      Eliminar

"Sabes que has leído un buen libro cuando al cerrar la tapa después de haber leído la última página te sientes como si hubieras perdido a un amigo." Paul Sweeney