lunes, 7 de marzo de 2016

Leer es una vergüenza

Me gusta Crepúsculo. Ya está, al fin, me he atrevido y lo he dicho. Oh. Mi. Dios. Ahora se va a enterar todo el mundo, voy a perder seguidores de un día para otro, va a caerme un aluvión de críticas, voy a tener que cerrar el blog, dejaré de leer libros, caeré en una profunda depresión, subiré al tejado más alto de la biblioteca (bueno, el único tejado que tiene) y me suicidaré.

No. Seamos realistas. Eso no va a pasar. Lo que sí es cierto es que me da un poco de reparo admitir que he leído Crepúsculo y me ha gustado (lo digo así, en alto, como intento de perder la vergüenza). A pesar de las numerosas críticas y el desprecio que ha recibido esta saga, a mí me ha gustado. Y estoy segura que muchos otros si tú también te lo digo a ti han disfrutado no mires a otro lado, que te he pillado de leerla admítelo. Y si no, que se lo pregunten Stephenie Meyer, que no se habrá hecho millonaria sólo a base de vender camisetas de Edward y Jacob.

A ver, no soy una fan loca de esas, ni estoy imprimada (este término apesta, al principio pensaba que era un error de imprenta,) de la saga, pero me ha gustado. Lo que pasa es que me cuesta admitirlo, es algo que me avergüenza, es como ese secretito oscuro que todos escondemos bajo el sofá. No quiero ir en el autobús con el libro en mano, ni mencionar que  estoy leyendo la saga y mucho menos, confesar a nadie que es la tercera vez que la leo porque me gustó mucho. Me da la impresión de que la gente me va a juzgar por ello, que van a pensar "otra adolescente boba más" o "otra fan de Jacob y Edward" o "otra fan loca enamorada de Robert Pattinson". De verdad, si tuvierais que elegir entre sentaros al lado de una chica que lee Crepúsculo y otra que está leyendo Orgullo y prejuicio, ¿a quién preferiríais? ¿Y si fuerais un chico? Sólo por estar leyendo romance no me miraríais dos veces.


Ya basta de prejuicios, de juzgar a alguien por gustarle u odiar determinado libro.Yo también leo clásicos. Yo también leo thrillers. Y sí, yo también leo juvenil. Es más, creo que, no, estoy totalmente segura de que en mi blog podréis encontrar reseñas de casi todos los géneros. Así que, me niego a que me juzguéis sin conocerme.

Ya estoy harta. ¿Por qué un tipo de literatura tiene que tener más valor que otra? ¿Por qué leer un clásico está mejor considerado que leer Cazadores de sombras? ¿Por qué la gente considera que la literatura juvenil es basura, que no tiene valor ni calidad? Sí, esa gente que se da aires de intelectual, de modernos o Cooltureta, esa gente que no se acerca a menos de cien metros de un libro juvenil si no es con traje espacial y pinzas, por si acaso es radioactivo. Estoy cansada de que me miren por encima del hombro, y que me digan con superioridad cosas como "tu blog está muy bien, pero es que hablas de literatura juvenil" o "No sé cómo con veinte años aún te gustan los mismos libros que los niños de catorce".

Es una verdad universalmente reconocida que todos los libros tienen sus defensores y sus detractores. Todos somos diferentes (no importa lo mucho que intentemos encajar), tenemos gustos diferentes y opiniones diferentes. Uno de mis libros favoritos es El juego de Ender, pero he encontrado varios blogs donde lo ponen negro. ¿Y qué? No pasa nada, es más, esas son las reseñas que más me gustan, pues me permiten ver mis libros favoritos desde otra perspectiva.

Con los clásicos debería pasar lo mismo: es imposible que gusten a todo el mundo, por muy clásicos que sean. He hecho un pequeño experimento. De las reseñas que aparecen en las cinco primeras páginas de Google sobre el clásico Jane Eyre, ¿adivináis cuántas había negativas? Ni una. NI UNA. Solamente he encontrado una que decía que era regular, pero aún así, recomendaba el libro. No quiero decir que Jane Eyre no sea una buena novela (no la he leído, así que no puedo opinar), puede que sea excelente (y si no, preguntad a Book eater. O mejor, no preguntéis, es por vuestra seguridad), pero me parece increíble que nadie pueda encontrarle un solo inconveniente.

Y es que, queramos reconocerlo o no, tenemos miedo a ir contracorriente. Con los libros juveniles eso no pasa, cada uno dice lo que le viene en gana, porque aún no se ha alzado una voz mayoritaria que diga eso es así y punto. Eso no pasa con los clásicos: está claro que si un libro es un clásico ha de ser bueno sí o sí. No importa si no sabes nada de la cultura y los dioses griegos: La Ilíada es un libro absolutamente genial. ¿Por qué? Porque es un clásico, ¿acaso se necesitan más razones?

Así deberían lucir nuestras estanterías, sólo clásicos ¬¬
Nadie quiere admitir que no le gustó Orgullo y prejuicio, por miedo a ser tildado de inculto. Por favor, ¡es un clásico! ¿A quién no le puede gustar? Por eso, o bien mentimos y hacemos lo que el resto, o bien callamos y esperamos que nadie nos pregunte. Hay que terminar con este miedo, no todos somos iguales. No porque un libro sea famoso o un clásico tiene por qué gustarnos. Es más, ya ha llegado el momento en que sepáis, aunque sea duro de aceptar, que hay gente a la que no le gusta Harry Potter, y no pasa nada, también tiene derecho a existir (En este blog no se tolera la violencia, así que bajen sus varitas y nada de Avada Kedavras, gracias).

Ver a alguien leyendo Los pilares de la tierra causa respeto; ver a alguien leyendo Fangirl, no. Y eso no debería ser así. El simple acto de leer un libro, sea del género que sea, merece respeto. ¿Qué a ti te parece que 50 sombras de Grey solo sirve como papel de váter? Pues vale, siento que hayas gastado el dinero en un libro que no te ha gustado. ¿Qué a ti te parece que El guardián entre el centeno es un aburrimiento absoluto? Pues vale, no será por libros en este mundo. Pero eso sí, justifícalo. No vale eso de ir de hater por el mundo, criticando cualquier libro que pasa por tus manos solo para crear polémica. Las opiniones siempre desde el respeto y con argumentos.

Además, la novela infantil y juvenil tiene algo que no tienen las demás: crea lectores. Venga, pensad un poco, ¿cuál fue el primer libro de vuestra infancia? Puede que alguno de vosotros haya empezado su vida de lector con algún clásico, pero dudo que seáis muchos. La novela infantil y juvenil es la encargada de familiarizarnos con los primeros libros y de allanar el terreno para que, llegados a cierto punto, estemos preparados para comprender los clásicos.

Por eso, me parece un error incluir clásicos entre las lecturas obligatorias del colegio. ¿Pero cómo vas a enganchar a un niño a la lectura si con 14 años le obligas a leer El Quijote? Mis prejuicios respecto a la literatura catalana vienen precisamente del colegio: La filla del mar, Aloma, Terra Baixa,.. Durante toda mi etapa escolar creí que sólo existía literatura catalana en formato teatro y sobre el siglo XIX. No me acostumbraron a leer juvenil en catalán, por lo que, a pesar de que es mi lengua materna, siempre que puedo leo en castellano (y estoy cursando Filología catalana, lo sé, no tiene sentido).

Lo que se critica mucho últimamente (y por eso empezó siendo mal visto Crepúsculo) es los valores que fomenta la literatura juvenil, valores que luego se convierten en modelos a seguir. A pesar de todo, no me voy a meter ahora en si Edward es muy sobreprotector, si la protagonista de After es una pánfila, en la necesidad de una literatura con protagonistas autosuficientes o en el éxito del estereotipo chico malo-chica buena. Lo primero lo trataré en la reseña del libro, lo de After lo dejaré en el aire porque no he leído la saga, del tercer caso diré que últimamente me faltan ejemplos de chicas que no sean fuertes y rebeldes y de lo último solo diré que es entrar en un eterno retorno: ¿la literatura refleja la realidad o la crea?

En un principio esto no iba a ser una entrada, sino una breve introducción a la reseña de Crepúsculo, pero entre una cosa y otra, se me ha ido de las manos y este ha sido el resultado. La conclusión de todo esto es que no porque leas clásicos eres un erudito y no por leer literatura juvenil eres un inmaduro. No hay géneros mejores y peores y nadie (ni siquiera la masa) puede decirte que un tipo de lectura es basura y otra no. No tienes que dejarte influenciar por aquellos que te rodean, ten tu propio criterio, y deja atrás el miedo que te impide decir lo que de verdad quieres decir. Lee, no importa qué, pero lee siempre: al final, eso es lo verdaderamente importante: leemos, no para seguir una moda, sino para crecer como personas.


Bueno, y después de haber soltado este rollo, es vuestro turno. Venga va, criticadme sin tapujos, aplaudidme hasta rabiar, tiradme tomates, enviadme regalos (la dirección es: Narnia, Tercera estrella a la derecha, C/ de magia, Nº Cero,1984), poned mi blog en la lista negra o en un altar. Todo eso me da igual, lo que de verdad me importa es que comentéis. ¿Estáis de acuerdo conmigo? ¿Os avergonzáis de alguna lectura? ¿Sois de los que sienten prejuicios? ¿Cómo es vuestra relación con los clásicos? ¿Qué hay de la literatura juvenil?

Por cierto, os dejo con este enlace al blog El rincón de Chincla, que también hizo una entrada muy interesante sobre el tema

21 comentarios:

  1. No es que tenga una más valor que otra. No es que se te juzgue por leer un tipo de narrativa u otra. No es que la gente no se quiera sentar contigo en el bus si les romántica. No es eso. Ni siquiera que se le tenga especial manía porqué conste de un género. Me parece genial que te guste, pero las críticas van por otro lado. Las críticas van por este lado: este libro, es MACHISTA. MACHISTA. Al igual que After, o La selección, como ejemplos más cercanos. O como 50 sombras, si lo prefieres. La literatura juvenil, al igual que la erótica/romántica tiene una serie de clichés, y tópicos típicos de la sociedad patriarcal, de lo que se supone que deben ser las mujeres. De lo que se supone que deben hacer o esperar. Esto no tiene nada que ver con los clásicos o con la narrativa moderna, esto tiene que ver con la exhaltación de los valores tradicionalistas e irse por otros derroteros no tiene ningún sentido. Y esto es una minusvaloración para ti, como mujer y para las compañeras de género. Si no lo has detectado, es que algo falla. Porqué es como si estuvieses diciendo 'vamos, patriarcado, dame una patada en el culo y quitáme esos derechos que tanto nos ha costado conseguir'. Y lo peor es que esta exaltación es vista como 'normal'. Véase en esta entrada. En serio, Laura, falta una gran cantidad de información. Es una opinión, si, pero el fundamento no lo tiene.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Me alegra haber leído tu opinión, me ha parecido muy interesante, gracias por haber comentado, a pesar de no estar de acuerdo conmigo ;)
      Respecto a lo que dices, entiendo por donde van los tiros: he leído en varias partes lo del machismo en este tipo de libros y aunque entiendo la crítica, no la comparto. Te voy a comentar únicamente sobre Crepúsculo (el único que he leído de los que mencionas), aunque voy a ampliar más sobre el tema en la reseña que le voy a dedicar.
      Sí, es cierto que Bella es un poco pánfila, no hace nada en ninguno de los otros libros y deja que los chicos sean los fuertes e inteligentes que la saquen de todos los apuros. No lo puedo negar. ¿Pero es eso machista? No, porque no tienen que salvar continuamente a Bella por ser una chica, si no porque ellos, al ser seres sobrenaturales, son más fuertes. No tiene nada que ver con el machismo, es porque la trama de la historia es así. Creo que es por eso por lo que la autora decidió escribir Vida y muerte (que no he leído), para dar a entender que estas escenas eran así para ser coherentes con la historia.

      En cuanto a lo que comentas sobre los valores de la novela juvenil, estoy de acuerdo en que es importante no transmitir ideas sobre relaciones controladoras o el machismo, pero porque en una novela el fuerte sea el chico, no por eso ha de ser una novela machista. ¿Es que solo debería haber novela juvenil con chicas fuertes y guerreras? ¿O sólo novelas en que ambos sean igual de fuertes? No sería justo, debe haber de todo, hay todo tipo de personas y de libros con chicas valientes te podría citar muchos ejemplos.
      Además, la literatura no es la encargada de crear un tipo de sociedad, cuando esa sociedad cambie, entonces cambiará la literatura. Y es que, como ya he dicho en la entrada, a veces la literatura refleja la realidad. ¿A que existe el maltrato a la mujer? Entonces, si un libro refleja una situación de maltrato y te hace entender por qué hay mujeres que aceptan el maltrato sin quejarse, ¿es un libro machista?
      Un interesante debate ;)

      Eliminar
  2. Hola. interesante reflexión con la que estoy de acuerdo. Cada uno debe leer lo que le apetezca. Lo importante no es el título, sino la lectura en sí. Seguimos en contacto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto, me alegro que te haya gustado la reflexión ;)

      Eliminar
  3. ¡Hola!
    Yo voy a hablar desde una perspectiva personal. También leí Crepúsculo cuando era adolescente De ella aprendí lo siguiente: no transmite ningún valor positivo. La protagonista carece de valores de superación, no se vale por si misma, no tiene una meta como persona, y no se valora como mujer.
    ¿Por qué se aferra totalmente a la salvación de Edward? ¿Es que no puede vivir por ella misma?

    ESE, es el problema de la literatura juvenil hoy en día. Que se nos presentan protagonistas femeninas débiles y protagonistas masculinos fuertes. Y el problema principal es que no son modelos a seguir. Uno cuando lee muchas veces quiere vivir eso, muchas veces nos vemos influenciados por los personajes y sus acciones, entonces ¿cómo serán las chicas hoy en día si todas ellas quieren vivir un "amor" (lo pongo entre comillas porque la palabra amor no tiene nada que ver con lo que se nos presenta aquí) como el que tienen Bella y Edward?
    Por eso este tipo de novelas son criticadas, por la falta de valores que transmiten. Necesitamos más chicas fuertes e independientes y más chicos normales en las historias. Una igualdad entre ambos, un vínculo entre ellos que sea normal: compañeros que se protegen entre si.

    Por eso difieren de los clásicos, por eso se las considera inferiores. Además, los primeros no solo se les valora alto por su contenido, también es por su nivel histórico, son obras que se han escrito hace años, en determinadas épocas que han marcado la historia.

    Básicamente por eso considero que gran parte de la literatura juvenil de hoy en día es basura, porque se nos transmite una idea errónea del papel de las mujeres y los hombres en la sociedad. Y por eso, si veo a alguien leyendo estas historias, no los juzgo, lo hago cuando veo críticas positivas hacia ellas.

    Bueno, perdona por el mensaje largo, espero haberme explicado bien.

    ¡un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! ¡Qué va, no te preocupes por el comentario largo, si estoy encantada! Me ha parecido muy interesante conocer tu punto de vista.
      Respecto a Crepúsculo, básicamente quiero decirte lo mismo que le he contestado a Hydre Lana, aunque quiero añadir que tienes razón con que no estaría bien que la literatura juvenil solo contara con libros que narraran este tipo de relaciones y entiendo que tenga que haber más libros que muestren relaciones más igualitarias.
      Precisamente de Crepúsculo el amor entre Bella y Edward (y de Bella y Jacob ya que estamos) es lo que menos me ha gustado y más he criticado (bueno, criticaré, aún no he hecho reseña), aunque en cierto modo, la autora intenta entre los personajes haya ese vínculo normal que comentas, ya que son muchas las ocasiones en las que Bella intenta ayudar y proteger a Edward (otra cosa es que el salga el tiro por la culata, pero bueno, es que la pobre es un poco inútil).
      En cuanto a los clásicos precisamente es lo que tu dices, su valor histórico, lo que más valoro, y la perfección con la que reflejan la época a la que pertenecen. Los libros de ahora, (esperemos que Crepúsculo no, dios nos libre) en algún momento se convertirán en clásicos y la gente se maravillará de la fidelidad con que reflejan nuestra época. Si Orgullo y prejuicio hubiera sido escrito ambientandolo en una sociedad igualitaria, no sería lo mismo, no tendría el mismo valor que tiene ahora. Por eso, es importante que la literatura no solo cree buenos modelos a seguir, sino que también refleje la sociedad en la que vivimos.

      Eliminar
  4. Yo nunca me he sentido avergonzada por lo que leo, jajaja, nunca me he dado vergüenza decir que me gusta tal o cual libro, y no debería pasarle a nadie.

    Es cierto lo que dices de las lecturas obligatorias, la mayoría de las veces (casi siempre) están mal elegidas. Un error y una pena.

    bsos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues eso, bien hecho, no hay que avergonzarse nunca :)

      Eliminar
  5. Totalmente de acuerdo con todo. Sobre todo con respecto a las lecturas obligatorias, que más que estimularte a leer, lo que hacen es todo lo contrario.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, además, con ese tipo de lecturas no se estimula la lectura, la gente busca un resumen en internet y ni compra el libro :/

      Eliminar
  6. Yo también te suscribo, es importante tener gusto propio y posibilidad de elección, cada lector busca algo diferente en cada lectura y en cada momento. Lo de las lecturas obligatorias deberia estar prohibidísimo.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, de los pocos buenos recuerdos que tengo de las lecturas obligatorias es "La emperatriz de los etéreos" y cuando nos dejaron leer un libro a nuestra elección :P

      Eliminar
  7. Muy buena tu reflexión, en mi caso no me avergüenzo de leer Crepúsculo porque justo fue la saga que me inició en este mundo. La gente es demasiado critica en ese aspecto, lo que importa es leer, sobre gustos es otra cosa.
    Leo mucho romance y un familiar dice que me van a salir "corazoncitos" alrededor como en los dibujos de tanto tanto romance, jajaja, ¿sabes lo que creo? Que preferiría que leyese otras temáticas que le gustan más a él para que le prestase los libros =P

    Besos =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es que es eso, mucha gente ha empezado su afición por la lectura leyendo esos libros, y no pasa nada.
      En cuanto a tu familiar...creo que sí, debe ser por eso, debe estar buscando a alguien con quién fangirlear sobre sus libros favoritos :P

      Eliminar
  8. Inreresante reflexión! Comparto contigo la idea de que la literatura juvenil no es de menor rango que el resto y que es la que inicia en la lectura a much@s jóvenes. Comparto también la crítica a algunas lecturas obligatorias, que dan a l@s lector@s noveles una idea sesgada de lo que es la literatura. Pero también es cierto que mucha de esta literatura juvenil contribuye a crear unos estereotipos sobre las mujeres o las chicas que no son precisamente un modelo a seguir. Pero claro, la literatura no deja de ser un reflejo de la sociedad machista y patriarcal en la que vivimos.

    ResponderEliminar
  9. Totalmente de acuerdo!
    Esta semana en clase de Literatura Comparada hablabamos sobre si vale más no leer nada a leer "mala literatura" y yo no estaba de acuerdo. Es verdad que estilisticamente pueden estar mejor o peor construidos, pero considero que un libro es lo bueno que el lector decide que es. Para gustos colores!

    http://thebookishamateur.wix.com/laurasbooks

    Laura xx

    ResponderEliminar
  10. Hola. Yo tambien creo que incluir clasicos entre las lecturas obligatorias del colegio es un error. De hecho mi peor experiencia literaria es Tirant Lo Blanc y hasta que no aprobe el examen de la lectura no me hizo media la evaluacion.
    Me gusta Crepusculo y no me disgusto 50 sombras de Gray. En cambio no me gusto nada After por el mensaje que se le da a los adolescentes. No me averguenzo de lo que leo y lo juzgo a mis gustos que por supuesto son diferentes a los de los demas. Si no vaya aburrimiento.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que compartamos la opinión. Yo también tuve que leer Tirant Lo blanc y lo que me costó...

      Eliminar
  11. Jajajaja me encantó tu entrada y pues ahora te digo córtalas (?) desde hoy dejo de seguir tu blog xDD
    Ok no es cierto, se necesita valor para reconocer los placeres culposos. Yo también tengo uno y es Angelfall de Susan Ee a mí me encanto pero a varios amigos les pareció un bodrio.
    Coincido contigo en que la literatura juvenil e infantil está para crear lectores, culpa del obtuso pensamiento de los profesores en incluir en el plan de estudios libros clásicos. El lenguaje de los niños y jóvenes muchas veces es limitado, ahora ponerlos a leer ej. El conde de Montecristo es un absurdo por la complejidad de la historia o el Quijote tal cual mencionas. Primero hay que empezar con lo básico, atraer a los más pequeños y luego entonces cuando ya se hayan pulido el paladar ir introduciendo libros un poco más complejos, explorar otros géneros y claro los clásicos.
    Y al igual que tú no le hago el feo a la literatura juvenil o infantil, hay algunos libros que me han hecho reír o disfrutar. Ejemplo de ello es Ladridos y conjuros de Verónica Murguía, que es un libro para niños pero es una preciosidad que merece ser leída por chicos y grandes.
    Y confieso que no he leído Orgullo y prejuicio, ni Jane Eyre xD son pocos los clásicos a los que le he hincado el diente. Es más en mi librero brilla por su ausencia Orgullo y prejuicio, un día no muy lejano espero hacerme con él y leerlo.
    De cincuenta sombras ni hablo xD no pude seguir con el primer libro y de Crepúsculo solo leí las primeras hojas y no me atrajo.
    Saludos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Claro, es que cada uno tiene sus gustos!
      Lo de las lecturas obligatorias es un absurdo que no lleva a ningún lado más que a que los jóvenes aborrezcan la lectura. En cuanto a After, vistos los comentarios tendré que leerlo para poder opinar. Y respecto a los clásicos, ¡no pasa nada! Yo son muchos los que no he leído (como Cumbres borrascosas) y la verdad es que voy poco a poco, solo un par al año.
      Me ha encantado leer tu comentario ;)

      Eliminar

"Sabes que has leído un buen libro cuando al cerrar la tapa después de haber leído la última página te sientes como si hubieras perdido a un amigo." Paul Sweeney