miércoles, 30 de abril de 2014

Lo que encontré bajo el sofá, de Eloy Moreno

Hace mucho tiempo (o a lo mejor, no tanto), se puso de moda el libro "El bolígrafo de gel verde", un libro que me llamó la atención solo por su título y su popularidad, pero me parecía una novela demasiado aburrida y descriptiva, como para que fuera de mi gusto.

Poco después apareció "Lo que encontré bajo el sofá", otro libro del mismo autor que causó furor. Ante esto, yo, aún indecisa y temerosa, me apunté a un sorteo. Y me tocó. De verdad, eternamente agradecida al blog Brownie y sus cosas, porque sin él no habría descubierto esta pequeña pero hermosa obra maestra.

Y es que decir que el libro me ha encantado no es suficiente. Haré lo que pueda para expresar mi admiración en la reseña.

Título: “Lo que encontré bajo el sofá”
Autor: Eloy Moreno
Editorial: Espasa
Edición: tapa blanda con solapas
Fecha de publicación: 25/09/2013
320 páginas
ISBN: 978-84-670-3502-5

Sinopsis:
Qué ocurre al mover un sofá? ¿Y al mover una vida?
 Quizás encuentres objetos -o personas- que ya habías olvidado, un calcetín que se quedó sin pareja o una pareja a la espera, esquirlas de otra vida... o uno de esos secretos que te obliga a pronunciar la frase que lo cambia todo: "tenemos que hablar"
 ¿Y si movemos una sociedad?
 Entonces uno se da cuenta de que vive en un lugar con demasiados gusanos para tan poca manzana. Pero también un lugar donde, al observarnos, descubrimos que somos los primeros en hacer aquello que tanto criticamos.
 Y hasta aquí puedo leer. Porque esta es una novela de secretos, y no voy a desvelarlos yo ahora.
Quizás esperabas que contara algo más, pero hagamos una cosa. Piensa en uno de esos momentos en los que alguien te dio una sorpresa que consiguió emocionarte. ¿Verdad que está bien que nos sorprendan de vez en cuando?
No tengas miedo a comenzar una novela sin resumen, sin saber que puede ocurrir, desconociendo hasta que punto te vas a encontrar con ella.
Nota: esta novela no pertenece a ninguna trilogía.

Opinión:
Impresión: Admirada

¿Podéis creer que tengo tanto que contaros sobre este libro que he necesitado hacerme una lista antes de hacer la reseña? Y es que quiero deciros tantas cosas y a la vez quiero callármelo todo

Y es que, y siento admitirlo, quiero reservarme la historia para mí, y, aunque os la recomiendo, no quiero contaros nada para no estropeároslo. Pero al mismo tiempo quiero desgranaros el libro palabra a palabra, y que quedéis tan maravillados como yo.


En fin, si queréis seguir con la sorpresa y la incertidumbre, empezar con las mismas expectativas que yo, sin saber anda de él. Simplemente, os diré que os lo recomiendo.
Por otra parte, si estáis indecisos como yo, si tenéis miedo con lo que os vais a encontrar, os recomiendo exactamente lo mismo: leedlo.
Ahora sí, si a pesar de mis avisos habéis seguido leyendo esta reseña, si no tenéis ni una pizca de ganas de leerlo o si ya lo habéis leído. Os invito a continuar.

Para empezar, decir que nos encontramos un libro extraño, con unos capítulos de a penas unas páginas, algunos de sólo unas líneas, donde, a pesar de existir una narradora principal, nos encontramos con decenas de puntos de vista distintos. Sí, sé que así queda dicho un poco raro, pero es la verdad. Marcado con unas separaciones, te empieza a contar como pasa la noche la gente del piso de arriba, y un párrafo más abajo te habla de una familia de tres calles más allá.

Y eso ofrece una nueva perspectiva mucho más realista, la principal característica del libro. Y es que rebosa de realismo, tanto, que la historia es casi tangible, pues conoces la opinión de decenas de personas diversas que tienen, o no, algo que ver unas con otras.

¿Y de qué trata el libro? Pues a grandes rasgos, de crítica social, de nuestra realidad sin ningún pudor, sin callarse nada, del amor y los divorcios, de la corrupción, de la situación española,... Es que leía el libro y no podía - ni quería - creer en cuantas cosas acertaba el autor..

Y es que podemos encontrarnos reflexiones muy profundas, preocupaciones muy actuales y, finalmente, terminamos por enfrentarnos a nosotros mismos en un debate moral interior.

Lo sé, lo sé, dicho así, suena aburrido, pero os puedo jurar que no lo es. Además, todo gira entorno a la experiencia que vivió Alicia en Toledo, cuando se enamoró de un hombre que no era su marido...¿Veis? ¡Una historia romántica! Y no sólo eso, también hay intriga y misterio, pues Alicia descubre una sombra misteriosa y unos extraños símbolos a lo largo de la ciudad...

De la protagonista, Alicia, puedo decir que me ha sorprendido la profundidad del personaje, pues conocemos muy a fondo sus  pensamientos. A pesar de todo, he de presentar una queja, pues me ha dado la sensación de que el autor ha dejado muy de lado a su hija, una niña pequeña.
La infancia y la inocencia son siempre el instrumento perfecto para la crítica, pues sólo los ojos de los niños ven lo que otros no ven y sólo ellos hablan de lo que otros no se atreven ni a pensar. Así que, me hubiera gustado que fuera un poquito más mayor y tuviera algo más de protagonismo.

En fin, y ya que estoy con los personajes, os hablaré un poco de la relación que surge entre Marcos y Alicia, una relación muy bonita, espontánea y real. Me ha gustado ver cómo se van enamorando, las dudas de Alicia y como vive la relación: con esperanza y miedo. Aún así, para mí, le ha faltado algo más de jugo, de pasión, de...magia.

Otra cosa a añadir y es que aunque no puedo quitarme de la cabeza la crudeza con la que ve el mundo, he de añadir que para mí ha sido una visión algo pesimista: las relaciones no duran, la corrupción nunca terminará, el mundo es injusto por naturaleza,...Vale, lo entiendo, puede que sea así en al mayoría de los casos, pero no hace falta decirlo tan directamente, ¿no? Y es que a lo largo de todas las parejas que hay en el libro - y creedme, hay muchas-, solo tres o cuatro terminan bien.
Ahora sí, la novela en sí, esconde magia, pues no se trata solo de la historia, sino de la prosa.

Adoro los libros escritos de forma poética, que juegan con las palabras, llenos de comparaciones inconcebibles y que enamoran al lector sin importar lo que digan. Y aunque esta prosa poética está a lo largo y ancho del libro, en especial he de destacar las descripciones. Porque este libro está ambientado en Toledo, y habla de esa ciudad de una forma tan magnífica que me da la impresión de haber estado allí. Además, lo ameniza todo con un buen puñado de hermosas leyendas y hacen que el conjunto te enamore.


Y el final, no está mal. Me ha convencido, y resuelve perfectamente el misterio. En conclusión, este es una de los pocos libros "inmóviles", con poca trama y bastante lento, que he disfrutado de verdad que recomiendo encarecidamente.

Una última cosa. Sé que no es algo habitual en mí, pero desde aquí (u.U no sé si va a leerlo) recomiendo a la administradora del blog Entre montones de libros, la lectura de este libro, pues me parece muy de su estilo (Espero que no lo haya leído y esté yo aquí metiendo la pata...).

Un saludo a tod@s!

PUNTUACIÓN...4/5!

Primeras Líneas...

4 comentarios:

  1. Hola, Laura,
    sólo quería agradecerte la reseña, veo que has disfrutado con el libro y, sobre todo, creo que te ha hecho sentir, te ha transmitido sentimientos... eso para mí es lo más importante.

    Mil gracias!

    Un abrazo.
    Eloy.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin ninguna duda este libro ha sido especial para mí, un libro que recordaré durante mucho tiempo.

      Un saludo,
      Laura

      Eliminar
  2. Hola Laura:

    La verdad es que el libro tengo muchas ganas de leerlo y me lo han recomendado :) Me ha preocupado que sea lento ya que si me aburre pues no me lo termino de leer :( Bueno ya te cuento lo que me parece cuando lo lea *.*

    Un beso ^^

    ResponderEliminar
  3. No lo sé, es cuestión de probarlo, puede que sí, que sea muy descriptivo y tal, pero la verdad es que la lectura te engancha y ni te das cuenta.

    Esperando tu opinión,
    Laura

    ResponderEliminar

"Sabes que has leído un buen libro cuando al cerrar la tapa después de haber leído la última página te sientes como si hubieras perdido a un amigo." Paul Sweeney