lunes, 30 de junio de 2014

La mujer que vivió un año en la cama, de Sue Townsend

Para mí, reseñar este libro es algo difícil. Muy difícil. ¿Por qué? Pues porque se trata de un género que no me gusta nada, por lo que es muy difícil que se imparcial.  Y es que esta novela, es una sátira burlesca de la sociedad actual, con estereotipos completamente exagerados y unos personajes grotescos.

Sí, si le prestas atención, si lees entre líneas, puedes encontrar el sentido de la novela. De este modo, podría decir que me ha sorprendido lo bien caracterizados que están los personajes, las ingeniosas escenas y la forma tan sutil, pero mordaz de criticar la sociedad en la que vivimos. Sin duda, una narración esperpéntica.
Pero si leemos la novela como si fuera una novela, intentando seguir el hilo de la historia, conocer y comprender a los personajes (lo que yo he hecho) nos encontraremos con un guiñapo sin pies ni cabeza. ¡Y yo que pensaba que iba a encontrarme con algunas frases y reflexiones profundas! ¡Já!

Por ello, mi reseña va a estar llena de spoilers, pues me he llevado las manos a la cabeza en más de una ocasión y NECESITO compartir mi desesperación con alguien.

Así que, quienes no quieran que les destripe la historia hasta la última coma, se puede quedar con la idea de que esta es una novela disparatada, con personajes sin sentido, cuyas incongruencias te pueden sacar alguna sonrisa y que muestra la realidad...exagerada por cien.

Título: La mujer que vivió un año en la cama
Autor: Sue Townsend
Editorial: Espasa
Año de publicación: 2013
ISBN: 9788467025477
Nº de páginas: 424

Sinopsis:
 El día en que sus hijos, unos gemelos superdotados, se marchan a la universidad, Eva cruza la puerta de su casa y se mete en la cama en pleno día. No está enferma. No está cansada. Y, desde luego, no tiene una aventura. Simplemente, ha llegado el momento de decir basta. Una novela delirante y profunda sobre lo que sucede cuando alguien deja de ser lo que los demás desean que sea. Una sátira brillante sobre la familia y la sociedad modernas.

Opinión:

Para empezar, la historia empieza sin una introducción. Los mellizos de Eva se van a la universidad, y nada más salir por la puerta, Eva empieza con su crisis psicótica, lanza una olla de caldo encima del sillón que tardó 2 años en tapizar, se mete en la cama y decide no volver a salir. Así, porque sí. Nada de traumas, nada de trasfondos sentimentales o secretos ocultos. Porque sí.

Que yo esto no lo veo normal. No hay contexto, no hay sentido, ni si quiera a lo largo de la novela da explicación alguna. Por no mencionar que me parece una soberana estupidez. ¿Quién no ha fantaseado no levantarse por la mañana, y quedarse en la cama? Yo, lo he pensado y más de una vez. Pero aún así, nunca me plantearía quedarme un año en la cama. ¡Yo no duraría ni una semana! ¡Menudo aburrimiento! Sin televisión, ni ordenador, ni Internet, ni libros,... Pues no, Eva, eso no le preocupa, ella, tan feliz. 


Sinceramente, aunque la autora no lo dice en ningún momento, creo que Eva se ha pasado toda la novela bajo los efectos de alguna clase de droga. Por que si no, no veo ningún sentido a su actitud tan volátil: a veces, parece que está bajo los efectos de un narcótico y no se inmuta ante nada (¿Que se ha muerto su suegra? Ah, vale. ¿Que su marido al engaña? Ah, vale.); en otras, parece una santa, llorando y preocupándose por los demás; y en otras, parece la más cruel de las tiranas, criticando lo que hacen por ella sus criados/ amigos/familia. Y es que Eva es egocéntrica, chillona, quejica, despreocupada, mandona, apática, insensible, amargada, grosera y egoísta.


No, en serio, es decir, hay un momento en que Ruby, la madre de Eva, tiene que cuidarla ella sola, preocuparse por ella y alimentarla, a pesar de que es una mujer mayor, que tiene alzheimer, que a penas puede subir las escaleras hasta la habitación, con un quiste, que debe hacer todas las tareas domésticas a pesar de que a veces no se puede sostener en pie,...mientras su hija está perfectamente tumbada en la cama porque no quiere salir de allí. Me parece denigrante.

Sí, como he dicho Brian, un astrónomo de 55 años, el marido de Eva, hace ocho años que engaña a Eva con Titania (aunque menciona en varias ocasiones que de mientras, también está con otras mujeres, e  incluso con una menor, ¡qué asco!). Al principio, me cayó bien, pues era sorprendente como, a pesar de no querer a Eva, hiciera todas las tareas domésticas y le preparara la comida, casi sin rechistar. ¡Yo en su lugar no me hubiera quedado tan tranquilo! Pero con el tiempo, descubrí que solo era una ilusión, puesto que , os adelanto que no hay personaje que se salve. Y es que, Brian, es el perfecto estereotipo de Un Hombre, y como tal solo piensa en Una Cosa. Por no mencionar el intrincado lenguaje que utiliza y sus soporíferos rollos sobre astronomía...



Otro personaje es Alexander, un negro que viene al principio para llevarse la cama de matrimonio que Brian tenía montada en el cobertizo (sí, es tan obvio :0), luego se lleva el armario (por órdenes de Eva), la alfombra, los muebles, pinta la pared, traba amistad con Eva y finalmente se enamora de ella. Durante casi toda la novela, me ha parecido uno de los personajes más cuerdos, además de que es muy atento y dulce con Eva, pero se ve que la locura es contagiosa, por lo que al final, Alexander queda convertido en algo menos que un esclavo que tiene que hacer todo lo que Eva diga, sin conseguir nada a cambio


También están los mellizos Brianne y Brian Junior, los dos unos cerebritos antisociales, creídos y antipáticos. No me han caído bien en ningún momento. ¡Pero que niños más malos y mimados! Y es que no creo que tengan una palabra amable en toda la novela. Solo se preocupan por si mismos. Y son tan pedantes como su padre. ¡O más! Además, Brianne se enamora de Alexander. Mmm...¿hola? ¿¡tiene 30 años más que tú!

Pero si no me gustaban estos personajes, no es nada comparado con Poppy, una chica a quién he llegado a odiar profundamente, de tal modo, que me basta evocar su recuerdo para querer estrangularla. Y lo he hecho, aunque sea mentalmente. De entre todos los tipos de persona que puede haber, Poppy es la reencarnación de lo que más odio. Es una chica aprovechada y manipuladora, mentirosa hasta la médula, y sobretodo: capaz de convencer a todo el mundo de que es "una pobre y frágil chica cuyos padres inmensamente ricos están en coma". ¡Cómo si eso fuera razón suficiente para desplumar a todo aquel que pasa por su lado! Y es que coge las cosas sin permiso y roba sin el menor disimulo. ¡Y sin ninguna razón! Porque si tuviera un pasado tormentoso, quizás podría perdonárselo, pero no es así, ¡y ni siquiera siente remordimientos!

En fin, a parte de estos personajes, hay alguno otro más, como Titania, o Ruby y Yvonne, las madres de Eva y Brian, unas marujas quejicas, que, afortunadamente, sirven a Eva. Porque en su conjunto, casi todos los personajes se convierten durante un tiempo en criados de Eva, pues a ella no le da la gana levantarse de la cama.

Y es que en general, la trama no hace más que narrarnos la vida de las personas que están alrededor de Eva, además de contar la vida de otras personas, totalmente ajenas a la narración, que acuden a Eva en busca de ayuda espiritual. Es más, pronto se hace famosa, y se encuentra con un buen número de extraños individuos bajo su ventana que la aclaman y adoran como si fuera un ángel. Esto me ha parecido otro sin sentido más que sumarle a la novela (incluso alguien encuentra el rostro de Eva en una tarta ¿¡!?), aunque es el único punto donde he visto la crítica perfectamente claro, la crítica a una sociedad absorbida por la presión social, crédula a cualquier tontería y fiel seguidora y creyente de lo que sea que se publique en la red. Es sí, la historia de todas esas personas que van a contarle a Eva sus penas me ha parecido relleno.

Así que, lo que más he odiado es el poco realismo, las situaciones sin sentido, los personajes que actual sin ningún tipo de lógica, como verdaderos dementes, cada cual a su bola. ¿Por qué nadie llama a un psiquiatra? ¿Por qué nadie se sienta a hablar con Eva e intenta comprenderla? ¿Por qué nadie actúa como un persona de verdad? Y es que este libro, lo he terminado solo gracias a mi fuerza de voluntad. Me he tenido que obligar a mi misma a leerlo, para luego poder hacer una reseña. 

El final, ha seguido la misma líneas que el resto de la historia: un sinsentido tras otro. Brian, continua con su pasión desenfrenada, haciéndolo con la primera que pasa; Poppy, sigue con sus maldades y mentiras; los mellizos terminan juntos, pues deciden que solo se tienen a ellos mismo, para luego ser secuestrados por unos misteriosos personajes y nunca más se vuelve a saber de ellos; y Eva...

Pues Eva está a punto de morir de hambre, pues le da pereza alargar la mano y comer y Alexander va a rescatarla la coge desfallecida de la cama, y la lleva fuera de la habitación. FIN

¿Tanto rollo para esto? ¿Tanto "no puedo moverme de la cama" como para que salga tan fácilmente? Indignante, completamente indignante.

Como veis, a mí no me ha gustado nada, pero no os pido que hagáis caso de mis palabras: esto es solo mi punto de vista, otros pueden verlo con otros ojos. Quizás sea por mi edad, porque yo no he sentido lo de Eva, pero aún así, sin un transfondo que nos deje ver cómo era antes su vida y si los de su alrededor merecen todo ese sufrimiento, no lo puedo ver.

PUNTUACIÓN...1/5!

Primeras Líneas...

8 comentarios:

  1. Hola, no creo que lo lea la verdad, no me llama nada la atención, y se ve que no me pierdo nada por lo que dices.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Me llamaba un poco la atención esta novela, pero viendo tu reseña... Me parece que la voy a dejar pasar...
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  3. Hola!
    La verdad es que no tenía idea de la existencia de este libro, pero después de leer la sinopsis no era algo que me llamara demasiado y después de tu reseña, puede que se quede ahí.
    Gracias por la reseña. Saludos y que estés super =D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿No lo conocías? Pues bien que me harté yo de ver reseñas en otros blogs... :P

      un saludo,
      Laura

      Eliminar
  4. HOLA!! Tu blog me encanta!! por eso y por tu dedicación te he nominado en los premios best blog... ojala participes!! :) http://librolicos.blogspot.com/2014/07/premios-best-blog.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Pues muchas gracias^^ Ahora lo miraré

      Eliminar
  5. Hola, Laura:

    Vaya... pues me has dejado sin ganas de leer esta novela... No pensaba que iba a ser tan... inexplicable. Y lo de Poppy... Ay, no quiero sentir las ganas de estrangular a nadie... Creo que lo dejo pasar u.u

    Un saludo imaginativo...

    Patt

    ResponderEliminar
  6. Sí, no entiendo por qué causó tanto revuelo. Imagínate: ¡estuve a punto de comprarla! Y luego me llevé un chasco...

    ResponderEliminar

"Sabes que has leído un buen libro cuando al cerrar la tapa después de haber leído la última página te sientes como si hubieras perdido a un amigo." Paul Sweeney