viernes, 28 de marzo de 2014

Me salvó una lágrima, de Angèle Lieby y Hervé de Chalendar

No suelo leer libros sin ninguna referencia, pero este ha sido la excepción. Aunque la portada no sea muy cosa, me llamó la atención por el título y cuando leí la sinopsis me enamoré de él. Es una historia tan bonita...

Eso sí, es un libro muy corto. Por eso, siento deciros que la reseña será corta

Traductora: María Enguix Tercero
192 páginas
Tamaño: 24x16 cm
Idioma: Español
ISBN: 8499982263 ISBN-13: 9788499982267
Encuadernación: Rústica con solapa
Colección: En primera persona

Sinopsis
      Para Angéle Lieby, la protagonista de esta historia, el 13 de julio de 2009 iba ser un día tan normal como otro cualquiera en su vida. Una vida feliz y sin grandes complicaciones. Como hacía por costumbre se levantó a las cuatro de la mañana, desayunó y se arregló para ir a trabajar.
      Los primeros instantes del día se desarrollaron de forma normal pero unas horas después un intenso dolor de cabeza y unos extraños picores en los dedos le impiden continuar con su labor y decide buscar ayuda sanitaria.
      En el hospital los médicos no aciertan a situar y nombrar su dolencia ya que las pruebas iniciales no reflejan nada en concreto pero le provocan un coma terapéutico para facilitar sus cuidados y controlar mejor sus reacciones. Un coma que debería haber durado un par de días pero del cual no pudo despertar tras pasar este tiempo.
      Así comenzó la pesadilla de Angéle, encerrada en un cuerpo comatoso que no podía controlar pero consciente y lucida fue capaz de escuchar e intuir todo lo que sucedía a su alrededor.  Después de pasar por innumerables pruebas, tratamientos dolorosos sin anestesia y un trato inhumano una lágrima evitó que la desenchufaran del respirador que la mantenía con vida.
    Gracias a su recuperación podemos ser testigos de esta espeluznante historia.

Opinión:

¿Habéis leído la sinopsis? ¿Os ha gustado? Bien, entonces ya no me molesto en resumiros la novela. Y es que esa sinopsis ya cuenta toda la historia (sí siento decíroslo, pero es para evitaros la decepción), y eso es una de las cosas que más me decepcionó.

Yo pensaba encontrarme una narración llena de sentimiento, con profundidad y otros temas dispares, pero no. La novela gira entorno a la sinopsis, y poco más.

Por una parte, me ha gustado las reflexiones que podemos encontrar, y la profunda crítica hacia los hospitales, que "curan la enfermedad, pero no al enfermo". Y es que en muchos casos son tratados como meros objetos, y no como personas. ¡Y eso si están conscientes!

En el caso de aquellas personas en coma, la situación empeora. Me ha sorprendido mucho los métodos inhumanos y crueles que son capaces de aplicarse a estas personas, solo porque en teoría "no son conscientes de ello".

 Las personas en coma o estado vegetativo siempre me han llamado la atención, he incluso he leído diversos artículos sobre el tema. ¿Y si las personas vivieran encerradas en su propia mente? ¿Y si fueran capaces de oír y sentir todo lo que hay a su alrededor? ¿Y si...? Esa es la premisa de la que parte este libro. ¿Podéis imaginaros permanecer en una noche eterna, a solo unas pulgadas de tus seres queridos, pero incapaz de hacerte oír? Yo no habría sido capaz de soportarlo. ¡Y pensar que hay personas que permanecen años y años en ese estado! Afortunadamente, no se sabe a ciencia cierta si son o no conscientes de la realidad...

Volviendo al libro, me ha sorprendido en algunos aspectos, en detalles nimios en los que nunca me habría fijado. Por ejemplo, la música. Es cierto que cuando alguien se encuentra en coma, es altamente recomendable poner música, pero ¿os imagináis estar escuchando música las 24 horas del día? ¡Menudo suplicio!

Ahora sí, hay que tener en cuenta que este es UN caso, no tiene porque ser global, no tiene que significar que todos los hospitales y doctores sean así, ni mucho menos. Eso no es lo que se quiere demostrar con este libro, sino que se nos quiere hacer ver que estas situaciones SUCEDEN. Y con eso ya basta como para que reaccionemos y reflexionemos un poco en cómo se encuentra la sanidad de hoy en día.

El resto de la novela, gira entorno a la evolución de Angèle, y como se debe enfrentar de la noche a la mañana a su enfermedad. Aunque como ya he mencionado, sus sentimientos, caídas y recuperaciones están muy bien narradas, la historia en sí es demasiado lineal. A penas pasa nada y hace que la narración decaiga mucho.

Yo esperaba que también se mencionara al sufrimiento de su marido, que vela  por ella y trabaja al mismo tiempo, o al de sus hijas, pero no, no es así. Quizás que nos contara algunos detalles más de su vida, ya que no tiene nada más que hacer que estar encerrada en si misma, o que su familia le hablara. No lo sé, algo.

Y bueno, si os habéis leído toda la reseña hasta este punto y no os habéis percatado de lo más importante, lo proclamaré a los cuatro vientos: este es un caso real. No una historia basada en hechos reales, sino un caso real. La protagonista es una de las escritoras. Los nombres de los personajes salen en los agradecimientos. Todo sucedió de verdad. Y es aquí cuando sufro escalofríos al tomar consciencia de cuan real es esta historia.

Y también por eso me es muy difícil calificarla. Por mi parte, lo hubiera hecho más literario, me hubiera expresado diferente, le hubiera añadido más cosas,...pero es una historia real, y eso es lo verdaderamente importante.
 Así que, como veis, me siento incapaz de ponerle una nota justa. Si esta fuera una novela fantástica, por la narración, y la trama, mi puntuación sería de 1'5/5, pero al tratarse de algo real, tangible, algo que sucedió de verdad, una vida, como la de cualquier otra...eso no puede puntuarse con números.

Primeras Líneas...

2 comentarios:

  1. Ay, Laura, pusiste que te enamoraste de la sinopis, luego que si ya la leímos no necesitas detallarnos más de qué se trata pero NO PUSISTE LA SINOPSIS :( Jajaja, o no sé si todo fue sarcasmo para que notemos la ausencia de la sinopsis jaja. En fin, el libro no me anima, con lo que pusiste que trataba de un libro basado en una historia real ya me escarapelaste el cuerpo y me da pánico pensar que algo así me podría pasar. Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Oh! ¡Es cierto! ¡La sinopsis no está! Es que blogger...yo le había dado a guardar...En fin, muchas gracias por avisarme, ya lo he solucionado^^

      Eliminar

"Sabes que has leído un buen libro cuando al cerrar la tapa después de haber leído la última página te sientes como si hubieras perdido a un amigo." Paul Sweeney