viernes, 20 de diciembre de 2013

Saga Susurros, Libro I: Susurros, de A.G.Howard

Este libro enseguida me llamó la atención por su portada. Además, prometía una versión diferente de la novela Alicia en el país de las Maravillas, por lo que decidí hacerme con ella. Y me ha gustado. Os dejo con la reseña:

Título: Susurros
Saga: Susurros #1 (De 2)
Autor/a: A. G. Howard
Traductor/a: Lorenzo Díaz, Sandra Sánchez y P. Zumalacárregui
Fecha de publicación: 2 de Abril de 2013
Editorial: Oz editorial
Nº de páginas: 416
Precio: 17,90 €
ISBN: 978-84-941123-2-4

Sinopsis:
A Alyssa Gardner las flores y los insectos le hablan. Teme que su destino sea acabar en un psiquiátrico, como su madre, pues una vena de locura recorre su familia desde tiempos de su antepasada Alicia, la niña que inspiró el País de las Maravillas de Lewis Carroll.
Pero ¿y si los susurros de las flores no son alucinaciones? ¿Y si el País de las Maravillas existe y la está llamando?

Alyssa descenderá por la madriguera del conejo hacia un mundo mágico, pero también despiadado. Durante su increíble aventura, tendrá que decidir en quien confiar: en Jeb, su mejor amigo, por el que siempre se ha sentido atraída, o en el fascinante y seductor Morfeo, su guía en el País de las Maravillas y con el que lleva soñando desde que era niña.

Opinión:
Impresión: Macabra

Había una vez una niña llamada Alyssa, sucesora de la Alicia en el país de las Maravillas, que se dedicaba al arte, pero en sus cuadros, no dibujaba hermosas mariposas ni flores de colores, no, ella lo hacía más real: mataba a las mariposas, las torturaba y luego clavaba con una chincheta en su maravillosa escultura titulada “Cielo estrellado”. Hay que comentar que Alyssa era una psicótica en potencia, una cualidad
heredada de su madre, ingresada en un manicomio por hablar con rosas y saltamontes.
Alyssa por su parte, esconde al resto del mundo que ella también debería estar ingresada (y no lo hace muy bien, porque eso de matar a los bichos no lo veo muy normal), puesto que también oye voces, susurros.
Y nada, que un día una voz en la cabeza de Alyssa le dice “Atraviesa un espejo” y ella sin pensar en los siete años de mala suerte que le caerán si se rompe, le hace caso. Poco después, la misma voz le dice “Cava un hoyo y entra en el agujero del conejo”, y ella, ingenua, hace caso de las voces en su cabeza, aunque arrastra sin querer a Jeb su mejor-amigo-que-sale-con-la-mala-pero-que-me-gustaría-saliera-conmigo. Y los dos se dan tal golpe en la cabeza que sin darse cuenta se ven inmersos en un mundo de fantasía, donde nadie tiene la cabeza en su sitio (literal y metafóricamente).
Pronto, Alyssa y Jeb se verán sumergidos en una pesadilla dirigida y orquestada por Morfeo, un guapo-chico-polilla (definitivamente Alyssa pierde la cabeza. ¿Un chico-polilla guapo?), que se mete en la cabeza de Alyssa (otro síntoma de la poca estabilidad mental de Alyssa), la cual poco le falta para besarle los pies (si es que tiene)  

En fin, tras esta pequeña introducción, podéis ver por qué "macabra" es la mejor palabra para definir esta novela. A.G Howard, nos presenta el conocido País de las Maravillas, pero con un estilo oscuro y macabro. Basta que os diga que la protagonista tiene como afición matar insectos (a veces con chinchetas) para pegarlos en sus cuadros. Extraño, ¿verdad?

Bien, pues yo tenía la esperanza que esa fuera la única peculiaridad de este tipo que me encontraría en la novela. Pues no, lo de matar insectos es un juego de niños en comparación con las macabras descripciones que nos encontramos de El País de las Maravillas. Os dejo esta descripción del “conejo blanco” como ejemplo de ello: 


Y como él, el resto de personajes, todos están increíblemente deformados, bellos a su manera, pero solo por el lenguaje utilizado, no por el resultado final. El País de las Maravillas aquí descrito, no es un mundo de diversión, locura, color y luz. Es más bien, como un lugar donde lo lógico pierde su lógica pero conserva el sentido; un lugar intermedio entre el cielo y el infierno; una extraña pesadilla confusa que parece no tener fin. Así que, por el bien de mi salud mental, he seguido imaginándome el Conejo Blanco, como un Conejo Blanco.

Dejando ese “pequeño” detalle, este mundo está muy bien creado, a imagen y semejanza del original. Es una lástima que yo solo leyera la obra de Lewis Carroll para niños pequeños y que fuera hace muchos, muchos años, puesto que apenas podía relacionar algunos conceptos y personajes. Aún así, aquellos que se conocen la historia al dedillo, seguro que les gustará, pues podrán encontrar con mucho más facilidad los ligeros matices y las diferencias.

En cuanto a los personajes, el primero a mencionar es, como no, Alyssa, la protagonista. Para empezar, comentar que su extraña manía de matar insectos no es un indicio de su lado psicótico (aunque también) sino que es consecuencia de que oye los susurros de insectos y plantas (lo que yo decía, loca). En fin, me parece bien que intente acallar las voces, pero matar a los insectos no es una solución, además de resultar asqueroso. Además, esto a penas se menciona, Alyssa se hace la sorda y no nos deja ver demasiado cómo sobrevive en su mundo. Quizás me hubiera gustado que no estuviera tanto tiempo en El país de las Maravillas y ver un poco más cómo se las apaña en el mundo real.


Aún así, algo positivo a destacar es como Alyssa va evolucionando a lo largo de la novela. Por una parte, porque deja de ser tan insegura y empieza a actuar por cuenta propia, y por otra porque, tras verse rodeada de insectos y otros seres mutantes, deja de tenerles tanto odio (¡lloremos la pérdida de una gran exterminadora!).
Otros personajes a destacar son Jeb y Morfeo. El primero, me ha parecido muy dulce, y tiene sus frases bonitas de tanto en tanto, además de actuar cada dos por tres de héroe salvador. Morfeo, por su parte es más “el chico malo” si se lo puede denominar así. Es misterioso y una buena colección de comentarios picantes. Aún así, se nota mucho que calla más de lo que dice, que todo son verdades a medias, por lo que no ha llegado a convencerme. ¡Oh, bueno, eso y que se trate de un chico-polilla! En realidad, Morfeo sería la oruga del cuento, que al parecer se ha transformado.


Por eso, en cuanto al triángulo amoroso, no me ha llegado a cuadrar, puesto que no lograba ver la belleza de Morfeo (Aunque eso de que llame a Alyssa “amor” en cada momento que tiene oportunidad le ha hecho ganar puntos), y las escenas de amor con Jeb son la mar de interesantes. Y es que su relación es corta pero muy intensa. ¡Lástima que apenas tuvieran tiempo de nada!


En fin, que en general, aparecen un sinfín de personajes más, la mayoría con alguna semejanza al cuento de Alicia, pero apenas tienen protagonismo. La única queja que tengo, es que yo pensaba que el Sombrerero Loco sería uno de las protagonistas, pero no, me equivocaba: no es más que otro monstruo deforme.

La trama por su parte, es bastante compleja, y entraña gran cantidad de misterios y hechos interrelacionados, que han añadido agilidad. Ésta es bastante abundante, pues no hay pesadas descripciones (solo asquerosas descripciones), sino que los personajes no paran quietos un minuto y la acción es predominante.


En cuanto al final, para mí ha sido perfecto, con su toque justo de acción, dramatismo, alegría y tristeza. Lo último que me queda por comentar es que el final, aunque es bastante cerrado, lo deja abierto para un posible continuación (que ya está publicada en inglés), totalmente innecesaria, pero que, para los fans de este libro, promete mucho.

En conclusión, una novela demasiado macabra para mi gusto, pero que ofrece una nueva visión bastante interesante del País de las Maravillas y con unas buenas dosis de acción y amor. No ha estado mal J

PUNTUACIÓN…3’5/5!

Primeras Líneas...

5 comentarios:

  1. ¡Hola preciosa!
    Aunque Alicia en el país de las maravillas me gusta, esta adaptación creo que no es para mí.
    ¡¡Besos y Felices Fiestas!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, cuestión de gustos.

      Igualmente, feliz navidad :D

      Eliminar
  2. Al principio no paraba de leer maravillas del libro, pero cada vez veo más críticas flojas >.<
    Yo lo tengo en la estantería y estoy con ganas de leerlo porque la trama me llama mucho =) A ver qué me parece xD

    Besoooos ^^

    ResponderEliminar
  3. De niña siempre he sentido una fascinación por Alicia en el pais de las maravillas. Cuando escuche de Susrros y de qué iba me dije qe yo DEBIA leerlo. Y mis ganas han incrementao con tu reseña, has descrito a Alyssa como mi tipo de prota (vamos que loca) espero leerlo dentro de poco ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿De verdad? Entonces espero que disfrutes del libro. Si siempre te ha gustado Alicia en el País de las Maravillas, la prota te parece genial y no te da repelús ese estilo tan gore de la novela, seguro que te va a encantar^^

      Eliminar

"Sabes que has leído un buen libro cuando al cerrar la tapa después de haber leído la última página te sientes como si hubieras perdido a un amigo." Paul Sweeney