sábado, 23 de junio de 2012

Hexalogía Los Hijos de la Tierra, Libro III: Los Cazadores de Mamuts, de Jean M.Auel

Y al fin, el tercer libro de esta hermosa e interesante hexalogia. Realmente, me ha impresionado en todos los sentidos.

Autora: Jean M. Auel
Editorial: Maeva
Nº de páginas: 768
EAN: 9788496231658
ISBN: 978-84-96231-65-8
Año: 2008
Formato: 12.5 x 19 cm
Encuadernación: rústica
Precio: 11,00 €
Traducción: Leonor Tejada Conde - Pelayo

Sinopsis:
Tercera novela de la serie Los hijos de la Tierra de Jean M. Auel sobre la vida de nuestros antepasados en la última fase de la Era Glacial, cuando los Neanderthales y los Cro-Magnones compartían la Tierra.
Finalmente, hace unos 35.000 años, nos encontramos ya con el Homo sapiens (la humanidad actual) que pinta las cuevas de Altamira e inventa la agricultura, mientras sigue cazando... Las experiencias de Ayla con el Clan, sus reflexiones en el Valle y sus vivencias con un hombre que llega de esa cultura más evoluciona-da que existe en alguna parte, la han convertido en un personaje excepcional.
Conviven ahora con una agrupación humana en la que ya se advierten los perfiles de una sociedad evolucionada: aparecen los poderes político-religiosos, y entre medias está la Mujer que Cura, puesto que viene a ocupar Ayla por méritos propios. Representa así la autoridad científico-moral en una sociedad de cazadores-recolectores cada vez más compleja, donde empiezan a perfilarse conceptos abstractos como el arte, la libertad, la tolerancia, los celos... Cuando parecía que iba a enraizar definitivamente con Los Cazadores de Mamuts, genuinos representantes de los Otros, el destino cambia de nuevo su rumbo.

Opinión:
Agradable.

Este tercer tomo, me ha sorprendido gratamente, sobretodo, al principio. ¿Por qué? Por la rapidez de la acción. En todos los otros se hacían pesadas descripciones y tenían un lento comenzar. Éste, a diferencia de todos los demás, empieza con el encuentro entre el Campamento del León y Ayla y Jondalar. ¿Y qué resultado puede tener ese encuentro? Pues muchas personas boquiabiertas, pero no solo entre el Campamento del León, sino también de Ayla y Jodalar, los cuáles descubren que el Campamento del León tiene tanto que ofrecerles como ellos.
Las diferencias de habla, costumbres, comidas, aficiones,…por nombrar solo algunas de las características de vida a las cuáles Ayla y Jondalar deberán aprender para conseguir convivir en esta comunidad.

Pero el principal problema no han sido la barrera de las costumbres, sino Ranec. ¿Y éste quién es? Pues un joven tallista negro que también forma parte del Campamento, el cuál siente una fuerte atracción hacia la perfección de Ayla como nunca había imaginado.  Eso, despierta los celos de Jondalar, el cual no se cree merecedor del amor de Ayla, hasta tal punto que llegan a distanciarse.

Me ha gustado mucho estos problemas amorosos, y el tan bien logrado triángulo amoroso. Además Ranec es un personaje que está muy bien elaborado, siendo alguien fresco y definido, con las ideas bien claras. Su forma de ser y de ir atrapando a Ayla cada vez más en su red me ha parecido muy bien lograda.

Y no solo Ranec, ¡son tantos los personajes nuevos! Afortunadamente, no sé si ya es de tanto leer libros de esta saga o por alguna misteriosa razón, la mayoría de nombres, se me han quedado: Talut, jefe del Campamento, el cual me ha recordado mucho a Brun; Latie, la pequeña encantadora hija de Talut, Rydag, el niño de espíritus mezclados que el Campamento adoptó; los viejos, pero amigables Crozie y Wymez; el moh-ur, Mamut…demasiados nombres como para entretenerme a dedicarles el tiempo suficiente. Aún así, pienso seriamente destacar alguno

Rydag, es un pobre niño mezclado (una mezcla de el Clan y los Otros), al cual muchos consideran un animal, hasta que Ayla le enseña el lenguaje del Clan. A partir de ese momento los demás lo tratan “como un humano” Ha sido un niño encantador cuyas conversaciones con Ayla adoraba.
También tenemos a Mamut, el Chamán, cuyo parecido a Creb es tan impresionante, que era como si hubiera revivido.  Su forma de hablar, sus gestos, e incluso su amplio conocimiento de las costumbres del Clan me han sorprendido.

En el Campamento del león, hay todo tipo de personas que se encargan de los más diversos oficios. Lo que me ha sorprendido de esto ha sido no hallar rastro de ningún curandero. Es como si ya estuvieran esperando a Ayla…

¡Y qué decir de los animales! Todos me han sorprendido, desde Whinney hasta Bebé, pasando por Corredor y Lobo. ¿Lobo? ¿Y este quién es? ¿Algún tipo de jirafa? Lamento comunicaros que esta historia queda reservada a todos aquellos que lo puedan descubrir por sí mismos.

El resto de la historia ha transcurrido con normalidad, con algún que otro altibajo de acción, aunque lo que sí he de comentar es que lo que más me ha defraudado ha sido el final.

Todos ya sabemos como va a terminar la historia, y, por eso, me esperaba un final más impactante, parecido a una revelación, que contrastase con ese final que todos sabíamos que iba a acontecer. Pero no, no ha sido así. En sólo diez páginas a resuelto todo el nudo que se había ido creando pacientemente, dejando el final bastante cojo y previsible.

PUNTUACIÓN...4/5!

Primeras Líneas...

2 comentarios:

  1. Hola soy fan de esta saga,me falta el leer solo la ultima entrega,pero como preparación estoy releyendo las anteriores y voy por esta,te encontré precisamente buscando algo sobre Rydag,este niño me robo el corazón,su descripción,las "conversaciones" con Ayla,la relación con Nezie o con los demas niños (incluyendo a "lobo")me ha parecido lo mas bello de toda la historia,ni decirte como llore con el desenlace!

    Quizás es por que todavía hay muchos Rydag en nuestra sociedad!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coincido contigo, fue uno de los personajes que más adoré

      Eliminar

"Sabes que has leído un buen libro cuando al cerrar la tapa después de haber leído la última página te sientes como si hubieras perdido a un amigo." Paul Sweeney