miércoles, 15 de agosto de 2018

Minireseñas: El escritor, de Màxim Huerta y Javier Jubera García; Créixer és un mite, de Sarah Andersen

Autor: Màxim Huerta.
Ilustrador: Javier Jubera.
Editorial: Ediciones Hidroavión.
Número de páginas: 54.
Formato: Tapa blanda con solapas.
Precio: 14.90€
ISBN: 978-84-944143-5-0

Sinopsis:
¿Qué pasa si el narrador y el protagonista se enamoran de la misma mujer? ¿Quién gana? ¿El personaje o el escritor? Esta historia se abre paso entre las ventanas y las puertas del deseo y la imaginación.

Opinión:

¿Pero habéis visto qué sinopsis tan original? ¡Que el escritor y el personaje hablan entre ellos! Me encanta esto. ¿Me recomendáis algún otro libro en el que suceda esto? De verdad, me parece fascinante cuando un autor se arriesga de este modo y hace este tipo de metaliteratura porque lleva al lector a reflexionar sobre el propio acto de escribir.

Eso sí, he de decir que la sinopsis engaña un poco. Aquí parece que hay un gran conflicto entre personaje y escritor, pero no es así, en general son grandes amigos y se llevan bastante bien. En esta pequeña historia se presenta a Ricardo, el cuál para superar su última ruptura se dedica a fotografiar portales...hasta que en una de las fotografías aparece una mujer y se enamora de ella nada más verla.

La trama no es gran cosa, lo verdaderamente importante es la relación entre personaje y escritor. Constantemente, Ricardo interrumpe la narración para hablar con el escritor, para hacerle sugerencias, proponer matices e incluso, pedirle que cambie el guión de la historia. Estas interrupciones están bastante bien integradas en el texto y no rompen con el hilo de la narración de una forma brusca.

En cuanto a la edición, mejorable. Al texto le faltaba una revisión. Mirad que es corto, pero he encontrado varios errores ortográficos fruto del despiste y también tipográficos, como el uso de guiones cortos en lugar de largos. Las ilustraciones son interesantes y sin duda aportan mucho a la historia, pero de todas formas no han conseguido emocionarme, no son de mi estilo, demasiado asépticas, aunque los tonos estaban muy bien escogidos.


Como ya he comentado, el libro es muy corto, y no ho sé, a mí me hubiera gustado que se alargara un poco más y que profundizara más en los personajes. Además, esa relación entre personaje-escritor daba mucho más de sí, es algo interesantísimo que no se ha aprovechado al máximo.

Por último, comentar que con lo que me quedo es con la reflexión final acerca de cómo los escritores muchas veces escriben para evadirse ellos mismos, una catarsis que les permite expresar sus miedos y deseos más profundos.

En conclusión, si os gusta la metaliteratura y tenéis la oportunidad de conseguir el libro, tenéis que darle una oportunidad, porque es realmente interesante. De todas formas, no es fácil de conseguir, yo lo encontré de casualidad en la librería en la que trabajo, cuando ya había perdido toda esperanza. No es un libro que vaya a dejaros boketto durante varias horas ni que os ofrezca nada nuevo si habéis leído otras cosas de este estilo, pero por mi parte, me alegro de haberlo leído.

PUNTUACIÓN...3'5/5!

-------------------------------------------------------------------------------------------------

Autora: Sarah Andersen
Traductor: Alena Pons
Editorial: Bridge Editorial
Año de edición: 2016
Páginas: 120
Formato: Rústica
ISBN: 978-84-16670-05-5
Idioma: Català

Sinopsis:
Ets únic i irrepetible? Gaudeixes socialitzant-te per inflar el currículum? Créixer i madurar són uns reptes fascinants per als quals et sents superpreparat/da? Argh. Fot el camp, sisplau.
Aquest llibre és per a la resta d'humans. Aquests còmics documenten com malgastar caps de setmana sencers sense fotre ni brot enganxat/da a internet, l'agonia d'anar pel carrer de la mà del noi o noia que t'agrada, passar el dia somiant que arribes a casa i et poses el pijama, i preguntar-te quan, exactament, et faràs gran.
Bàsicament, el llibre mostra els horrors de la vida moderna.

La Sarah Andersen és una il·lustradora de Brooklyn. Aquest llibre NO és autobiogràfic. Què va.


Opinión:

Ya son varios los libros ilustrados de viñetas de este mismo estilo que he leído, y en general, no me han parecido gran cosa. Esta autora la conocía por viñetas suyas que circulan por Internet, y lo cierto es que es bastante reconocida en cuanto a este estilo de libros. Por ello, me decidí a darle una oportunidad.

Primero de todo, lo he leído en catalán porque no ho sé, la traducción me parece mejor, tiene un encanto, una familiaridad diferente a la versión en castellano. En general el libro me ha gustado, el estilo de dibujo es bonito dentro de su simplicidad y no está excesivamente recargado ni vacío.

En cuanto al contenido, me he sentido identificada con un montón de las situaciones que se representan, y eso está genial porque es uno de los objetivos de este tipo de libros, conectar con el lector.


Alguna que otra viñeta me ha arrancado una sonrisa, pero por lo general el libro no tiene la intención de ser cómico, sino que tiene un punto reflexivo muy interesante, que lo diferencia de otros. Aún así, las reflexiones tampoco son nada del otro mundo, y el formato no permite profundizar.

Añadir que no es un libro que se pueda leer de una sentada, porque eso no te permite asimilarlo bien. Yo lo he leído más despacio que otros libros ilustrados de este estilo, quizás por eso lo he disfrutado más. A esto quiero sumarle que no se me ha hecho demasiado corto, sino que el precio me parece adecuado para las páginas que hay.


Por último, destacar el hilo conductor que une todas la viñetas. Como otros libros así, son viñetas que reflejan los pequeños problemas del día a día y los defectos de una persona normal. Destacar que mis favoritas han sido las viñetas que hacía referencia a la lectura, aunque no había demasiadas.

En conclusión un libro con un dibujo simple pero adecuado, con más intención reflexiva que humorística, con el que te sentirás identificado con mucha facilidad. No le doy una puntuación muy alta porque por lo que veo, este tipo de libros no son de mi estilo, no me llenan, pero creo que como mínimo deberías hojearlo y decidir por vosotros mismos.

PUNTUACIÓN...3'5/5!

domingo, 12 de agosto de 2018

Viñeta del lector 44#


Las películas son mentira (¡oh! ¡Gracias por esta gran revelación! ¡Serás recordada hasta el fin de la humanidad por este descubrimiento!). En muchas películas, cuando muestran a alguien "cómodamente" leyendo, es en la primera postura de la imagen: con el libro encima de la cama/ suelo y la persona que lee, tumbada, apoyándose en el suelo/cama con los codos (seguro que nadie ha entendido esta descripción...Te digo yo que sí, como mínimo lo he intentado). Eso es MUY incómodo. Lo sé porque lo he intentado y no he aguantado más de cinco minutos. Incomodísimo.

Aunque leo en todas partes, tengo dos lugares favoritos en los que leer. Uno de ellos es sentada en la cama. Me pongo un cojín tras la espalda y puedo estar allí leyendo durante horas (mentira, no tienes tanto tiempo para leer. Gracias por recordármelo). Mi segundo lugar favorito es tumbada encima de la montaña de cojines que tengo sobre la alfombra de mi cuarto, sin importar que sea verano o invierno (sí que importa, en verano los cojines dan calor. Da igual, enciendo el ventilador y ya está).

Pero pese a lo cómodos que me resultan ambos sitios, no os podéis hacer una idea del dolor de espalda con el que termino después de estar varias horas en la misma posición leyendo. No importa la cantidad de cojines que use, tengo el síndrome del dolor de libros. Y ya si me pongo a leer en un sitio que no sea ninguno de los dos mencionados, ni os cuento, no os podéis hacer una idea.

Y vosotros, ¿cuál es vuestro lugar favorito para leer? ¿Termináis también entumecidos después de varias horas?

martes, 7 de agosto de 2018

La canción de Troya, de Colleen McCullough

¡Hola a todos!

Los motivos por los que leí este libro son diversos. Lo cierto es que he leído pocas historias ambientadas en la época clásica, en Roma y Grecia (tengo pendiente a Posteguillo, no hace falta que me lo recomendéis), así que una novela basada en la Guerra de Troya me parecía muy atractiva. A eso hay que sumarle que el semestre pasado mi profesor de Arrels clàssiques nos hizo un resumen de La Ilíada y me pareció muy interesante.

Tenía pensado leer La canción de Aquiles, un libro que había cosechado muy buenas críticas, pero mi amiga Describiendo mundos (a quien ese libro no le había gustado en absoluto) me convenció de que leyera una de sus obras favoritas que trataba el mismo tema, La canción de Troya. Y aquí me tenéis.

Tamaño: 15.0x23.0cm.
Nº de páginas: 512 págs.
Editorial: Planeta
Lengua: Castellano
Encuadernación: Tapa dura
ISBN: 9788408034421
Año edición: 2001
Plaza de edición: Barcelona
Traductor: Josefina Guerrero

Sinopsis:
La canción de Troya es la mejor creación de Colleen McCullough. En ella se relata la trágica y terrible epopeya de la guerra de Troya, con tres mil años de antigüedad, una leyenda de amor perdurable, odio inextinguible, venganza, traición, honor y sacrificio. La historia, tan apremiante y apasionada como si se narrara por vez primera, se transmite de un personaje a otro: Príamo, rey de Troya; Helena, la princesa griega; el príncipe Paris; Aquiles, una atormentada máquina de combatir; Héctor, noble y heroico; Ulises, sutil y brillante; Agamenón, rey de reyes. Estos deslumbrantes personajes despiertan una y otra vez nuestras simpatías hacia Troya mientras cada uno de ellos avanza inexorablemente hacia un destino que ni siquiera los dioses pueden evitar. Una novela sobrecogedora que muestra a los lectores de todas las generaciones la inolvidable fuerza de una historia que subyace profundamente en el corazón de la cultura occidental y que aún resuena en estas fechas.

Opinión:
Impresión: Sin sorpresas.

Hay muchos aspectos que quiero tratar y no sé ni por dónde empezar. Quizás podría hacerlo hablándoos de la trama. Si buscáis un libro que narre la guerra de Troya con "fidelidad" (por llamarlo de algún modo), este es vuestro libro. La historia se inicia en el momento en que empieza la rivalidad entre Grecia y Troya (varias décadas antes de la guerra), profundiza en los diez años que duró la guerra y termina con la resolución del conflicto.
Esta portada a entender que es
una novela sobre zoofilia.

No he leído La Ilíada, pero creo que esta novela es como una adaptación más que una reescritura, y bastante fiel. Narra todos los acontecimientos por orden y intentando no inventar nada. ¿Problema de esto? Que la novela es muy previsible, he sentido que todo era muy plano. En general, no tenía interés por saber qué iba a ocurrir porque o ya lo sabía o ya lo imaginaba. En este libro lo importante no es la trama y lo que va a suceder sino entender el punto de vista de cada uno de los personajes.

En general, para mí a esta novela le ha faltado gancho, ritmo, algo que la hiciera adictiva. Y no, no es porque ya conociera la historia (aunque solo superficialmente), eso no tiene nada que ver. Incluso pese a no conocer la trama previamente, la autora se encarga de restarle misterio mediante los oráculos, que siempre aciertan y te adelantan acontecimientos. La autora lo hace intencionadamente. Sabe que la historia de la guerra de Troya es lo suficientemente conocida como para no poder aportar nada nuevo en lo referente a la trama, así que lo que pretende es que el lector conozca mejor a los protagonistas.
Portada que no tiene ningún sentido:
 El caballo era mucho más pequeño
que  las murallas y un poco más
grande que las puertas.

Por eso, ha hecho una novela coral, en la que casi todos los personajes se convierten en narradores en algún momento. Casi cada capítulo está contando por un personaje diferente, no importa si es secundario o no, si se le había mencionado antes o no, aunque algunos, debido a su peso en la trama, repiten narración más de una vez. Esto me ha parecido interesante porque nos permite tener una visión panorámica de todo y al ser capítulos largos, los personajes están lo suficientemente bien desarrollados para conocerlos y entenderlos a todos. Pero no ho sé, no he terminado convencida del todo. Por una parte, me mareaba tanto cambio de perspectiva y por otra, aunque eso debería permitir ver a los personajes desde otros prismas, no es así, sino que siempre están caracterizados igual. Es decir, por ejemplo Aquiles es visto como un héroe, sin importar quién esté narrando. En cambio, en Incerta glòria sí que quedaba claro que las personas somos de una forma u otra según los ojos que nos miran. Y eso aquí no lo he visto.

Sobre los personajes, una cosa que me ha sorprendido es que no me he hecho un lío con los nombres y eso es algo bastante increíble, teniendo en cuenta que todos tienen nombres rarísimos y que hay unos veinte narradores diferentes, si no más. Pero todos los personajes están bien caracterizados y es fácil distinguir sus voces. En general, me han parecido personajes muy humanos, tanto en lo referente a su forma de pensar como en su fuerza o astucia. De todas formas, me gustaría destacar algunos de ellos:

- Helena: la mujer más bella del mundo. Tenía mucha curiosidad por ver cómo la autora sería capaz de reflejar su belleza, y para mí, lo ha conseguido totalmente:

«¡Dioses, qué hermosa era! ¡Helena, Helena de Troya y Amiclas! ¡Helena la sanguijuela! De su persona fluía toda la gracia de Artemisa la cazadora, su rostro irradiaba la delicadeza de rasgos y la sensual atracción de Afrodita. ¡Helena, Helena, Helena…! En aquellos momentos, mientras la contemplaba, comprendí plenamente cuántas noches su imagen había interrumpido mis sueños, cuántas veces en ellos la mujer había soltado su faja incrustada en gemas y había dejado caer sus faldas sobre sus marfileños pies. Helena era Afrodita encarnada en forma mortal, en ella yo reconocía la forma y el continente de la diosa madre jamás vista, que únicamente había oído en los desvaríos de mi padre, enloquecido tras su amoroso encuentro con la diosa del amor.
Helena era la encarnación de todos los sentidos, una Pandora que sonreía y guardaba sus secretos, esclavizada y esclavizante; era la tierra y el amor; humedad y aire; fuego mezclado con un hielo capaz de hacer estallar las venas de los hombres. Dejaba entrever toda la fascinación de la muerte y del misterio, provocaba»

Eso sí, este personaje me ha sorprendido enormemente porque lo imaginaba de una forma totalmente distinta. Pensaba que Helena no era más que una víctima enamorada, pero es todo lo contrario, es una manipuladora de cuidado y una mujer de armas tomar. Eso sí, muy malcriada, egocéntrica y egoísta. Aquí tenéis una muestra:

«Pero Helena estaba hecha de un material más resistente de lo que imaginaban. En lugar de retirarme, adopté la irritante costumbre de reunirme con Hécuba, Andrómaca y las restantes damas nobles en su cámara de esparcimiento para irritarlas acariciándome los senos (son realmente espléndidos) ante su escandalizada mirada (ninguna de ellas se hubiera atrevido a mostrar sus fofas y colgantes carnes). Cuando aquello se agotaba abofeteaba a las sirvientas, vertía leche en sus aburridos tapices y en los extensos productos de sus telares y me sumergía en monólogos sobre violaciones, incendios y saqueos. Una mañana memorable enfurecí de tal modo a Andrómaca que se lanzó sobre mí con uñas y dientes y se llevó una sorpresa mayúscula al descubrir que Helena se había ejercitado en la lucha siendo niña y era demasiado experta para competir con una dama educada como ella. Le puse la zancadilla y le propiné un puñetazo en el ojo, que se le hinchó, cerró y amorató durante casi una luna. Luego anduve divulgando insidiosamente que era obra de Héctor»

- Aquiles: no ho sé, no es un personaje que me haya convencido. Se le puede describir como "un guerrero" pero ya está. Me han gustado sus conflictos interiores, cómo la guerra y lo que vive le va marcando, pero teniendo en cuenta su protagonismo y la cantidad de capítulos narrador por él que hay, esperaba más.

- Patroclo: me pasa lo mismo que con Aquiles. Una de las razones por las que quería leer esta historia era por la interesante historia entre Aquiles y Patroclo. Me ha decepcionado muchísimo. Es algo completamente secundario y yo esperaba más profundidad y más drama. A ver, no me malinterpretéis, el lazo que une a Aquiles y Patroclo es muy estrecho, desde Will y Jem no había visto nada igual pero...no hablan de sentimientos.

- Ulises: y este de aquí es el verdadero héroe de la novela. ¡Viva Ulises! Mi personaje favorito de toda la historia. Sin él, los griegos aún estarían acampados en Troya. Aunque me han comentado que en la Ilíada original casi no tiene importancia, aquí es el motor de todo y la trama solo avanza gracias a él. Me ha gustado por ser tan ingenioso y por tener planes tan buenos. De verdad, Aquiles es un pelele en comparación, no os podéis hacer una idea del peso que tiene en la historia.

- Paris: simplemente, voy a decir que pensaba que tendría más importancia en la historia. Creo que como mucho, hay dos capítulos narrados por él y casi su única función en la novela es "secuestrar" a Helena. No ho sé, y luego pasa olímpicamente de ella. No lo entiendo.

- Héctor: otro personaje que me ha decepcionado por la poca importancia que tiene. Me hubieran gustado más capítulos contados por él porque la autora intenta vendérnoslo como un príncipe sabio y fuerte como Aquiles, pero en el momento en que al final se vuelve narrador es cuando ya ha sufrido el desgaste de una guerra de diez años y está tan rabioso y es tan violento que actúa sin pensar. Y eso no me parece una actitud propia ni de un gran guerrero ni de un un futuro gran soberano.

-Eneas: otro personaje que me ha decepcionado. Tenía una imagen muy romántica de él como gran estratega incomprendido y odiado por todos que al final huía llevando a su padre y a su hijo en brazos, pero qué va, aquí se le representa como alguien frívolo y egoísta a quién solo le importa ser rey de Troya.

- Briseida: realmente es un personaje que no le importa a nadie, pero quería mencionarlo porque hay algo que no me ha convencido en absoluto. Es decir, Aquiles destruye su pueblo, mata a todos sus familiares y quizás a su padre, no muestra arrepentimiento y la secuestra. Y ella se enamora de él, porque es guapo y porque no la viola. Ajá. ¿Se supone que tengo que creérmelo?

Algo positivo sobre los personajes es que no hay "un héroe", "un elegido" gracias al cuál vencen. A ver, sí que lo hay, Aquiles, pero realmente la guerra no se gana gracias a él, sino gracias al papel de todos. Del ingenio de Ulises, de la fuerza de Áyax, del valor de Diomedes y como no, de la fuerza de los soldados rasos. Me ha gustado ver cómo se formaba un consejo en el que no solo había una persona capitaneando, sino que todos contribuían a su manera. No hay un gran jefe más listo y más fuerte que todos, sino que es la suma de las diferentes capacidades de todos lo que les hace fuertes.
Decidme que no soy solo yo y que
 vosotros también veis un mono ahí

Otra cosa que he de añadir sobre los personajes es que la autora inclina la balanza por completo hacia el lado de los griegos. Los troyanos no le importan a nadie. Hay muchos menos capítulos contados desde el punto d vista troyano que desde el punto de vista griego y ese desequilibrio no me ha gustado. La gracia de un enfrentamiento de esta magnitud es el choque entre dos grandes potencias, pero es que los troyanos me han parecido unos mindundis. No son nadie. Mientras que los griegos tienen héroes a puñados (Aquiles, Ulises, Patroclo, Ájax Diomedes, Idomeneo, Néstor, Filoctetes,...), los troyanos tiene a Héctor y ya está. Aunque no conociera la historia, en ningún momento he dudado de la victoria de los griegos. Mientras estos planean estrategias y luchan heroicamente, los troyanos se limitan a quedarse tras las murallas y holgazanear.

Una de las cosas que me ha gustado de los personajes es que son muy humanos, no es solo que no tengan poderes sobrenaturales, tal y como hacen pensar algunos mitos, sino que además se comportan como personas reales. Me ha sorprendido ver cómo fuertes y valerosos guerreros lloran desconsoladamente la muerte de sus seres queridos y no les preocupa lo más mínimo demostrar sus sentimientos, algo que hoy en día parece algo tabú.

«He rogado que mi nombre se perpetuara para ser cantado entre todas las generaciones venideras. Ésa es toda la inmortalidad a que cualquier hombre puede aspirar. El mundo de los muertos no te concede alegrías pero tampoco pesares. Si puedo combatir contra Héctor un millón de veces en los labios de los vivos, nunca moriré realmente»

Sobre la ambientación, bastante bien lograda. La autora se ha documentado muchísimo, y se nota. La época está muy bien representada, tanto en lo referente a las descripciones, las justas y las necesarias, como en la forma de ser de los personajes. Por ejemplo, la aceptación de las relaciones sexuales entre los soldados como algo perfectamente natural, sin que por ello se cuestione la sexualidad de los personajes, que en muchos casos están casados y tienen hijos. Otro ejemplo es el retrato del machismo, de manera para el lector es visible pero no lo critica ni lo exagera, simplemente es un elemento más que está ahí, porque es algo lógico con esa cultura.

«Ella lloró sin cesar, su corazón de mujer no lograba vislumbrar cuan intrincada era la urdimbre del tiempo, de modo que no podía alegrarse conmigo»
(Una muestra de cómo Aquiles considera a las mujeres inferiores)

La descripción de las escenas de lucha también están muy bien desarrolladas, con bastante realismo, pero no ho sé, pese a haber bastantes y mostrar acción, eran carentes de emoción: desde el principio se veía venir quién ganaría, quién moriría y quién no. De todas maneras, me ha parecido interesante la idea que introduce de que la guerra une incluso a los enemigos, pues me sorprendió ver cómo los troyanos estaban tan impresionados con Héctor que incluso lo admiraban y les preocupaba matarlo porque les caía bien.
Juraría que han sacado la portada
 de alguna película

Otra cosa que me ha parecido curiosa en lo relativo a la guerra es ver como los combates eran rígidos y estaban sujetos a muchas normas y reglas morales. Pensaba que en la guerra todo valía, pero en este libro no es así. He visto que había toda una serie de protocolos: no se podía atacar a otro reino por sorpresa, había que avisar; los combates de uno contra uno en mitad de la guerra son válidos si son entre dos generales, y nadie tiene permitido intervenir; cuando se hace de noche, se interrumpe el combate y se hace una tregua; no se puede asediar una ciudad bloqueándola oír todas partes, de manera que aunque Troya tenía su puerta principal cerrada, las otras dos estaban abiertas.

El tema de la religión y la mitología me ha gustado. Esperaba encontrarme con una obra llena de fantasía, incluso la presencia física de algunos dioses, pero no es así. Todo el tema de la religión está muy bien integrado en la realidad, de manera que no aparece ningún dios y sus "intervenciones" bien podría ser fruto de la casualidad. Aunque también podría ser cosa de mediación divina, los límites son difusos y no queda claro. Eso sí, todos los personajes son creyentes acérrimos. Durante siglos, los reyes se han aprovechado del cristianismo y han usado la religión como herramienta de poder. Aquí no, la religión controla a los hombres, incluso a los reyes, que en muchos casos parecen siervos de los dioses, los cuáles les hacen ir de aquí para allá.

«Menelao se inclinó hacia él ladeándose para contemplar el rostro inexpresivo de mi padre.—Mi reino está azotado por una plaga, señor. Como mis propios sacerdotes no han podido adivinar la causa que la provoca, recurrí a la pitonisa de Delfos, quien me dijo que debo acudir personalmente a recoger los huesos de los hijos de Prometeo y conducirlos a Amidas, mi capital, donde deben ser enterrados de nuevo para que cese la epidemia.[...] Enfrentarse a la plaga exigía medidas extraordinarias, y siempre había algún rey vagando por mares y playas en busca de algún objeto que, según los oráculos, debía ser restituido a la patria. A veces me preguntaba si el verdadero propósito que se ocultaba tras tales oráculos no consistía en enviar a los reyes a cualquier otro lugar hasta que el desgaste natural condujese a la plaga a su inevitable final. Era un modo de proteger al rey de cualquier peligro, pues si permanecía en su patria era muy probable que falleciese de la misma epidemia o que fuese sacrificado de manera ritual»

Una cosa que me ha decepcionado mucho es el tema del caballo de Troya. Es uno de los episodios más conocidos de la guerra, y transcurre tan al final, que ya pensaba que ni iba a ocurrir. Y no solo eso, es que no está demasiado desarrollado y es todo muy breve. Con la de profundidad que tenía el resto de la novela, esta parte me ha parecido floja, y más si tenemos en cuenta que es el momento culminante de la victoria.

En referencia al final, en las últimas páginas hay un listado de personajes en el que se nos desvela cuál fue el destino de cada uno de ellos tras la guerra. Me ha parecido interesante porque un epílogo hubiera sobrado y es muy útil para saciar la curiosidad. ¿Punto negativo? Me ha sorprendido muchísimo que la mayoría tuviera un final funesto. Es decir, se pasan diez años fuera de su hogar, jugándose la vida, y cuando regresan, en la mayoría de casos los han destronado y terminan en la miseria o son asesinados. No me ha parecido justo, jó.

En conclusión, una novela que explica la guerra de Troya con mucha precisión, bien documentada y que ofrece una gran perspectiva de la historia gracias al uso de una narración coral. Los personajes están bien caracterizados, el tema de la mitología está muy bien integrado y la ambientación está muy trabajada. Aún así, la trama es intencionadamente previsible y tiene poco ritmo porque no hay sorpresas, por lo que no engancha. Está bien, pero a mí no me ha conquistado.

Y ya para terminar, os dejo con mi avance en Goodreads:


PUNTUACIÓN...3'5/5!


Primeras Líneas...


sábado, 4 de agosto de 2018

Visto en las redes 24#

¡Hola! ¿Cómo va todo? ¿Qué tal lleváis el verano? Pero qué calor, madre mía, mañana voy a intentar ir a la playa sí o sí porque es que no se puede estar. Me da pereza hasta respirar.

Pero a lo que iba, ya estoy aquí con un nuevo Visto en las redes. Para los que aún no lo sepan...¿en qué consiste la sección? Visto en las redes es una recopilación de todos aquellos tweets que me han parecido interesantes (y a los que he dado retweet) publicados este mes pasado por diversas personas y también es toda aquella información relacionada con el mundo literario que he compartido por las redes sociales. Es decir que...¡atención, porque podríais salir mencionados en esta entrada! 

Me decidí a crear esta sección para inculcaros a todos mi ideales y dominar el mundo literario porque sé que algunos de vosotros no me seguís en las redes sociales malas personas, sé quiénes sois, me vengaré ¬¬ (tanto porque no os interesa como porque no tenéis una cuenta) y pensé que os podría parecer interesante tener una recopilación de esta información. Así, todos los que no tenéis redes podrías estar al tanto y los que me seguís, pero estáis saturados, podríais tener una recopilación. 

Como sabéis, el blog está en varias redes: en Twitter, en Facebook, en Instagram, en Goodreads y en Bloguers (podéis acceder a mi perfil de cada red social haciendo click en los enlaces), pero estoy especialmente activa en Twitter, Facebook y recientemente Instagram, por lo que en esta sección me centraré en esas redes sociales.

Repito, como en cada ocasión, que la idea de esta sección no es completamente mía (siempre hay que dar créditos). Me inspiré con una sección muy parecida en el blog de Deja volar tu imaginación llamada Citando a Twitter. En ella, Patt recopila algunos de sus retweets favoritos, aunque siempre están relacionados con reflexiones sobre el mundo en general, no centradas en el ámbito literario. Además, es una sección que tiene poco activa (no es una indirecta ni nada, Patt, vuelveeee)

En esta ocasión, he pensado en vuestra integridad física y para tratar de evitar que cada mes me escribáis un Omaira-comentario y debáis ir al hospital, esta vez la entrada va a ser mucho más breve de lo habitual. No, lo cierto es que es más corta por la conjunción de dos factores: he estado menos por redes y he compartido muchos hilos e imágenes (cosa que es muy difícil de poner aquí, así que, ya sabéis, me seguís en las redes y punto). Pero ojo, ¡eso no significa que esta entrada vaya a ser menos interesante!

Visto en Twitter


Pues lo cierto es que no tenía ni idea del origen de la palabra "best seller" hasta que leí esto de Editorial Planeta. Me parece muy curioso. Nunca me había parado a reflexionar sobre desde cuando debía usarse y en parte me ha sorprendido que se popularizara hace tanto tiempo, creía que era un concepto bastante reciente, quizás porque hoy en día todo son "best sellers". Ahora que lo pienso, ¿qué hace que un libro empiece a considerarse "best seller"? ¿Hay un mínimo de ventas?


Ja, no ho entenc, Lurei Book. Claro, es lo que vende, pero es que no es realista. Incluso cuando el propio libro se centra en que la chica es feúcha, en la película no tiene ni una imperfección. Como ejemplo, tenéis El diario de Bridget Jones, yo al personaje no me lo imaginaba así para nada.  Que alguien me explique dónde están esos quilos de más de los que tanto se queja la protagonista que yo no los veo. Es que en las películas, incluso las personas que aparecen de fondo paseando por la calle no tienen el aspecto de personas normales. ¿Sabéis de alguna película en la que hayan escogido a gente normal?


Pero qué bonito esto que dice Ricardo Carrión. Me encanta. Pues sí, reseñar un libro es intentar poner palabras a las emociones que te ha generado una obra teniendo en cuenta que debe ser coherente. Y no es fácil. A veces, cuando un libro me ha gustado mucho dudo entre poner simplemente "Es genial, leedlo ya" o "Wiiiiiiiiiiii", y al final termino haciendo una reseña kilométrica en la que intento no gritar mucho. Reseñar un libro a veces no es tan fácil como parece, es como describirle a un ciego los colores porque puedes hablar de la buena construcción de los personajes, del ritmo, del elaborado worlbuilding, de los giros, del impecable estilo narrativo...pero hablar de esos aspectos técnicos muchas veces no sirve para expresar la pasión con la que está escrito el libro y el cúmulo de sentimientos que te ha generado.


Siempre suelo compartir mensajes con los que coincido pero esta vez no estoy de acuerdo con Rodrigo Éker. A ver, es cierto que si un libro no me esta gustando lo leo despacio porque me da mucha pereza ponerme con él, pero si un libro me está encantando también lo leo "despacio". Con esto quiero decir que lo leo incluso deprisa porque me está pareciendo adictivo, pero me obligo a parar de leer para que me dure más y aprovechar esas pausas para hacer teorías y reflexionar acerca del libro. Eso me pasó con el héroe de las eras y fue algo que desesperó mucho a mi amiga Espe. Cada vez que había una gran revelación (y creedme, había muchas), tenía que parar de leer para asimilarlo y ponerme a hacer otro cosa durante un rato. Como veis, tengo mucha paciencia.


Es cierto lo que comenta Laia Soler. A veces me siento mal al poner puntuaciones muy bajas a un libro porque pienso que su autor tuvo que esforzarse mucho para escribirlo. Pero luego pienso que todos los autores se esfuerzan mucho y ya no me siento tan mal. Si hay un tipo de escritor al que admiro mucho es al que no tiene tiempo de escribir, que tiene que compaginar su trabajo con la escritura, y aún así, es capaz de hacer una maravilla sin perder el ánimo. Es mucho más fácil plasmar en el papel la ciudad de Roma si eres alguien que puede permitirse visitarla, pero en la mayoría de los casos, los escritores tienen otros trabajos y no pueden hacer más que dedicar su poco tiempo libre a leer libros sobre el tema para luego poder hablar de ello. 


Visto en Facebook

Increíble pero cierto, un libro que para leerlo tienes que ir calentándolo con un mechero. He quedado tan sorprendida con este vídeo que comparte In The Know Innovation que no he podido hacer menos que mostrároslo, así que os dejo el enlace aquí. Es que es genial, y además, no podía ser otro que Fahrenheit 451. A ver, que no es práctico, ¿os imagináis tener que leer un libro así? Pero la idea es muy original y me encantaría tener el libro en mi estantería.

martes, 31 de julio de 2018

Relectura: El dador de los recuerdos, de Lois Lowry

¡Hola a todos!
Hoy vengo con una entrada un poco especial. Ya sabéis que no soy muy aficionada a las relecturas. No me gustan porque tengo miedo de que con la relectura, el libro no me guste tanto como la primera vez y pierda el bonito recuerdo que guardaba de él. Pero varios de vosotros me animasteis a releer y este año lo he estado haciendo bastante. Con Artemis Fowl no me he llevado una decepción, así que me animé a releer este, en parte porque había conseguido comprarlo de segunda mano en papel y en parte porque hacía casi siete años que lo había leído.

Conclusión: mi bagaje lector ha cambiado mucho en siete años.

Pues sí. Mi visión de este libro ha cambiado por completo ya decía yo que las relecturas eran malignas. Pero una diferencia abismal. Por eso, estaba indecisa. No sabía si editar mi reseña anterior o hacer una nueva reseña. O dejarlo como estaba. Al final me he decidido a hacer esta entrada en la que hago una revisión de mi reseña original de este libro y que podéis leer aquí. En azul con cursiva son los fragmentos de la reseña original y en negro mis opiniones actuales.

Otra cosa a comentar es una curiosidad respecto a mi ejemplar. Como he dicho, lo compré de segunda mano (así que no puedo reclamar) y cuál fue mi sorpresa al llegar a la página 40...y descubrir que estaba en blanco. Sí, en blanco. Y la 45 también. Y la 49. Y no, no era una técnica del libro, eran errores de imprenta. Pero qué bonito. En total al libro le faltaban unas diez páginas aleatorias entre les capítulos ocho y nueve. Genial. A ver, pensándolo ahora en perspectiva, es chulo porque es un libro curioso, pero os digo yo que cuando giré la página y vi que estaba en blanco casi me dio algo.

Una ultima cosa. El dador de los recuerdos es la primera parte de una pensaba que era una trilogía, pero Omaira me dijo que no saga de libros que, por lo que he visto, no tienen nada que ver. Sí, habéis leído bien: saga de libros que no tienen nada que ver. No hay los mismos personajes, ni la misma sociedad, ni es el pasado o el futuro de un mismo mundo. Tienen en común que están protagonizados por niños que quieren escapar de una sociedad distópica. Pero ya está, esa es toda la relación. Pues muy bien, yo a eso no lo llamaría saga, pero quién soy yo para juzgar.

Pues nada, que ya que estaba decidí leer los libros que me faltaban...craso error. Solo he leído el segundo y me ha gustado tan poco que he desistido de seguir con el resto. Después de mis lecturas obligatorias no estoy para leer libros malos. Supongo que ya os traeré una minireseña de la segunda parte, por ahora, os dejo con esto

Lois Lowry
Título original: The Giver
Año de publicación: 1993
Editorial: Everest
Traducción: María Luisa Balseiro Fernández-Campoamor
Edición: 2009
ISBN: 978-84-241-3584-3
Precio: 15€

Sinopsis:
Diciembre es el mes en el que se celebra la Ceremonia anual, en la que los Doce reciben sus determinadas funciones por el Comité de Ancianos. Pero Jonás, un niño que cumple doce años, ha sido elegido para algo muy especial. Cuando su selección le lleva ante el más honorable de los ancianos -el Dador-, Jonás comienza a darse cuenta de los secretos que subyacen bajo la frágil perfección de su mundo.

Opinión:

Íncreíble. De la emoción le puse dos tildes. Olé yo. Mira, Laura del pasado, no te flipes tanto.

Sólo así lo puedo definir. Pues ahora mismo se me ocurren muchas otras formas de definirlo.

Me ha encantado la trama, los personajes, lo novedoso de la historia...Lo único en lo que coincido con esta frase es en el uso del pasado. No, ahora en serio, no me juzguéis, puede que fuera la primera distopía que leía...Y tiene cosas positivas. El mundo me ha gustado, me sigue pareciendo original. Todo lo demás ya no.

Además, ha sido muy emocionante ir descubriendo el mundo, como un recién nacido junto con Jonás. Dejando de lado la maravillosa sintaxis de esta frase (Nota mental: no volver a releer reseñas mías de cuando empecé con el blog), no ha sido emocionante. Como mucho entretenido. Eso sí, la presentación del mundo está muy bien, el autor nos va presentando la sociedad en la que vive Jonás poco a poco, pero tan a poco a poco que parece que el libro entero es una introducción a una historia que no ha empezado. Que sí, que la sociedad en la que vive Jonás es interesante, pero el núcleo de la obra es la presentación de esa sociedad. Y ya está. No hay una trama detrás que le dé fuerza. 

Para quién haya leído "Juntos" o "Matched" les puedo decir que es un mundo futurista muy parecido, (Omaira puede confirmarlo) aunque más exagerado (no estoy muy segura de esto, no recuerdo los detalles de ambos libros y ya me gustaron poco en su momento, so, no voy a releerlos) y desde el punto de vista de un niño.  Contarlo desde el punto de vista de un niño me ha gustado, porque vemos el mundo desde su ingenuidad e inocencia. Y sí, como niño está bien retratado, pero ha sido un personaje que ha pasado sin pena ni gloria.

La historia es muy bonita, emocionante y entretenida. No puedo imaginar cuál era mi nivel de aburrimiento en el momento en que leí este libro como para que esto me pareciera emocionante...Y eso que esta relectura la he hecho en periodo de exámenes, es decir, en un momento en el que necesitaba leer.

No le pongo un diez al libro, (¿UN DIEZ AL LIBRO? ¿Quién eres? Por yo no soy. De verdad, qué poco exigente que era...) porque a pesar de lo (im)perfecto que es hubo algunas pequeñas cosas que no me gustaron. Bien, veamos a la Laura hater de hace siete años.

Como que a mitad del libro (os lo adelanto, porque así os podéis hacer mas o menos a la idea de como es ese mundo) (y esta soy yo haciendo spoilers como si nada) me enteré que la gente no veía los colores, no oía la música, no conocían la luz dcel sol, no conocían las nubes, ni la nieve, no sentían ni frío ni calor, no sentían dolor, no sentían...Dejando de lado una c que se ha colado en "del sol" (si no fuera porque me da una pereza enorme corregiría los errores ortográficos de mis primeras entradas. Mare meva, y a mi que me sabe mal si en alguna entrada actual hago una falta...no hay color, escribo a las mil maravillas en comparación), he de admitir que estoy de acuerdo con esto. Si hay algo que se puede salvar del libro son las páginas en blanco es la sociedad. Me ha parecido muy interesante el tipo de sociedad en la que vive Jonás, tal y como la describo arriba. Es una especie de mundo feliz que se ha conseguido mediante la supresión de casi todo: no hay sentimientos, no hay frío ni calor, no hay diferencias entre las personas, no se puede decidir, no hay familias naturales,...y un largo etcétera. Para más información, leed el libro. Problema número 1: ¿cómo se consigue que la gente no vea los colores? Es un misterio, no hay explicaciones de nada. Problema número 2: de todas estas cosas que faltan no nos enteramos hasta la mitad, cuando el protagonista vislumbra flashes de color. Entonces fue cuando me dije (bueno, no, porque ya lo sabía de la primera vez que lo leí, pero whatever) "ah, que no ven los colores". No ho sé, creo que hubiera sido más impactante saberlo de antes

Además el final podía haber sido más trabajado, lo deja muy abierto. Pues sí, en eso coincidí con Omaira. El final sucede muy deprisa, casi no se dan explicaciones y queda muy abierto, con cosas en el aire. Una maravilla, vaya.

Al terminar el libro, descubrí que había dos (Tres. ¡Vivan los autores que se sacan libros de la manga!) continuaciones más, pero leyéndome sus sinopsis he visto que no tienen nada que ver con este libro, y eso que son de la misma saga! Yo no los he leído, por miedo a encontrarme un fianl tan abierot como este y luego quedarme con las ganas. Ya. Soy tonta. No hace falta que me lo digáis. Debería haber hecho caso a esto. El segundo libro no tiene nada que ver con este y también tiene un "fianl tan abierot" (me estoy planteando muy seriamente a ver si escribí esta reseña con los ojos abiertos o cerrados). Pues sí El dador de los recuerdos tiene un final bastante abierto y es precipitado. Todo sucede muy deprisa, no hay suficientes explicaciones y podía haberse desarrollado más.

Bueno, este libro es más que recomendable (discrepo), para los sentimentalistas (sin comentarios) y para el público adolescente (Corrijo: infantil/juvenil/primeros lectores de novela). Aquí no encontrareis una apasionada historia de amor (sino más bien una dulce y pequeñita, pero que queda muy bien) Sé que esto es la mitad de una oración y que debería esperar o hacer un paréntesis, pero me salto todas las normas porque necesito comentar esto. De historia de amor nada. NADA. Al protagonista le gusta una chica y lo menciona una vez. UNA. Y creo que tienen dos diálogos. Y ya está. Que a ver, se entiende porque los personajes tienen doce años así que no se puede desarrollar un romance (no me habléis de La edad de los milagros, gracias), y no lo veo mal. Lo que veo muy raro es mi comentario de una historia de amor "dulce y pequeñita". Voy a mirar en Goodreads a ver si hay otro libro con este título os digo yo que no, porque creo que mi yo del pasado se leyó uno diferente. Me'n faig creus, de veres.

 ni mucha acción, pero si mucha fantasía de un mundo que parece casi real y muy emocionante. Cierto, no hay mucha acción (por no decir ninguna) y el mundo me parece interesante, y podría ser bastante real...si se dieran las explicaciones suficientes para justificarlo, pero no es así. En cuanto a lo de emocionante...pues qué queréis que os diga.

Por último me gustaría deciros que aquí tenéis el book trailer del libro. La verdad, no lo encuentro apropiado, pues da la sensación de ser un libro de terror, aunque se trate de todo lo contrario. Bueno, al fin algo con lo que coincido plenamente. Aquí os dejo el enlace al booktrailer y sí, sigo pensando que da a entender al lector que se trata de un libro mucho más maduro y de terror.

En conclusión: no me gustan las relecturas. Guardaba un muy buen recuerdo de este libro, pero me ha decepcionado muchísimo. Esta relectura me ha demostrado la importancia del bagaje lector, y cómo la valoración de un libro depende tanto no solo de la persona que lo está leyendo, sino de lo que ha vivido/leído esa persona. El dador de los recuerdos es un libro que plantea una sociedad perfecta interesante y que tiene un argumento con potencial, pero le falta desarrollo, profundidad y madurez, tanto en la trama como en los personajes como en el estilo narrativo. Además del hecho de ser muy introductoria, tener un final abierto y necesitar urgentemente una trama más potente. De todas formas, no voy a censurarlo porque no me haya gustado. Y es que no me ha gustado ahora. Pero la primera vez que lo leí me encantó. Así que me parece un buen libro infantil, para aquellos jóvenes que quieran leer por primera vez algo del género distópico.

Y ya para terminar, os dejo con mi avance en Goodreads:



PUNTUACIÓN...2/5!


Primeras Líneas...