sábado, 16 de junio de 2018

Frases memorables: El guardián del tiempo


¡Hola a todos! ¿Cómo lo lleváis?
Hoy os traigo una nueva entrada de Frases memorables, en esta ocasión de un libro que creo que es poco conocido, El guardián del tiempo, de Mitch Albom. Fue un libro que me gustó dentro de lo que cabe. Es muy "fábula", lleno de enseñanzas, mensajes y reflexiones sobre el tiempo y la vida, sin ser un libro de autoayuda directamente, pues tiene una pequeña historia. Es muy al estilo Canción de navidad o Momo, para que me entendáis. Y claro, ¡la de citas que me apunté! 

Iba a dejaros las citas con un pequeño comentario en cada una, pero me parecen bastante claras, así que no haría más que repetirme. Es cierto que lo que quieren transmitir (vive intensamente, el amor no se consigue con dinero, disfruta de lo que tienes, etc.), son ideas que ya conocemos y que hemos leído mil veces en otros sitios. Pero de todas formas, nunca está mal que te recuerden este tipo de cosas. Aunque todas me gustan, mi favorita es la cinco. ¿Cuál os gusta más? ¿Os identificáis con alguna? 

1. "No es lo mismo no envejecer que vivir"


2. "A veces, cuando no recibes el amor que deseas, te convences de que, con un regalo, lo conseguirás"



3. "- Todos añoramos lo perdido, pero a veces olvidamos lo que tenemos"



4. "Hacernos daño para hacer sufrir a los demás solo es otra manera de pedir amor a gritos"



5. "Cuando el tiempo es infinito, nada es especial. Sin pérdidas ni sacrificios no podemos valorar lo que tenemos"



martes, 12 de junio de 2018

Crim de sang, de Sebastià Alzamora

Y sí, ya vuelvo a estar aquí con una reseña de otra de mis lecturas obligatorias. Siento que mis reseñas sean últimamente así, pero qué le voy a hacer, no leo otra cosa.

En esta ocasión, el libro tenía buena pinta y lo empecé con expectativas positivas. La portada era atrayente, en la sinopsis se hacían referencia a elementos fantásticos, el profesor nos había asustado diciéndonos que había mucha sangre y muerte...así que como mínimo iba a tener acción.

Idò. Nada. Otro libro que sumar a la lista de decepciones. 

Títol: Crim de Sang
Autor: Sebastià Alzamora
Editorial: Proa
Col·lecció: A tot vent
Pàgines: 208
ISBN: 978-84-7588-290-1
Preu: 20€

Sinopsis:
Barcelona, estiu de 1936. Als inicis de la guerra civil, en plena persecució i matança de religiosos per part de nuclis anarcosindicalistes, un sacerdot marista i un nen de set o vuit anys apareixen assassinats en circumstàncies molt estranyes. El comissari Gregori Muñoz obre una investigació per descobrir la identitat de l'assassí, de qui només sabem que és algú que afirma ser un vampir. Mentrestant, una comunitat de monges caputxines viu un estrany segrest dins el seu convent, en companyia del bisbe de Barcelona, que ha estat suposadament executat. La recerca policial farà coincidir el comissari amb les negociacions que mantenen l’orde marista i la CNT-FAI per alliberar 172 religiosos a canvi d’una important suma de diners.

Opinión:

Vale, os cuento de qué va para los que no entendéis catalán. La novela está ambientada en 1936, en Barcelona, durante la guerra civil. Por un lado, tenemos vampiro en la ciudad que ha matado a varias personas y un comisario lo investiga. Por otro tenemos a un grupo de religiosos que intenta salir del país con vida porque los persiguen los anarquistas. Por último, tenemos un convento de monjas recluidas y escondidas del mundo. Y por cosas de la vida, las tres tramas se juntas y sale esta novela.

Para empezar: no es un libro de vampiros. DANGER, DANGER. Todos los que penséis cogerlo por eso, os aviso: no es de vampiros. A mí que me engañen no me gusta, y que me vendan una cosa cuando es otra, pues mira, no. La sinopsis te da a entender que esta es una novela policial ambientada en la guerra civil y que contiene elementos fantásticos. Error. Esa podría haber sido una historia regular, pero entretenida, pero no ha sido el caso.

Empezaré por el vampiro. Sí, hay un vampiro que mata a un par de personas durante todo el libro (muy poca gente en comparación con la gente que matan las bombas de la guerra, pero bueno), además, es un vampiro que narra algunos capítulos en primera persona. Creo que es el personaje con el que más he empatizado, así que imaginad cómo son el resto. Pese a ser un asesino, no me ha caído mal, quizás porque presenta su condición como tan natural e inevitable, que sentimos que lo hace todo por necesidad. Y eso que no conocemos su pasado, algo que nos hubiera permitido empatizar más. Tampoco se pone a reflexionar sobre lo que implica ser un vampiro, pero sí hace reflexiones morales. Quizás la mayor pega el vampiro es que no tiene la menor importancia en toda la obra. De verdad, lo sustituyen por un asesino normal y la trama se hubiera podido desarrollar igual. Lo único que aporta son sus reflexiones filosóficas.Es que llega al punto que me olvido completamente de él y no tenía intriga por saber quién era.

Además del vampiro, hay otro ser sobrenatural, un caballo construido como el monstruo de Frankestein. Otro elemento que me sobraba por completo. Y no solo eso, es que no me lo he creído en absoluto. Vamos, alguien coge partes de cuerpos humanos y metal y consigue crear un caballo realista y que tiene vida propia. Osea, no, si no me das más detalles, no me lo creo. Y no me vengáis ahora con el monstruo de Frankestein, porque en ese caso a)Daba la explicación de usar electricidad (aunque eso no funcione es un intento de explicación) y b)Nadie lo había intentado antes, así que podría funcionar. En este caso, lo que me pregunto es "¿y cómo es que otras personas que lo han intentado antes no les ha funcionado?". Le expuse mi escepticismo al profesor y me dijo que era un tipo de ciencia ficción en la que no se dan explicaciones. PERDONA. Lo he investigado (para asegurarme) e incluso en la ciencia ficción blanda se dan un mínimo de explicaciones. No estoy pidiendo un tratado sobre la reanimación de seres robóticos, ¡pero que como mínimo se intente! Y si es fantasía ¡que me digan que es magia! Vale, ya paro, es que esto me tenía muy enfadada.

Entonces, si lo del vampiro no es importante...¿lo importante es la investigación? Nanay de la china. Eso no es una investigación ni es nada. Hay un comisario, Gregorio Muñoz, que quiere hacer justicia y descubrir al asesino, pero ahí acaba la cosa porque no tiene una sola pista ni ninguna posibilidad de descubrirlo SPOILER (subrayar para leer) Al final captura al asesino (pero por otro crimen, no sabe que es el asesino), pero lo hace de casualidad, porque sus superiores lo han enviado allí y se lo encuentra, pero ya está FIN SPOILER.

Entonces, ¿de qué va la novela? Pues básicamente de los monjes que quieren escapar y el hecho de que han entrado en contacto con alguien que, por un módico precio, puede ayudarles.Como no he leído mucho sobre la guerra civil, me ha parecido interesante toda la información relativa a la persecución religiosa, pero bueno, la intención de la novela no es ni hacernos un retrato de la Barcelona bombardeada ni de la persecución religiosa. No nos explica las razones de los anarquista y las razones de los religiosos, ni tan siquiera el por qué los persiguen. No es un libro que retrate la guerra. Y como veis, tampoco es un libro de acción o con ritmo. Y es que, de nuevo, novedad, nos encontramos con una novela de personajes. Lloro.

La novela se centra en la reflexión sobre la moral, que es interesante, no lo niego, pero no es lo que buscaba. Lo primero que choca es ver al comisario Gregorio Muñoz investigando un crimen en una Barcelona en guerra donde hay muertos mires donde mires. Me impactó. ¿Qué utilidad tiene eso? Una reflexión interesante. Y luego está el hecho de que todos los personajes son contradictorios. No hay buenos ni malos, no hay gente de un bando y gente de otro, y eso es algo muy interesante, porque nosotros somos así, contradictorios. Me ha parecido interesante ver que algunos anarquistas censuraban las acciones de los suyos, mientras que los religiosos eran capaces de pagarle a sus enemigos solo para salvar la vida. Y Gregorio Muñoz no se salva, es un policía del género de la novela negra si obviamos el hecho de que no investiga ningún caso.

La novela se centra sobretodo en el mal y la oscuridad de los personajes. Aunque la parte del vampiro está en primera persona, el resto de la novela es un narrador omnisciente en tercera persona que se focaliza en algunos personajes. Y por ello, solo los conocemos parcialmente, en especial, falta información sobre su pasado y una explicación de por qué son como son, es como si hubieran aparecido de la nada al empezar la novela.

Lo que había olvidado mencionar hasta ahora es la trama de las monjas. Y es que, como pasa con el vampiro, es irrelevante. Esta trama se centra en una niña acogida allí, Concepció, de trece años a la que se le ha encargado la tarea de componer una gran obra musical, y no solo eso, además el obispo siempre la está rondando con oscuras intenciones...Al principio esta era la trama que más me atraía, pero es que no aporta nada, y la niña lo único que hace es darle vueltas a los mismo pensamientos una y otra vez. Además, no es por ser insensible, pero sus padecimientos me parecían nada en comparación con al cantidad de gente que moría diariamente en Barcelona.

Aquí he de hacer un inciso para hablar del papel de la mujer en esta novela: todas son patéticas. No sé si el autor lo hizo a propósito o qué, pero esa es la impresión que me ha dado. Las mujeres en esta novela solo saben cuidar de la casa (o el convento), llorar y lamentarse. Muy fuerte. Es decir, hay 27 monjas, ¿y ninguna puede detener al obispo? ¿Hola? O la madre abadesa, que ante el maltrato de su hermano solo llora y mira impasible sus crueldades, sin intentar hacer nunca nada. Muy triste.

Oh, olvidaba hablaros del hermano de la abadesa, Manuel Escorza, el villano de la novela. Y bueno, no os he hablado de él porque es un psicópata y ya está, esa es casi toda la caracterización del personaje. No me ha caído bien, por supuesto, es muy cruel y malvado, pero poco más tengo que decir, como tampoco tiene un oponente claro, no ha sido gran cosa.

Una cosa positiva que tengo que reconocerle al libro es que está bien escrito. El estilo narrativo me ha gustado. No he visto errores ortográficos, la narración es ligera, hay la cantidad adecuada de diálogos y narración,y en general, la novela se lee bien.


En cuanto al final, bueno, admito que las previsiones del profesor en cuanto a la sangre y muerte se han cumplido, pero no ho sé, las muertes me han sabido a poco, tampoco me han tocado la fibra. Hay alguna descripción un poco escabrosa, pero qué queréis que os diga, he leído cosas peores, y eso que a mí no me gusta nada este tema.

En conclusión, un libro con una interesante reflexión sobre la moralidad con un estilo narrativo correcto y que se lee con facilidad. No hay demasiado ritmo ni acción, se centra en profundizar en los personajes y aunque trata el tema de la persecución religiosa durante la guerra civil, tampoco no se centra en ello. Por mi parte, no me ha enganchado. Por cierto, os informo de que la novela, aunque ha sido traducida a varios idiomas, no está en castellano.

Y ya para terminar, os dejo con mi avance en Goodreads:


PD: Odio que en la contraportada se diga que esto es un thriller ¬¬

PUNTUACIÓN... 2'5/5!

Primeras Líneas...


sábado, 9 de junio de 2018

Visto en las redes 22#

¡Hola! ¿Cómo va todo? ¡Muchos ánimos a los que estáis aún de exámenes! Yo ya casi he terminado, me queda entregar un par de trabajos y listo. Pero vaya, que la entrada de hoy va a ser un poco más corta de lo normal (y pese a todo, ya veréis como Omaira me deja un tocho-comentario, no lo puede evitar, cada palabra que digo es oro). El mes pasado no pude estar tanto en las redes como me hubiera gustado, por los exámenes, trabajos y tal, pero bueno, ¡ya falta menos! Y se hace lo que se puede. 

En el Visto en las redes anterior os comentaba que me habían obligado convencido para crear una cuenta de Instagram del blog (podéis ir al perfil aquí). Y me sugeristeis que lo añadiera a esta sección y..¿por qué no? Así que a partir de ahora, también aparecerá por aquí, aunque más que para enseñaros fotos que me requeteencanten (que de esas hay a puñados), enseñaré aquellas que den de qué hablar.

Pero ya vale de introducción, a lo que vamos, para los que aún no lo sepan...¿en qué consiste la sección? Visto en las redes es una recopilación de todos aquellos tweets que me han parecido interesantes (y a los que he dado retweet) publicados este mes pasado por diversas personas y también es toda aquella información relacionada con el mundo literario que he compartido por las redes sociales. Es decir que...¡atención, porque podríais salir mencionados en esta entrada! 

Me decidí a crear esta sección para inculcaros a todos mi ideales y dominar el mundo literario porque sé que algunos de vosotros no me seguís en las redes sociales malas personas, sé quiénes sois, me vengaré ¬¬ (tanto porque no os interesa como porque no tenéis una cuenta) y pensé que os podría parecer interesante tener una recopilación de esta información. Así, todos los que no tenéis redes podrías estar al tanto y los que me seguís, pero estáis saturados, podríais tener una recopilación. 

Como sabéis, el blog está en varias redes: en Twitter, en Facebook, en Instagram, en Goodreads y en Bloguers (podéis acceder a mi perfil  de cada red social haciendo click en los enlaces), pero estoy especialmente activa en Twitter, Facebook y recientemente Instagram, por lo que en esta sección me centraré en esas redes sociales.

Repito, como en cada ocasión, que la idea de esta sección no es completamente mía (siempre hay que dar créditos). Me inspiré con una sección muy parecida en el blog de Deja volar tu imaginación llamada Citando a Twitter. En ella, Patt recopila algunos de sus retweets favoritos, aunque siempre están relacionados con reflexiones sobre el mundo en general, no centradas en el ámbito literario. Además, es una sección que tiene poco activa (no es una indirecta ni nada, Patt, vuelveeee)

Por último, mencionar que varios de los mensajes están en inglés, así que, para superar la barrera del idioma, os los traduciré tan fielmente como me sea posible. Comentar que quiero daros las gracias por la gran acogida que tiene siempre esta sección y también por vuestros maravillosos tocho-comentarios (y los Omaira-comentarios también) que la enriquecen, pues ofrecen diferentes puntos de vista acerca de estos temas. 

Y sin más dilación, os dejo con la entrada de hoy:

Visto en Twitter:


"Razones por las que tener un escritor en casa:
- Saben datos curiosos
- Son fáciles de mantener porque lo único que hacen es comer y escribir
- Son fantásticos para las conversaciones a medianoche porque no duermen..."

A Cait se le ha olvidado añadir que vienen incluidos con un camión lleno de libros. Y que puedes leer su libro antes que nadie. Y que conocen tantas palabras que pueden ayudarte cuando estás letológica (wii, segunda vez que uso esta palabra en dos días, estoy en racha). Así cualquiera dice que no. Jeanny, ¿has dicho que te mudas a vivir a mi casa una temporada? (pero solo si traes tus libros ¬¬)



Coincido con Blue Garcia. Hay libros de los que se habla durante semanas y que los tengo incluso en la sopa. Si solo fuera que se hicieran muchas reseñas de ese libro para promocionarlo, pues mira, aún. Pero es que no es eso. Que si ilustraciones, que si chat con la autora, que si preguntas a la autora, fragmentos de portada, dibujos de los personajes, marcapáginas, sorteo de merchandising del libro,...Cansa. A mi este tipo de campañas no me convencen para leer el libro. Lo que me convence es que se siga hablando del libro (en positivo) mucho tiempo después de su publicación.



Pues sí, El fénix lector tiene razón. Me he encontrado esta justificación decenas de veces. Qué pasa, ¿que el hecho de que te maltrataran de pequeño justifica que quieras destruir la mitad del universo? No, ¿verdad? ¿Y por qué sí justifica que trate mal a la protagonista (porque los del pasado oscuro que en el presente son horribles personas siempre son chicos)? A ver, que entiendo que eso explique su comportamiento, pero no lo justifica. Y por otra parte, el amor no puede solucionar algo así y que después de que el personaje cuente el GRAN secreto, cambie por completo. Cosas así marcan. Para toda la vida. Son parte de ti.



¡Oh! ¡Mirad! ¡Qué casualidad! ¡La palabra que he usado más arriba! Gracias a Ortografía ahora ya sabéis lo que significa...A mí me pasa mucho lo de estar buscando una palabra concreta y no encontrarla, y sino, que lo digan Omaira, Patt y Carme que les pregunto más de una vez. Y a mi hermano no digamos, es mi diccionario personal.



"Mis amigos y yo somos los únicos adolescentes que nunca hemos intercambiado memes.
Todo el mundo sabe que Internet no existe en la ficción, excepto por esa vez en la que usé Google para buscar cómo crear un argumento"

Básicamente, es lo que he dicho, coincido con Brooding YA Hero. He encontrado más personajes buscando información en bibliotecas que en Internet. Y no es eso, es que si el libro no trata de tecnología concretamente, aunque estén ambientados en la actualidad, no usan ni los móviles ni Internet para nada. Y las pocas veces en que recuerdan que viven en el siglo XXI y que tienen móvil, oh, qué inesperado, el móvil no tiene batería. ¡Normal! ¡No lo has cargado en lo que llevamos de libro! Por no hablar ya de redes sociales, eso en la ficción no existe...a menos que sea el tema del libro.



"Yo: Oh sí, ¡soy una gran fan de los libros!
Humano: ¡Fantástico! ¿Qué has estado leyendo últimamente?
Mi cerebro: [borra de la memoria cualquier recuerdo de cualquier libro que haya leído nunca]"
(Acabo de darme cuenta de que Cait ha cambiado su nombre en Twitter :O)

Mirad que leo libro, pero esto que dice Cait me pasa mucho. A veces cuando me preguntan me dan lapsus y olvido qué libro estoy leyendo.Y cualquier libro que haya leído en cualquier momento de mi vida. Y me estreso y entro en crisis. Cosas que pasan. Para ello, tengo un libro comodín. El ocho, de Katherine Neville. Lo habré "leído" ya como 294 veces. Si se me olvida qué libro estoy leyendo, siempre digo este. Que conste que cuando lo leí (¿hace doce años? Ni siquiera tenía blog aún) me gustó. Lo sé, tengo un problema.



Coincido con Alhana, en la realidad hay mucha gente machista, así que creo que en las novelas debería haber más personajes abiertamente machistas. Y no me vengáis que de esos hay muchos. No, lo que hay es machismo encubierto. Yo quiero un personaje al que otro le diga: "eh, eso que acabas de decir es muy machista". O ni eso. Me basta con que el autor no presente eso como algo positivo, sino que sea crítico con ello. Y cuando digo personajes machistas también quiero decir racista, egoístas, quejicas, cuñados,...(acabo de caer en que no hay ni siquiera personajes fumadores). El año pasado leí un montón de libros con personajes que no me caían bien porque no coincidía con su forma de ver el mundo, pero eso no hizo que el libro me gustara menos. ¿Qué opináis?



Estoy de acuerdo con Pablo J. Terol. Hace un par de años que me he puesto a leer clásicos por voluntad propia (sin pausa pero sin prisa) y aunque no haya encontrado ninguno que diga ESTE ES EL LIBRO DE MI VIDA, todos me han aportado cosas, en especial, nuevas visiones del mundo. Me parece importarse no conformarse con lo que conocemos, sino ser capaz de ser críticos con el mundo que nos rodea y comprender cómo ese mismo mundo se veía diferente según la época y la cultura. Y eso creo que es lo que ayudan a entender los clásicos.



Y esto que comenta Pablo J. Terol es justo lo que me ha pasado hace poco con El héroe de las eras o con Artemis Fowl. Y es que si solo valorara algunos aspectos de esas obras, tendrían un 6/5, pero no. Hay que tenerlo todo en cuenta. Y aunque en Artemis Fowl las tramas están genial, falta desarrollo de personajes y worldbuilding. Y aunque en El héroe de las eras el worldbuilding y los personajes están genial, falta ritmo. Por otra parte, nos quejamos mucho de que las editoriales solo publican obras comerciales y no se atreven con apuestas más arriesgadas, pero, es la ley de la oferta y la demanda. Lo publican porque se vende. ¿Y quién lo compra? Nosotros. Hay que ser más críticos con aquello que leemos.



Visto en Facebook:


Poco tengo que añadir a esta maravillosa imagen que nos comparte Cultura Re-evolucionaria. Me encanta esta escalera, me parece muy original y me encantaría que en el edificio de mi universidad hicieran algo así, sería fantástico. El problema sería escoger qué obras deberían figurar allí...


Visto en Instagram:

Pues esta cita y esta reflexión que nos comparte RitaPiedrafita me encantó. Un libro deja de pertenecer al escritor en el momento en que el lector empieza a leerlo. Nadie puede leer un mismo libro igual. Cada lectura que se hace es diferente. No es solo que imaginemos los escenarios y los personajes de manera diferente, es que nuestras experiencias vitales nos han hecho interpretar las cosas de maneras distintas. Dónde yo veo que un personaje usa un tono amable, a otro lector le parecerá sarcástico. Dónde yo vea un romance tóxico, otro lector lo verá bonito. Dónde yo vea un personaje gracioso, otro lo verá tonto. Por no hablar de referencias metaliterarias que según tus conocimientos entenderás o no. Mil cosas. Al leer, reescribimos.


Y eso es todo por hoy. ¡Nos leemos en los comentarios!


miércoles, 6 de junio de 2018

Incerta glòria, de Joan Sales

Hoy os traigo otra de mis últimas lecturas obligatorias. Lo tenía que leer conjuntamente con una amiga pero se ha rajado ella aún no se ha puesto con él y me ha dejado sola. De nuevo es un libro en catalán, pero os aviso que también está en español y incluso hay una película.

He de empezar diciendo que esta reseña va a ser difícil y contradictoria. No me enfrentaba a una reseña tan difícil desde la vez en que reseñé La elegancia del erizo, uno de los libros favoritos de Patt. Y eso que cuando terminé este libro tenía clarísimo que no me había gustado nada. Así que le envié un mensaje a Jan de Trotalibros y Entre lletres muy indignada (pobrecito, ni que me hubiera obligado a leerlo) porque no entendía por qué este libro era de sus favoritos, y bueno, me ayudó bastante a entender por qué no me había gustado y también comprendí por qué le gustaba a él. Moltes gràcies per la xerrada!

Nº de páginas: 544 págs.
Editorial: Club editor
Lengua: Català
Encuadernación: Tapa blanda
ISBN: 9788473291682
Año edición: 2012
Plaza de edición: Barcelona

Sinopsis:
Premi Joanot Martorell de 1955, és una novel·la dividida en quatre parts, que té com a centre neuràlgic la guerra, presentada des de la perspectiva dels vençuts. Es tracta, però, d'una obra que l'autor va anar ampliant en les successives edicions i la traducció francesa (1962), ja més extensa que la catalana va suscitar crítiques molt elogioses, i es va comparar el seu autor amb Dostoievski, Bernanos, Green... La quarta edició (1971) és ja la definitiva, però la darrera part -aquella ampliada-, que portava com a títol "Últimes notícies", esdevindrà en la següent edició El vent de la nit, i serà independent.
Dominada per tres amics joves, que van fer la guerra junts, les dues primeres parts recorren a la forma epistolar i ens presenten la vida al front d'Aragó -cartes de Lluís al seu germà-, i a la rereguarda: escrits de Trini, la companya de Lluís a Juli Soleràs. En canvi, les dues darreres són les memòries de Cruells, el tercer amic, un sacerdot, però amb un salt cronològic important a El vent de la nit, on es reflecteix la Barcelona de postguerra fins a arribar a finals dels seixanta.
Però, al costat de la guerra, presentada sense cap maniqueisme i amb tota la seva cruesa, hi ha l'amor que encarnen dues figures femenines, que freguen el mite, sobretot, la Carlana. La novel·la, de fet, conté una reflexió, profunda sobre el sentit i, especialment, sobre la dificultat de la vida, que només l'amor il·lumina, l'amor humà, però també el diví -que la creu, un símbol autèntic representa. Però, Incerta glòria tracta també d'altres temes cabdals, de la soledat de l'home i del pas del temps, sobretot, mentre mitifica la joventut, aquesta glòria incerta, fugaç, però glòria al cap i a la fi. I és que, partint d'una situació concreta, l'obra esdevé també una reflexió universal sobre una època dramàtica, marcada per les guerres.


Opinión:

Pese a ser una lectura obligatoria, tenía muchas esperanzas puestas en este libro. Me gusta mucho el tema de las guerras mundiales, pero aún no había leído ninguna novela ambientada en la guerra civil española. Además, el autor vivió la guerra, así que esperaba de esta novela una historia que me destrozara... pero no ha sido así.

Hace tiempo leí Escapar de Sobibor, una novela sobre el campo de concentración de Sobibor contada a partir de los testimonios de los supervivientes, y me estremeció por completo. ¡Y eso que había un intermediario, la persona que había hecho las entrevistas! Así que esperaba que una historia escrita por los propios protagonistas me impacta aún más. Pero me ha pasado como con el Diario, de Ana Frank: esperaba un relato más emotivo y sobrecogedor. 

La historia se desarrolla durante toda la guerra civil y está dividida en tres partes contadas por personajes diferentes. Por un lado están Soleràs y Lluís, dos amigos que luchan en el frente en el mismo bando; por otro Trini, la mujer de Lluís, que está en la retaguardia con su hijo, en Barcelona; y luego está Cruells un compañero de batallón de Lluís y Soleràs. La primera parte son cartas que escribe Lluis a su hermano; la segunda parte son las cartas que le escribe Trini a Soleràs; y la tercera parte son cartas que escribe Cruells.

Sobre este formato, he de decir que no me ha convencido. No suelo leer novelas epistolares y en este caso, no me ha parecido muy logrado el efecto, pues las cartas son demasiado largas y continuamente olvidaba que se trataba de una carta. Al principio me resultaron poco creíbles, porque eran cartas inmensas y llenas de reflexiones que saltaban de un tema a otro, pero luego vi que por eso eran realistas, porque si no tuvieras otra cosa que hacer que escribir, sin duda harías cartas así.

Mi problema ha sido con los diálogos que no me los he creído. Para empezar, hay pocos diálogos, algo que le da poca agilidad a la novela. Luego, aunque son cartas, los diálogos están escritos tal cuál, y no me creo que alguien pueda memorizar conversaciones de este modo. Pero lo que menos me ha gustado es que los diálogos se conviertan en monólogos de diez páginas en las que el interlocutor no interrumpe, al contrario piensa cosas como "me da sueño" mientras permite que el monólogo siga. No ho sé, estos monólogos me han parecido una excusa para que los personajes que no son narradores muestren cómo son a través de sus palabras. Pero es que era demasiado artificial.

En cuanto a la trama, pensaba que la historia iba a centrarse en la lucha en el frente: las batallas, las estrategias, el drama de ver morir a gente a tu alrededor, de luchar contra conocidos, el miedo...O en la supervivencia en la retaguardia: las bombas, el hambre, el asesinato de inocentes (esta expresión me da mucha rabia, ¿qué pasa, que los soldados no son inocentes si los han obligado a luchar?), la matanza de curas,...Pero no. He sentido como si la guerra fuera un marco en el que se desarrolla el interior de los personajes. La novela se dedica a que conozcamos a fondo a los personajes, sus miedos, su pasado, sus pasiones, su forma de ver el mundo. Y la guerra, pues está ahí de fondo, algo tan cotidiano que ni merece la pena que se mencione.


Esto al principio me enfadó mucho. Buscaba una historia de "sang i fetge" y me he encontrado con una historia que pese a estar ambientada en plena guerra, tiene poca violencia y detalles escabrosos. No hay ritmo, no hay nudo, no hay acción (excepto en momento puntuales), y en general me he aburrido. Los personajes simplemente viven como pueden, sin perseguir ningún objetivo (bueno, sí sobrevivir, pero viven en "paz" la mayor parte del tiempo). En cambio, se dedican a hacer filosofía la mayor parte del tiempo.

Eso sí, tampoco tenía la sensación de que el autor tuviera la intención de retratar los horrores de la guerra, simplemente menciona las cosas como de pasada, como si no tuvieran importancia. El problema era que la historia no me hacía sentir nada. Y entonces me di cuenta (bé, me lo dijo Jan) que esa era precisamente la intención del autor. 

Los personajes son indiferentes a la guerra y eso es el retrato más realista posible. A todo se acostumbra uno, incluso al horror. Los personajes tenían su muerte tan asumida, los horrores de la guerra tan normalizados que les daba igual todo. No sentían miedo al tener que luchar ni tristeza por los muertos, ni asco por el asesinato, les daba todo igual. Y darte cuenta de que alguien puede sentir indiferencia ante la muerte el asesinato, impacta.

La narración es aséptica, se narran las cosas tal y como se vivieron, sin heroísmos ni interés en exponer los hechos históricos. La guerra civil no fue planificar constantemente estrategias, luchar arriba y abajo cada día, sino un noventa por ciento monotonía, pues la mayoría de soldados no sobrevivía a la lucha a campo abierto, y si lo hacía, luego le tocaba de nuevo esperar hasta la siguiente batalla. La realidad de la guerra fue el aburrimiento de los soldados en el frente, los vagos entretenimientos de los soldados y el hecho de tener la muerte como un peligro tan perpetuo que se integra en su monotonía.

Pero me ha faltado algo. Esa monotonía y indiferencia no aparecen así como así, hay un proceso para llegar hasta ella, pero en la novela no lo vemos. Cuando se nos presenta a Lluís ya hace más de medio año que participa en la guerra. Quizás si hubiéramos conocido a Lluís desde el momento en que llega el frente, si hubiéramos visto su primera batalla y hubiéramos visto como esta capa de indiferencia lo iba rodeado lentamente, quizás no me hubiera parecido tan extraño y hubiera podido conectar mejor con los personajes. Y es que lo que más me duele es que no he sentido el hambre en las calles de Barcelona, no he sentido el miedo de las bombas, no he sentido la persecución de los anarquistas. Pero no lo he sentido porque el autor no pretendía mostrarlo.

Lo que sí me ha quedado claro de esta lectura es la inutilidad de la guerra. En todas las novelas que había leído hasta ahora, en la guerra siempre había dos bandos opuestos. Ninguno de los dos era bueno, había grises, pero siempre eran dos bandos opuestos, con unas fronteras muy claras y unos objetivos. Aquí no es así. No hay fronteras y nadie es de ninguna ideología política (e incluso las propias ideologías políticas se desdibujan), a nadie le importa nada que gane ni que pierda. Es como si nadie supiera por qué se está luchando.


En cuanto a los personajes, tampoco he quedado satisfecha. Todos son personajes muy complejos y se les conoce bien a fondo porque lo único que hacen es hablar de sí mismos y de los demás, pero al mismo tiempo me he sentido frustrada porque he terminado el libro con la sensación de no conocerlos. Sí, sí, es algo muy curioso. Trini por ejemplo. ¿Es la mujer vulgar, fiel y de confianza que cree  Luis? ¿Es la mujer compleja, insegura, confundida y reflexiva que nos muestra ella en sus cartas? ¿Es la mujer fría y distante, sufridora y altiva que nos muestra en Cruells? ¿Es todas ellas al mismo tiempo? ¿No es ninguna? No lo sé, y así con todos los personajes. Pero es que en la realidad las personas somos así, prismas de mil caras, nadie nos conoce realmente, ni siquiera nosotros mismos, somos la suma de todas las visiones. Estoy a favor de los grises, estoy a favor de las contradicciones, pero el hecho de yuxtaponer tantas visiones sobre los personajes ha hecho me ha creado inseguridad, que no los conozca. 

En especial, no me ha gustado Soleràs, es un personaje con el que no he podido conectar en ningún momento. Es el más complejo de todos y un incomprendido, no lo niego, además, tiene sus fantasmas y sus motivos, pero lo he sentido muy distante durante toda la novela y todo lo que decía me sonaba a reflexiones filosóficas que eran demasiado espesas para mí.

En cuanto al final...no sé, me ha encantado (sarcasmo Modo On) enterarme en la nota editorial de que el libro tiene continuación. Este es el único libro del autor y dedicó toda su vida a revisarlo y corregirlo, y al final decidió que la última parte, de unas 250 páginas, titulada El vent de la nit la separaría y sería un libro aparte en el que Cruells nos cuenta qué sucedió tras la guerra. Visto lo visto, siento decir que no tengo intención de leerla.

Como veis, mi opinión acerca de este libro es ambigua. No me ha gustado, pero puedo comprender por qué a otros podría gustarles. No es un mal libro, en absoluto. Está bien escrito, la intención narrativa se alcanza, la narración transmite lo que quería transmitir el autor y los personajes tienen mucha profundidad. Es un libro para todos aquellos que son lectores de personajes, que no les preocupa tanto la trama como el desarrollo interior de los personajes. El interés de esta novela no era dar a conocer unos hechos históricos, no era crear una montaña rusa de sentimientos, no era hacer una historia de ritmo trepidante, sino dar a conocer unos personajes, y por eso a mí no me ha gustado, porque no era para mí. Pero quizás sí es para vosotros, así que no os desanimo a leerlo.

Y para terminar, os dejo con mi avance en Goodreads:
PUNTUACIÓN...3/5!

Primeras Líneas...


sábado, 26 de mayo de 2018

Viñeta del lector 41#



Hoy en día, no conozco a nadie que no vea series/películas/programas televisivos. Iba a decir "no conozco a nadie que no tenga televisión", pero sé que muchos la tenéis de decoración y en su lugar usáis la tablet, el móvil o el ordenador. El hecho es que si le preguntas a alguien "Oye, y qué serie estás viendo/cuál es tu película favorita?" siempre van a responderte. Con la cantidad de oferta que hay es muy probable que no la conozcas, pero seguro que te responden. A mi abuela le encantan las telenovelas y los concursos televisivos; a mi padre le encantan los programas americanos de DMax y Mega (y las "películas del calvo"); mi madre es fan de las comedias a la española; a mi hermano le gusta los musicales en inglés y cualquier película en la que peguen tiros (sí, muy contradictorio todo). No veáis las peripecias que tengo que hacer para elegir una película que ver "en familia" que nos guste a todos (pero lo consigo).

El caso es que hay películas de un montón de géneros y para todos los gustos. Y en la literatura también, así que, como dice la frase "quien dice que leer es aburrido es porque no ha encontrado el libro indicado". Hace años que empecé una campaña en mi casa para conseguir que mi familia leyera (excepto con mi hermano, que lee desde siempre). Y el resultado ha sido que he conseguido que mi abuela haya terminado la mitad de los libros de su estanterías, que mi madre se leyera tres libros y mi padre uno de David Safier. Y os digo yo que les gustaron. Así que conseguí que encontraran el libro indicado y que vieran que la leer no es aburrido. ¿Problema? Que pese a ello no se han convertido en lectores habituales como yo.  

¿Y cómo es eso? Porque aunque a nosotros no nos lo parezca porque estamos acostumbrados, leer no implica solo tener tiempo, sino también es un esfuerzo y no a todo el mundo le parece que merezca la pena ese esfuerzo, por muy bueno que sea el libro. Cuando estoy tan cansada de estudiar que siento que me va a estallar la cabeza, soy incapaz de evadirme en un libro porque me cuesta demasiado. En su lugar, prefiero ver una serie o una película. Ojo, no estoy aquí para decir que los libros son más complejos que las películas (ver Origen después de estudiar debería ser considerado un método de tortura), hay de todo en todas partes, pero al ver una película (en general, siempre hay excepciones) te ahorras tener que imaginártela, y eso me parece una diferencia importante.

Así que sí, estoy de acuerdo con la viñeta del lector, creo que hay un libro indicado para cada uno, que todo el mundo puede descubrir que la lectura no es aburrida, pero eso no significa que tras encontrar ese libro se vayan a convertir en lectores habituales, porque a algunos les puede parecer que el placer de leer no les merece la pena el esfuerzo.

Y vosotros, ¿qué opináis? ¿Estáis de acuerdo con la Viñeta del lector? ¿Habéis conseguido arrastrar a alguien a la lectura? ¿Habéis encontrado el libro indicado para alguien?   


miércoles, 23 de mayo de 2018

Saga Artemis Fowl, Libro VI: Artemis Fowl y su peor enemigo, de Eoin Colfer

¡Hola gente! Ya vuelvo a estar aquí con otra reseña de la relectura de esta saga que me está gustando tanto. En la última ocasión os hice dos minireseñas, pero es que este libro ha sido tan especial que merecía una entrada para él solo. ¡Adelante reseña!

Título: Artemis Fowl y su peor enemigo (Artemis Fowl 6)
Autor: Eoin Colfer
Traductor: Ana Alcaina Pérez
Sello: Montena
Fecha publicación: 11/2010
Idioma: Español
ISBN: 9788484417385
Colección: Serie infinita

Sinopsis:
Querido humano:
Por mucho que quiera, no puedo olvidar mi pasado.
Han transcurrido ya más de tres años desde mi última incursión en el mundo mágico y ahora debo volver...
Nada queda del Artemis que se codeaba con el mundo del subsuelo. Ahora es una persona normal y respetable; solo una sombra enturbia su apacible vida: la salud de su madre se va deteriorando por momentos. El diagnóstico del médico no puede ser más demoledor: padece una enfermedad incurable.
Pero Artemis sabe por experiencia que en el mundo mágico todo es posible, y una vez más se demuestra que es cierto: el antídoto para salvar a su madre únicamente podría elaborarse a partir del cerebro de un lémur... que Artemis mató hace ocho años, cuando codiciaba el poder sin límites. Para conseguirlo deberá retroceder en el tiempo e impedir que su antiguo yo, un niñato odioso, temible e inteligentísimo, acabe con el animal...

Opinión:
Impresión: No solo se puede vivir de trama...

¡Al fin otro libro a la altura! Después de un par de decepciones y altibajos, la saga recupera la brillantez del primer y del tercer libro. Qué decir, buah, nada, que me ha encantado.

De nuevo, nos encontramos con un libro que es TODO TRAMA. De verdad, la historia no para un momento, hay acción constante, y los personajes siempre están o haciendo planes o participando en ellos. En esta ocasión, Artemis viajará en el tiempo y tendrá que enfrentarse contra él mismo. Para empezar: los viajes en el tiempo son consecuentes, y eso es genial porque, aunque me gustan, me pone de los nervios cuando no está bien desarrollado.


Por otra parte, el hecho de tener dos Artemis nos permite comparar cómo ha evolucionado el personaje y las diferencias entre el Artemis de antes y el de ahora. Esto me ha decepcionado en parte. No ho sé, me he dado cuenta de que la diferencia no es tan abismal y que Artemis no ha cambiado tanto. Y eso en parte está bien porque en la realidad la gente no cambia mucho, pero no ho sé, que ya llevo seis libros, debería notarse un poco más. Eso sí, he de decir que me encanta que Artemis no se haya vuelto un alma altruista y buena persona, sino que pese a todo, siga siendo un antihéroe con su propia moral.


Así que una de las quejas respecto a este libro es que ha faltado profundidad en los personajes. Me hubiera gustado conocer sus sentimientos más a fondo. Que ya sé que soy muy fan de las tramas, pero no ho sé, creo que ya empieza a ser hora de conocer bien a los personajes, pero nada, seguimos con una visión superficial de todos. Por ejemplo, de la cultura de las criaturas mágicas a penas se sabe nada, y eso es una pena.

Y no solo eso, en este libro ha faltado mucho la presencia de los secundarios. No ho sé, he echado de menos a Mayordomo y a Potrillo. El que me gusta de cada vez más es Mantillo. Menudo enano. De verdad, soy muy fan. La imagen de los enanos que nos ofrece el autor es genial, tienen cosas curiosísimas.


Artemis también me ha encantado en este libro, tanto el Artemis del pasado como el del presente. Son los mejores. En este libro nos encontramos con un Artemis más agudo de lo habitual. Me encantan los planes de Artemis, además que el autor maneja muy bien la intriga y no conocemos esos planes hasta que se ponen en práctica. Y es que aunque el villano es muy listo, Artemis lo es más, y eso me fascina.

En cuanto a la trama, es lo que he dicho, es un no parar. La novela transcurre en tres días, pero me han parecido semanas de tantas cosas como hacen. Hay mucho ritmo y los personajes no han salido de un lío que ya están metidos en otro. La trama está tan bien, que incluso me han sorprendido varios giros inesperados, y eso que esta es una relectura. En general ha sido una lectura muy emocionante que me ha tenido completamente enganchada a sus páginas.

Una última cosa a comentar es que me ha gustado cómo el autor introduce la trama amorosa. Sigue sin haber romance, pero el autor hace pequeños guiños para ir introduciendo lo que vendrá, cosa que me gusta porque así no será nada precipitado.

En conclusión, un libro que recupera el ingenio y el ritmo del tercer y primer libros, que nos trae de nuevo una historia muy bien construida, llena de acción y con muchas sorpresas. Es cierto que falta algo de profundidad en los personajes y también más madurez en la escritura, pero de todos modos, sigue siendo una saga muy recomendable.

Y ya para terminar, os dejo con mi avance en Goodreads:



PUNTUACIÓN...4/5!


Primeras Líneas...