jueves, 23 de octubre de 2014

El bolígrafo de gel verde, de Eloy Moreno

Tras leer la segunda novela del autor, que me encantó, no pude dejar de leer la novela que lo había hecho tan conocido "El bolígrafo de gel verde".
Aquí os dejo mi reseña:

Título: El bolígrafo de gel verde
Autor: Eloy Moreno
Editorial: Espasa-Calpe
Encuadernación: Tapa blanda
Páginas: 300
PVP: 16.90 €

Sinopsis:
Superficies de vida
Casa: 89 m2
Ascensor: 3 m2
Garaje: 8 m2
Empresa: la sala, unos 80 m2
Restaurante: 50 m2
Cafetería: 30 m2
Casa de los padres de Rebe: 90 m2
Casa de mis padres: 95 m2
Total: 445 m2

¿Puede alguien vivir en 445 m2 durante el resto de su vida?
Seguramente sí, seguramente usted conoce a mucha gente así. Personas que se desplazan por una celda sin estar presas; que se levantan cada día sabiendo que todo va a ser igual que ayer, igual que mañana; personas que a pesar de estar vivas se sienten muertas.
Ésta es la historia de un hombre que fue capaz de hacer realidad lo que cada noche imaginaba bajo las sábanas: empezarlo todo de nuevo. Lo hizo, pero pagó un precio demasiado alto. Pero si de verdad usted quiere saber cuál es el argumento de esta novela, mire su muñeca izquierda; ahí está todo.
Esta novela no ha sido galardonada con ningún conocido premio literario; ni siquiera con uno desconocido.

Por qué este título...
"Al día siguiente, martes, comenzaría mi plan. Lo tenía todo pensado —creí entonces—, y ahora sé que no fue así. Al día siguiente, a la hora del almuerzo, daría cualquier excusa para ir a una papelería en busca de un nuevo boli de gel, pero esta vez lo compraría verde. Sí, verde.
Aquello fue el principio de todo: un boli verde, de gel.
¿Quién más iba a tener un boli de gel verde en toda la oficina?"

Opinión:

En cuanto a mi opinión más directa y sincera, hay dos cosas a tener en cuenta a) Me esperaba otra cosa y b) No me ha gustado.

Iré por partes. Para empezar, el libro derrocha una cantidad de realismo difícil de igualar. En el protagonista vemos el claro reflejo de cualquier hombre corriente, que vive la vida sin vivirla realmente. El autor logra hacernos abrir los ojos y darnos a ver qué clase de mundo nos rodea.

Cómo somos zombis tristes que simplemente se dejan llevar y que viven los días uno igual que el siguiente, en la monotonía, ganando dinero que no podrán usar. Me gustaría extenderme líneas y líneas hablando de lo mismo, de lo bien que el autor define al personaje (a nosotros mismos), de lo bien que ha perfilado el ambiente del hogar (como el nuestro) y también la oficina donde trabaja (como la de cualquiera). Pero sería en vano, pues no conseguiría mostraros más que una sombra de lo que es.

Ahora sí, quizás haya ciertas cosas que se han visto un poco forzadas, como el horario de trabajo del protagonista (Mmm...me parece que no tiene nombre, pero no estoy segura...), el cual trabaja todos los días de nueve a siete. A ver, que un par de días, lo entiendo, pero que ese sea su horario normal...


 Eso sí, hay que admitir que el libro está plagado de interesantes reflexiones, que me han obligado a detenerme para pensar. El problema es que están tan condensadas entre la narración que a penas las veía. Y es que el libro es demasiado descriptivo, solo hay los diálogos justos y necesarios, como si el autor andara evitándolos.


Y todo eso, además de la presencia nula de la acción (en serio, casi no pasa nada, y la poca acción que hay se podría condensar en unas cincuenta páginas) hacen que la lectura de este libro sea lenta y pesada.

Aún así, es decir, a pesar de lo poco que pasa, a lo largo de toda la novela el autor intenta crear algo de suspense, una pequeña bola de nieve que va creciendo poco a poco, pero que, cuando se desvela todo, tampoco me ha sorprendido demasiado.


Así que, en general, la novela me ha decepcionado, esperaba, quizás, algo más parecido a "Lo que encontré bajo el sofá", que me encantó, pero a diferencia de ella, aunque esta quizás derrocha más realismo, no abarca tantos temas y por eso su lectura me ha cansado.

Eso sí, el mensaje de la novela está muy claro, y el protagonista se convierte en un claro ejemplo a seguir, sobretodo por ese final, tan lleno de esperanza.

PUNTUACIÓN...2/5!

Primeras Líneas...

6 comentarios:

  1. A mí me gustó este libro, salvo su final, que no me convenció. Lo que encontré bajo el sofá lo tengo pendiente aún.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coincido contigo con lo del final, pero en general me pareció que a la novela le faltaba chispa

      Eliminar
  2. Hola :)
    Aún no leí nada de este autor, pero tengo pendiente, Lo que encontré bajo el sofá.
    Y e leído que es muy realista su manera de escribir, así que espero ponerme a ello pronto.

    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese fue uno del autor que me gustó mucho, sin duda te lo recomiendo

      Eliminar
  3. ¡Qué decepción! Tenía muchas ganas de leerlo, pero tras esta reseña no sé si me animaré. Muchas gracias por el post. ¡Nos leemos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, ya ves, yo también estaba muy animada pero al final...una pena. ¡Gracias por comentar! ;)

      Eliminar

"Sabes que has leído un buen libro cuando al cerrar la tapa después de haber leído la última página te sientes como si hubieras perdido a un amigo." Paul Sweeney