sábado, 1 de septiembre de 2012

Una serie de Catastróficas Desdichas, Libro I: Un Mal Principio, de Lemony Snicket

Si veis la portada es posible que penséis ¿este no es un libro un poco infantil? Sí. Lo es. Pero aún así, no ha dejado de ser un buen libro.Y, ¿qué me ha pegado para que leyera este libro? Pues el otro día vi la película y como me gustó mucho (dentro lo que cabe), decidí leer los libros, que siempre suelen ser mejores que la película. Descubrí que no había un libro o dos, sino trece. Aquí tenéis la reseña del primero:

Medidas:13.0x19.0cm.
Nº de páginas: 189 págs.
Editorial: MONTENA
Lengua: ESPAÑOL
Encuadernación: Tapa blanda
ISBN: 9788484412168
Año edicón: 2003
Plaza de edición: BARCELONA

Sinopsis:

Estimado lector:

Siento decirte que el libro que tienes en las manos es extremadamente desagradable. Cuenta una triste historia acerca de tres niños con muy mala suerte. Aunque son encantadores y muy listos, los hermanos Baudelaire llevan una vida llena de desgracias e infortunios. Ya desde la primera página de este libro, cuando los niños están en la playa y reciben terribles noticias, y a lo largo de toda la historia, todo tipo de desastres les van a ir pisando los talones. Casi se podría decir que tienen un imán para las catástrofes.
Solo en este librito tan corto, los tres jóvenes y simpáticos niños se enfrentan a un codicioso y repulsivo malvado, se ven obligados a llevar ropa que pica, sobreviven al desastre de un pavoroso incendio, a un complot para despojarles de su fortuna y a tener que tomar gachas frías para el desayuno.
Yo tengo la triste obligación de escribir estos desagradables acontecimientos, pero a ti nada te impide cerrar inmediatamente este libro y leer algo más alegre, si eso es lo que prefieres.
Con todos mis respetos, Lemony Snicket

Opinión:
Impresión: Peculiar

Para todos aquellos que hayan visto la película, os aviso de que no comparéis la película con el libro, pues la película engloba los tres primeros tomos, haciendo un tutifruti de los hechos más destacados. Al haber visto la película, ya nada me ha sorprendido, y eso le ha quitado gracia a la historia, pero no se le puede hacer nada. Hasta el cuarto tomo no podré valorarlo objetivamente.

En general, ha sido un libro interesante, sí, algo infantil, pero supongo que irá madurando a medida que pase el tiempo. Aún así, es una serie tan recomendable como otras de renombre, como Narnia. Lo mejor es que se lee muy rápido (yo tardé apenas tres horas), pues contiene algunas ilustraciones y una letra grande. Pero no creáis que es un libro fino como una pluma: ¡tiene como mínimo 300 páginas!


La historia en si, bastante original e interesante. Son unos huérfanos, los Baudelaire (pronunciado Bodeler), que desde la muerte de sus padres en un incendio, van a vivir con un tío lejano, al que no habían visto nunca y que los trata como esclavos. Casi todos sus intentos de ser felices fracasan y no hacen más que vivir en la desdicha. Me ha sorprendido mucho la inteligencia de los protagonistas, y su extraordinaria forma de resolver los obstáculos que se encuentran en su camino.

El tipo de narración, es algo que he de resaltar, pues, aunque se trate de un narrador omnisciente en tercera persona, a veces, sobretodo al principio de algunos capítulos, se dirige directamente al lector, e incluso nos habla de su propia vida, convirtiéndolo así, en un personaje más de la novela. Además, el tono irónico y libre con el que se refiere a lo que va ocurriendo, hace que no se haga ni pesado, ni te dé miedo.


Y las definiciones...¡eso si que me ha sorprendido! ¿Recordáis que si de niños había una palabra que no entendíamos nos decían que buscáramos en el diccionario? En serio, ¿quién ha interrumpido una emocionada lectura, solo porque hay una palabra que no se entiende? Más adelante, descubrimos libros con notas a pie de página que te definían una que otra palabra o te explicaban algunas referencias a las que hacía mención el libro. Pues en este libro, no. Te incluye la definición, allí en medio, cuando menos te lo esperas. Y no puedes hacer más que sonreír.


Pero lo mejor, han sido, sin duda alguna, los protagonistas. Me ha gustado mucho la personalidad de cada uno de los niños Baudelaire. Tenemos a Violet, una joven muy inteligente, capaz de inventar cualquier cosa con los materiales más simples. Lo único es que la he encontrado demasiado pequeña. Tiene solo 14 años, y hubiera sido mejor hacerla más adulta. Luego, tenemos a Klaus, a quién le encanta leer y también es muy inteligente y te sorprende con sus conocimientos, a pesar de que solo tiene 12 años. Aquí, también le pondría una pega, pues sería más interesante si tuviera unos 14 (Y supiera más de cocina. Aquellos que lean el libro, lo entenderán). Por último tenemos a la encantadora Sunny. Es mi favorita. Me encantan sus comentarios, o sus ininteligibles chillidos, y, aunque tiene poco protagonismo, es el justo y necesario para un bebé de su edad. Además, no es lista, ni una gran atleta, ni nada común, sino una experta mordiendo cosas.


Los otros personajes secundarios, no están demasiado desarrollados, y no se sabe mucho de ellos, a excepción, claro está, del malo de la historia, el Conde Olaf, el cuál no es el malo malísimo perfecto para una novela policíaca, ni tampoco el perfecto genio malvado. Pero para una novela dedicada a una edad más joven, es, ciertamente, el malo ideal.


En cuanto al final...bien. No es un final en sí, porque está muy claro de que continúa, pero el momento en que se ha detenido la novela, me ha parecido el indicado, como si en el siguiente libro fuera a haber un nuevo comienzo.

Por cierto, aquí os dejo la página oficial, que tiene un entretenido juego:
http://www.catastroficasdesdichas.com/


PUNTUACIÓN...3/5!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

"Sabes que has leído un buen libro cuando al cerrar la tapa después de haber leído la última página te sientes como si hubieras perdido a un amigo." Paul Sweeney