martes, 5 de julio de 2022

Cuchillo de agua, de Paolo Bacigalupi

 Nº de páginas: 544
Editorial: Fantascy
Encuadernación: Tapa blanda
ISBN: 9788415831914
Año de edición: 2016
Traductor: Manuel de los Reyes García Campos
Título original: The Water Knife
Autor: Paolo Bacigalupi 

Sinopsis:

En un futuro no muy lejano, tras siglos de sobreexplotación, el río Colorado está secándose. La catástrofe obliga a miles de ciudadanos a emigrar a zonas más fértiles de Estados Unidos, pero los estados deciden construir barreras para impedir la marea de refugiados que se les viene encima.
A medida que la sequía se extiende y se prolonga, el campo y las ciudades se convierten en páramos sin ley, presas de especuladores que empiezan a comerciar con la desesperación de los seres humanos.
En medio de esta desalmada guerra por el agua, el mercenario Angel Velasquez está al servicio de un poderoso cártel que busca nuevos acuíferos. Siguiendo su cometido se cruza con la curtida periodista Lucy Monroe, quien conoce de primera mano el peligro de saber demasiado, y con la joven Maria, hija de un inmigrante mexicano que sueña con escaparse al norte, donde dicen que la tierra sigue poblada de lagos y aún cae agua del cielo.
Con la ciudad de Phoenix viniéndose abajo, no queda más remedio que depender los unos de los otros para sobrevivir. Aun así, en un escenario donde el agua vale más que el oro, las alianzas resultan tan movedizas como la arena.

Por qué este título...
"—Eres un cuchillo de agua y trabajas para Catherine Case. Eres uno de los suyos.
—Pensaba que ibas a decir 007 o algo por el estilo —bromeó Angel, riéndose.
—Me extrañaría que fueras lo bastante listo para hacer de 007. Un guarro sí, a juzgar por cómo me miras el culo, pero no lo bastante listo.
Angel se reclinó, esforzándose por disimular que aquello le había escocido.
—Los cuchillos de agua no existen —dijo—. No son más que invenciones de la gente. Una leyenda, ¿vale? Como el chupacabras. Un hombre del saco al que cargar las culpas cuando las cosas se van a la mierda. Catherine Case no tiene cuchillos de agua, solo un montón de personas encargadas de arreglar sus problemas. Abogados, informadores y guripas, todos los que quieras. Pero ¿cuchillos de agua? —Angel se encogió de hombros—. Ni uno.
La carcajada que soltó Lucy rezumaba sarcasmo"

Opinión:
Impresión: Violento

Cuando me decidí a leer este libro, no sabía que ya había leído otra obra del autor: El cementerio de barcos. Lo descubrí por casualidad, leyendo la biografía que aparece en la solapa. De todos, modos, este conocimiento no ha afectado a mi lectura, pues solo recordaba que me había parecido un libro interesante.

No tenía muchas expectativas puestas en esta obra, pues la cogí sin saber nada de ella de la biblioteca, pero me ha volado la cabeza. Qué maravilla. Una joya oculta que necesita ser descubierta. He leído muchas distopías, pero pocas que ofrezcan una perspectiva tan peculiar, donde el mundo solo es la base para tratar una historia mayor. 

La trama está ambientada en Estados Unidos, muchos años en el futuro. Debido al cambio climático, cada vez llueve menos y hay más tormentas de arena. La sobreexplotación de los ríos y acuíferos ha provocado que en el país haya cada vez más escasez de agua. Cada estado lucha contra los demás para conseguir derechos y ventajas sobre ríos y aguas. Los refugiados se amontonan en las fronteras de los estados más secos, tratando de conseguir llegar al norte, pero son repelidos por sus compatriotas, de forma que el país se va fracturando cada vez más.

El autor empieza y estructura su historia de forma muy inteligente. Cualquier otro hubiera enfocado su historia en los inicios del desastre, hablándonos de un refugiado que ha perdido parte de su familia y quiere llegar al otro lado para reencontrarse con un ser querido. O quizás un exmilitar es contratado para una operación en contra del régimen del agua con el objetivo de repartirla equitativamente entre la población. Hay muchas películas de domingo por la tarde con una trama similar. Pues este libro no tiene nada que ver, ya que el mundo es el telón de fondo. Estamos ante un thriller en el que los protagonistas luchan por encontrar primero unos derechos sobre el agua, ambientado en un mundo que sufre de una gran sequía.

La obra no se molesta en introducirnos nada. No se explica cómo se ha llegado a esta situación, cómo se produjo la crisis, los pactos de gobierno que se hicieron, ni los avances tecnológicos que surgieron, sino que nos planta en mitad de todo esto como si nosotros formáramos parte de ello, como si ya lo supiéramos. Al igual que si ahora mismo se escribiera un thriller ambientado en la Bolivia actual (corrupción policial, mafias, tráfico de drogas y de armas) no se explicaría cómo se ha llegado a esa situación, aquí tampoco lo hace. Es más, mientras que esta novela sobre Bolivia podría escribirse para concienciarnos sobre lo que está pasando ahí, Cuchillo de agua podría ser una novela que se escribiera en el futuro para concienciar a los europeos de los padecimientos en EEUU

No hay ningún tipo de exposición barata, es decir, personajes que hablen de cosas que ya saben, sino que en lugar de contarlo, se muestra. Es por eso que la novela es compleja, pues te exige y confía en la inteligencia del lector para que él mismo construya el pasado y ate cabos para deducir el significado de los conceptos. Es cierto que al principio se me hizo difícil situarme y estaba a la espera de que me explicaran las cosas, pero poco a poco lo fui comprendiendo todo. 

Eso sí, para mí, uno de los fallos de la novela es su americanismo. Para empezar, da a entender que el lector es americano y conoce a la perfección la geografía del país. Se habla muchísimo de los distintos estados del país y me costaba situarme. Por otra parte, aunque al parecer los chinos han ganado importancia, poco más se sabe del resto del mundo. La novela está completamente volcada en EEUU, por lo que no sabemos si la sequía también ha afectado a otros continentes y que han hecho al respecto. Me ha faltado perspectiva global.

La última cosa que me gustaría comentar sobre la ambientación es que la evolución tecnológica resulta coherente, pues se nota que es un mundo distinto donde la tecnología cubre las necesidades de la sociedad (creación de complejos sostenibles, Clearsac un producto para filtrar la orina, salas antipolvo, mascarillas especiales para filtrar el polvo,...), los avances no son desmesurados, por lo que resulta creíble la evolución de las innovaciones técnicas y el lenguaje ha cambiado ligeramente, añadiendo nuevas palabras acorde con el mundo (como "cuchillo de agua", "derecho sénior", "helicópteros negros", "granjas verticales",..).

 Pasando a hablaros de la trama, esta resulta muy interesante. Me gusta que el objetivo sea conseguir un objeto preciado y no derrocar un orden establecido. Eso sí, la obra es muy oscuraHay algunas escenas gráficas muy duras con torturas, violaciones y asesinatos, entre otras cosas. Pese a todo, esa violencia es lógica con el mundo y el autor no se recrea en ella, sino que la usa para reflejar una sociedad corrompida. Hay momento muy fuertes, pero no escapan del realismo derivado de un mundo tan cruel.

Por otra parte, la obra tiene mucho ritmo, hay mucha acción y es bastante dinámica, en parte por el hecho de que hay tres puntos de vista muy distintos que se van entrelazando de forma coherente, no por casualidad. La narración es en tercera persona, pero gracias al estilo indirecto libre empatizas mucho con los personajes. 

Entre los protagonistas está Maria, una joven que malvive en Phoenix revendiendo agua a los obreros.  Pensaba que era un poco mayor, pues tiene una actitud muy madura debido a lo que le ha tocado vivir, pero no es más que una adolescente. Su mejor amiga es Sarah, una joven de su edad que se gana la vida vendiendo su cuerpo y vive a la sombra de un chulo. Maria nos ofrece la perspectiva de alguien que no ha conocido nada mejor, para quien este mundo tan desolador es su presente, pasado y futuro. A diferencia de otros personajes, acepta que esta situación sea algo cotidiano, por lo que solo quiere sobrevivir al día a día y no siente nostalgia ni pretende cambiar el status quo. Me ha parecido un personaje muy realista, además de que me ha gustado su actitud de supervivencia, pues no se aferra a un pasado que ya no existe, sino que lucha por el futuro. 

Por otra parte está Lucy, una periodista de sucesos que lleva viviendo en Phoenix varios años, pese a que podría volver a su tierra natal, donde hay más seguridad. El problema es que ha echado raíces y es incapaz de abandonar su ciudad. Tiene una lucha interna entre revelar la verdad y publicar críticas sobre la corrupción popular y los asesinatos que suceden día tras día o tener la boca cerrada y vivir un día más. Está muy bien llevada la diatriba de Lucy, pues no termina de ser una justiciera, sino que lleva muchos años encubriendo crímenes, pese a que ahora intenta redimirse. Es una mujer fuerte y valiente, muy independiente y capaz, que no se amedrenta ante nada y con una gran fuerza de voluntad. Ella representa el pasado, pues sabe cómo es vivir en paz y lucha por una justicia utópica. 

Por último, tenemos a Ángel, un agente a las órdenes de alguien importante de Las Vegas. Es un exsoldado que es incapaz de ser nada más. No lucha por un país, ni por dinero o poder, sino que es fiel a su jefa, aunque esta le de la espalda. No solo acata las órdenes, sino que lucha por lograr sus objetivos hasta las últimas consecuencias. Pese a esa apariencia de frialdad, no es un mal tipo. Solo recurre a la violencia cuando es necesario, pero entonces resulta letal. No es que lleve una máscara y en el fondo sea buena gente, pues no se arrepiente de sus actos, pero nos muestra como todos somos grises, y no solo buenos o malos. Para mí representa el presente, un presente donde la violencia es el pan de cada día y no hay forma de escapar de ella: quién a hierro mata, a hierro muere.

Al principio quedé sorprendida con estos protagonistas, pues ninguno de ellos me parecía un "héroe" y es que no lo son. Son personas que tienen un objetivo egoísta, y nada más. Creía, ingenua de mí, que la novela se centraría en la redención de los personajes, pero tampoco es eso, pues solo cambian ligeramente. Aquello que pretende la obra es más profundizar en su psique. Además, pensaba que los tres formarían un grupo en busca de un mismo objetivo, pero ni mucho menos. Puede que Lucy y Ángel quieran lo mismo, pero no es el caso de María. Además, no están juntos, sino que sus historias se van entrelazando de forma lógica

"Sus ojos eran como estanques inexplorados, descubiertos por casualidad entre las sombras más oscuras de un cañón de arenisca. Salvación y quietud, todo en uno. Aguas heladas que, cuando te arrodillabas para beber de ellas, aprovechaban tu reflejo para devolverte la mirada desde sus distantes profundidades. Reconocimiento puro. Algo en lo que uno podía ahogarse sin lamentaciones"

Uno de los fallos de la obra es que se centra más en la acción que en los personajes. Me hubiera gustado que se trabajara muchísimo más. Por ejemplo, la relación entre Lucy y Ángel es superficial y no entiendo qué sienten el uno por el otro. Por otra parte, la relación entre María y Sarah, está de fondo al principio, no porque no tengan escenas juntas, sino porque María no piensa suficiente en ella. Por tanto, lo que me ha fallado han sido las dinámicas entre personajes. 

También relacionado con los personajes, adolecen de existir solo en el presente. A veces se hacen pequeñas menciones al pasado Lucy y su hermana, Ángel y el hombre de la pistola o María y su padre, pero me ha faltado conocer más su pasado. ¿Ángel nunca ha tenido una relación con nadie? ¿Nunca tuvo un amigo que murió? ¿Cómo se conocieron María y Sarah? ¿Qué pasó con su casa y su familia? ¿Cómo llegó Lucy a Phoenix? ¿No tiene amistades? En general a todos les ha faltado esa profundidad que los dota de vida antes de la novela. Entiendo que toda esta información no esté, pues el autor tampoco nos habla del pasado del mundo, pero me parece necesaria para dotarlos de realismo.

Por último, comentar que me fascinan los temas que trata la obra, tanto por su importancia  hoy en día, como por el hecho de que pocas obras les dedican atención. En general, la novela es una crítica brutal a la sociedad americana, hasta el punto que yo me sentiría avergonzada de ser parte de una comunidad así. Con la excusa de una situación límite como sería una grave sequía, hace referencia al egoísmo, pues a muchos refugiados estadounidenses se les cierran las fronteras con otros estados y son tiroteados, además se muestra cómo los estados son incapaces de colaborar entre ellos y solo se preocupan de su propio interés. También nos habla de las consecuencias de la legalización de las armas, pues en la obra hay muchísimas disputas que se resuelven con ríos de sangre. Por supuesto, se habla del poco interés que hay hoy en día por cuidar al medio ambiente, así como el despilfarro de recursos del que se hace gala y esa ambición que hace que nos devoremos los unos a los otros.  Superficialmente, se menciona el fanatismo religioso con los Merry Perry, pero de lo que sí habla en profundidad es de la corrupción entre los altos mandos, sean de donde sean, y de cómo estos abusan de su poder. 

"En cualquier caso, en cierta ocasión me dijo algo que se me quedó grabado: que aquí, en Estados Unidos, la gente está sola. Todos estamos solos. Nadie confía en nadie más que en sí mismo, solo confiamos en nosotros mismos. Por eso, decía, esperaba que la India sobreviviera a toda esta mierda del apocalipsis, mientras que Estados Unidos no. Porque aquí nadie sabe quiénes son sus vecinos. —Se le escapó una carcajada—. Todavía recuerdo cómo meneaba la cabeza a un lado y a otro mientras hablaba. «Nadie conoce al vecino.»
Toomie se encogió de hombros.
—Decía que esta ciudad era el lugar más frío en el que hubiera vivido nunca y, cuando veía los arrabales, no se explicaba por qué sus habitantes no colaboraban y construían algo juntos, por qué no se apoyaban más los unos a los otros. Sospechaba, añadió, que tal vez fuera porque en Estados Unidos todo el mundo había dejado su hogar atrás, en otros lugares. Quizá por eso se nos hubiera olvidado lo que significaba tener vecinos".

Teniendo en cuenta todo esto, el mensaje pesimista del final resulta muy acertado. Eso es en lo que nos convertiremos si seguimos así. Es más, pese a ser una distopía el autor se basa en entornos muy reales. Periodistas que ocultan la verdad por miedo a represalias, mujeres que malviven en la calle vendiendo su cuerpo o mediante negocios ilegales y mercenarios contratados por gente poderosa para deshacerse de sus oponentes son realidades en muchos países.

En conclusión, que ya me he alargado demasiado, Cuchillo de agua es una novela formidable, que merece muchísimo la pena. Los personajes están trabajados y nos muestran realidades muy distintas. La trama es trepidante y no va por los mismos derroteros que otras utopías, sino que juega con el thriller para ofrecer una perspectiva menos artificial y más derrotista. La novela es exigente con el lector, no solo por la poca exposición que hay sobre el mundo, el cuál está muy bien integrado, sino también por ser una soberbia crítica a la sociedad estadounidense, pero también sobre nuestro comportamiento respecto al poder y el medioambiente. No es una lectura ligera, sin duda, pero es una obra necesaria que os recomiendo encarecidamente

Cosas que he aprendido:

  • La palabra "correveidile"
  • Cómo integrar un mundo nuevo para el lector
  • No hay que desperdiciar agua

Y ya para terminar, os dejo con mis avances en Goodreads:





PUNTUACIÓN...4/5!

Primeras Líneas...

3 comentarios:

  1. Hola! Me encantó leer esta reseña y me dieron muchas ganas de leerlo. Gracias por compartirlo, un saludo! ♥

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con razón te he convencido, la novela es una maravilla. Me alegro de que te lo hayas apuntado.

      Un saludo,
      Laura.

      Eliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar

"Sabes que has leído un buen libro cuando al cerrar la tapa después de haber leído la última página te sientes como si hubieras perdido a un amigo." Paul Sweeney