miércoles, 6 de junio de 2018

Incerta glòria, de Joan Sales

Hoy os traigo otra de mis últimas lecturas obligatorias. Lo tenía que leer conjuntamente con una amiga pero se ha rajado ella aún no se ha puesto con él y me ha dejado sola. De nuevo es un libro en catalán, pero os aviso que también está en español y incluso hay una película.

He de empezar diciendo que esta reseña va a ser difícil y contradictoria. No me enfrentaba a una reseña tan difícil desde la vez en que reseñé La elegancia del erizo, uno de los libros favoritos de Patt. Y eso que cuando terminé este libro tenía clarísimo que no me había gustado nada. Así que le envié un mensaje a Jan de Trotalibros y Entre lletres muy indignada (pobrecito, ni que me hubiera obligado a leerlo) porque no entendía por qué este libro era de sus favoritos, y bueno, me ayudó bastante a entender por qué no me había gustado y también comprendí por qué le gustaba a él. Moltes gràcies per la xerrada!

Nº de páginas: 544 págs.
Editorial: Club editor
Lengua: Català
Encuadernación: Tapa blanda
ISBN: 9788473291682
Año edición: 2012
Plaza de edición: Barcelona

Sinopsis:
Premi Joanot Martorell de 1955, és una novel·la dividida en quatre parts, que té com a centre neuràlgic la guerra, presentada des de la perspectiva dels vençuts. Es tracta, però, d'una obra que l'autor va anar ampliant en les successives edicions i la traducció francesa (1962), ja més extensa que la catalana va suscitar crítiques molt elogioses, i es va comparar el seu autor amb Dostoievski, Bernanos, Green... La quarta edició (1971) és ja la definitiva, però la darrera part -aquella ampliada-, que portava com a títol "Últimes notícies", esdevindrà en la següent edició El vent de la nit, i serà independent.
Dominada per tres amics joves, que van fer la guerra junts, les dues primeres parts recorren a la forma epistolar i ens presenten la vida al front d'Aragó -cartes de Lluís al seu germà-, i a la rereguarda: escrits de Trini, la companya de Lluís a Juli Soleràs. En canvi, les dues darreres són les memòries de Cruells, el tercer amic, un sacerdot, però amb un salt cronològic important a El vent de la nit, on es reflecteix la Barcelona de postguerra fins a arribar a finals dels seixanta.
Però, al costat de la guerra, presentada sense cap maniqueisme i amb tota la seva cruesa, hi ha l'amor que encarnen dues figures femenines, que freguen el mite, sobretot, la Carlana. La novel·la, de fet, conté una reflexió, profunda sobre el sentit i, especialment, sobre la dificultat de la vida, que només l'amor il·lumina, l'amor humà, però també el diví -que la creu, un símbol autèntic representa. Però, Incerta glòria tracta també d'altres temes cabdals, de la soledat de l'home i del pas del temps, sobretot, mentre mitifica la joventut, aquesta glòria incerta, fugaç, però glòria al cap i a la fi. I és que, partint d'una situació concreta, l'obra esdevé també una reflexió universal sobre una època dramàtica, marcada per les guerres.


Opinión:

Pese a ser una lectura obligatoria, tenía muchas esperanzas puestas en este libro. Me gusta mucho el tema de las guerras mundiales, pero aún no había leído ninguna novela ambientada en la guerra civil española. Además, el autor vivió la guerra, así que esperaba de esta novela una historia que me destrozara... pero no ha sido así.

Hace tiempo leí Escapar de Sobibor, una novela sobre el campo de concentración de Sobibor contada a partir de los testimonios de los supervivientes, y me estremeció por completo. ¡Y eso que había un intermediario, la persona que había hecho las entrevistas! Así que esperaba que una historia escrita por los propios protagonistas me impacta aún más. Pero me ha pasado como con el Diario, de Ana Frank: esperaba un relato más emotivo y sobrecogedor. 

La historia se desarrolla durante toda la guerra civil y está dividida en tres partes contadas por personajes diferentes. Por un lado están Soleràs y Lluís, dos amigos que luchan en el frente en el mismo bando; por otro Trini, la mujer de Lluís, que está en la retaguardia con su hijo, en Barcelona; y luego está Cruells un compañero de batallón de Lluís y Soleràs. La primera parte son cartas que escribe Lluis a su hermano; la segunda parte son las cartas que le escribe Trini a Soleràs; y la tercera parte son cartas que escribe Cruells.

Sobre este formato, he de decir que no me ha convencido. No suelo leer novelas epistolares y en este caso, no me ha parecido muy logrado el efecto, pues las cartas son demasiado largas y continuamente olvidaba que se trataba de una carta. Al principio me resultaron poco creíbles, porque eran cartas inmensas y llenas de reflexiones que saltaban de un tema a otro, pero luego vi que por eso eran realistas, porque si no tuvieras otra cosa que hacer que escribir, sin duda harías cartas así.

Mi problema ha sido con los diálogos que no me los he creído. Para empezar, hay pocos diálogos, algo que le da poca agilidad a la novela. Luego, aunque son cartas, los diálogos están escritos tal cuál, y no me creo que alguien pueda memorizar conversaciones de este modo. Pero lo que menos me ha gustado es que los diálogos se conviertan en monólogos de diez páginas en las que el interlocutor no interrumpe, al contrario piensa cosas como "me da sueño" mientras permite que el monólogo siga. No ho sé, estos monólogos me han parecido una excusa para que los personajes que no son narradores muestren cómo son a través de sus palabras. Pero es que era demasiado artificial.

En cuanto a la trama, pensaba que la historia iba a centrarse en la lucha en el frente: las batallas, las estrategias, el drama de ver morir a gente a tu alrededor, de luchar contra conocidos, el miedo...O en la supervivencia en la retaguardia: las bombas, el hambre, el asesinato de inocentes (esta expresión me da mucha rabia, ¿qué pasa, que los soldados no son inocentes si los han obligado a luchar?), la matanza de curas,...Pero no. He sentido como si la guerra fuera un marco en el que se desarrolla el interior de los personajes. La novela se dedica a que conozcamos a fondo a los personajes, sus miedos, su pasado, sus pasiones, su forma de ver el mundo. Y la guerra, pues está ahí de fondo, algo tan cotidiano que ni merece la pena que se mencione.


Esto al principio me enfadó mucho. Buscaba una historia de "sang i fetge" y me he encontrado con una historia que pese a estar ambientada en plena guerra, tiene poca violencia y detalles escabrosos. No hay ritmo, no hay nudo, no hay acción (excepto en momento puntuales), y en general me he aburrido. Los personajes simplemente viven como pueden, sin perseguir ningún objetivo (bueno, sí sobrevivir, pero viven en "paz" la mayor parte del tiempo). En cambio, se dedican a hacer filosofía la mayor parte del tiempo.

Eso sí, tampoco tenía la sensación de que el autor tuviera la intención de retratar los horrores de la guerra, simplemente menciona las cosas como de pasada, como si no tuvieran importancia. El problema era que la historia no me hacía sentir nada. Y entonces me di cuenta (bé, me lo dijo Jan) que esa era precisamente la intención del autor. 

Los personajes son indiferentes a la guerra y eso es el retrato más realista posible. A todo se acostumbra uno, incluso al horror. Los personajes tenían su muerte tan asumida, los horrores de la guerra tan normalizados que les daba igual todo. No sentían miedo al tener que luchar ni tristeza por los muertos, ni asco por el asesinato, les daba todo igual. Y darte cuenta de que alguien puede sentir indiferencia ante la muerte el asesinato, impacta.

La narración es aséptica, se narran las cosas tal y como se vivieron, sin heroísmos ni interés en exponer los hechos históricos. La guerra civil no fue planificar constantemente estrategias, luchar arriba y abajo cada día, sino un noventa por ciento monotonía, pues la mayoría de soldados no sobrevivía a la lucha a campo abierto, y si lo hacía, luego le tocaba de nuevo esperar hasta la siguiente batalla. La realidad de la guerra fue el aburrimiento de los soldados en el frente, los vagos entretenimientos de los soldados y el hecho de tener la muerte como un peligro tan perpetuo que se integra en su monotonía.

Pero me ha faltado algo. Esa monotonía y indiferencia no aparecen así como así, hay un proceso para llegar hasta ella, pero en la novela no lo vemos. Cuando se nos presenta a Lluís ya hace más de medio año que participa en la guerra. Quizás si hubiéramos conocido a Lluís desde el momento en que llega el frente, si hubiéramos visto su primera batalla y hubiéramos visto como esta capa de indiferencia lo iba rodeado lentamente, quizás no me hubiera parecido tan extraño y hubiera podido conectar mejor con los personajes. Y es que lo que más me duele es que no he sentido el hambre en las calles de Barcelona, no he sentido el miedo de las bombas, no he sentido la persecución de los anarquistas. Pero no lo he sentido porque el autor no pretendía mostrarlo.

Lo que sí me ha quedado claro de esta lectura es la inutilidad de la guerra. En todas las novelas que había leído hasta ahora, en la guerra siempre había dos bandos opuestos. Ninguno de los dos era bueno, había grises, pero siempre eran dos bandos opuestos, con unas fronteras muy claras y unos objetivos. Aquí no es así. No hay fronteras y nadie es de ninguna ideología política (e incluso las propias ideologías políticas se desdibujan), a nadie le importa nada que gane ni que pierda. Es como si nadie supiera por qué se está luchando.


En cuanto a los personajes, tampoco he quedado satisfecha. Todos son personajes muy complejos y se les conoce bien a fondo porque lo único que hacen es hablar de sí mismos y de los demás, pero al mismo tiempo me he sentido frustrada porque he terminado el libro con la sensación de no conocerlos. Sí, sí, es algo muy curioso. Trini por ejemplo. ¿Es la mujer vulgar, fiel y de confianza que cree  Luis? ¿Es la mujer compleja, insegura, confundida y reflexiva que nos muestra ella en sus cartas? ¿Es la mujer fría y distante, sufridora y altiva que nos muestra en Cruells? ¿Es todas ellas al mismo tiempo? ¿No es ninguna? No lo sé, y así con todos los personajes. Pero es que en la realidad las personas somos así, prismas de mil caras, nadie nos conoce realmente, ni siquiera nosotros mismos, somos la suma de todas las visiones. Estoy a favor de los grises, estoy a favor de las contradicciones, pero el hecho de yuxtaponer tantas visiones sobre los personajes ha hecho me ha creado inseguridad, que no los conozca. 

En especial, no me ha gustado Soleràs, es un personaje con el que no he podido conectar en ningún momento. Es el más complejo de todos y un incomprendido, no lo niego, además, tiene sus fantasmas y sus motivos, pero lo he sentido muy distante durante toda la novela y todo lo que decía me sonaba a reflexiones filosóficas que eran demasiado espesas para mí.

En cuanto al final...no sé, me ha encantado (sarcasmo Modo On) enterarme en la nota editorial de que el libro tiene continuación. Este es el único libro del autor y dedicó toda su vida a revisarlo y corregirlo, y al final decidió que la última parte, de unas 250 páginas, titulada El vent de la nit la separaría y sería un libro aparte en el que Cruells nos cuenta qué sucedió tras la guerra. Visto lo visto, siento decir que no tengo intención de leerla.

Como veis, mi opinión acerca de este libro es ambigua. No me ha gustado, pero puedo comprender por qué a otros podría gustarles. No es un mal libro, en absoluto. Está bien escrito, la intención narrativa se alcanza, la narración transmite lo que quería transmitir el autor y los personajes tienen mucha profundidad. Es un libro para todos aquellos que son lectores de personajes, que no les preocupa tanto la trama como el desarrollo interior de los personajes. El interés de esta novela no era dar a conocer unos hechos históricos, no era crear una montaña rusa de sentimientos, no era hacer una historia de ritmo trepidante, sino dar a conocer unos personajes, y por eso a mí no me ha gustado, porque no era para mí. Pero quizás sí es para vosotros, así que no os desanimo a leerlo.

Y para terminar, os dejo con mi avance en Goodreads:
PUNTUACIÓN...3/5!

Primeras Líneas...


16 comentarios:

  1. hola! gracias por la estupenda y sincera reseña, lo pensare si lo tenemos cerca pero valoramos tu opinion y seran dos miradas que le echemos! saludosbuhos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Idò, pues este lo veo bastante adecuado para vosotras...

      Eliminar
  2. Siento mucho que la novela no te haya gustado. La verdad es que es una época que me interesa muchísimo y me da mucha pena que no te haya convencido. La dejo pasar, besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Seveth! Ya, es eso, a mí me parece una época muy interesante porque he leído poco, una pena que no haya terminado de ser lo que esperaba...

      Eliminar
  3. Aunque la temática es interesante, viendo que no la has disfrutado, lo voy a dejar pasar.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya, es eso...pero bé, tú eres más de personajes, así que quizás te gustaría más que a mí.

      Eliminar
  4. ¡Hola, Laura! ^^

    Sí, por fin me paso por aquí. Ya era hora, lo sé, lo sé. De verdad, lo que me ha costado jajajajajaja Pero bueno, vamos a hablar del libro. Así para empezar, no voy a leerlo. La guerra civil no es un tema que me llame demasiado. Ojo, es importante. Muy importante, básicamente porque no hay que caer en los errores del pasado pero es precisamente lo que comentas: una lucha encarnizada en la que al final era todo desgaste. Un desgaste apabullante, ya que estamos. Qué horror eso de tener gente luchando en nombre de causas que se desdibujan. Ya no hablemos del hambre que se pasa y la de mierda que hay que arreglar cuando se decide quién ha ganado. En la guerra nadie gana, joder.
    Dicho esto... lo que comentas de la adaptación a la violencia me ha recordado precisamente a las teorías sobre la agresión de mi clase de psicopatología experimental. Muy triste eso de que estemos ya habituadas y habituados al desastre. Es que es de traca. Pero bueno.
    Sobre el formato del libro... a mí tampoco me gustan las novelas epistolares. Me gusta, sin embargo, el matiz de decir que una persona se compone de todas las visiones que tienen los demás de ella. Estoy totalmente de acuerdo contigo. Es como mirarse en un espejo, pero el espejo son los ojos del resto de personas que configuran nuestro entorno. Vamos, que cuando hablas sobre "n" con "x", no oyes lo mismo que cuando hablas con "u".
    Más cositas, más cositas. Por poco más de doscienta páginas, podría haber sido un todo. Bueno, a ver, está claro que si el libro te estaba pareciendo una pesadilla - o un tostón de la hostia, si lo prefieres xD - librarse de tantas páginas es un puntazo, pero no me acaba de convencer esos de hacer dos libros en uno y separar el tercero. Hum.
    ¿Así que el personaje más complejo no te gustó? Vaya Ö Una pena. Lo mismo que el hecho de que en el libro no se transmita, como esperabas, la aceptación de la violencia. Supongo que tienes razón en que hubiera sido más directo coger al personaje en su primera batalla, pero tal vez así se perdiera la idea del libro. No sé, divagaciones mías.
    Poco más que decir, Laura. Intentaré ponerme al día poco a poco - y con mucha paciencia jajajajajajajaja
    ¡Un besazo muy pero que muy grande y que pases un maravilloso fin de semana, guapísima! ^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Carme! Encantada de que vuelvas a estar por aquí :)
      Vaya, ¿la guerra civil no te llama? Huy, pues a mí me parece muy interesante. Será que soy masoca y quiero sufrir.
      "Es como mirarse en un espejo, pero el espejo son los ojos del resto de personas que configuran nuestro entorno." TOP
      Y sí, no ho sé, no ha terminado de ser un libro para mí.

      Y tú tranquila, no hace falta que te pongas al día :P

      Un saludo,
      Laura.

      Eliminar
  5. ¡Hola, Laura! Umm.. no te sorprenderá que te diga que éste no es de esos libros que veo y que me despiertan una curiosidad inmediata, aunque me ha sorprendido lo de que tenga una película.
    Siempre me ha llamado la atención lo de que te guste leer de guerras,, recuerdo una entrada en la que mencionaste todos los libros que habías leído del tema y casi me caigo de la impresión. Yo te tengo que ser sincera, a mí no me atrae, no los descarto, pero no son de los que veo y me muero de ganas de leer. En Goodreads creo recordar que te dije que de la guerra civil española leí "El invierno en tu rostro" y me gustó (sé que lo descartabas por el romance, pero de verdad te digo que era mínimo).
    A mí que las cartas no parezcan cartas me cabrea, pero viendo la razón que das, puedo aceptar que en este caso sean así.
    "Se dedican a filosofar"... no hace falta que diga nada, deduzco que tendrás claro lo que pienso y que solo por eso es MUY difícil que yo lea este libro algún día. A no ser que dejen de llamarme la atención los libros con más acción y me dé por estos más reflexivos (cosa poco probable).
    A pesar de las pequeñas cosas positivas que dices, me sorprende que le des un 3/5 porque te veo muy insatisfecha con la lectura.
    ¡Saludos! ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Qué pasa, que si te dicen "película" ya te llama la atención? ¿Quieres que vaya a comprar los derechos para hacer una peli de El nombre del viento?
      Ay, idò sí, ya ves, el tema de las guerras me encanta y eso que odio profundamente las descripciones de sangre y vísceras y las películas de guerras no me gustan nada (soy así de incoherente). No ho sé, creo que las guerras son una muestra de extremos, en los que se ve lo mejor y lo peor del ser humano. Por eso me atraen tanto.
      Sobre la puntuación, no ho sé, puede que no haya hecho una valoración tan personal y en este caso haya intentado ser objetiva. No es un libro para mí, pero a Patt podría gustarle.

      Eliminar
  6. Hola Laura!!!

    Gràcies a tu! Em va encantar discutir amb tu sobre "Incerta glòria". M'hi podria passar hores discutint cadascun dels punts que vam tractar (tot i que escrivint ja fa més mandra... hahahaha). No puc evitar que em faci una mica de mal algunes coses que assenyales a la teva ressenya, ja que com ja saps Incerta glòria em va enamorar, es va convertir ràpidament en una de les meves novel·les preferides. Però és evident que no ha estat una lectura per tu, o no ha arribat en el moment correcte o, simplement, no esteu fets l'un per l'altre. Entenc alguns dels punts que dius, i he de reconeixer que, tot i que em va encantar, era conscient que, si no l'hagués llegit en el moment idoni, potser no m'hauria convençut.

    Tot i que hi ha hagut moments que m'ha fet pupa, m'ha ENCANTAT llegir la teva ressenya que, com sempre, és molt completa (em parteixo amb les actualitzacions de Goodreads).

    PD: perdó per venit tan tard! Aquests dies han estat bojos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! Què va, no et preocupis, si jo també he tingut ara un parell de setmanes que no he aturat...
      Res, moltes gràcies per haver passat per aquí i per compartir amb mi totes aquelles reflexions, encara que tinguèssim punts de vista diferents. Definitivament, no va ser una novel·la per a mi, però de totes maneres vas aconseguir que veiés el valor que tenia l'obra.

      Ens llegim,
      Laura.

      Eliminar
  7. ¡Holaa! Disculpa la tardanza.

    Yo soy de las que ama leer de personajes. Los personajes lo son todo para mí. Si solamente están ahí para seguir la trama... esto no funcionará, libro, debo dejarte ir.... Igual va para los libros que se centran más en el mundo. En fin. A pesar de todo mi amor por el desarrollo de personajes... sí me gusta leer una historia con trama y mundo. Sin trama, pierdes mi atención. Así que, no me parece que sea un libro para mí tampoco :/

    Aunque he de admitir que eso que hace el autor, que no muestra reacciones de parte de los personajes ante la guerra porque ya están acostumbrados, me gusta. Es verdad que después de ver tantas cosas así repetirse una y otra y otra vez crea una apatía en la persona (al menos para algunas, hay que recordar que todos somos distintos). Y el tema de la guerra, pues, me llama la atención, pero gustaría más intentar con un libro que transmita esa montaña rusa de emociones. #QueMePartanElCorazón #VariasVeces Es por eso que no estoy muy segura de leer Ana Frank... Quiero, porque es una historia muy famosa que casi todo el mundo conoce... Y no quiero, porque de verdad no quiero leer sobre la vida de una adolescente. Raro, ¿no? Mi diario es muy distinto a cómo tú lo describes en la reseña de Ana Frank, así que, ¿no lo sé????

    Oh, y otro detalle que me intriga son las diferentes caras que muestra el autor de los personajes y que al final te sientas como si no los conocieras, ¿después de decir que esta es una novela de personajes? ¿Para ti es una sensación positiva o negativa?

    Un abrazo :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No estás disculpada. Anda. Fuera de este blog. Ya. (es bromaaaaa <3)

      Veo que eres tan contradictoria como yo. Ya puede un libro tener una trama buenísima que si le falta desarrollo de personajes, no puede tener el 10 (aunque sí acercarse EjemArtemisFowlEjem). Pero un libro solo de personajes sin ninguna trama, por muy bien desarrollados que estén...qué va, me aburre.

      Sobre la indiferencia de la guerra, pues sí, es algo que me ha llamado la atención, pero es eso, me ha faltado un desarrollo porque la novela ya empieza con esa indiferencia y esperaba que fuera un proceso gradual.

      Y no, definitivamente, no es una montaña rusa de emociones. Y Diario de Ana Frank tampoco. No ho sé, ya te digo, es una obra que supongo que leerás un día, pero es eso, no esperes montaña rusa de sentimientos porque no. Quizás en tu diario vuelcas todos tus sentimientos, pero el de Ana era del estilo "Pues hoy he estado estudiando esto y leyendo esto" "Hoy me he enfadado con mi madre porque", "No debería haberme enfadado con mi madre porque" y así cada día, no hay cosas al estilo "estar aquí encerrada me causa una angustia indescriptible y tengo miedo de morir".

      Pues sí, lo de mostrar a los personajes a partir de varios prismas me ha parecido un recurso interesante porque es muy real. Es decir, la gente no es de una determinada manera, todos cambiamos según los ojos que nos ven. Y reflejar algo así en una novela es genial. Pero por otra parte, me ha hecho sentir incómoda, porque ha sido como leer un ensayo títulado: "¿Cuánto son dos más dos?" y que al terminarlo te quedes con la idea de "Podrían ser cuatro, tres, o cinco, todo depende". Sí, sabes más que si simplemente te dicen que son cuatro, pero al mismo tiempo te sientes insatisfecha porque no has resuelto el problema inicial. Espero que la analogía haya quedado clara...

      Un saludo,
      Laura.

      Eliminar
  8. ¡Buenaaaaaas! 。◕ ‿ ◕。

    Bien, sobre esta reseña, lo cierto es que el libro en sí no me llama especialmente. Los libros históricos en general no suelen ser mi tipo de novela, y la Guerra Civil Española, a pesar de ser un período bastante interesante en la historia de España, no acaba de convencerme lo suficiente como para querer leer obras literarias que la traten.

    Algo que sí me ha parecido curioso de la reseña es el hecho de que sea una obra aséptica. Me parece muy loable que una obra trate de ser tan fiel a los hechos a través no solo de su argumento, sino también de su narración, lenta, pausada y monótona para representar la futilidad de una guerra pesada, tediosa y de desgaste. También me ha gustado especialmente que nadie sepa por qué lucha en esa guerra absurda, muy en relación con el pensamiento de gran parte de aquellos que la vivieron en sus carnes.

    Sin embargo, es una pena que, con personajes tan complejos, llegues al final de la obra sin haberlos conocido, como si no te permitiesen conectar con ellos por culpa de elementos puramente narrativos. Por otra parte, entiendo que no te haya gustado especialmente libro, teniendo en cuenta que es una obra de personajes (¡de esas que tanto te gustan!) y claramente no es para ti. Personalmente, aunque adoro los deslindes de la psicología de personajes y las obras emocionalmente complejas, el argumento no me convence lo suficiente como para darle una oportunidad. De todos modos, me alegra saber que existen este tipo de obras porque otros pueden disfrutar de ellas.

    ¡Eso es todo! ¡Nos vemos en la siguiente entrada!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      Idò yo tengo una relación amor-odio con la histórica, solo me gusta cuando no es excesivamente descriptiva. Además, me gustan especialmente los periodos de guerra porque muestran los extremos a los que puede llegar el ser humano. Y sobre la guerra civil, pues es eso, esta era la primera obra que leía sobre el tema y lo cierto es que esperaba algo con más sentimiento.

      Sobre los personajes, es que es eso, son muy complejos y toda la obra gira entorno a ellos, pero los ves desde tantas ópticas distintas que terminas con la sensación de no conocerlos. Y sí, aunque podría llamarte la atención por la filosofía, la falta de emoción y la trama inexistente no te convencerían.

      Un saludo,
      Laura.

      PD: Hace mucho que no lo digo pero soy muy fan de tus emoticonos <3

      Eliminar

"Sabes que has leído un buen libro cuando al cerrar la tapa después de haber leído la última página te sientes como si hubieras perdido a un amigo." Paul Sweeney