domingo, 1 de enero de 2012

Ana y el duque, Kathryn Smith

Sinopsis:

Escocia, 1818. Poco esperaba el joven Ewan MacLaughlin que su padre, un duque inglés que lo abandonó, le nombrara heredero justo antes de morir. Y mucho menos esperaba conocer a Ana en tan especiales circunstancias. Al acudir a Londres a la lectura del testamento, Ewan encuentra una nueva familia: la viuda de su padre y sus hermanos Emily y Richard, así como la prometida de éste, la delicada Ana.

Opinión:

Ewan es un joven escocés que siempre odió profundamente a su padre, de origen inglés, por abandonar a su madre provocándole tal tristeza que la llevó a la muerte. Pero todo empieza a cambiar el día en que recibe la noticia del fallecimiento de su padre y de que él es el heredero de toda su fortuna. Por esa razón, se encuentra en la obligación de viajar hasta Inglaterra, donde se encuentra que el legado de su padre no consta sólo de tierras y riquezas, sino que también del deber de cuidar de Hester, su madrastra, desolada tras la muerte de su marido; la encantadora Emily, su hermanastra, que ya se encuentra en edad casadera; y Richard, su hermanastro, un joven que le corroe el odio hacia Ewan por haber aparecido de la nada y por llevarse la fortuna que por derecho, debería pertenecerle.

Ana, es una joven inglesa de una belleza exótica, inteligente y valerosa, que no sigue las normas de compostura ni hace lo que “las jovencitas” deberían hacer. Su madre, preocupada por su bienestar, intenta desesperadamente casarla con Richard, para que así ella pueda heredar el título de duquesa, título que a ella le fue negado en su juventud.

Ana prometida oficialmente con Richard, está completamente segura de su amor por él…hasta que aparece Ewan, para poner su mundo completamente patas arriba. Lentamente su amor empieza a florecer…al igual que el odio de Richard hacia Ewan, porque no sólo le ha robado el título que “le pertenecía legítimamente”, sino que también está tratando de robarle a su prometida, poniendo en peligro todos sus planes.

Si se hubiera de definir esta novela en una sola palabra diría dulzura. La dulzura del verdadero amor. La dulzura de la pasión incontenida. La dulzura de dos jóvenes inexpertos que se conocen por primera vez. En esta novela se habla sobretodo de la pasión que existente entre Ana y Ewan. Es una pasión lujuriosa, la pasión que se siente al amar a alguien por primera vez. Pero (un alivio para lectores más jóvenes) he de decir que su pasión, pese a ser muy presente, no llega más allá de unos besos, aunque la romántica forma en que se muestra, la hace parecer un amor mucho más profundo. Convenientemente, su amor se encuentra regido bajo las reglas de la sociedad feudal de aquellos tiempos, una sociedad mucho más romántica que la de hoy en día.

El personaje de Richard es muy acertado, pues le da a la historia un toque de acción que ayuda en gran medida a que no se convierta en una empalagosa novela romántica. Pero aunque me ha parecido un personaje imprescindible que no debería faltar, he de decir que me ha decepcionado un poco. Sí, porque lo esperaba más inteligente, para darle su toque lógico a la historia. ¡Pero es que parecía tonto de remate! Cada palabra que decía sólo empeoraba su situación y cada vez que hacía, le salía mal por culpa de su propia torpeza. Un personaje más inteligente hubiera sido mejor opción…pero cada cuál tiene su opinión.

Bueno, no tengo mucho más que comentar, sólo querría añadir que es un libro más que recomendable, sobretodo si buscáis una bonita historia de amor al estilo aristocrático.

PUNTUACIÓN…3'5/5!

Primeras Líneas...

2 comentarios:

  1. Estoy viendo con mas detenimiento tu blog y estoy asombrada de la cantidad de libros que lees. Me podrías enviar Ana y el duque.? Gracias y que los reyes te traigan muchos libros.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, sí, puedo enviártelo, pero necesito tu correo. O también puedes enviarme un correo a t3clacori1011@gmail.com

      Eliminar

"Sabes que has leído un buen libro cuando al cerrar la tapa después de haber leído la última página te sientes como si hubieras perdido a un amigo." Paul Sweeney