lunes, 17 de octubre de 2016

La princesa que creía en los cuentos de hadas, de Marcia Grad

No tenía intención de leer este libro. Ni me lo había planteado. Pero una amiga vio que estaba leyendo El caballero de la armadura oxidada y me dijo “Oh, ¿por qué no lees este? Es su continuación” y yo no me supe negar.

Como sabéis, El caballerode la armadura oxidada fue un libro que no me dijo gran cosa, por lo que no tenía mucha prisa para leer este. Así, ha quedado relegado en mi estantería hasta que me he dicho “Ya empieza a ser hora…”

Nº de páginas: 221 págs.
Encuadernación: Tapa blanda
Editorial: OBELISCO
Lengua: CASTELLANO
ISBN: 9788477206231

Sinopsis: 
Criada por un rey y una reina estrictos e inflexibles, la delicada Victoria crece soñando que algún día será rescatada por un príncipe encantador tal y como ocurre en los cuentos de hadas. Pero cuando es rescatada las cosas no suceden como tenía previsto y el príncipe deja de ser encantador y la princesa, siguiendo el consejo de un sabio búho, emprende un emocionante viaje por el Camino de la Verdad, al final del cual descubrirá que los cuentos de hadas pueden hacerse realidad.
Este relato maravilloso, en la línea de El Caballero de la armadura oxidada, simboliza el viaje que todos hacemos en la vida a medida que separamos la ilusión de la realidad y descubrimos qué somos en realidad y cómo funciona ese milagro cotidiano que es la vida.



Opinión:
Impresión: Más de lo mismo.

Para empezar: este libro no es una continuación de El caballero de la armadura oxidada. Ese libro tenía un final cerrado. Además, el autor no es el mismo. Eso sí, este libro está claramente inspirado en el otro. Sigue más o menos el mismo esquema, contiene unas enseñanzas similares. Así que, definitivamente, si te gustó El caballero de la armadura oxidada, este libro te va a gustar.

¿Cuáles son las diferencias? Bueno, la trama, obviamente. En esta ocasión nos encontramos con la princesa Victoria que no es como le gustaría ser sino como les gustaría a sus padres que fuera, y que sueña con la llegada de su príncipe azul, pero cuando este llega ve que no es como lo había imaginado. Al igual que el otro libro, finalmente la protagonista, empujada por un sabio, emprenderá un viaje por el camino de la Verdad.
A parte de la trama, hay otras diferencias, como el estilo. Este libro no tiene tanto humor como el otro (y eso que el otro no era tampoco para troncharse), pero por otra parte, es más fácil de comprender.

¿A qué me refiero? Este libro se basa en las alegorías y las metáforas. Todo lo que experimenta en su viaje la princesa Victoria es una metáfora de lo que ha vivido, y al mismo tiempo, una metáfora de lo que nosotros vivimos. Además, en muchas ocasiones, los personajes hablan raro y dicen cosas que no parece que tengan mucho sentido. Aquí las reflexiones y enseñanzas me han quedado más claras y no tenía que pensar tanto para desentrañarlas y poder aplicarlas a mi vida.

Por otra parte, este libro es más largo, principalmente porque tiene una gran parte introductoria. En un principio, me parecía que se estaba extendiendo demasiado en la vida de la princesa Victoria, pero luego aplicaba las enseñanzas a esas experiencias y todo quedaba muy claro. Me ha gustado especialmente el capítulo que hace referencia a El país de la ilusión, pues me ha hecho aprender muchas cosas.

Por último, comentar que el final no me ha dejado nada satisfecha. ¡Es un final abierto! ¡Y este libro tiene continuación! También me ha decepcionado porque, aunque es cierto que la princesa Victoria mejora como persona, no sabemos qué ocurre con el príncipe. ¿Hola? ¿Era malo desde el principio y ella no era capaz de verlo? ¿Finalmente llegará a convertirse en mejor persona? Quién sabe…

En conclusión, este libro tiene sus pros y sus contras. Es un libro de autoayuda con unas enseñanzas muy buenas y bien marcadas, sin usar un lenguaje excesivamente lioso ni complicado, de manera que lo puedes entender perfectamente. Pero la trama es muy simple, no hay humor y aunque la historia es entretenida, no es gran cosa. Además, tiene un final abierto y deja varias preguntas en el aire. Lo recomiendo únicamente a aquellos que les haya gustado El caballero de la armadura oxidada.

PUNTUACIÓN…3/5!

Primeras Líneas…

14 comentarios:

  1. ¡Hola! La verdad es que no me llama mucho, así que oro será, y ahora mismo no quiero que ningún libro me llame con todo lo que tengo la verdad xD ¡Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja, esos eternos pendientes...sí, te entiendo, especialmente si digo que este tampoco es una joya ;)

      Eliminar
  2. Recuerdo que cuando lo veia en las estanterias hace años me llamaba la atencion porque pensaba que era un cuento de princesas de verdad. Prefiero las historias que aunque encierren ensenañzas, esten mas ocultas, no sean tan obvias. Al menos parece un libro cortito que se lee facil. Gracias por la reseña!
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Sí? Huy, a mí si me van con demasiadas metáforas e indirectas me da la impresión de que me pierdo entre el lenguaje complejo. De nada por la reseña^^

      Eliminar
  3. Hola.

    No me llama especialmente, creo que me voy a ver si me gustaría el primero.

    Muchos besos!

    ResponderEliminar
  4. No me llama en esta ocasión así que lo dejo pasar. Gracias por la reseña.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  5. ¡Hola, Laura! Según leí la sinopsis supe que no era mi estilo de libro y por lo que ya me conoces, creo que no te sorprenderá que te diga eso.
    Me alegro que este fuera más fácil de comprender que el otro, a mí no me suelen gustar las historias donde es complicado entender demasiadas cosas.
    Lo de autoayuda ya me hace descartarlo aún más, mis pocas experiencias con libros catalogados así han sido muy malas o decepcionantes.
    En todo caso, me alegro que dentro de lo que cabe disfrutaras de esta lectura.
    ¡Saludos! ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coincido en lo de decepcionantes. Aún no he encontrado ningún libro del género que me haya convencido del todo. Pero con intentarlo no pierdo nada, ¿no? Y sí, este ha sido mejor porque era más sencillo de entender. Normalmente las explicaciones no me gustan porque es como si el autor tratara de tonto al lector, pero en este género sí que me gusta que me lo den con cucharita.
      Por otra parte, pienso que definitivamente este no es tu estilo, pero ya me has sorprendido más de una vez, así que todo puede ser :P

      Un saludo,
      Laura

      Eliminar
  6. Hola, Laura:

    Yo llevo teniendo "El caballero de la armadura oxidada" en la estantería desde hace años y sigo sin animarme a pesar de que es un libro tan finito. No sé por qué, pero no me llama. No sabía que tenía "continuación" (o un libro inspirado en él). Por lo tanto, hasta que no me ponga con el primero y vea qué me parece, creo que este lo dejaré pasar. ¡Gracias por la reseña!

    Un saludo imaginativo...

    Patt

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que leas el otro un día de estos, no por que sea especialmente bueno, sino para quitarte un peso de encima. Ya te adelanto que se leer en nada, aunque entiendo que estés esperando el momento propicio ;)

      Eliminar
  7. Hola!!
    Pues no me ha terminado de llamarme, gracias por la reseña
    Un saludo :)

    ResponderEliminar
  8. Hola Laura
    Yo simplemente no puedo con los libros de autoayuda, me dan repelús, además ya tuve mi cuota de ese tipo de lecturas en la prepa. Recuerdo que leí El caballero de la armadura oxidada y Juan Salvador Gaviota. En el caso de la princesa lo encontré en pdf y leí un par de hojas por mera curiosidad xD pero no me gustó.
    No es un genero que disfrute leer, me chocan sus metáforas tan evidentes o frasesillas de superación.
    Aún así gracias por tu reseña, me has confirmado lo que yo temía, no es la gran historia.
    Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coincido contigo, yo esperaba que este libro fuera más un cuento que me recordara a mi infancia con algún mensaje subliminal, pero no, sigue exactamente la misma línea que El caballero de la armadura oxidada :/

      Eliminar

"Sabes que has leído un buen libro cuando al cerrar la tapa después de haber leído la última página te sientes como si hubieras perdido a un amigo." Paul Sweeney