miércoles, 24 de septiembre de 2014

El mundo amarillo, de Albert Espinosa

Albert Espinosa es un autor muy reconocido, del que solo había leído "Todo lo que podríamos haber sido tu y yo si no fuéramos tu y yo", el cual no me causó demasiada buena impresión. Aún así, insistí, y me decidí por darle una segunda oportunidad al autor, con uno de sus libros más comentados "El mundo amarillo".

Junto con mi madre, fui de esas que también vio Pulseras rojas, que se emocionó con sus personajes y que aún recuerda todas las canciones. Al saber que este era el libro en el que se había basado todo, decidí superar mis recelos y darle una oportunidad. Y ahora es cuando me arrepiento de ello. Decir que el libro no me ha gustado es poco.

Y es que NO tiene nada que ver con pulseras rojas. Su única semejanza es con las reflexiones de Roc, pero ya está.  A continuación, la reseña:

Título: El Mundo Amarillo.
Autor: Albert Espinosa.
Páginas: 169.
Editado por: Debolsillo
Año de publicación: 2008

Sinopsis:
El mundo amarillo es un mundo fantástico que quiero compartir contigo. Es el mundo de los descubrimientos que hice durante los diez años que estuve enfermo de cáncer. Es curioso, pero la fuerza, la vitalidad y los hallazgos que haces cuando estás enfermo sirven también cuando estás bien, en el día a día. Este libro pretende que conozcas y entres en este mundo especial y diferente; pero, sobre todo, que descubras a los «amarillos». Ellos son el nuevo escalafón de la amistad, esas personas que no son ni amantes ni amigos, esa gente que se cruza en tu vida y que con una sola conversación puede llegar a cambiártela. No te adelanto más: tendrás que leer este libro para poder empezar a encontrar tus «amarillos». Quizás uno de ellos sea yo... El mundo amarillo habla de lo sencillo que es creer en los sueños para que estos se creen. Y es que el creer y el crear están tan sólo a una letra de distancia. ¿Qué esperas a saber quiénes son tus «amarillos»? Albert Espinosa 

«Albert habla de un mundo al alcance de todos, y que tiene el color del Sol: el mundo amarillo. Un sitio cálido donde los besos pueden durar diez minutos, donde los desconocidos pueden ser tus mejores aliados, donde el miedo pierde su significado, donde la muerte no es eso que les pasa sólo a los demás y la vida es lo más valioso. Este libro habla de todo esto, de todo lo que sentimos y no decimos, del miedo a que nos quiten lo que tenemos, de reconocernos enteramente y apreciar quiénes somos cada segundo del día. ¡Larga vida a Albert!» Eloy Azorín, actor

Opinión:
Impresión: ¿De verdad debo terminar de leerlo?

¡Que manía tiene el autor de escribir libros que no son libros! Los libros tradicionalmente cuentan con unos personajes, una trama, un hilo conductor, un inicio y un final. Puedo aceptar (es más, a veces me gusta) libros que no cumplan a rajatabla alguno de estos puntos, pero es que, en este caso en concreto, el autor solo incluye uno de los puntos: personajes. Bueno, ni eso, porque solo hay un personaje.

Como sabréis, no me gustan los libros de autoayuda (aunque puede haber excepciones), por lo que me molesta cuando leo uno sin esperarlo. En este caso el libro "No es un libro de autoayuda, no creo demasiado en la autoayuda. Es tan sólo un libro donde recojo experiencias que me han servido." ¿¡!? ¿Y si no es un libro de autoayuda qué es? Pues de ayuda, supongo.


Algunos podrían hablar de una biografía (otro género que me gusta más bien poco), pues el autor nos habla de su experiencia con el cáncer. Pero no habla exclusivamente de si mismo, sino de sus ideas, de sus creencias, de lecciones de vida.



Aquí hago un paréntesis en mi diatriba  para comentar que este es uno de los pocos aspectos que me ha gustado del libro: la oportunidad de conocer más a fondo al autor. ¿Por qué me ha gustado eso? Cuando leemos un libro, lo hacemos sin más, sin pensar en la mano que ha tejido con cuidado esas palabras, sin pensar en como es su autor. Y esos pequeños detalles de su vida son importantes y le dan un valor diferente a lo que estamos leyendo.


Un ejemplo de ello, es Gabriel Celaya. En el libro, Albert habla muy bien de él, y menciona específicamente un poema suyo Autobiografía, el cual ya conocía. Pero yo no sabía que Celaya era zurdo, ni que fuera ingeniero y eso hace que todo cobre un nuevo sentido. Lo mismo sucede con Albert: yo no sabía que había padecido cáncer, ni todas las consecuencias que esto le había acarreado, tantos las buenas como las malas, por lo que he podido tener una nueva visión del libro.

Volviendo al tema. El libro se estructura en varias partes. Primero hay una introducción, donde el autor nos expone de qué va a hablarnos y por qué. A continuación, nos deja con una lista de 23 enseñanzas que aprendió con el cáncer, explicándonos cómo las aprendió, su aplicación en el hospital, en el mundo real y un resumen de todo lo dicho. Y por último habla de los "amarillos".

Vayamos por partes. Los consejos me han gustado. Son todos positivos, te hacen pararte a pensar y reflexionar sobre tu vida; en conclusión, son muy útiles. Ahora ya, no me trago eso de "yo lo tengo en cuenta siempre en mi vida". Vamos, que según el autor, los pone en práctica siempre. Eso hace que en mi cabeza se forme una imagen extraña del autor, que se transforma en un ser extravagante, amante de lo excéntrico y con más de una opinión atípica. Podría describirlo mejor, pero pienso dejárselo a quién se atreva a leer el libro.


En fin, a lo que iba, los consejos están bien, pero me ha faltado que fuera un poco más racional en cuanto al uso de sus consejos, los cuales no se pueden seguir al pie de la letra. Además, el resumen al final de cada consejo (para remarcar lo que acaba de decir dos páginas antes) es absolutamente superfluo.

En cuanto a lo del mundo amarillo...Lo siento, este libro no es para mí. No quiero resquebrajar las teorías del autor ni criticar su opinión hasta los límites, así que lo comentaré lo más brevemente que pueda e intentaré no enfurecerme.

Decir que el autor trata el tema de los amarillos:


como algo innovador, un gran descubrimiento que ha echo él y que quiero compartir con el resto del mundo ¿¡!? Vaaaaaleee.... Nos lo explica todo sobre ellos, como si fueran una especie nueva o algo parecido. Incluso al final incluye un "preguntas frecuentes". Aún estoy en estado de apoplejía.

En conclusión, de este libro solo se puede extraer dolor de cabeza y odio profundo  citas interesantes y reflexiones varias sobre la vida, además de un mayor conocimiento sobre el autor. En mi opinión, la idea de la vida que el autor nos quería transmitir, se ha visto eclipsada por la forma del texto, además de tratar al lector como un tonto al que hay que repetirle las cosas demasiadas veces (véanse lo resúmenes aprueba de burros).

A veces, al lector (o a mí, no sé vosotros) le gusta encontrar esas lecciones de vida en las historias, camufladas, ocultas, que solo se vean cuando se lee entre líneas. ¿No podría haberlo echo el autor así, en lugar de "no escribir un libro de autoayuda"?

PUNTUACIÓN...2/5!

Primeras Líneas...

4 comentarios:

  1. Hola! (✿◠‿◠)
    Soy Arya del blog El Rincón de Arya
    http://elrincondearya.blogspot.com.es/
    No es que me llame demasiado y menos después de haber leído tu reseña ^^
    Me gusta mucho tu blog, te sigo!

    Besos.

    ⏃♥ Arya ♥⏃

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro te tenerte por aquí, y sí, la verdad es que el libro no es gran cosa

      Eliminar
  2. No es de los libros del autor que más me llama y viendo tu reseña, lo dejo pasar.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues hace bien, por ahora no hay ningún libro del autor que me haya gustado :/

      Eliminar

"Sabes que has leído un buen libro cuando al cerrar la tapa después de haber leído la última página te sientes como si hubieras perdido a un amigo." Paul Sweeney