lunes, 2 de diciembre de 2013

Trilogía Las piedras preciosas, Libro III: Esmeralda, de Kerstin Gier

Título original: Smaragdgrün
Serie: El amor más allá del tiempo #3 (de 3)
Editorial: Montena, 2011
Páginas: 496
ISBN: 9788484417538

Sinopsis:
¿Qué se puede hacer cuando te han roto el corazón? Sin duda, la mejor terapia consiste en telefonear a tu mejor amiga, comer chocolate y hundirte durante semanas en la autocompasión.
Lo malo es que la última viajera en el tiempo, Gwendolyn, tiene que emplear sus energías en cosas muy distintas; por ejemplo, sobrevivir. Porque los hilos que ha tejido el turbio conde de Saint Germain en el pasado se tensan ya para urdir una peligrosa red también en el presente.
Con el objetivo de desvelar las intenciones secretas del Conde, Gwendolyn y Gideon (olvidando por un momento sus penas de amor)no solo deben bailar un minué en una esplendorosa fiesta en el siglo XVIII, sino también lanzarse a vivir increíbles aventuras que les llevarán más allá de las fronteras del tiempo.


Opinión:
Impresión: Genial


Este libro lo empecé con mucha ilusión, y no me ha decepcionado. Poco a poco, los misterios surgidos en los libros anteriores, se van desvelando y los personajes van adquiriendo un papel definitivo.

Para mi satisfacción, la narración sigue con en la misma línea que los libros anteriores, es decir, una prosa sencilla, en primera persona, narrada con mucha gracia. Y es que la parte cómica es la que aporta más jugo a la novela. Esa capacidad de Gwen de ver el lado positivo de todo, de conseguir bromear en cualquier situación, de encontrar la respuesta sarcástica y mordaz adecuada,...

Aún así, la protagonista no es la única capaz de sacarnos una carcajada, puesto que Xemerius, el  daimon, es quien tiene la mayor parte del mérito. Entre los dos, han logrado que la sonrisa no desapareciera de mi rostro en ningún momento.



Y a pesar de la mayor implicación de algunos personajes secundarios como Leslie, Raphel o la numerosa familia de Gwen, los personajes principales no han cambiado mucho. Gwen continua siendo muy realista, divertida y valiente y Gideon un impresentable. Y es que yo, lo siento, pero no me ha terminado de gustar. Sí, de tanto en tanto tiene una frases preciosas, pero enseguida cambia de actitud. Solo tirando al final se comportaba más como un adolescente normal, pero eso no compensa el resto de la novela.

A parte los personajes, he de comentar que la novela está llena de acción, para dar y tomar. A diferencia de los libros anteriores, que había algunas partes algo lentas, este libro destaca por la agilidad de escenas y la rapidez. Eso logra enganchar al lector, pero también provoca confusión. ¡Y es que entre los tres libro apenas transcurren tres semanas!

Y es que ese ha sido para mí el error más grande: el tiempo. Hay muchos nombres de antepasados, extrañas relaciones de parentesco, un millón y medio de profecías, además de ciertos razonamientos a los que cuesta cogerles el hilo. Pero la protagonista apenas tiene tiempo para entender donde se ha metido. Yo, de ser ella, hubiera necesitado las tres semanas que dura la novela solo para aceptar mis nuevos poderes. Y es que la pobre Gwen apenas duerme.

El segundo hecho que me ha decepcionado es la historia de amor. En esta novela continúan los constantes vaivenes entre Gwen y Gideon, por lo que su relación no llega a establecerse ni es tan romántica como me hubiera gustado.

En cuando al final, lleno de acción y más de una sorpresa. Y es que no se desvelan todos los misterios hasta la última página.

En conclusión, sin ninguna duda, la trilogía ha merecido mucho la pena, tanto por el entramado, como por esa prosa tan abierta y divertida. La recomiendo^^

PUNTUACIÓN...4/5!

Primeras Líneas...

2 comentarios:

  1. acabo de terminar el primero y tienes razon el libro mejora(lei la reseña de zafiro y esta me la salto por los spoliers) :)
    aunque tiene sus peros ...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estaré atenta a tu reseña, a ver que opinas... :D

      Eliminar

"Sabes que has leído un buen libro cuando al cerrar la tapa después de haber leído la última página te sientes como si hubieras perdido a un amigo." Paul Sweeney