lunes, 23 de noviembre de 2015

Viñeta del lector 10#

 
"Peligro: los libros pueden causar ataques poco apropiados. Use con precaución cuando esté en público."
 
Yo me llevo los libros a todas partes: a la cama,  al sofá, al jardín, a las excursiones, a la piscina, al autobús, a la universidad, al parque, a las cenas familiares,...y eso a veces tiene consecuencias.

Yo no soy muy de llorar con un libro, pero hay veces que la historia me afecta tanto, que no puedo evitarlo. Libros como La edad de los milagros, La ladrona de libros, ¿Quién es ella?, La emperatriz de los etéreos, Nombre en clave: VeritySinsajo, me hicieron llorar con ganas.

Así, me ha pasado, sobretodo en el autobús, que hay momentos en que tengo que parar de leer, para mentalizarme sobre lo que esta ocurriendo (y no ponerme a llorar como una loca), pero algunas veces, simplemente, dejo que algunas lágrimas se deslicen por mis mejillas.

Pero también hay que ponerse en el lado contrario: hay libros que son demasiado divertidos como para reprimir la risa. Ha vuelto, Mis whatsapps con mamá, Cosas raras que se oyen en las librerías, Cuentos infantiles políticamente correctos,  cualquier libro de El club de la comedia,  Amaya Ascunce, David Safier y Luis Piedrahita.

En esos casos, me asaltan unos terribles casos de risa/tos y no importa donde esté o quién me está mirando: soy incapaz de contenerme y no soltar una buena carcajada.

Por mi parte, nunca nadie me ha mirado raro por alguna de estas reacciones (o puede que estuviera demasiado emocionada como para fijarme bien), pero yo tampoco he visto a nadie llorar a moco tendido o reír como un loco por un libro.

¿Y vosotros? ¿Leéis en lugares públicos? ¿Sois de los que contenéis vuestras emociones o las exteriorizáis? ¿Qué libro os ha hecho llorar delante de todo el mundo? ¿Y reír? ¿Alguna anécdota al respecto?

Un saludo,
Laura

10 comentarios:

  1. jajajaja leo en cualquier lado y no me he fijado en los demás pero por la concentración. Buena entrada, me ha gustado
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tampoco suelo fijarme si el libro me engancha y estoy muy concentrada (una vez me salté tres o cuatro paradas :S)

      Eliminar
  2. Hola Laura.
    Yo no soy de leer en lugares publicos ya que es raro que saque mis libros de mis casa. Pero las escenas lacrimogenas prefiero vivirlas en la privacidad de mi cuarto jaja
    Buena entrada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿No? A ver, yo no me voy a un parque a leer, para eso me quedo en casa, pero en la biblioteca, el autobús, el metro, (en la calle si estoy esperando a alguien que sé que siempre llega tarde),...Así que me es muy difícil guardarme las partes tristes para mi casa, pues nunca se sabe con qué va a sorprenderte un autor.

      Eliminar
  3. Soy de leer en lugares públicos y sí, alguna lágrima que otra he soltado. Pero estoy tan absorta en la lectura que no miro si alguien está mirando o no...
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja, entonces eres como yo...A mí si me afecta tanto, no estoy como para fijarme en lo que me rodea...

      Eliminar
  4. yo suelo llevar libros divertidos, en caso de que pase algo lo dejo hasta alli jajaja
    cuando es risa me da igual reirme pero llorar naaaaaaa xD
    saludoss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues a mí me da más vergüenza reírme que llorar, porque la risa no es fácil de disimular y las lágrimas sí

      Eliminar
  5. Jajaja, me ocurre lo mismo, exepto lo de llorar, pero reirme sí jaja.
    Besos =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, yo me intento aguantar la risa, pero muchas veces no hay manera :P

      Eliminar

"Sabes que has leído un buen libro cuando al cerrar la tapa después de haber leído la última página te sientes como si hubieras perdido a un amigo." Paul Sweeney