lunes, 29 de junio de 2015

Trilogía El corredor del laberinto, Libro II: Las pruebas, de James Dashner

Título: Las pruebas
Autor: James Dashner
Traducción: Noemí Rico Mateo
Saga: El corredor del laberinto #2
Número de páginas: 496
Año de publicación:
Editorial: Nocturna Ediciones
ISBN: 978-987-612-354-9

Sinopsis:
Resolver el laberinto se suponía que era el final. No más pruebas, no más huidas. Thomas creía que salir significaba que todos recobrarían sus vidas, pero ninguno sabía a qué clase de vida estaban volviendo. Árida y carbonizada, gran parte de la tierra es un territorio inservible. El sol abrasa, los gobiernos han caído y una misteriosa enfermedad se ha ido apoderando poco a poco de la gente. Sus causas son desconocidas; su resultado, la locura.

En un lugar infestado de miseria y ruina, y por donde la gente ha enloquecido y deambula en busca de víctimas, Thomas conoce a una chica, Brenda, que asegura haber contraído la enfermedad y estar a punto de sucumbir a sus efectos. Entretanto, Teresa ha desaparecido, la organización CRUEL les ha dejado un mensaje, un misterioso chico ha llegado y alguien ha tatuado unas palabras en los cuellos de los clarianos. La de Minho dice "el líder"; la de Thomas, "el que debe ser asesinado"

Opinión:

¿Qué si me ha gustado? Sí. ¿Más que el anterior? Sí. Y eso es un avance. La trama sigue siendo igual de interesante que en el libro anterior y el misterio también aumenta. Además hay mucha acción y los pobres personajes no tienen un segundo para pararse a respirar.

De verdad, la historia en sí me está sorprendiendo tanto por cómo se desarrolla cómo por la actitud de los protagonistas. Así, nos encontramos frente a un libro que es un no parar, que lleva a los protagonistas hasta el límite.


Aquí tengo que hacer un pequeño inciso. Estoy indignada. Furiosa. Quiero golpear algo. Estrangular a alguien. Esos son entre otros los sentimientos que me ha producido la historia. Y es que está contada de tal forma que empiezas a sentir cómo el odio de los personajes está dentro de ti. Todas las trampas, mentiras y pruebas a los que se ven sometidos Thomas y el resto de clarianos me parecen demenciales. A ver, podría ser peor, sí, pero CRUEL los empuja a situaciones límite, sin importarle si viven o mueren. Y eso me irrita mucho. Tiene que haber una buena explicación para tanto sufrimiento. Si no, de verdad, la trilogía me decepcionará mucho.

Y así llegamos a otro de los puntos que más me han sorprendido de la novela: la resistencia de los personajes, tanto física como mental. Todas las pruebas a las que se ven sometidos, el dolor, ver morir a sus compañeros, luchar o morir,...y ellos se mantienen en pie. Lo confieso: yo de ellos me hubiera derrumbado. Hay situaciones en que pienso como ellos: ¿merece la vida tanto sufrimiento? No sé dónde sacan las fuerzas para seguir adelante. Juegan con ellos y ellos lo saben y lo aceptan, sin más.

 Eso es algo que no me ha terminado de gustar: no hay grandes giros argumentales ni vueltas de tuerca. Las cosas son como son y punto. Los protagonistas saben que simplemente están haciendo todo lo que CRUEL quiere que hagan y ya está. No se oponen a CRUEL ni hacen nada inesperado y eso me ha decepcionado un poco, esperaba algo, una oposición, una rebeldía que no ha llegado.

Otra cosa que quiero destacar es el Destello. Aunque la enfermedad es realmente horrible y me ha encantado cómo funciona, a pesar de la presencia de los Raros de tanto en tanto, no he sentido el Destello como una enfermedad real y presente. Es decir que aunque todos están infectados por esa enfermedad, no sufren ningún síntoma, nadie tiene repentinos ataques de locura o algo por el estilo. Entiendo que aún estén  en las primeras fases de la enfermedad, pero Jorge y Brenda están más avanzados y en general me parecen adolescentes bastante normales. Así, entre todos los problemas que tienen, el de el Destello me ha parecido un problema bastante menor.

En la reseña del libro anterior ya os conté que Thomas no me caía bien. Bueno, pues la buena noticia es que aunque aún no me gusta demasiado, su personaje mejora en este libro. Ya no tiene tantos aires de superioridad (aunque el autor ya se encarga de darle importancia a su personaje) y me gusta un poco más u forma de ser y actuar.

El problema esta vez lo he tenido con el estilo narrativo. Tiene un "algo" que no me gusta: construcciones extrañas, uso excesivo de puntos o comas, información irrelevante, un estilo narrativo algo pretencioso,...y sobretodo, párrafos que me crispaban los nervios:

(Tras caerle un rayo y estallar en llamas)
"En vez de contestar, Minho se incorporó muy despacio hasta sentarse, gruñendo, con gestos de dolor a cada pequeño movimiento. Pero al final lo logró, con las piernas cruzadas debajo de él. Tenía la ropa ennegrecida y andrajosa. En algunos sitios por donde la piel quedaba expuesta, unas ampollas al rojo vivo asomaban como amenazadores y extraños ojos. Pero aunque Thomas no era médico y no tenía ni idea de esas cosas, su instinto le decía que las quemaduras eran controlables y se curarían enseguida."

(Y eso que no es médico...)
"—No me hagáis esto —susurró, cediendo ante la desesperación. Con cada palabra que pronunciaba le dolían todos los nervios del cuerpo—. Por favor…
Lo único que veía ahora eran destellos blancos y negros. Se dio cuenta de que era una conmoción cerebral. Tenía una terrible conmoción cerebral." (Aunque al final no es así, o como mínimo no lo parece...)

A parte de eso, he de destacar algo que no me acordé de comentar en el libro anterior: el vocabulario nuevo. "Fuco", "Pingajo", "Clonc",...un argot nuevo, al que sí le veo futuro, y que está muy bien integrado en la narración.

Lo último que me queda por comentar es el final: impactante, sin duda, como en el libro anterior. Sin duda es impactante. Pero esta vez, la curiosidad me puede. Necesito respuestas. YA. Ahora mismo voy a empezarme el tercero.

PUNTUACIÓN...3'5/5!  

Primeras Líneas...

8 comentarios:

  1. Hola. Me alegra que te haya gustado. Me sorprende lo de la narracion. ¿ Cambia del primero al segundo? Es verdad que muchas veces la historia es buena y se te hace un poco dificil de leer. A ver que te parece el siguiente y espero que te de la respuesta a tanto sufrimiento. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, este estilo narrativo me ha dejado de piedra, es como si el narrador fuera el fan número 1 de Thomas...
      Y acabo de terminarme el tercero, pero que quieres que te diga,las respuestas que tanto necesitaba no han aparecido por ningún lado...

      Eliminar
  2. yo lei el primer libro pero no pude con el estilo del escritor tan plano entiendo que el lo quiso hacer como dramatico , pero no me gusto ademas el personajes de tomas al igual que a ti no me agradaba , durante el primer libro trato mal a mi personaje favorito , (ademas me recordaba un poco a harry potter con eso de yo soy el elegido, el que tiene la cicatriz ) pero al final del primer libro mataron a mi personaje (secundario) y no creo que lo vuelvan a la vida ¿o si ?
    PD: jajajaj quiza fue medico en otra vida, o niño genio medico antes del borron
    :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo con tu comparación con Harry Potter, aunque Harry me caía mucho mejor. Siento lo de la muerte de tu personaje favorito, a mí también me caía bien,...

      Eliminar
  3. No me llaman estos libros, así que lo dejo pasar.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oh, que raro, con la de gente que le gusta esta trilogía!

      Eliminar
  4. ¡Hola! Esta segunda parte me pareció bastante rara, con respecto al final.
    ¡Besos!

    ResponderEliminar

"Sabes que has leído un buen libro cuando al cerrar la tapa después de haber leído la última página te sientes como si hubieras perdido a un amigo." Paul Sweeney