lunes, 9 de febrero de 2015

La nariz de Edward Trencom, de Giles Milton

Ejem...sí, sé que no parece un libro muy prometedor. Y lo cierto es que no lo ha sido, por qué voy a engañaros. La verdad es que ya no recuerdo ni por qué lo tenía en mi lista. Pero bueno, ya está, lo he leído, y la verdad es que no me ha gustado. Pero nada, aquí os traigo la reseña

Autor: GILES MILTON
Género: Ficción literaria
Editorial: LA FACTORÍA DE IDEAS
Fecha de edición: 2009
Nº de páginas: 320 págs.
Encuadernación: Tapa blanda
Lengua: CASTELLANO
ISBN: 9788498004694

Sinopsis:
Edward Trencom ha ido dando tumbos por la vida, confiando en su infalible nariz para convertir la tienda familiar en la más célebre fromagerie de Inglaterra. La suya no es una nariz corriente, sino una nariz larga, aguileña y provista de un característico abultamiento redondeado sobre el puente: la misma nariz que ostentan todos los hombres de la familia Trencom. Un buen día, Edward tropieza con un cajón lleno de papeles viejos y su vida se vuelve del revés. Descubre espantado que nueve generaciones de su familia han cono-cido finales trágicos por culpa de sus narices. Cuando se pone a investigar, se ve envuelto en un enigma bizantino sin aparente solución. Y como sus infortunados antecesores, es perseguido por fuerzas hostiles cuya identidad y propósito son un completo misterio.

Por qué este título...
"Edward Trencom poseía una nariz extraordinaria. Era larga, aguileña y tenía sobre el puente un bulto circular prominente pero perfectamente formado. Edward había estudiado la arquitectura de su nariz durante gran parte de su vida adulta y nunca se cansaba de examinar su curiosa forma. [...]
Hubo un tiempo en que le pareció modelada en el estilo perpendicular de los constructores de las catedrales inglesas, que tanto le gustaba. Pero no. Semejante conclusión invalidaba las muchas complejidades que daban encanto a su nariz. Porque el abultamiento del puente prestaba a su estructura un ramalazo de entusiasmo bizantino.
Tras años de leer e investigar, medir y anatomizar, Edward había llegado a unas cuantas conclusiones definitivas. Mi nariz, se decía, combina sensualidad (el bulto) y autoridad (su rectitud), en una perfecta fusión de lo griego y lo romano. Sí. Edward Trencom poseía una nariz auténticamente grecorromana: una nariz que se ceñía al concepto sáfico de belleza y que sin embargo lo revestía con un estricto sentido del deber de cuño virgiliano."

Opinión:
Para empezar, no sabría explicar con palabras claras por qué no me ha gustado. Y es que en general, no hay nada que a simple vista parezca mal, que no concuerde.  La trama en si tampoco está mal, pero es la manera en que sucede todo, el conjunto, lo que me ha disgustado.

Una cosa a tener en cuenta es que no es un libro infantil, a pesar de la portada, a pesar de la sinopsis. Así que ni se os ocurra regalarlo a algún niño pequeño porque es posible que quede traumatizado. Y es que, aunque no hay escenas eróticas demasiado detalladas, estas se tratan sin pudor alguno. Pero a pesar de todo, por la trama infantiloide, el simple vocabulario y el estilo narrativo, tampoco es una novela como tal.

A eso hay que sumarle que me he aburrido mucho. Sí, hay alguna que otra maravillosa descripción, como la de la inundación, pero son demasiado largas (esa, precisamente, dura un poco más de tres páginas) y densas, que no aportan nada. Además, que en muchas ocasiones he encontrada información redundante, que no pinta nada ahí.

Otra cosa que he de mencionar es la importancia del queso en el libro (como veis, evito mencionar la palabra "novela"), pues el protagonista, Edward es quesero. Sí, no entiendo como me decidí por este libro, a sabiendas de que odio el queso, pero qué se le va a hacer. Se menciona un sin fin de nombres de quesos, a cada cuál con un nombre más complicado, pero no va mucho más allá.

He dejado para el final lo único pasable del libro: el misterio. Pues sí, no lo parece, pero el misterio ha sido lo más destacable. Edward acaba de encontrar unos papeles referentes a su familia (de hasta nueve generaciones atrás), se pone a investigar y a raíz de eso, empiezan a seguirle. Esa investigación es lo única salvable de la novela. La resolución tampoco ha sido un bombazo, ni me ha sorprendido lo más mínimo (ya intuía por donde iban a ir los tiros), pero ha estado bien.

En cuanto al final...otro fiasco. Me faltaban tres páginas y ya veía venir que habría un segundo libro cuando...¡Tachán! De golpe y porrazo, Edward dice que no quiere continuar y se marcha a casa. FIN ¿En serio? ¿EN SERIO? ¿EN SERIO? ¬¬

En conclusión, aquí tenéis un claro ejemplo de un libro que NO deberíais leer, seáis amantes de los quesos o no.

PUNTUACIÓN...2/5!

Primeras Líneas...

2 comentarios:

  1. No lo conocía, pero tampoco me llama, y tras tu reseña veo que hago bien no leyéndolo :P

    Besitos ^^

    ResponderEliminar
  2. No lo conocía y la portada es feita y con tu reseña pues menos ganas me dan de leerlo.

    Gracias por la reseña y saludos.

    ResponderEliminar

"Sabes que has leído un buen libro cuando al cerrar la tapa después de haber leído la última página te sientes como si hubieras perdido a un amigo." Paul Sweeney