jueves, 10 de octubre de 2013

Here lies Bridget, de Paige Harbison

Sinopsis:
Bridget Duke es la indiscutible reina de su escuela. La chica más mala con las más grandes inseguridades secretas. Y cuando la nueva estudiante Anna Judge llega, las cosas empiezan a desmoronarse para Bridget: sus amigos no la adoran tan atentamente, sus maestros no se rinden ante su mirada de falsa inocencia, la expulsión es una posibilidad y el chico a quien siempre ha amado - Liam Ward - apenas puede siquiera mirarla.
Cuando una Bridget desesperada conduce muy rápido y estrella su carro, ella termina en el limbo, enfrentándose a todos los que ha agravado y caminando unas cuantas millas incómodas en sus zapatos. Ahora tiene solo una oportunidad de hacer una última impresión. Aunque podría terminar muerta, tiene una ultima oportunidad para la redención y la posibilidad de corregir los errores que ha infligido a las personas que son más importantes para ella.
Y Bridget está a punto de darse cuenta que, a veces, decir lo siento simplemente no es suficiente.

Opinión:
Impresión: Aceptable

En la mayoría de libros americanos que leo ambientados en un instituto, las protagonistas suelen ser acosadas por matonas populares que las martirizan el 90% del libro y en el último 10% se disculpan porque "misteriosamente" se dan cuenta de lo mal que la han tratado, bla, bla, bla,...

¿Y cuál es esa causa misteriosa? Eso es algo que me molesta mucho, puesto que se disculpan sin ninguna razón aparente, solo porque, de la noche a la mañana, les ha cambiado el chip. Pues bien, este libro está protagonizado por Bridget, una de esas "matonas", y al fin descubrí qué es eso tan misterioso que te hace cambiar de repente de actitud: resulta que ves la luz, unos cuantos fantasmas, un gran grupo de flash backs y ya. Con eso, te quedas iluminada y regresas a la Tierra pensando que has de salvar el mundo. O cómo mínimo eso es lo que le ocurre a Bridget. Pero vayamos por partes.

El libro empieza contándonos el día a día de Bridget, cómo debe soportar a su madrastra empalagosa, a sus amigas que no la escuchan nunca y a su aburrido profesor de informática (bueno, no era informática, sino una asignatura similar) que le tiene manía. Y ahora, además, ha de lidiar con la aparición de la perfecta Ana, que los tiene embaucados a todos y que está logrando que su popularidad caiga en picado.

He de admitir que este ha sido un nuevo punto de vista. Nunca conocemos realmente a las matonas populares de turno. Conocemos o a las populares o a las matonas, pero nunca las dos cosas juntas. Bridget no es tan terrible como para golpear a gente, pero, como he podido ver en este libro, no es necesario robar el dinero o amenazar a los alumnos: robar la autoestima es también algo muy malo.

El personaje de Bridget es en general insufrible, pero allí está el encanto del libro, ver lo mala que es Bridget, para luego comprender su evolución. ¡E incluso ha conseguido que algunas de sus malas acciones fueran justificadas! Lo negativo de todo ello, es que su cambio de actitud ha sido demasiado tarde, y a mi ver se ha enrollado demasiado contándonos su vida.

El resto de personajes, no están mal, pero son algo vacíos. A pesar de que en cierto punto de la novela Bridget se pone en los zapatos de sus amigos y enemigos, sus personajes no nos llegan con demasiado profundidad y no dejan de ser abstractos.

Y eso es algo que ha fastidiado mucho, sobretodo con el personaje de Liam el ex novio de Bridget al que, a pesar de todo, sigue queriendo. De su relación, solo se van contando trozos, partes, anécdotas y poco más. No hay un hilo coherente del que tirar y sólo piensa en Liam cuando lo ve, si es que lo ve.

Otro personaje del que quiero hablar es el padre de Bridget, o "el desaparecido", como me gusta llamarlo. En repetidas ocasiones, Bridget dice que su padre no viene mucho a casa, pero anda equivocada. No va NUNCA a casa. Es algo preocupante. Ni siquiera le coge el teléfono. Yo creo que Bridget debería haber llamado a la policía.

Por último, comentar que el final es bastante esperado, plano y repentino.

En conclusión, es un libro interesante por el personaje protagonista, pero nada del otro mundo.

PUNTUACIÓN...2'5/5!

Primeras Líneas...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

"Sabes que has leído un buen libro cuando al cerrar la tapa después de haber leído la última página te sientes como si hubieras perdido a un amigo." Paul Sweeney