sábado, 20 de enero de 2018

Frases Memorables: El secreto de Lucía Morke


"No hace falta haber muerto para convertirse en fantasma. Es simplemente cuestión de tiempo. Las personas que dejamos atrás se van alejando en el recuerdo hasta volverse borrosas y espectrales. Al final, llegamos a dudar de que hayan existido. El pasado se confunde con los sueños, los muertos con los vivos, lo visible con lo invisible, y se hace imposible saber si fue real o no."

La cita de hoy es del libro El secreto de Lucía Morke, de Inés Macpherson. Porque no se diga que todos los libros te aportan algo. Este en concreto no me gustó mucho, parecía de terror y al final resultó que no había para tanto. Tenía un buen ritmo y acción, además de misterio, pero fue un libro muy light y abundaban las situaciones absurdas. Aún así, si queréis darle un vistazo, no lo dudéis, os dejo aquí la reseña. Pues pese a todos los peros del libro, conseguí rescatar esta frase, que me parece una reflexión muy cierta.

Aish los recuerdos. Pretendemos guardarlos como oro en paño, pero no hay nada más frágil que los recuerdos. Cada uno recuerda las cosas a su manera, los pequeños detalles se confunden, mezclamos un recuerdo con otro o recordamos cosas que simplemente nos contaron.

Intentad recordar una amistad antigua, de hace un par de años. ¿Cómo era esa persona? ¿Qué hacíais? ¿Cómo se reía? ¿Por qué se enfadaba? ¿De qué hablabais? ¿De qué sabor le gustaba el helado? ¿A que sólo recordáis retazos? ¿No os parece que los contornos del recuerdo se borran? Y ahora mismo, si no hubiera ninguna foto, si le preguntarais a los demás si conocen esa persona y os dijeran que no, ¿cómo podríais demostrar que esa amistad fue real? (Vale, esta pregunta ha sido muy 1984) ¿Cómo sabéis que esa persona sigue existiendo?

Coincido mucho con el final de la cita, el pasado se confunde con los sueños y llega un punto en que los sueños se confunden con el pasado y que todos aquellos que una vez conocimos, no son más que fantasmas de nuestra memoria.

Y como no, esto también se puede aplicar a los libros. A veces, confundimos las tramas de varios libros, o miramos un libro de nuestra estantería y recordamos la trama central, pero no el nombre de los personajes. O pensamos, "este libro me encantó" y al mirar la reseña para recordar buenos momentos te das cuenta de que sólo le pusiste un 3/5 (esto último me pasó con Nombre en clave: Verity o este mismo libro, que recordaba que me había gustado menos). O simplemente miramos un libro y solo recordamos las sensaciones que nos produjo, pero no de qué trataban (por eso quiero releer los de La brújula dorada). Y así, hasta que no hacemos una relectura, esas historias se convierten en fantasmas.


12 comentarios:

  1. A decir verdad, creo que tengo cierta experiencia en eso. Soy una olvidadiza profesional, incluso cuando no quiero olvidar lo que pasó. Tal y como la frase indica, empieza a verse borroso, hasta desvanecerse por completo. Por supuesto, son más los recuerdos de mi niñez los que desaparecen de mi mente. También coincido con eso, el pasado se puede confundir con los sueños, y viceversa.
    Con respecto a los libros, pues, sí, no me son indiferentes. Aunque, si es un libro que me encantó y lo punteé 5/5, es menos probable que se me olvide de qué trataba. Pero de verdad que soy pésima cuando me hablan de nombres, especialmente esos nombres extraños en los libros de fantasía, que son geniales pero muy difíciles de pronunciar.
    Hum, ya extrañaba esta sección xD
    Un abrazo ❤

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo contigo, no puedo añadir anda más ;)

      Eliminar
  2. ¡Qué buen post! No nos ponemos a pensar en eso demasiado, pero, por ejemplo, si te mudas de casa y con ello cambia tu rutina diaria, es complicadísimo que una vez acostumbrado a ella, como un mes después, recuerdes la anterior. Todo desaparece de nosotros.

    ResponderEliminar
  3. Fantasmas de nuestra memoria... en realidad es triste, ¿verdad? Que incluso las personas más importantes de nuestra vida al final acaben siendo meros ecos, voces en nuestra mente apenas esbozadas.
    Fíjate que Verity me fascinó y lloré a mares :-D
    Y yo te recomiendo Reino de fieras, me ha dado pie a muy buenas conversaciones y reflexiones con la gente que aún es un eco presente en mi vida ;o)
    Besotes literarios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy triste, pensar que tantas cosas vividas quedan en nada...
      Y sí, yo también recuerdo haber llorado con Verity, pero luego vi que no le había dado una puntuación tan alta y yo en plan "¿pero en qué estaba pensando?"
      Idò, justo me he pasado por tu reseña de Reino de fieras. ¿Sí, me lo recomiendas tanto? Entonces, puede que le dé una oportunidad porque el argumento me llamaba mucho.

      Un saludo memorable,
      Laura.

      Eliminar
  4. Hola :)
    Sin duda estoy muy de acuerdo con esa frase
    un beso

    ResponderEliminar
  5. Hola!!
    Me ha gustado mucho la frase.
    Un besin :)

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola, Laura! Me sorprende que en su momento te animaras con un libro que creías que era de terror, ya que siempre parece que descartas ese género.
    Tienes toda la razón, los recuerdos parece que lo son todo, pero al mismo tiempo, a veces no son del todo fiables y además, es imposible recordar perfectamente todo lo que nos gustaría.
    Yo prácticamente no tengo contacto con casi ninguno de mis amigos de la infancia, pero también creo que la vida te va llevando por caminos diferentes y es difícil conservar esas amistades. Además, como personas, también vamos cambiando y tal vez no encajamos tanto. Demostrar que esa gran amistad existió... bueno, puede que no hayan recuerdos exactos de muchos detalles, pero creo que hay un cariño que nunca se borra.
    Lo de mirar un libro y solo acordarme de las sensaciones sí que me ha pasado, confundir tramas no, pero no recordar datos concretos creo que es normal con todo lo que leemos xD
    Y luego también está lo contrario a lo que dices, pensar que el libro te gustó y punto y ver que hace años le diste una nota de 9 o de 10 jajaj
    ¡Saludos! ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya, ¿a qué sí? A mí también me extraña que lo leyera xD
      Bueno, menos mal que admites que a ti también se te olvidan las cosas de los libros...XD
      Yaaa, totalmente de acuerdo con lo del cambio de nota con el paso del tiempo. Estoy organizando mis libros por puntuación y lo noto mucho XD

      Un saludo,
      Laura.

      Eliminar
  7. Hola.
    Muy cierta esa cita, me encanta cuando nos das la forma de traspasarla a los libros. Es verdad que pasa, a mí por ejemplo leo un libro y después al escribir la reseña tengo que remirarlo para poder ver los nombres. porque no los recuerdo, soy un desastre, pero hay tramas que son inolvidables y también personajes que calan tan hondo que si que los recuerdo. Lastima también esas amistades que fueron y ya no lo son, pero que las recuerdas con cariño, muchas veces pienso que habrá sido de ellas.
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Rubíes literarios! Gracias por la maratón de comentarios que has hecho en mi blog, me encantaaaa
      Huy, pues sí, siempre intento relacionarlo todo con los libros^^
      Coincido contigo, con los nombres soy un desastre y es verdad que hay libros que calan tanto que sus tramas son inolvidables, pese a que los detalles también se pierden. Y en cuanto a las amistades...muy cierto, yo también me lo pregunto, pero tampoco es plan de llamarles y preguntarles de improviso qué tal les va la vida :/

      Un saludo,
      Laura.

      Eliminar

"Sabes que has leído un buen libro cuando al cerrar la tapa después de haber leído la última página te sientes como si hubieras perdido a un amigo." Paul Sweeney