miércoles, 24 de diciembre de 2014

Feliz navidad y Resumen 2014: Mejores y peores lecturas

Este año, sin duda, he leído mucho: basta con ver que he logrado completar el reto 100 libros. Y aún así, no he leído tanto como hubiera querido, por lo que espero que el año que viene sean muchos más.

Este año, han sido muchas las sorpresas que me he llevado, he probado nuevos autores, y muchos libros han superado mis expectativas. Por supuesto, también han sido muchas las decepciones, pero esos libros procuro olvidarlos cuanto antes.

Este año 2014 ha llegado a su fin, y creo que es justo hacer un balance literario, por lo general bastante equilibrado:

TOP 10 Mejores Lecturas 2014

2. El juego de Ender
5. El chico
10. Les increïbles aventures de Fanboy i Gothgirl


Este año he conocido a un divertido semidios en el campamento Mestizo. Juntos, atrapamos al Ladrón del rayo, atravesamos El mar de los Monstruos, escapamos de La maldición del titán, vencimos en La batalla del laberinto y vi como lo alaban como El último héroe del Olimpo.
Pero entonces llegó El día del juicio final y lloré como nunca al ver que todos los de mi alrededor sucumbían a la peste. Por eso, volví a la realidad, para encontrarme que Hitler había vuelto de entre los muertos, y campaba a sus anchas por la Alemania del 2011. Y ese no fue el único encuentro inesperado.

Paseando por un pueblo alejado de la mano de dios (de cuyo nombre no puedo acordarme), estaba absorta contemplando cómo un anciano centenario escapaba por la ventana de una residencia, cuando oí un Hush hush a mis espalda y me encontré de frente con el fascinante Patch Cipriano.

Pero este no ha sido solo un año de reencuentros, sino también de pérdidas y despedidas: tuve que marcharme con lágrimas en los ojos del Mundo de tinta, después de trabar amistad con Meggie; dije adiós al increíble Finnikin of the Rock; me separé de una Princesa prometida a la que había ayudado a reencontrarse con su amor verdadero; y lloré desconsolada al contemplar cómo miles de libros ardían a 451 grados Fahrenheit.

Y a pesar de todo, he aprendido muchas cosas: a abrir cajas fuertes y cerraduras junto a Un chico mudo, Los tres secretos del samurai gracias a Tomiko, que soy Divergente, que todos podemos llegar a ser un Big fish, lo fascinante del mundo de los cómics (¡si lees esto, espero que pronto publiques Schemata, Fanboy!) y en viaje a Toledo descubrí todos los secretos que se pueden encontrar bajo el sofá.

Sin duda, este ha sido un año de emociones fuertes y aventuras. En verano, había decidido ir de vacaciones a Francia, por lo que subí en un avión junto a Verity y Maddie. Estaba yo mirando Mis Whatsapps con mamá, cuando nos dispararon y nos estrellamos contra el suelo francés. Escapé por los pelos de ir a prisión, así que me embarqué hacia Londres, donde, en lugar de gente pacífica que toma el té, me encontré en plena revolución. Por supuesto, estuve en el bando de la realeza y guié a la Última princesa hasta sus hermanos.

Y sí, parece que viajar es mi pasión (¡os lo juro, no soy millonaria ni nada por el estilo!), y es que he estado en cada sitio...La recomendación imprescindible es Rocavarancolia, una ciudad preciosa, sin ningún tipo de lujos y llena de peligros sí, pero no os podéis perder la singular belleza de La Luna Roja, os aseguro que os cautivará. El espacio es también una interesante opción. Gracias a mí, ya no hay insectores (bueno, Ender quizás tenga algo que ver en ello), y viajar en el Fortuna Across the Universe es una gozada.

¿Y por qué tan lejos? No es que nuestro planeta no me guste, pero me han comentado que últimamente lo están asolando una serie de oleadas (algunos dicen que es cosa de los extraterrestres, Los Otros, les llaman, ¿alguien más ha oído los rumores?) y tras sobrevivir a La quinta Ola, decidí alejarme lo antes posible.
                                                                                                                                             

TOP 10 Peores Lecturas 2014



Por supuesto, no ha sido todo reír, bailar y divertirse. El año también ha tenido sus momentos malos.

Para empezar, estuve en la mar con Un náufrago que estuvo diez días a la deriva en una balsa sin comer ni beber, que fue proclamado héroe de la patria, besado por las reinas de la belleza, y hecho rico por la publicidad, y luego aborrecido por el gobierno y olvidado para siempre. Casi no sobreviví a la experiencia, fue demasiado tediosa. Hambrienta, me acerqué a Tita, una cocinera de la que me habían contado delicias, pero la realidad estuvo plagada de sin sabores, y su comida me hizo sentir Como agua para chocolate. Y ella no fue la única famosa que he conocido y con la que me he llevado un palmo de narices.

Porque por narices, La nariz de Edward Trencom, un famosísimo quesero que lo único que consiguió fue recordarme por qué odio el queso. Y así, con esa peste a queso persiguiéndome a todos lados, no es de extrañar que me encontrara el mismísimo conde Drácula (bueno, sí, es algo extraño, no sé como no huyó enseguida), del que intenté escapar, pero pudo conmigo: sus largos monólogos solo me hacían desear que acabara de una vez conmigo.


Para alejarme del castillo, crucé una Senda de Fuego (¿Cuando? ¿Cómo? ¿Por qué? No lo recuerdo...), y llegué hasta The school for Dangerous girls, un lugar horrible del que tuve que salir pitando, con la ayuda de The Shadow girl of Birch Grove, otro colegio del que intenté marcharme nada más llegar, pues tuve que ir con cualquier Bitch, alert.

En mi camino a casa, casi me atropella una ambulancia suicida conducida por un chico que veía fantasmas que huía del hospital con una chica en coma. Ojalá no fuera cierto, pero os juro que es verdad. Y luego encontré un atasco, pues en mitad de la calle una secta estaba adorando a su diosa, por lo que oí, Una mujer (loca, egocéntrica, antipática,...) que vivió un año en al cama.

Y es que hay cada persona... ¡Incluso personas amarillas! ¡Y no me refiero a los chinos! Dafne es el ejemplo ideal, una niña tonta y repelente, que me reveló su Nick y una historia de estupideces y tonterías.

Y es que la tecnología cada vez avanza más. Incluso tuve un virus en mi ordenador, y cada vez que lo encendía este me preguntaba ¿Existes? Sí, si, rarísimo. Por eso, en vacaciones fui en busca de tranquilidad, ye llegué a Un bosque, envuelto en magia y misterio, donde me dormí sin remedio.
                                                                                                                                             

Y ahora sí, ya no me queda más que desearos un feliz año nuevo y unas felices fiestas. Me ha encantado compartir todo este 2014 con vosotros. Espero que lo paséis muy bien y que vuestra navidad esté llena de luz. ¡Ah! Y que bajo vuestro árbol encontréis una buena montaña de libros :D

10 comentarios:

  1. ¡Felices fiestas! de las lecturas me gustó mucho también Lo que encontré bajo el sofá
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Feliz navidad! Sí, Lo que encontré bajo el sofá fue un libro que me sorprendió mucho :D

      Eliminar
  2. Sólo he leído La princesa prometida (pero no este año) y me gustó :P

    ¡Un abrazo y Feliz Navidad! ^^

    ResponderEliminar
  3. ¡Hoola! No he leído ninguno de todos los que has mencionado (ni buenos ni malos), aunque echaré un vistazo a los bueno, porque a La quinta ola le tengo muchas ganas.
    Besos y ¡felices fiestas! ^ ^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues a ver si lo lees, estuvo genial, y además, acaban de publicar ya la segunda parte^^

      Eliminar
  4. No he leído ninguno... Y mira que de tus mejores libros tengo algunos en la estantería esperando. Felices fiestas!
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  5. Yo dure bastante para terminar Relato de un náufrago (a pesar de ser corto), y aunque es tedioso como dices, no es una mala obra es sólo que quizás no sea tu tipo de lectura.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé, quizás tengas razón, a mí, realmente, no me convenció

      Eliminar

"Sabes que has leído un buen libro cuando al cerrar la tapa después de haber leído la última página te sientes como si hubieras perdido a un amigo." Paul Sweeney