miércoles, 8 de mayo de 2013

Arroz de Palma, de Francisco Azevedo

Este libro lo gané gracias a los blogs Pasiónlectora y Entrepáginasperfectas al participar en su sorteo conjunto de San Valentín. ¡Mil gracias chicas!

Aunque había visto que este libro era muy popular, y precisamente por eso lo elegí, la verdad es que no esperaba mucho de él. Es más, me daba pereza empezarlo. Pero ha valido la pena. Lo dicho "Nunca hay que juzgar un libro por su portada". Siempre lo hago y siempre me equivoco. Pero aún así no dejaré de hacerlo, es inevitable. En fin, os dejaré tranquilos para que podáis leer con tranquilidad la reseña:


Autor: Francisco Azevedo   
Título: Arroz de Palma
Editorial: ESPASA
Encuadernación: Tapa blanda
ISBN: 978-84-670-0781-7
Páginas: 364
PVP: 19,90 €

Sinopsis:
Había una vez un arroz que fue plantado en la tierra, caído del cielo y recogido de entre las piedras, un arroz que no se pasaba nunca que llegó de lejos de la mano de tres jóvenes llenos de ilusiones y sueños… Arroz de Palma es la historia de una familia, la de José Custodio y María Romana, emigrantes en Brasil a principios del siglo XX. Durante la preparación de la fiesta para celebrar el centenario de la boda de José y María, su hijo mayor, Antonio, ya un abuelo, repasa las vidas de sus padres, de su tía, de sus hermanos, de sus hijos y nietos y, por supuesto, la suya.
Antonio sabe que la familia es un plato de compleja elaboración y que la felicidad se cocina día a día. Pero ellos tienen un ingrediente secreto: el arroz de la tía Palma, cuya magia se extiende más allá del fuego y del tiempo.

Opinión:
Impresión: Especial

Normalmente, los protagonistas de los libros infantiles son niños que rondan entre los 3 y los 12 años. Los juveniles están formados por jóvenes de entre 13-20 años. Los libros adultos por hombres o mujeres de entre los 20 y pocos a los 40 y muchos. Pero....¿en qué clase de libros el protagonista tiene 88?


Personalmente, este es el primer libro que leo donde el protagonista tiene esa edad, y el segundo que conozco. Ha sido un libro agridulce. Por una parte, encontramos unos personajes muy profundos y completos. Antonio, el protagonista, el que más, y durante todo el libro vivimos su pasado, su presente y su futuro. El gran encanto de Antonio es que conoces su punto de vista de persona mayor, y eso es importante. Cuando vemos a nuestros abuelos, somos incapaces de imaginarlos de otro modo. Siempre han sido así, con su cojera y sus arrugas, con su andar vago y falto de energía. Siempre los hemos visto así, y así permanecerán siempre en nuestro recuerdo. Nunca nos hemos detenido a pensar que no son abuelos sino personas, personas que antes han sido niños como nosotros, que han sentido miedo o inseguridad.


Este libro nos ofrece una nueva visión que abre al lector a un nuevo mundo de posibilidades y sentimientos: la añoranza, la pérdida, el miedo a la muerte. Pero el relato no se estanca allí, sino que vivimos con Antonio desde la boda de sus padres (doce años antes de su nacimiento) hasta el presente. Bebé, niño, adolescente, adulto y viejo. Hijo, marido, padre y abuelo. Antonio pasado, presente y futuro.

Pero hasta este momento solo he hablado de Antonio, cuando todo el elenco de personajes tienen un papel fundamental en la historia. Por una lado, están sus padres, comprensivos y cariñosos; sus hermanos, símbolo de que su vida no es perfecta; su mujer Isabel, el ancla que lo mantiene atado a este mundo; y sobretodo la tía Palma.


El título, fue lo primero que me llamó la atención, pues pensaba que "Arroz de Palma" sería algún tipo de arroz, o que la historia se desarrollaría en esa ciudad. Pero no. Con Palma, a lo que se refiere el título, es la la tía del protagonista, la tía Palma. Es una mujer especial, la sabia de todos los cuentos, pero de carne y hueso. Un hada madrina, una actriz, una tía. Todo en uno. Ha tenido una vida dura, pero aún así, ha sabido vivirla, y hasta el momento de su muerte se enfrenta a ella con coraje y energía. Increíble. Además, siempre tiene la palabra, el gesto adecuado para cada ocasión y un corazón de oro.


A pesar de que la historia no es aburrida, le ha faltado un toque de acción. No tiene un nudo concreto, es simplemente la apasionante biografía de Antonio, pero aún así, le ha faltado algún giro inesperado, un algo de tensión, un misterio, una incógnita que te mantenga en velo durante toda la obra. Porque la historia es demasiado tranquila. Posiblemente sea porque son los recuerdos de Antonio, que nos van intercalando el pasado y el presente, lo que le dan paz al ritmo de la novela. Lo cuenta todo, como el  narrador que ya sabe cómo va a terminar la historia, que no tiene prisa por contarlo y que divaga de tanto en tanto.

Otro punto a remarcar es que, en muchas ocasiones, al ser el protagonista un cocinero, menciona la comida para hacer referencias a la familia:


El segundo punto fuerte de la historia es el estilo de escribir, la narración, muy poética, buscando crear belleza ("no es un libro, es literatura", como diría mi profesora de lengua). Y ha sido eso, y no la trama lo que me ha enganchado a la historia, lo que me ha mantenido con una sonrisa constante en los labios. La lástima es que el libro está escrito originalmente en portugués, por lo que me he perdido el esplendor de algunas expresiones o bromas que, a pesar de las notas a pie de página, no he conseguido captar.

Y el final es bonito. A mi solo me ha logrado sacar una pequeña sonrisa de pena, pero estoy segura de que a una persona normal le sacará unas cuantas lagrimillas.

En fin, es un libro que recomiendo, pero solo a aquellos que sepan apreciar una novela cuyo punto fuerte es el lenguaje poético y los personajes profundos, pues para aquellos que busquen acción emoción o una trama, no les va a gustar.

PUNTUACIÓN...4/5!

2 comentarios:

  1. Yo al final también me hgice con el....eso de que sea saga familiar al final siempre me llama!
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jaja, ¡pues espero que te guste tanto como a mi!

      Eliminar

"Sabes que has leído un buen libro cuando al cerrar la tapa después de haber leído la última página te sientes como si hubieras perdido a un amigo." Paul Sweeney