viernes, 8 de junio de 2012

Saga La llave del Tiempo, Libro IV: El Jinete de Plata, de Ana Alonso y Javier Pelegrín

Saludos! ¿Cómo estáis? (Sí, en cada reseña siento la necesidad de preguntároslo) Por fin terminaron los exámenes! Y ahora sol, relax y...¡libros! Por eso os traigo el cuarto libro de la saga La llave del tiempo, la cual me he propuesto terminar antes de final de curso. Disfrutad la reseña!

16.0x22.0cm.
Nº de páginas: 576 págs.
Editorial: ANAYA
Lengua: ESPAÑOL
Encuadernación: Tapa dura
ISBN: 9788466776851
Año edición: 2008
Plaza de edición: MADRID

Sinopsis:
En la Ciudad Roja de Ki están a punto de comenzar los Campeonatos mundiales de Juegos de Arena. Una oportunidad perfecta para introducirse en la ciudad sin despertar sospechas... Y solo hay un modo de hacerlo: participando directamente en los Juegos. Para ello, Martín tendrá que someterse a un entrenamiento mucho más duro de lo que jamás habría podido imaginar. Pero es el único camino para que todos lleguen a lograr sus objetivos... Nuestro protagonista no puede permitirse ni el más mínimo error, porque lo que está en juego no es solamente la victoria, sino su propia vida.

Opinión:
Y mi reacción tras leer este libro es...es...es...No estoy segura. No sé por donde empezar (por el principio, obvio, no hace falta que e lo recordéis). El libro, lo podríamos dividir en dos mitades:

En la primera "se nos introduce" en el mundo de Virtualnet y de los Juegos de Arena, y digo "nos introduce", entre comillas, porque eso es lo que se supone que se hace en la primera mitad, pero no es así. La verdad es que los autores nos hablan del lugar y del Juego, como si nosotros lo conociéramos de toda la vida, y he terminado el libro, y aún así, no os sabría explicar muy bien de que tratan los Juegos de Arena.
En un principio, me recordaban algo a Los Juegos del hambre, pero pronto me di cuenta que no tenían nada en común, a excepción de los escenarios: en los Juegos de Arena, hay guionistas, personajes, una historia... Por lo que he entendido se tratan de una especie de teatro, donde haces lo que te dicen los guionistas de la "obra" y gana el que "sobrevive" (lo último entre comillas porque no se muere nadie)
Aún así, todo eso son deducciones mías, obtenidas tras juntar retazos de conversaciones y descripciones. Me ha fastidiado mucho no enterarme del todo, pues a "los Juegos de Arena" (el título tiene futuro) se les podía sacar mucho jugo.

También tenemos que esta primera mitad se hace algo lenta, centrándose más en Selene y el mensaje extraterrestre, pues mientras ella está estresadísima los demás están de paseo, y Martín "entrenando" (o eso supongo por que el entrenamiento lo he encontrado muy pobre. ¡Casi se prepara más Katniss de los Juegos del Hambre en cuatro días que Martín en un mes!)

Luego también se centra mucho en personajes secundarios que luego, a mitad de novela, desaparecen misteriosamente, pues no se vuelve a saber nada de ellos. Ese es el caso de Kip, el cuál podía formar un interesante triangulo amoroso, junto con Selene y Jacob. Pues no, va, y cuando su relación se intensifica, se lo quitan de en medio de cualquier manera. Lo mismo pasa con Saúl, el cual me sorprendió mucho cuando apareció, pero sus apariciones en la novela son tan breves que no te da tiempo a cogerle cariño. Éste último es un personaje que podría haberme gustado tanto como Leo, pero debido a lo poco que se profundiza en él, pasa bastante desapercibido. Y Leo... ¡sí! ¡al fin vuelve a hacer aparición! Pero no tanta como yo esperaba...

Y luego está la segunda mitad de la novela. En esta parte, el ritmo (como ha pasado con los demás libros de la saga) incrementa rápidamente: hay un montón de giros inesperados, revelaciones sorprendentes, más datos del futuro...

Pero lo que más he de destacar en esta segunda parte, son sin duda alguna, los Juegos de Arena. Llegados a este punto, aún no se sabe muy bien qué son, pero cuando Martín entró en el Juego, quedé enganchada a ellos al instante. El tiempo que Martín pasa allí, los capítulos que nos narra siendo Ardal, el rey bardo, me han emocionado, pues la acción es acaparadora y no te deja dar ni un respiro. Realmente, de la obra de Yue, se podría escribir un libro entero...

Pero sobretodo, lo que más he echado en falta en este libro, ha sido la presencia del malo malísimo: Hiden. Sin él, la trama a no tiene la misma emoción, y aunque queda claro que Hiden continua siendo el malo, sus acciones son tan indirectas que pierde su gracia.

A pesar de todas las pegas, se trata de un libro muy recomendado, que no podéis dejar de lado.

PUNTUACIÓN...3/5!

Primeras líneas..

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

"Sabes que has leído un buen libro cuando al cerrar la tapa después de haber leído la última página te sientes como si hubieras perdido a un amigo." Paul Sweeney