miércoles, 30 de mayo de 2012

Saga La llave del Tiempo, Libro III: La ciudad infinita, de Ana Alonso y Javier Pelegrín

Tamaño: 14.0x21.0cm.
Nº de páginas: 528 págs.
Editorial: ANAYA
Lengua: ESPAÑOL
Encuadernación: Tapa dura
ISBN: 9788466765244
Año edicón: 2007
Plaza de edición: MADRID

Sinopsis:

Después de su peripecias en la ciudad de Medusa, Martín y sus compañeros emprenden un largo y arriesgado viaje hacia Arendel (la Ciudad Infinita, edificada en Marte), donde deben llevar a cabo su próxima misión. Allí tendrán que enfrentarse, una vez más, a las siniestras maquinaciones de la Corporación Dédalo, que continua persiguiéndolos.
Mientras tanto, en el gran edificio de la doble Hélice, está apunto de celebrarse una reunión que cambiará para siempre el destino de la humanidad
Pero un nuevo peligro acecha a Martín: un enemigo capaz de todo con tal de destruirlo...¡A menos que alguien se lo impida!
Opinión:

Si ya me gustaron los dos últimos libros...este, se ha superado. Ciertamente, de cada vez que leo un libro de esta maravillosa saga, me parece mejor que el anterior, de manera que termino enganchada, devorando sus páginas. La narración ha mantenido su curso claro y sencillo, además de que los personajes ha ido madurando durante toda la historia, y la trama es cada vez más misteriosa y intrigante.

En cada libro, los autores nos presentan en un ambiente distinto: hemos estado en Iberia Centro, el Jardín del Edén, Medusa...y en este tomo, podremos visitar la luna, e incluso Marte, el planeta rojo. Las descripciones, de nuevo han sido expresadas de una forma bellísima y de una calidad sorprendente.
Este tomo, que a pesar de sus 500 y pico de página, se lee con mucha rapidez, se puede dividir en dos partes.

La primera, es cuando van a la luna. Esta parte es la que se me ha hecho más larga y pesada: en ocasiones, las descripciones eran excesivas, y el ritmo de la historia decae mucho. Aún así, de esta parte he de destacar una cosa: la visita a Endymon. Ha sido la parte que más he disfrutado, sobretodo cuando están en el hospital. Ha sido conmovedor, ver como se desarrollaba la gente durante una epidemia, el sacrificio de los médicos, la desesperación de los pacientes...y finalmente, el vacío. ¡Y eso que solo era el relato de unos recuerdos!
Aaah, también he de destacar de esta parte la presencia de mi personaje favorito: Leo. En el último libro, desgraciadamente, no hizo aparición, y, aunque en este sí que sale, tiene demasiado poco protagonismo para mi gusto. ¡Qué lástima! ¡Espero verlo aparecer más en el siguiente!

Y luego está la segunda parte, que es cuando nuestros protagonistas llegan a Marte. Allí es donde se
desarrolla el resto de la historia, con una velocidad sorprendente. La acción es un elemento predominante, pero he de destacar lo bien que los autores han desarrollaba la trama, resolviendo problemas y situaciones imposibles con las más inesperadas e ingeniosas acciones.


Los personajes evolucionan mucho durante la historia, y aparecen incluso nuevos personajes secundarios que posiblemente cobren importancia en el futuro. Para empezar diré que todos creíamos que Martín era el protagonista (o al menos, lo creía yo), pues no. En este libro, se le da la vuelta a esta idea, y Martín se convierte en otro personaje principal más del conjunto que forman los demás. Eso de no tener un protagonista fijo me ha mareado un poco, pues saltaba de los pensamientos de un personaje a los pensamientos de otro, de manera que me confundía de vez en cuando.

Luego tenemos a Selene, Casandra y Alejandra. Las incluyo a las tres en un mismo bloque porque, para mí, son demasiado parecidas. A pesar de las claras diferencias, como quién está enamorado de quién y la diferencia entre sus poderes, su carácter es demasiado similar para mi gusto, y sus diferencias se van desdibujando demasiado. Otro personaje que no debemos olvidar es Deimos, el cual cobra más protagonismo aún que en libro anterior. Deimos, puede que al principio no me cayera muy bien, pero, al final, se ha lucido: al fin conseguimos ver su forma de ser, sin tapujos, mentiras, ni miedos. Se le ve a él claramente y lo que he visto me ha gustado.

He dejado a Jacob para lo último, pues de él tengo mucho sobre lo que discutir. Para empezar, todos conocemos su carácter huraño e indiferente. Pues bien, esas "cualidades" se han exagerado demasiado durante parte del libro, volviéndole alguien odioso y agresivo. El único momento en que se ha visto su parte más sensible y humana, ha sido durante su visita al hospital, cuando le embargan los recuerdos de la infancia. Por lo demás, hasta el último tercio de la historia, lo he encontrado demasiado antipático para mi gusto.
Hay muchos más personajes, que aparecen por primera vez: la encantadora y carismática Diana, la activa y locuaz Jade...y otros no tan secundarios como el ya reconocidísimo Hiden o el traicionero Aedh.
Otros detalles que he de destacar es como ha aumentado el poder y la fuerza que poseen los protagonistas, y el conjunto de leyendas e historias procedentes del futuro. Éstas últimas me han interesado muchísimo, pes están muy bien elaboradas y con bastante credibilidad.

Y el final...Cuando ya todo parecía haber terminado, cuando ya todos (o casi todos) estaban felices y contentos..Bum! ¡Estalla la bomba! (no es una bomba literal) Y nos deja a todos con la boca abierta. Es algo tan inesperado, que sucede y ni te das cuenta. Quizás haya sido ese uno de los fallos. Los autores, han querido dejarlo tan al final que lo precipitan demasiado y todo sucede en demasiado poco tiempo. Aún así, se siembran en la mente del lector cientos de nuevos interrogantes que hacen que cualquiera ansíe leer el siguiente tomo, en espera de respuestas.

PUNTUACIÓN...4/5!

Primeras líneas...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

"Sabes que has leído un buen libro cuando al cerrar la tapa después de haber leído la última página te sientes como si hubieras perdido a un amigo." Paul Sweeney